Un envio del blog

Equidad de genero

Enviado en 08 mayo, 2003 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

La década de los noventa fue un periodo de avances notables con respecto a la conquista de los derechos de las mujeres en múltiples dimensiones del desarrollo. Estos avances han sido posibles sobre todo gracias a la lucha de millones de mujeres que ‚ en el mundo ‚ han impregnado con sus demandas, sus voces y sus acciones prácticamente todos los ámbitos de la sociedad.

Indudablemente que la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, representa el hito en la agenda de genero. A nivel de América Latina y el Caribe, sus orientaciones y acuerdos se fortalecieron en la Octava y Novena Conferencia Regional sobre la Mujer, celebradas en Perú ( 2000) y en Méjico (2004). En el llamado Consenso de Méjico, los gobiernos de la región reafirmaron su decisión de implementar políticas publicas que ayuden a superar las condiciones de pobreza que afectan a las mujeres de la región, y a adoptar políticas pro-activas para la creación de empleos, al tiempo de reconocer el valor económico del trabajo domestico y productivo no remunerado.

El Consenso de Méjico también exhorta a fortalecer los esfuerzos de prevención, diagnostico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, en particular el VIH/SIDA, y garantizar el acceso sin discriminación a información, atención, educación y servicios de prevención. También, el Consenso promueve la adopción de medidas integrales necesarias para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres.

En la declaración final se fomenta la participación plena e igualitaria de hombres y mujeres en todos los niveles de toma de decisiones en el Estado, la sociedad y el mercado y fomentar la participación de la sociedad civil en los procesos de adopción de decisiones en los ámbitos local, nacional, regional y global.

Con respecto a esto ultimo, es decir la participación política de las mujeres, en los ultimaos años, se ha producido un incremento de la representatividad de la mujer en el Congreso Nacional y en los municipios. La fijación de cuotas de participación para las mujeres en candidaturas a cargos electivos y directivos es el principal mecanismo adoptado para promover la participación política de las mujeres. La primera vez que se impusieron las cuotas a los partidos políticos en el mundo fue en virtud de la Ley de Cupos promulgada en Argentina, a comienzos de los noventa. El mecanismo consiste en establecer medidas de carácter compulsivo y transitorio, pues se supone que su vigencia esta sujeta a la superación de los obstáculos que impiden la igualdad de las mujeres en la representación política. La experiencia ha demostrado que el mecanismo de cuotas es efectivo si esta bien regulado y es congruente con el sistema electoral, como sucede en el país. Esta ha sido una de las principales conquistas de la mujer.

En el Día Internacional de la Mujer, reafirmemos nuestra vocación de convertir a la equidad de genero en uno de los pilares principales de nuestro desarrollo.

El autor es abogado.

Comentarios cerrados.