Un envio del blog

Del PRD de 1961 al e-Prd

Enviado en 05 julio, 2004 Para 6:50 pm Escrito por en Ponencias

Hoy 5 de julio, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) cumple 43 años de existencia en territorio dominicano. Por lo tanto, los perredeistas celebramos hoy, más que 43 anos de historia, 43 anos de una organización política plenamente viva. Claro, que en el 1961, la sociedad dominicana era muy distinta a la actual, pues acabábamos de salir de la dictadura, y con muchos retos y desafíos por delante, que, justo es reconocer hoy, que la Republica Dominicana del 2004, ha logrado transformarse en una sociedad democrática, gracias a la contribución que ha hecho el PRD.

Ningún otra organización política, ningún otro partido o actor social, puede mostrar una existencia tan prolongada y fecunda, que, como gran protagonista, ha tenido el pueblo dominicano desde el 1961 hasta la fecha. Durante esta etapa de nuestra vida democrática, el PRD ha sido un actor esencial en el respeto de la soberanía popular, produciendo las alternancias correspondientes, aun aquellas que han pertenecido a otros partidos políticos; se ha constituido en promotor y guardián de la independencia del Poder Judicial; y ha participado en las reformas estructurales mas significativas que ha tenido el país en los últimos anos.

El PRD ha logrado pervivir en medio de todas estas transformaciones y cambios, superando obstáculos y crisis. Consiguió sobrevivir a largos, repetidos y dramáticos procesos de persecución, represión y uso de la justicia con fines políticos.

Ahora bien, ninguna institución social o política, ningún partido, ha tenido a lo largo de una vida tan prolongada una trayectoria univoca, a salvo de cualquier cambio o rectificación de sus análisis o posiciones políticas. El PRD tampoco. Si así fuera, se hubiera convertido pronto en un instrumento inservible para la transformación social, al no haber sido capaz de adaptar su acción a las nuevas exigencias de la vida colectiva.

Tampoco seria sensato ignorar que, desde la perspectiva de hoy, no todas las actuaciones a lo largo de ese amplio periodo, hayan contando con el acierto. Si así fuera no estaríamos hablando de una institución humana. Reconciliarse con la historia significa aceptar la propia por completo, son sus luces y sus sombras. La del PRD es una historia luminosa, en la que los ángulos de oscuridad no pueden mermar su gran contribución al fortalecimiento de la democracia dominicana.

El 43 aniversario del PRD, sin embargo, nos debe llamar a la reflexión, desde el punto de vista interno. Ya lo ha expresado recientemente Rosario Espinal, una reputada socióloga dominicana y estudiosa del proceso político nacional, "los partidos van a tener que funcionar institucionalmente. Hasta ahora teníamos organizaciones caudillistas. Los partidos tienen la opción de democratizarse y modernizarse. Si lo logran, el hecho tendria un impacto positivo para la sociedad".

Después de seis anos de la ida a destiempo del líder, Dr. José Francisco Pena Gómez, el PRD ha entrado en su verdadera etapa de transición hacia la renovación de su liderazgo, que tiene que estar fundamentado en la institucionalidad democrática y en la modernidad. Convertirnos, no en un partido de oposición pura y simple, sino en partido que haga una tipo de oposición util y cercana a las preocupaciones de la gente. En ese proceso, no solo la disciplina debe volver, sino que la soberanía de la militancia debe ser rescatada como instrumento para la toma de decisiones.

El PRD tiene el desafío inmediato de reencontrarse consigo mismo, reconectarse con las bases de sustentación de nuestra sociedad y reconstruir el puente que nos una nuevamente con las organizaciones de la sociedad civil, las iglesias, las promypimes, los clubes deportivos y culturales, las juntas de vecino y los empresarios. Y obviamente, que en el Siglo XXI, en el que las distancias se han acortado, el PRD tiene que hacer uso efectivo de las tecnologías de la información y la comunicación, sobre todo el internet, creando nuevas formas de hacer política para construir el bienestar de todos. El PRD no puede permanecer aislado a la realidad del mundo de hoy, protagonizado por diferentes cambios sociales y las exigencias de una ciudadanía que propugna por transparencia, honestidad y ética en la política, así como el surgimiento de temas novedosos como la igualdad de los sexos, la ecología y el medio ambiente, la globalización alternativa, los acuerdos de libre comercio, los programas de cooperación al desarrollo, los derechos civiles, la guerra y la paz, entre otros.

Por eso, la renovación del PRD debe estar basada en experiencia, competencia y creatividad. Tres elementos que unen, como decía el Dr. Pena Gómez, "lo mejor de lo nuevo, con lo mejor de lo viejo". Hoy, quizás mas que nunca, los dirigentes y los militantes del PRD han asumido conciencia de esto. No hay una reunión del partido, desde su más alta dirección hasta el comité municipal mas apartado del país, en que no se reconozca esta realidad. En ese sentido, estoy seguro y confiando que de este proceso de renovación del liderazgo, necesario y deseado, no libre de obstáculos, el PRD saldrá fortalecido, y con el, la democracia dominicana.

Que la fecha que hoy conmemoramos nos permita reflexionar para entender que el PRD tiene ante si la oportunidad de abrir una agenda nueva y positiva para el presente y el futuro, basada en la defensa y promoción de valores, principios y proyectos comunes, a través de la pluralidad y la participación, abriéndose a la sociedad. Ahí, estaremos las nuevas generaciones de perredeistas.

algunos comentarios

Actualmente existe 1 de ellos