Un envio del blog

Entrevista a Timothy Broglio

Enviado en 26 septiembre, 2004 Para 10:24 am Escrito por en Entrevistas

Entrevista esta semana al Nuncio Apostólico de Su Santidad Juan Pablo II TIMOTHY BROGLIO, en el programa LÍDERES al través de Color Visión/Canal 9, este domingo 26 de Septiembre, a las 9:00 de la mañana. En la entrevista se abordaron,  entre otros temas: Significado para la Iglesia el 26avo aniversario del pontificado de Juan Pablo II, de la Iglesia y la sociedad,  de la Iglesia y la política y de la iglesia frente a la delincuencia.

PARA TOMAR EN CUENTA:

I. Resalta el amor del PAPÂ por  la R. D.
II. Dice  la  gente esta sufriendo,  tiene hambre y no tiene aseso a educación y  salud.
III. Aboga por más empleo para los dominicanos.
IV. Pide se protejan a los más pequeños.
V. Exhorta Gobierno a tener Visón Global para soluciones a largos plazos.
VI. Asegura Iglesia está dispuesta a ayudar  Consejo Económico.
VII. Dice situación de América Latina es preocupante.
VIII. Pide a políticos que sean honestos y responsables.
IX. Recomiendas a futuros líderes a ser hombres de palabras y no prometer lo  que no cumplirán.

LECTURA:

ORLANDO JORGE MERA /OJM
TIMOTHY BROGLIO/TB
LIDERES / LS

COMO LO DIJO:

“Yo espero también que este consejo económico social sepa guiar bien los que tienen responsabilidades públicas en el país y tener una visión más amplia de cómo se pueden solucionar esos problemas”

“Es importante que cualquier hombre o cualquier mujer que acepte responsabilidad política en su país, que sea una persona de Estado,…

…que tienen estas responsabilidades sean verdaderamente honestas, sean responsables, sean al servicio de su gente”.

“Yo creo que un dirigente renovado tendría que tener una base ética muy sólida, es decir de saber lo que es su responsabilidad y saber separar muy bien lo que es la ventaja personal, de lo que es el servicio, lo que es la responsabilidad que tiene el Estado”.

LA ENTREVISTA:

OJM.- Tal como lo habíamos anunciado nos place mucho tener en nuestro programa de hoy a su excelencia reverendísima monseñor Timothy Broglio, quién es Nuncio Apostólico de Su Santidad Juan Pablo II, en República Dominicana. Como ustedes saben la Iglesia Católica está celebrando el 26avo aniversario del pontificado  de Juan Pablo II en todo el mundo, en tal sentido la Iglesia Católica de nuestro país, a través de la Nunciatura, ha estado celebrando algunas actividades litúrgicas y religiosas. Monseñor muchas gracias por venir a nuestro programa para sostener esta conversación sobre lo que ha significado el pontificado del Papa Juan Pablo II en nuestro país. En ese mismo sentido me gustaría comenzar el tema, hablando de lo que ha significado el pontificado de Juan Pablo II.  El Papa Juan Pablo II ha sido muy activo,  ha estado desde sus inicios, pues llevando al mundo lo que ha sido la doctrina social de la Iglesia, se ha convertido en un mensajero de la paz, ha denunciado diversos temas como la guerra, las atrocidades, las discriminaciones y también ha sido un Papa que con todo el entusiasmo que le ha impregnado a su propio pontificado, pues ha dado demostraciones de que es un hombre que tiene muchas ganas de vivir, porque ha sobrevivido ha atentados y también cada día que se levanta,  a pesar de su actual estado de salud demuestra que tiene muchas ganas de vivir.  ¿Qué significado tiene para usted este 26avo. Aniversario del pontificado del Papa Juan Pablo II? 

TB.- Es evidentemente un hito muy importante que nos invita a reflexionar en lo que significa el papel del pastor supremo de la Iglesia Universal.   Es un papel de guía, es un papel también de confirmarnos en la fe y justamente como usted ha dicho el Santo Padre Juan Pablo II ha sabido dar otra imagen y otra forma al ejercicio de su ministerio.  Justamente creo que para muchísima gente ha sido el primer Papa en la historia que ellos han podido ver personalmente y eso gracias a su decisión de continuar lo que Juan 23 había empezado, Pablo VI había extendido, en visitar todos los países del mundo que han querido invitarlo y entonces ha llevado el mensaje del evangelio, en manera muy particular dentro del país.  Enseguida eso ha provocado también una reflexión internacional, porque la visita del Papa es muy importante en el país donde llega, pero también tiene un interés mundial, porque por lo visto todo el mundo acompaña al Santo Padre y eso ha hecho que la noticia, sus discursos, sus gestos, han sido comunicados instantáneamente en todo el mundo.

OJM.- Nuestro país ha sido privilegiado en ese mundo itinerante del Papa Juan Pablo II, pues nos visitó en su primer viaje que iba hacía México.  Nos visitó en el año 1979, luego vino en el año 1984  y en el año 1992, inclusive en su más reciente obra el Papa refiere su primera visita en República Dominicana y el impacto que tuvo, que dicho sea de paso se alojo en la Nunciatura donde usted está residiendo.  ¿Qué usted opina?  ¿Qué impacto ha tenido el que la República Dominicana haya tenido la visita tres veces de su Santidad?

TM.- Mira yo creo que eso responde a dos cosas, la primera y eso es lo que el Santo Padre ha insistido mucho, es que la llegada del evangelio a nuestro continente ha tenido su inicio justamente aquí en la República Dominicana, hay algunas personas que han querido decir que la escala, la visita aquí, ha sido únicamente técnica, pero no era así, el Papa quiso que el primer puesto donde el puso el pie en el Continente Americano iba a ser Santo Domingo, porque es aquí que empezó la evangelización del mundo nuevo.  También al momento de él ordenarme Obispo ha dicho también que hay que llevar la preocupación y el amor del Papa a las puertas de las Américas.  Creo que eso es algo que quedó muy fijado en la mente del Santo Padre y al mismo tiempo justamente el Papa quiso confirmar a los dominicanos en su fe, que es un aspecto muy importante de la nación dominicana.  Creo que eso responde al hecho de haya venido tres veces, responde también ha este deseo de un diálogo entre los dominicanos y el Papa que él quiso llevar a través de estas visitas.

OJM.- El Papa, hemos visto que es una persona que ha llevado la voz de Dios, el apostolado de Dios al mundo y hay que analizar también el discurso que ha tenido la iglesia en estos pontificados, hemos visto muy recientemente en esta semana un mensaje del Papa en el que señala que hay que estar más cerca de los pobres, más cerca de Dios y  hace un llamado a quienes ostentan las riquezas, sin tener presente que forman  parte de un mundo en el que hay otras personas que están muy necesitadas.  El Papa ha tenido un discurso denunciando la guerra, a propósito de los conflictos bélicos recientes y hemos visto también un Papa muy cerca de los jóvenes, de los enfermos y de los pobres del mundo ¿Qué tanto ha cambiado este discurso de la Iglesia en este pontificado de Juan Pablo II?   Y en ese mismo sentido si en este pontificado  ha incrementado la feligresía de la Iglesia católica.

TB.- Es cierto que se ha incrementado mucho la feligresía de la Iglesia Católica, en el sentido de que es ya más de diez mil millones en todo el mundo, pero creo que el Papa ha querido insistir mucho en la doctrina social de la Iglesia y tiene su comienzo en el pontificado de  León XIII, que empieza con  dirigirse a los problemas provocados del cambio de la sociedad rural, a la sociedad industrializada y Juan Pablo II se inscribe muy bien en  esta línea porque él también ha sido obrero y tiene esta experiencia…

OJM.- Estando joven en Polonia…

TB.- Justamente en la segunda guerra mundial, en vez de servir en el ejército ha trabajado en una factoría, también allí a experimentado las dificultades y la vida dura que se llevaba en esta circunstancias y entonces el Papa ha querido insistir mucho en el hecho que el evangelio no es algo solamente personal que nosotros vivimos en nuestra oración con Dios, es también algo que tiene que afectar nuestro trato con los demás y allí si hay situaciones en que hay gente que sufre, gente que tiene hambre, hay gente que no tiene acceso a la educación, hay gente que le falta la posibilidad de ir al médico, un cristiano no puede quedarse tranquilo en estas situaciones, tiene que usar los medios a su alcance para buscar soluciones a estos problemas.  El Papa ha insistido mucho en eso, de la división del mundo occidental, del mundo del sur que sufre, ha hablado también del problema del capitalismo, digamos de una visión cristiana de la economía mundial.

OJM.- Monseñor, recientemente Naciones Unidas celebró la Cumbre Mundial Contra el Hambre, a propósito de celebrar su Asamblea General ordinaria, esta cumbre fue una iniciativa, de lo que yo he denominado un quinteto estelar, que está integrado por los Presidentes de Francia, España, Chile, Brasil y el propio Secretario General de las Naciones Unidas.  Ha nadie escapa que el mundo hay 1600 millones de habitantes que padecen la extrema pobreza y en ese sentido, a veces uno nota que la amenaza que representa a los pobres tiene a veces respuestas ligeras, como  por ejemplo: pobres han habido y pobres serán siempre y nunca se produce una respuesta seria, concreta sobre este tema.  Usted como hombre de la Iglesia, ¿el concepto de pobreza, ha cambiado desde el punto de vista de la Iglesia en los últimos años?

TB.- Es cierto que la Iglesia talvez ha debido, desde un punto de vista, de responder concretamente a situaciones puntuales con sus obras de caridad, sus instituciones, sus programas.

Hay que puntualizar también que hay que buscar soluciones fundamentales a estos problemas.  Entonces ciertamente Pablo VI y ahora mismo Juan Pablo II han levantado la voz para decir “eso es la responsabilidad de todo el mundo”.  Ciertamente no hay palabras de Jesús que hayan sido más malinterpretadas que las que usted acaba de citar, porque las respuesta de Jesús no era para justificar la inercia, porque no hay nada en la vida de Jesucristo que justifique la inercia, él siempre ha buscado provocar una respuesta de la gente y eso es ciertamente lo que el Papa ha tratado de hacer en sus visitas y también en sus mensajes, de insistir en el lazo entre nuestra responsabilidad por nuestros hermanos, que encontramos también en la feria, donde el señor dice que:  “Por la persona más pequeña que tú des respuestas a sus necesidades, eso es responder a Cristo¨.  Entonces nosotros como hombres y mujeres de fe, estamos invitados ha ver a Cristo en los necesitados y yo creo que más se cambia el nivel de responsabilidad en la sociedad, más aumenta la responsabilidad de dirigirse a este problema y de buscar respuestas concretas.

OJM.- Que es una cuestión que es responsabilidad de todos, a todos nos compete, no solamente al gobierno sino también de todos los sectores.  En ese sentido yo siempre he planteado que hay tres áreas del quehacer nacional que deben trabajarse, para precisamente atacar y que exista una mejor distribución social; una eficiente lucha contra la pobreza en todos los niveles, tanto en educación como en una mejor distribución y también la cuestión de aumentar el crecimiento económico de nuestro país aumentando los empleos y también prepararnos para un mundo competitivo, a través del uso de las tecnologías¿Usted cree qué la Iglesia también ha entendido que el tema social es un tema pendiente y  amerita verlo en una concepción amplia?

TB.- Verdaderamente, porque hay la respuesta puntual  a la dificultad, pero el discurso de que “es mucho mejor enseñar a alguien a pescar que regalarle el pescado” eso vale para siempre.  Entonces sí, tenemos que corresponder todos a estas situaciones concretas, pero mucho más importante es la creación de empleos, la preparación de la gente y también la protección de la posición, concretamente la República Dominicana, en el discurso mundial de la economía y esa me parece que es la doctrina de la Iglesia.  Que hay que saber entrar en este mundo y hay que saber proteger también los más pequeños de la sociedad, económicamente hablando, y eso ciertamente es el discurso de la Iglesia.

OJM.- Otra inquietud que siempre se platea en la sociedad, a través de la opinión pública, es la cuestión de que a veces nosotros los países subdesarrollados o en desarrollo tenemos una visión a corto plazo de las políticas, y a veces,  en ocasiones cuando se producen cambios gubernamentales entonces se acrecienta aún más esta visión,  siempre hemos planteado que se hace necesario como… seleccionar una serie de temas, cinco o diez temas, que independientemente de quienes estén en el Gobierno, e independientemente de las diferencias políticas que se puedan tener, siempre exista un plan  nacional de desarrollo.  Recientemente se acaba de crear el Consejo Económico y Social en nuestro país, que nosotros esperamos que el Gobierno y todas las fuerzas vivas del país trabajen para que pueda existir un plan estratégico nacional que ponga a la República Dominicana ya hacia un largo plazo.  ¿Usted concuerda conmigo en el sentido de que tenemos que pensar más bien a largo plazo y no tanto a corto plazo?

TB.- Sí, estoy totalmente de acuerdo con esta exposición, porque es imposible siempre limitarse a programas inmediatos, hay que tener visión global que permite encontrar soluciones a largo plazo que van después a ayudar a la gente más aún.  No entiendo la dificultad que pueda tener una persona del Gobierno, una persona que representa otros, también busca la solución inmediata, pero es muy importante esta visión de qué vamos a hacer el año próximo o qué vamos a hacer en diez años.  Eso hace falta porque sino estamos siempre corriendo atrás y unas situaciones que ha menudo vienen desde afuera y no tenemos la posibilidad o los recursos para responder a esta situación.  Yo espero también que este consejo económico social sepa guiar bien los que tienen responsabilidades públicas en el país y tener una visión más amplia de cómo se pueden solucionar esos problemas, porque hay que buscar también una defensa del país, justamente para proteger ese desarrollo, encontrar los canales para que lleguen a los más necesitados, las personas que talvez están más atrasadas por su situación y su falta de preparación, se espera que se pueda lograr también responder a las necesidades de esta gente.

OJM.- Quería también señalar que en todo este proceso la Iglesia Católica ha jugado un papel fundamental a través del Diálogo Nacional y tratando de conciliar los diversos intereses, que yo estimo que ahora en este Consejo Económico y Social, cuando se convierta en un organismo autónomo, separado del poder legislativo, del poder ejecutivo y que sea un organismo consultivo, pues pueda continuar haciendo esos aportes constructivos. La Iglesia Católica ha jugado un papel importante y lo deberá seguir jugando.

TB.- Yo creo que sí, porque es cierto, mi experiencia en estos tres años de estar en República Dominicana, ellos saben muy bien la situación nacional y también la situación local, más aún, los párrocos en sus parroquias, entonces la Iglesia sí puede dar impulso a este consejo y también puede ayudar en humanizar, porque a veces también las políticas económicas pueden ser muy frías, hay que tener esta visión, pero también hay que saber tratar las personas más sencillas y creo que la Iglesia también…

OJM.- Humanizar los mensajes…

TB.- Si, puede hacer esta contribución y lo puede hacer muy bien.

OJM.- Recientemente tuve el grato honor de asistir a la Conferencia Episcopal Latinoamericana en Santiago de Chile, en el que se organizó un evento que reunió a diferentes políticos, sobre todo de nuevas generaciones, abordando el tema de la política y los políticos en el nuevo milenio.  Ahí  se habló de datos estadísticos muy interesantes como por ejemplo: la encuesta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo que hizo un estudio sobre la democracia en América Latina y ahí se destacó que un alto nivel de los ciudadanos latinoamericanos está desconfiando de los políticos y desconfiando del sistema democrático.  La sociedad de hoy día está reclamando una nueva forma de la conducción, del ejercicio de las políticas públicas y se exclama por códigos éticos, por códigos de valores en torno en lo que debe ser el papel de los políticos y a que exista una mayor conexión entre los políticos y los ciudadanos¿Cómo usted ve esta preocupación sobre la crisis que está viviendo la democracia en América Latina?

TB.- Yo creo que es preocupante, en los mismos diarios recientemente hemos visto dificultades en algunos países de América Central con los mismos ex Presidentes y esas son siempre situaciones que dejan preocupación.  Es importante que cualquier hombre o cualquier mujer que acepte responsabilidad política en su país, que sea una persona de Estado, es decir, que acepta su papel como un servicio al Estado o más bien como un servicio al pueblo, que han elegido, que han puesto a esta persona en este papel.  Creo que a veces eso no es únicamente en América Latina, pero el problema es tal vez más intenso en este momento América Latina.  A veces se olvidan de esta dimensión de servicio.  ¿De la presentación?  Sí, pero una vez que uno asuma un papel, una posición en un Gobierno, no es más el enviado de los que han elegido, es el enviado de todos y tiene responsabilidad para asegurar el bienestar, el desarrollo de toda la ciudadanía.

Creo que eso la Iglesia si tiene que insistir mucho en esta responsabilidad, tal vez a través de nuestra educación de los jóvenes y a seguir preparando a las personas que van a tomar esta responsabilidad en la sociedad de mañana.  Pero ahora mismo también, insistiendo en que las personas que tienen estas responsabilidades sean verdaderamente honestas, sean responsables, sean al servicio de su gente.

OJM.- En ese sentido Monseñor, para cambiar esa percepción que se tiene de la crisis democrática en América Latina, se ha planteado que hay que renovar la clase política, claro a través del ejercicio democrático, donde se puedan elegir dirigentes que representen los mejores valores de la sociedad y que estén concientes de los principales problemas del país, que estén dispuestos a colocarse por encima de los propios intereses personales.  Me gustaría saber, usted que es un hombre de la Iglesia ¿Qué descripción tiene usted, cómo usted describiría a un dirigente nuevo a un dirigente renovado?

TB.- Yo creo que un dirigente renovado tendría que tener una base ética muy sólida, es decir de saber lo que es su responsabilidad y saber separar muy bien lo que es la ventaja personal, de lo que es el servicio, lo que es la responsabilidad que tiene el Estado.  Tendría que ser también una persona de palabra, que no prometa cosas que sabe que no puede cumplir, tiene que ser una persona que a los valores que necesita la sociedad, en un momento dado del tiempo, es decir que si los problemas son económicos él sepa como tratarlos, que tiene Principios éticos que no va a cambiar según las circunstancias del momento, eso es muy importante.  Yo creo que también tenemos que  buscar, además de personas que saben venderse a si mismos, que sepan también lo que es el arte de gobernar, que sepan manejar fuerzas políticas para lograr las metas que el mismo que él mismo ha fijado, porque no es suficiente solo saber hacerse elegir, es más  aún importante saber gobernar y eso es un arte, porque hay que saber negociar, hay que saber ceder cuando es de menos importancia, hay que saber insistir cuando es una cuestión de principios…

OJM.- Y entender que se vive dentro de una sociedad que hay gente que piensa de todas maneras y todos son importantes.

TB.- Eso es cierto y hay ejemplos de este tipo de políticos y creo que es importante buscar hombres con esta formación.

OJM.- No puedo dejar de concluir sin preguntarle sobre un tema que también inquieta a la sociedad dominicana y es relativo a la seguridad ciudadana.  Hemos vivido olas de crímenes, de delitos, violaciones, secuestros y todo tipo de atentados a la persona y a veces pienso que, si bien  hay que establecer un plan nacional para la protección de la seguridad ciudadana que involucre a todos los sectores, a veces se pierde de vista un elemento muy importante que es la familia.  Me gustaría preguntar, a propósito que el  mes de noviembre es el mes de la familia en la República Dominicana, me gustaría preguntarle: ¿Qué rol debe jugar la familia en todo este tema de la seguridad ciudadana?

TB.- Yo creo que con esta pregunta estamos volviendo a una filosofía que hemos enunciado, la familia es la célula fundamental de la sociedad humana y cuando la familia es débil también la ciudadanía y todos los otros aspectos de la vida social van a ser débiles también.  Entonces hay que fortalecer la familia porque la educación básica comienza ahí, es la raíz, los valores que uno tiene durante toda la vida son los que han recibido de sus padres y es también la función de la familia iniciar esta educación y esta construcción de la sociedad, si la familia es fuerte, también la sociedad va a ser fuerte.  Creo que tenemos que ayudar la familia, ayudarla a conocer tranquilidad, pero hay que ayudar también en este proceso educativo, que la mamá y el papá sepan su papel y tengan también los instrumentos para ayudar a sus hijos a crecer con respeto a los demás, también con valores, que son fundamentales para la vida en común y también que tienen su influjo en el sistema educativo del país para también estos valores que uno empieza a prender en la casa sean fortalecidos también en la escuela.  Creo que eso es fundamental para responder a estos problemas.

OJM.- Y que los padres deben asumir conciencia que ahora que todos estamos reclamando por una mejor seguridad ciudadana, de asumir la responsabilidad frente a sus hijos.

TB.- Eso es seguro, porque es cierto que hay que respaldar la sociedad, sino, es imposible formar una sociedad, en que personas piensen que puedan hacer lo que quieran, sin pensar el efecto que esto tiene con los demás.

OJM.- Monseñor con esta reflexión vamos a despedir el programa de hoy. Hemos tenido una excelente conversación con Su Excelencia Reverendísima Monseñor Timothy Broglio, Nuncio Apostólico de Su Santidad en la República Dominicana.

Con él hemos abordado lo que ha significado para la Iglesia el 26avo. Aniversario del pontificado de Juan Pablo II, hemos hablado también de la Iglesia y la sociedad y también del tema de la Iglesia y la política.  Nosotros estamos muy agradecidos Monseñor por usted haber sacado tiempo para estar con nosotros hoy domingo y esperamos que este programa haya sido del agrado de todos ustedes.  Será entonces hasta el próximo domingo donde nuevamente estaremos en Líderes.

Muchas gracias.

Comentarios cerrados.