Un envio del blog

Nelson Mandela

Enviado en 30 octubre, 2004 Para 12:59 pm Escrito por en Biografías

Nelson Mandela es considerado uno de los grandes personajes del siglo XX. El político surafricano, premio Nobel de la Paz, fue durante más de 25 años el preso político más famoso del mundo y en abril de 1994 se convirtió en el primer presidente de raza negra de la República de Suráfrica, cargo que desempeñó hasta junio de 1999.

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Umtata (actual provincia de El Cabo Oriental) y empezó Derecho en la Universidad de Fort Hare, donde ya manifestó sus inquietudes políticas y conoció a Oliver Tambo, con el que fue expulsado del centro por acudir a una huelga estudiantil en 1942. Más tarde conoció a Walter Sisulu, que le proporcionó un trabajo en un despacho jurídico tras completar la licenciatura en Derecho a través del servicio de educación a distancia de la Universidad de Suráfrica.

En 1944, junto a Sisulu, Tambo y Anton Lembede, fundó la rama juvenil del Congreso Nacional Africano (ANC), del que se convirtió en presidente en 1951. En esos años el Partido Nacional, con Daniel-François Malan al frente del Gobierno empezó a aplicar una política legislativa que pretendía la supremacía de la población blanca, minoritaria en la República. A partir de 1952 y durante la denominada “Campaña del Desafío” Mandela empezó a defender la acción conjunta contra la política del apartheid. En diciembre de 1952 fue detenido en virtud de la Ley de Represión del Comunismo y aunque su condena de nueve meses fue suspendida, se le prohibió acudir a mítines y abandonar Johannesburgo durante nueve años. En diciembre de 1956 fue juzgado junto con otras 156 personas por traición, en un juicio que se prolongó hasta 1961 y que concluyó con la absolución de todos los cargos. En 1958, un año después de divorciarse de su primera esposa, Evelyn Mase, contrajo matrimonio con Nkosikazi Nomzamo Madikizela, quien pasaría a ser conocida como Winnie Mandela.

Tras la matanza de Sharpeville en marzo de 1960, en la que 69 ciudadanos negros murieron asesinados por las fuerzas de seguridad surafricanas durante una manifestación en contra del apartheid, se prohibieron el ANC y el Congreso Panafricano (PAC). En marzo de 1961, con el fin de evitar que le detuvieran de nuevo, Mandela pasó a la clandestinidad, pero recorrió el país en secreto junto a Sisulu, para organizar una huelga de tres días.

En junio de 1961, los dirigentes del ANC, con Mandela al frente, decidieron iniciar la lucha armada y crearon la “Lanza de la Nación” brazo armado del ANC. En enero de 1962 abandonó Suráfrica y viajó a Argelia para recibir entrenamiento para la lucha guerrillera, y a Londres, para reunirse con los líderes de la oposición en el exilio. A su regreso fue detenido, acusado de rebelión y abandono ilegal del país, por lo que fue condenado inicialmente a cinco años de cárcel. Mientras estaba en prisión, la policía registró el cuartel general del ANC, arrestando a la mayoría de sus dirigentes y confiscando diversos documentos. En 1963 él y otros activistas fueron juzgados en el juicio que se conoce como “la traición de Rivonia” y en el que Mandela, que llevó a cabo su propia defensa y la de los otros acusados, fue condenado a cadena perpetua.

Mandela pasó dieciocho años en la prisión de máxima seguridad de la isla de Robben y en 1982 fue trasladado a la de Pollsmoor, en el mismo año en el que se inició una campaña internacional en favor de su liberación. Durante su larga estancia en prisión se convirtió en un símbolo internacional de la resistencia contra la represión de la libertad de pensamiento y fue cuando empezó a escribir su autobiografía, que se publicó posteriormente, en 1994, bajo el título de Long walk to freedom (El difícil camino hacia la libertad).

En 1985 el presidente de la República Pieter Willem Botha le ofreció a Mandela la libertad condicional, pero éste la rechazó porque no confiaba en que el Gobierno modificara su política de apartheid. Por fin, en febrero de 1990 y tras numerosas presiones nacionales e internacionales, el nuevo gobierno de Frederik Willem de Klerk liberó a Mandela, además de legalizar el ACN y otros partidos políticos. Mandela tomó el liderazgo del ANC y estuvo al frente de las conversaciones con el Gobierno entre los tensos años de 1990 y 1994, cuando en numerosas ocasiones parecía que las negociaciones se iban a romper y e incluso que estallaría una guerra civil. En 1991, el Gobierno surafricano derogó la última de las leyes fundamentales del apartheid. Mandela y De Klerk compartieron en 1993 el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para instaurar la democracia y la armonía racial en Suráfrica.

En mayo de 1994, en las primeras elecciones generales en las que participaron todos los grupos raciales, Mandela se alzó con la victoria, convirtiéndose en el primer presidente de raza negra de la República de Suráfrica. En 1996 el parlamento surafricano aprobó una nueva Constitución que fue firmada en Johannesburgo por el propio Mandela ante miles de personas. En 1997 Mandela ya era considerado como el líder indiscutible de las relaciones internacionales del continente africano, e intervino como mediador en varios conflictos como el de Zaire (actual República del Congo), que en la primera mitad de ese año acabó con la caída del régimen de Mobutu Sese Seko.

En diciembre de 1997, 16 meses antes de las siguientes elecciones generales, le sustituyó como presidente del ANC Thabo Mbeki, hijo del líder histórico del partido Govan Mbeki. Tras obtener el divorcio de su segunda mujer, se volvió a casar en julio de 1998 con Graça Machel, (viuda del que fue presidente de Mozambique Samora Moises Machel), que había sido absuelta en un juicio por cometer asesinatos durante los años en que su marido estaba encarcelado y ella encabezaba la lucha contra el apartheid y en favor de la liberación de Mandela.

En octubre de 1997 Mandela presentó junto con el arzobispo Desmond Tutu las conclusiones de la llamada “Comisión de la Verdad y la reconciliación” en la que se acusaba a los gobiernos de crímenes cometidos durante la aplicación del apartheid, pero también al movimiento de liberación de la mayoría negra, incluido el propio ANC, que había promovido la creación de la Comisión. El ANC reaccionó de forma airada ante el informe, pero Mandela siguió defendiendo sus resultados. En marzo de 1999 anunció que no se presentaría a la reelección presidencial en las elecciones de junio de ese año, en las que salió victorioso Mbeki, el hasta entonces vicepresidente de la República.
 

Silvia Merino – PortalMundos.com

Comentarios cerrados.