Un envio del blog

Entrevista a Juan Manuel Pellerano Gómez

Enviado en 07 noviembre, 2004 Para 1:16 pm Escrito por en Entrevistas

ORLANDO JORGE MERA, entrevista al destacado jurista Juan Manuel Pellerano Gómez quien da interesantes declaraciones sobre lo que es y debe ser la Constitución de la República hoy, esto a propósito de cumplirse el 160 aniversario de la Constitución de San Cristóbal. Incluye la participación de Eric Raful, el ing. Germán Despradel, y el médico Pedro Ureña.

PARA TOMAR EN CUENTA:

1.- Dice Dominicanos somos dictadores en potencia
2.- Señala que en el país existen dos constituciones
3.- Advierte que el recurso de amparo es caminando hacia la muerte
4.- Entiende que la Constitución no tiene juez ni autoridad que la ampare
5.- Recuerda que a Juan Bosch lo cambiaron lo tumbaron por cambiar la Constitución
6.- Culpa Gobiernos por no enseñar la constitución
7.- Califica la Constitución como un Poema

LECTURA:

ORLANDO JORGE MERA /OJM
JUAN MANUEL PELLERANO GÓMEZ/JMPG
LIDERES / LS

LA ENTREVISTA:

OJM.- Como habíamos anunciado nos complace tener en nuestro programa, con motivo del 160 aniversario de la Constitución de San Cristóbal a una persona que prestigia el sector justicia de nuestro país, un reconocido jurista, un reconocido experto en asuntos constitucionales, me refiero al Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez, abogado de la República Dominicana y autor de múltiples libros sobre diferentes temáticas del mundo del derecho. Dr. Pellerano, muchas gracias por corresponder a nuestra invitación y vamos a comenzar situando nuestra conversación en lo que es el 160 aniversario de la Constitución de San Cristóbal.

JMPG.- Si me permites quiero darte las gracias por esta invitación que me has formulado y yo con mucho gusto estoy presto a tus preguntas.

OJM.- Para ubicarnos en el contexto de lo que debe ser una conversación sobre la Constitución hay que partir necesariamente de todo el historial que ha tenido la constitución de la República Dominicana desde el año 1844 hasta la fecha y desde entonces nuestra constitución se ha reformado en más de 35 oportunidades, por lo tanto la primera pregunta sería ¿Cuántas Constituciones hemos tenido, 35 o una?

JMPG.- Yo creo que hemos tenido solo una Constitución ¿Por qué?

Porque siempre ha sido el régimen democrático el que ha consagrado la semántica de la Constitución, no es que la democracia haya tenido arraigo en la historia política dominicana, no, es que la Constitución… Hay dos Constituciones, una que es la Constitución semántica, que es la que se proclama en San Cristóbal el 6 de noviembre de 1844 y la otra que es el manejo del poder dentro del Estado, que eso da una correlación de fuerzas que no se ajusta ningún régimen a lo que la Constitución dice. Pero realmente hay una sola Constitución como te decía, solamente hay un solo régimen político. No hemos tenido el caso como por ejemplo de Haití que tuvieron la República, el Imperio, un Reinado y han vuelto a una República y en Francia misma donde ha habido una revolución Francesa…

OJM.- Es decir que siendo el régimen político democrático, se ha mantenido.

JMPG.-…Se ha mantenido y entonces lo que hay es esa misma Constitución 35 o 37 veces reformada, que no se te precisar ahora mismo la cantidad.

OJM.- En una de sus tantas ponencias, que usted siempre ha dignado a la comunidad jurídica en diferentes foros, usted dividió las diferentes reformas en tres fases. Habló de la fase liberal que fue la que comenzó en el año 1844, luego denominó otras reformas dentro de la fase liberal y más recientemente la democracia moderna la ubica dentro de la fase de progreso social y económico en el país. Resulta que recientemente tuvimos la reforma constitucional de 1994 y la reforma del año 2002. ¿Dónde usted comprendería estas dos últimas reformas?

JMPG.- Estas dos últimas reformas no crean nada distinto, realmente la República nace con un régimen liberal, pero sensitaria, ese período termina con la anexión a España. No todos los dominicanos tenían la actitud para ejercer el derecho al voto, ni la actitud para poder acceder a los cargos públicos, había que tener cierto tipo de no solamente preparación, sino cierta actividad económica que lo permitiera, entonces esa es la primera fase, la democracia sensitaria, el régimen liberal sensitario. Luego, después de la restauración de la República, se abre un nuevo régimen que tiende hacia la implantación de una democracia que viene ya durante largo período, que se convierte ya, el régimen de democracia sensitaria en una democracia universal que culmina en la universalidad del voto. Primero la totalidad de los nombres y luego la mujer en el año de 1940 y pico fue que se le otorgó el voto.

OJM.- ¿Entonces estas dos últimas reformas que hemos obtenido no califican?

JMPG.- No, no califican ni crea un nuevo período, realmente la del 94 fue una reforma importante porque dio la posibilidad de la apertura a una modificación profunda en la administración de la justicia, pero eso no crea un período nuevo constitucional que podamos decir.

OJM.- Hemos tenido la opinión de una estudiante de tercer semestre de derecho de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Diana Rivas, que nos opina sobre cuál es la Constitución a la que ella aspira.

OPINA DIANA RIVAS: ESTUDIANTE

Diana Rivas.- Yo aspiro a una Constitución que se respete, la cual no ha de responder a intereses particulares, ni de un gobernante, ni de un grupo en específico, sino responder a los intereses generales de la colectividad. Entiendo que también la Constitución debe responder a la realidad de cada sociedad, pues cada país vive realidades distintas y la Constitución debe precisamente responder a esas realidades y algo que entiendo fundamental es que la Constitución debe ser de conocimiento general, la primera lectura que debe hacer cada ciudadano es la Constitución, pues allí se establecen todos los deberes y derechos de los ciudadanos y lo que se le está permitido y lo que no se le está permitido a nuestros gobernantes, de esa manera podremos exigir lo que entendemos conveniente para tener un mejor país.

OJM.- La estudiante Rivas aborda un tema interesante y es que la constitución debe ser objeto de conocimiento como lectura primaria de todos los dominicanos. Hemos tenido 30 reformas, una sola constitución y me gustaría preguntarle si usted cree qué al igual como sucede en otros países en los que los ciudadanos tienen un sentimiento constitucional y que ven en la constitución algo más allá que el instrumento organizador del Estado ¿Usted cree que los dominicanos tienen un sentimiento Constitucional?

JMPG.- Realmente la estudiante Rivas plantea algo que te dije casi a la entrada, ella plantea lo que se distingue entre la Constitución semántica, lo que dice el texto, lo que dice el pedacito de papel, como diría Balaguer y lo que es el manejo del poder dentro de la sociedad, o sea el régimen político que impere en determinado momento, no hay, vuelvo y te repito, una identidad entre la constitución semántica y la constitución real de los dominicanos, entonces por eso se producen esas diferencias, esa ausencia de… También tiene otra cosa y es que la constitución y más que la constitución, el régimen constitucional es un problema cultural. Nunca hemos tenido una cultura constitucionalista en nuestro país, ningún país político, ni siquiera ahora, ni los últimos gobiernos, se han atrevido a comenzar a enseñar la constitución al pueblo dominicano, no han dado la cartilla para que la lean, hay que llevarlos a algo profundo, es enseñarles los fundamentos del régimen democrático para que en sus vidas privadas, inclusive, lo puedan practicar. El dominicano, el que sea, encumbrado o humilde es un dictador en potencia. Yo una vez oí decir a un guardián “si me dejan a mí yo arreglo este país”. ¡Claro que sabe arreglarlo, con la macana! Entonces la cultura que hemos tenido, es la cultura del autoritarismo y al dominicano le gusta el café caliente, pero el gobierno fuerte, entonces…

OJM.- Se hace necesario profundizar más la cultura, el conocimiento.

JMPG.- Claro, pero para eso hay que llevarlo al conocimiento del pueblo y vuelvo y te repito, no que le den la cartilla cívica como se daba cuando yo estaba en la escuela, es que hay escuelas democráticas en los países democráticos, comenzando por los Estados Unidos de Norte América que fueron quienes inauguraron eso, los países europeos tienen escuelas democráticas para enseñar la democracia, pero la democracia práctica, que es lo que hay que hacer, pero a ningún gobierno le interesa eso, porque lo que le interesa es llevar la recua uno detrás de otros.

OJM.- Antes de continuar con esta conversación, veamos ahora esta interesante intervención del Ing. Germán Despradel, un destacado líder del sector arrocero de la República Dominicana, quien nos aportará su visión sobre si la constitución de la República Dominicana propende al desarrollo social y agrícola, veamos:

OPINION DEL INGENIERO GERMAN DESPARADEL(GD)

 GD.- En nuestra Carta Magna está contemplado a partir del 1962 lo que son las Leyes Agrarias. Las leyes Agrarias en la República Dominicana fueron una revolución en la tenencia de la tierra, donde se limitó a quinientas tareas la superficie máxima a tener en el área arrocera y así le limitó dependiendo si era de llano o de montaña a diferentes áreas para ganadería o explotación boscosa. Las Leyes Agrarias, esta revolución social que creó en la República Dominicana permitió una tranquilidad dentro del campesinado dominicano ya que veníamos desde, como en Vietnam, el campesinado se había revelado frente a los terratenientes y eso fue parte del inicio de la guerra de Vietnam y para evitar eso en la República Dominicana, esa revolución de campesinos contra los poseedores de las tierras el Presidente Balaguer es que da las tenencias de las tierras. La constitución prevé lo que son los deberes del ciudadano frente al país y esos deberes nosotros los hemos cumplido, el sector agropecuario, porque ha sido nuestra responsabilidad mantener la alimentación con la República Dominicana, pero el que cumple con sus deberes debe también adquirir ciertos derechos y esos derechos nosotros no los hemos visto nunca ya que el presupuesto que se le asigna a la Secretaria de Agricultura lamentablemente nunca se le ha entregado y nunca la Secretaria de Agricultura ejecuta su presupuesto, entiéndase el INDRHI para limpieza de canales, entiéndase el Instituto Agrario para rotulación, este dinero si entra a esas arcas, sin embargo hay otras instituciones que se consideran estratégicas que si se les entregan los presupuestos totales. Para nosotros el sector agropecuario es el más estratégico que existe en la República Dominicana, el de más mano de obra informal, el que menos se tiene que estar preparado técnicamente para poder trabajar en el. Quiere decir que los dominicanos en el sector agropecuario encuentran un área de servicio y un área donde ellos pueden trabajar y ganarse el sustento de cada día, la constitución nos respalda y nos protege, cumplimos con nuestros deberes pero también queremos que por favor sean reconocidos nuestros derechos como agricultores y la importancia que tiene nuestro sector.

OJM.- Dr. Pellerano vamos a hablar ahora de un tema que a usted le apasiona, el debido proceso. Usted ha sido un exponente del derecho constitucional y conjuntamente con otros juristas fue de los pioneros en los primeros recursos de amparo en la República Dominicana. ¿Cómo usted cree que la constitución dominicana ha garantizado el debido proceso, el derecho de defensa, la presunción de inocencia y otros derechos humanos trascendentales?

JMPG.- El problema de los derechos fundamentales hoy día no es afirmar su existencia, no es que los poderes públicos admitan que el hombre tiene derechos que van inclusive por delante del estado, ese no es. El problema de hoy es cómo se garantizan que esos derechos, sean reales, que dejen que sobrepasen la letra de la ley y en la sociedad que la persona pueda reclamar e imponer su vigencia. Para esos fines el país a sido signatario de una serie de convenciones internacionales sobre derechos humanos, esas convenciones internacionales forman parte de lo que doctrina y la Suprema Corte de Justicia lo ha entendido así, forman parte de lo que se llama el Bloque de la Constitucionalidad. Entonces la Constitución es la Constitución misma, pero hay una serie de convenciones sobre derechos humanos que a mi entender, en virtud del artículo 10 de la Constitución, que señala que los derechos humanos o derechos individuales como los llama la Constitución, no son solo los que la Constitución señala, sino otros de igual naturaleza. Entiendo en mi criterio jurídico que esas convenciones se constitucionalizan en derecho dominicano, entonces en derechos dominicano tenemos la Constitución, la Jurisprudencia Constitucional local que forma parte de la Constitución misma, sobre todo ahora que tenemos el control concentrado de la constitucionalidad en manos plenas de la Suprema Corte de Justicia, pero además hay otras fuentes que son las convenciones internacionales sobre derechos humanos y además la Jurisprudencia Internacional de la Corte Internacional de Derechos Humanos que el país admitió y que es una jurisdicción que rige ya para los problemas dominicanos y entonces hay todo un entramado en todas esas convenciones y constitución que forman, vuelvo y te repito, el llamado Bloque de la Constitucionalidad, donde se reconocen básicamente en el artículo 25, primer párrafo de la Convención Americana de Derechos Humanos, se reconoce que toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido para la protección de todos sus derechos y particularmente se refiere a los aspectos de los derechos humanos.

OJM.- A propósito del Poder Judicial, hay que señalar que a partir de la reforma de 1944 y después de completada la Primera Suprema Corte de Justicia en el año 1997, hay que señalar que la Suprema Corte ha jugado un rol fundamental en lo que ha sido la interpretación de la Constitución, inclusive recordar esa famosa expresión de que ella misma se declara como guardiana de la Constitución. ¿Cómo usted juzga el papel de la Suprema, sobre todo ya conociendo el control directo de la Constitucionalidad?

JMPG.- Si tú me dejas la oportunidad vamos a contestar esa pregunta un poco… porque quiero abundar un poco más en lo que estaba señalando. En el papel de la Suprema Corte como guardiana de la Constitucionalidad reconoce, reconoció, sobre un recurso de amparo de que fue apoderada, reconoció que el Recurso de Amparo es una institución vigente en derecho dominicano por haber sido adoptada en las convenciones internacionales en que se establecía en la forma en que la constitución misma señala que deben hacerlo los poderes públicos y completo algo que no había, una regulación procesal para actual y entonces estableció una serie de normas de procedimientos para poder ejercer el derecho de amparo que es lo que da garantía de vigencia a los Derechos Humanos, pero puedo decir que el derecho de amparo, que fue un gran paso y que inclusive la decisión de la Suprema Corte de Justicia dice que lo va a hacer en virtud de su facultad de guardiana de la Constitución, no ha sido lo exitoso que ha debido ser por dos causas. Uno; porque la mayoría de los abogados no saben que es eso y dos porque el Recurso de Amparo lo juzgan los jueces civiles y ningún juez civil, no ningún juez, no, la mayoría o gran número de los jueces civiles no quieren transmutarse en derecho, ser jueces constitucionales y juzgar en amparo. Desde que ven la posibilidad cualquiera para escurrir el bulto y desapoderarse del caso lo hacen, y se han inventado de que el Recurso de Amparo es un recurso subsidiario que solo es aplicable sino existe otra disposición en la ley u otro recurso abierto para poder ejercer, entonces lo que debe ser rápido, inmediato, expedito, se pierde y entonces si el juez dice soy incompetente o eso es un recurso subsidiario para cuando no exista otro se mata y en cierta forma el amparo esta caminando casi pudiéramos decir a su muerte, a su inanición.

OJM.- Aunque hay que señalar que hay algunos casos excepcionales de jueces que han conocido…

JMPG.- Indiscutiblemente, pero hay jueces que se han sentido responsables, han juzgado en casos de amparo y algunos con una connotación que todo el mundo sabe a que nos referimos y han sido casos decisivos en la historia jurídica dominicana.

OJM.- Dr. Finalmente con respecto a la Suprema Corte de Justicia, han señalado recientemente la posibilidad de que se cree una sala constitucional. ¿Qué opinión a usted le merece esto?

JMPG.- Los problemas que te he conversado ahora mismo sobre recurso de amparo me hacen pensar, aparte de que en la Suprema Corte de Justicia, conforme señaló el Magistrado Subero, recientemente a la prensa, hay 170 y pico de expedientes de recursos de inconstitucionalidad paralizados. La Suprema Corte de Justicia realmente tal vez no tiene la capacidad actual para poder evacuar todas esas decisiones, sería conveniente la creación de una sala especializada en que conozca de los recursos de inconstitucionalidad y todo lo referente a violaciones a derecho constitucional…

OJM.- O sea que sería saludable….

JMPG.- Para mí es saludable de que esto ocurra.

OJM.- Vamos a ver ahora otra interesante opinión de un distinguido profesional de la medicina de la República Dominicana. Cardiólogo, el Dr. Pedro Ureña, quien nos aborda su visión sobre si la Constitución de la República Dominicana ha promovido el desarrollo de la seguridad social y de los médicos en nuestro país.

OPINION DEL DOCTOR PEDRO UREÑA

Dr. Pedro Ureña.- La Constitución establece claramente en su artículo 8, cuando se refiere a los derechos del ciudadano, la responsabilidad del Estado Dominicano de garantizar salud gratuita y de calidad a toda la población, es tan específica que incluso habla de que es una responsabilidad común como país disminuir la mortalidad materna infantil. Las fiscalidades y los enunciados es lo que verdaderamente ha faltado en los diferentes Gobiernos en el transcurso de la historia dominicana. Creo que quizás más específica y que un renglón específico se aplicara a la población, pero claramente si los gobiernos no aplicaran ese enunciado de por si, posiblemente los resultados serían muy diferentes, así que creo que la intención de la constitución es clara, podría ser más específica pero la culpabilidad de la misma nos ha faltado.

OJM.- Dr. ¿Tiene algún comentario sobre lo expresado por el distinguido cardiólogo dominicano Pedro Ureña con respecto a la protección social que otorga la constitución?

JMPG.- Si, no hay duda de que la Constitución en varias de sus previsiones establece lo que podría ser la organización o la existencia teórica de un estado de derecho, pero la Constitución no tiene quien la imponga, la Constitución no tiene ni juez, ni una autoridad que imponga la constitución, entonces ¿Quién debe cumplir eso? Los que detentan el poder, los que manejan el presupuesto nacional, los que deben establecer las fases económicas para que pueda funcional el estado nacional de derecho que la Constitución consagra. La Constitución es un poema, casi podríamos decir, porque tú sabes lo que es que República Dominicana fuera un estado social de derecho. Casi el paraíso podríamos decir. No es que el médico que ha conversado tiene toda la razón y no es que la constitución no la tenga, es que no hay quien imponga la constitución, si quien tiene los medios para cumplirla no lo hace.-

OJM.- Dr. Pellerano en lo que respecta a la constituyente ¿Usted favorecería que una reforma constitucional se incorporara a la figura de la constituyente para que entonces sea la constituyente en si, integrada ya por ciudadanos o representantes del pueblo, los que entonces modifiquen la Constitución?

JMPG.- La Constitución nada más se puede modificar en la forma que la Constitución lo dice. Eso significaría que habría que convocar una reforma constitucional para instituir entonces la figura de la constituyente abierta, como en otros tiempos en la República Dominicana se eligen los miembros de la constituyente por el voto directo de los ciudadanos. Para mí estamos hablando de reforma constitucional, ¿Qué vamos a reformar si la hemos reformado 37 veces? y nunca ha sido la solución del problema. No hay duda de que la Constitución es una fuerza histórica, política que se manifiesta en múltiples ocasiones en la historia dominicana. Las revoluciones que relatan la historia nuestra han sido, en la mayoría de los casos, en casi la totalidad, contra la constitución o a favor de la constitución. Bueno la revolución de 1965 fue precisamente para imponer nuevamente la constitución que derogó un golpe de Estado. Entonces la Constitución no hay que modificarla, lo que hay que hacer es cumplirla, si con las letras que tiene es suficiente. A Juan Bosch se le ocurrió en la Constitución del 1963 insertar un artículo que decía más o menos “que la República Dominicana era un Estado fundado en el trabajo” Eso dio pie, entre otras cosas claro, a que lo tumbaran, porque creían que iba a traer un régimen colectivista al país y eso tiene su significado, los que están en el poder tuercen las cosas. Con lo que hay ahora no hay más que cumplirla, no hay más que llegar a la vigencia plena de los derechos de la persona humana, el nuevo Código Procesal Penal asusta, porque es un Código que defiende a quien dicen que es el delincuente. No es al ciudadano, es al ciudadano que no delinque a quien le garantiza que si es injustamente procesado tendrá mejores medios para defenderse, tiene derecho a defenderse de otra manera en que hay más protección, pero bajo intereses que hay siempre en la sociedad. Este país se ha manifestado casi dividido, este país es lo que pudiera llamarse un grupo liberal y el otro el grupo autoritario.

OJM.- Dr. no puede concluir esta entrevista sin preguntarle sobre un tema de actualidad. Recientemente, la semana pasada, la Secretaría de Estado de Interior y Policía a través de una resolución desmanteló las policías municipales que estaban adscritas en los diferentes ayuntamientos del país. Los ayuntamientos están provistos de la autonomía y de la independencia establecida en la Constitución de la República. ¿Le merece alguna opinión esta decisión de Interior y Policía?

JMPG.- Me parece, aunque no tengo la certeza, porque me hubiera gustado tener la documentación constitutiva y organizadora de la Policía Municipal, pero me parece que eso fue algo que hicieron los ayuntamientos en virtud de la autonomía que ellos tienen. Ellos crearon dentro de sus jurisdicciones respectivas una policía municipal, eso no es un invento reciente, la policía municipal existió hasta que Trujillo la suprimió y creo la Policía Nacional. Fuera de este país los ayuntamientos, los municipios tienen su propia policía, ahora si esa policía fue creada por los ayuntamientos mismos y en virtud del poder de Gobierno que tienen de su municipio, al Secretario de Interior y Policía creo que se le pasó la mano cuando decreto su desaparición.

LA OPINION DE ERIK RAFUL

OJM.- Vamos a ver otra interesante opinión del Lic. Eric Raful un acabado jurista de nuestro país sobre la cuestión de los poderes presidenciales en la Constitución de la República Dominicana.

Lic. Eric Raful.- La Constitución de la República Dominicana en su Artículo 55, otorga unos poderes que son francamente excesivos al Presidente de la República. Ese es el antiguo Artículo 210 de la Constitución. La Constitución como totalidad, vista como todas las normas que la integran, fue un cuerpo que estaba siendo redactado conforme a principios democráticos de separación de poderes, de equilibrio de poderes y el constituyente de San Cristóbal. Sin embargo aquel famoso episodio donde el General Santana rodeo la constituyente y exigió aquel famoso Artículo 210, que prácticamente anulaba todo el sentido participativo democrático que se había venido redactando en la constituyente, inspirado tanto en Francia, en la Revolución Francesa en los principios ideales, como en la independencia norteamericana, ese Artículo 210 vino a ser una especie de injerto autoritario, pero en todo el contexto de un texto que era participativo y democrático. Ese Artículo 55 de la Constitución viene prácticamente a consistir en un factor inhibidor del desarrollo de los demás poderes del Estado y de las instituciones y yo pienso que es un proceso histórico que debe empezar a desmontarse el peso específico del ejecutivo, de ese Artículo 55, los poderes que la Constitución le confiere, de una manera gradual, paulatina, procurando un equilibrio, una eficiencia y disponibilidad en todo lo que es el proceso de que se creen condiciones para que exista un verdadero equilibrio entre los poderes públicos. Hubo un aspecto importante que no debemos soslayar, es que aparte de la cantidad de poderes que le confiere el 55, es el poco control que ha existido históricamente en términos de todo lo que es el proceso administrativo del sector judicial, tanto el problema no es el poder que tenga, sino la capacidad de control y de publicidad que usa el poder ejecutivo, sin embargo ha sido como dije un factor inhibidor del desarrollo de los demás poderes del Estado y el Artículo 55 es contradictorio con todo el texto constitucional, visto como totalidad, no es armonioso, es un injerto autoritario, que todavía se constituye en un factor que promueve el autoritarismo y la falta de desarrollo de estado de derecho.

OJM.- Dr. le merece alguna opinión lo expresado por el Lic. Raful sobre los poderes presidenciales en la Constitución.

JMPG.- Lo primero que tengo que decirte es que si me hubiera tocado hablar sobre lo que Raful habló, yo hubiera dicho la misma cosa. No le veo ningún exceso a su razonamiento lo cual lo suscribo como si lo hubiera dicho yo, pero no tengo nada que decir en cuanto a lo que él ha expresado, nada que implique cambio o contradicción, él plantea realmente el problema central de la política, el problema del poder. El poder por si solo no es bueno, ni es malo, el poder comienza a existir en las sociedades animales y a existido en la historia humana desde su inicio, desde que el hombre se comenzó agrupar, siempre habido alguien que de una manera u otra a dirigido al grupo, la tribu, la manada, lo que sea, lo que sea de conglomerado humano siempre hay alguien que lo dirija. Entonces el poder por si, como te dije, no es malo, depende del hombre, de los hombres que lleguen al poder. Entonces ahí es que está el meollo de todo, por eso te digo; Democracia con hombres democráticos, Democracia es educación para la Democracia, de otra manera no llegaremos nunca, lo que me queda en esta vida, que por lo que he vivido creo que no será mucho, no voy a ver una República Dominicana democrática, todavía y me sentiría con esperanza si se comienza a implantar no en escuelas de adoctrinamientos partidarios como han existido en años anteriores, sino escuelas de adoctrinamiento democrático, vuelvo y te repito, esas escuelas no es enseñarle la constitución dice esto, sino la democracia se fundamenta en una serie de valores y son esos valores los que hay que injertar en la mente humana para que pueda funcionar democráticamente. Hace algunos años yo estuve en Costa Rica en un evento profesional y nos llevaron a lo que allá llaman el Museo del Niño. En el Museo del Niño lo primero que resaltan es que eso fue una cárcel, una cárcel inmunda, pero cuando tú entras comienza a salir una proyección en una pared donde aparecían multitud de niños recién nacidos e iban creciendo y el niño se ponía grande, un adolescente y se hacía un hombre. Todos somos distintos físicamente pero iguales en derecho y eso es la base necesaria de la democracia, ver que somos blancos, indios, negros, como quiera, somos distintos físicamente pero todos, desde el más encumbrado, hasta el carretillero que anda por la calle tenemos los mismos derechos, el que se roba un pollo le echan 10 años de prisión, a los otros ya sabemos cuanto.

OJM.- Dr. con sus palabras finales vamos a dar por concluida esta conversación tan interesante que hemos tenido hoy a propósito de cumplirse ayer el 160 aniversario de la Constitución de San Cristóbal, nosotros creemos que la Constitución que queremos los dominicanos es una Constitución que debe promover la igualdad, las oportunidades en el desarrollo social y económico de nuestro país, sobre todo fortalecer lo que es la llamada separación de poderes fortaleciendo los tres poderes del Estado, el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Poder Legislativo. Dr. Pellerano muchas gracias por estar con nosotros el día de hoy. A ustedes amigos televidentes les damos las gracias por habernos sintonizado y será pues hasta el próximo domingo donde nuevamente estaremos en Líderes. ¡Muchas gracias!

Comentarios cerrados.