Un envio del blog

¡Vienen los chinos!

Enviado en 14 diciembre, 2004 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Cada día que pasa son más y más los empresarios dominicanos que están viajando a China para explorar oportunidades de negocio. Estando del otro lado del mundo, como un gigante dormido, China ha abierto sus puertas al mundo, sobre todo en el campo de las tecnologías y en la manufactura de productos en casi todas las áreas de la industria.

Y no es pura casualidad que la apertura ha ocurrido, como si fuera de la noche a la mañana. El presidente Hu Jintao, que sucedió en el poder en China a Jiang Zemin, ha demostrado que es un político pragmático del peso específico que requiere China ante la nueva realidad mundial del Siglo 21. Por eso, aprovechó la Cumbre de APEC, celebrada recientemente en Chile, para hacer su primera visita oficial a América Latina, reuniéndose con los presidentes de Brasil, Argentina, Chile y Cuba.

China, como miembro de la OMC, tiene su propia estrategia económica y comercial. Su interés en América Latina se basa en los recursos de materias primas que puede conseguir en la región, así como en aprovecharse de este gran mercado latinoamericano para las exportaciones de productos “made in China”, como sucede con el mercado dominicano.

Las empresas chinas, siguiendo la estela que antaño realizaron las multinacionales japonesas, están comprando todo tipo de materias primas en América Latina, para poder satisfacer el apetito de una economía interna china que crece a un ritmo anual de casi el 10 por ciento y que, en unos años, será la segunda, o primera, potencia económica mundial. Pero no solo se dedican a importar, desde cereales y carne argentina, petróleo venezolano, cobre chileno, o minerales brasileños, si no que están invirtiendo directamente en las empresas, creando firmas con capital mixto, o adquiriendo la totalidad de la propiedad. Según un dato del Ministerio de Comercio de China, hasta finales del 2003, las empresas chinas habían invertido 33,000 millones de dólares en cerca de 7,500 compañías en 160 países.

Y para muestra un botón. La semana que acaba de concluir nos trae la información de que la empresa Lenovo, el primer fabricante de ordenadores de China, ha comprado la división de computadoras del grupo estadounidense IBM. Si hasta hace unos días, la innovación tecnológica experimentada en las ciudades cibernéticas ubicadas en el sur de China constituía uno de los puntos luminosos de la revolución económica que está aconteciendo en esa nación, hay que convenir que, con este paso, China entra por la puerta grande en uno de los mercados más competitivos del mundo.

Con la Unión Europea, en cuyo territorio me encuentro al momento de escribir estas líneas, China es su segundo socio comercial, detrás de Estados Unidos. El mundo está preparado para la conquista de China. El gobierno dominicano no debe dejar pasar esta oportunidad, y debe establecer su propia estrategia comercial y diplomática con el gigante asiático. Los empresarios dominicanos que ya son pioneros en el mercado chino tienen mucho que aportar en la ampliación de las relaciones entre ambas naciones.

El autor es abogado.

Comentarios cerrados.