Un envio del blog

Jorge Mera reclama un PRD fuerte y potente

Enviado en 27 diciembre, 2004 Para 7:04 pm Escrito por en Ponencias

Palabras del Lic. Orlando Jorge Mera, Secretario General de la Juventud Revolucionaria Dominicana, en el coctel de navidad ofrecido a la dirigencia del Partido Revolucionario Dominicano.
Hotel V Centenario, Santo Domingo. 27 de diciembre de 2004


Momento en que el Lic. Orlando Jorge Mera se dirige al público asistente al encuentro celebrado con motivo de la navidad.Momento en que el Lic. Orlando Jorge Mera se dirige al público asistente al encuentro celebrado con motivo de la navidad.
El Licenciado Orlando Jorge Mera comparte con la Dra. Milagros Ortiz Bosch,  Vicepresidenta del PRD y otras personas que asistieron al encuentro celebrado con motivo de la navidad.El Licenciado Orlando Jorge Mera comparte con     la Dra. Milagros Ortiz Bosch,  Vicepresidenta del PRD y otras personas que asistieron al encuentro celebrado con motivo de la navidad.
El Licenciado Orlando Jorge Mera comparte con el Dr. Emmanuel Esquea Guerrero, ex presidente del PRD y otras personas que asistieron al encuentro celebrado con motivo de la navidad.El Licenciado Orlando Jorge Mera comparte         con el Dr. Emmanuel Esquea Guerrero, ex         presidente del PRD y otras personas que             asistieron al encuentro celebrado con motivo           de la navidad.

Estimados compañeros y compañeras. Quiero agradecer su presencia en esta actividad que ofrecemos con motivo de la navidad y de acercarse el fin de año. Mis palabras serán muy breves, pues hoy queremos compartir con ustedes nuestras esperanzas e ilusiones para el año 2005.

El año 2004 culmina con un Partido Revolucionario Dominicano que ha iniciado su verdadera etapa de transición desde la ida a destiempo de nuestro líder de siempre, el Dr. José Francisco Peña Gómez.

La reciente reforma estatutaria celebrada exitosamente es el comienzo de la reconstrucción del PRD, proceso que deberá culminar con la fiesta democrática que se celebrará el próximo mes de marzo en la que se elegirá su nueva dirección política.

La época de navidad siempre es propicia para reflexionar sobre el presente y el futuro. No hay mejor momento para pensar sobre el PRD, y en ese sentido, quiero compartir mi convicción de que el PRD saldrá fortalecido como organización política del actual proceso que está viviendo, y que, en ese esfuerzo colectivo, hay que apoyar todos los trabajos que realiza la dirección del Partido y la Comisión Organizadora de la Convención.

Debemos hacer una apuesta para que la Convención del Partido sea ejemplo de transparencia, orden y pulcritud, pues si superamos exitosamente esta etapa, como estoy seguro que así será, el PRD será nuevamente opción de poder en las elecciones de 2006 y alcanzará la presidencia en el 2008. Y claro, no podemos ocultar que el camino hasta hoy no ha estado libre de obstáculos.

Durante esta etapa, no podemos ignorar que, desde la perspectiva de hoy, no todas las actuaciones a lo largo de la historia del PRD hayan contado con el acierto. Si así fuera no estaríamos hablando de una institución humana.

Reconciliarse con la historia significa aceptar la propia por completo, con sus luces y sus sombras. La del PRD es una historia luminosa, en la que los ángulos de la oscuridad no pueden mermar su gran contribución al fortalecimiento de la democracia dominicana.

Para conectarnos nuevamente con las bases de sustentación de la sociedad, la renovación democrática del PRD debe estar basada en experiencia, competencia y creatividad. Tres elementos que unen, como decía el Dr. Peña Gómez, “lo mejor de lo nuevo, con lo mejor de lo viejo”.

Con el proceso de renovación democrática, con su presente y con su futuro, estoy comprometido, pues la sociedad dominicana reclama a un PRD fuerte y con ideas propias, que construya alternativas coherentes y potentes, que escuche la voz de la gente, convirtiéndose en puente entre la sociedad y el Estado.

Gracias nuevamente por su presencia. Y nuestras felicitaciones a todos con motivo de las fiestas de navidad, e implorar a Dios para que nos de la fuerza, la templanza y la prudencia para que la República Dominicana pueda recibir, en el 2005, a un PRD fuerte, renovado y más cercano a todos los dominicanos.

Muchas gracias.

Orlando Jorge Mera

Comentarios cerrados.