Un envio del blog

Entrevista a Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez

Enviado en 10 enero, 2005 Para 11:38 am Escrito por en Entrevistas

ORLANDO JORGE MERA, Entrevista esta semana a Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo.

LECTURA:

Orlado Jorge Mera /OJM
Nicolás de Jesús López Rodríguez/NJLR

LIDERES / LS

PARA TOMAR EN CUENTA:

Plantea se respeten las tendencias y matrimonios homoxesuales
Sugieres tomar medidas serias en el tema de la corrupción administrativa
Sugiere al liderazgo político criollo se renueve y den oportunidad a los jóvenes
Asegura  problema de la violencia se genera  en  estos sectores deprimidos,
Reconoce Agripino tiene el carisma que a él le falta
Está convencido de que convencido de que el país saldrá adelante
Asegura que la democracia no resuelve los problemas
 

COMO LO DIJO:

“que haya sanciones en quien haya incurrido en hechos, delinquido en cualquier manera o hechos de corrupción, que se da en el sector público y también en el privado”

“porque entiendo que el liderazgo dominicano en todos los niveles tiene que empezar a renovarse”

“…por ejemplo el tema de los matrimonios de homosexuales, yo entiendo que el que tenga esa tendencia se le respete en privado su forma de actuar y sus convicciones”

“El día 30 de enero vamos a hacer una gran manifestación, que no solamente es una manifestación religiosa, es una celebración popular”

“siempre lo he creído, me ha resultado extraño que países como Francia, la misma Canadá, Estados Unidos, como que hayan dejado un poco las cosas de mano”

 “ tenemos que hacer un gran esfuerzo por vivir en libertad, yo no creo en dictadores, ni de una banda ni de la otra, ni de derecha ni de izquierda”
 

 

INTRODUCCION:

La Iglesia Católica en la República Dominicana es una de las instituciones más admiradas en el país. Conforme a la encuesta Venus del año pasado más del 70% de los dominicanos entienden, admiran,  tienen confianza en la Iglesia Católica de la Nación Dominicana. Por eso para empezar el año 2005 he entendido oportuno tener como nuestro primer invitado a Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo, con el propósito de que su reflexión, sus comentarios, sus opiniones, puedan sentar las bases de lo que deberá ser el presente y el futuro de la Nación Dominicana en el año 2005.  Con el Cardenal López Rodríguez vamos a conversar sobre la Iglesia Católica en sentido general, su plan pastoral que comenzará el 30 de enero de este año, así como el significado que tiene para él el Pontificado de su Santidad Juan Pablo II, así como otros temas de interés como lo son las relaciones de la Iglesia respecto al Estado Dominicano, la gobernabilidad en nuestro país, el rol del sector privado y las relaciones  Dominico-Haitianas,  y por último, conversaremos con el Cardenal López Rodríguez sobre diversos temas de interés nacional como lo son los temas políticos y los temas judiciales que le interesan a toda la ciudadanía.  Les invito entonces, pues,  a presenciar la entrevista que tendremos con Su Eminencia Reverendísima Monseñor Cardenal López Rodríguez en el próximo segmento.

 

LA ENTREVISTA

OJM.- Es para mí un motivo de mucha satisfacción contar en el día de hoy con la presencia en nuestro programa de Su Eminencia Reverendísima Monseñor de Jesús Cardenal López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo.  Señor Cardenal, muchas gracias por corresponder con nuestra invitación…

NJLP.- Gracias Orlando yo también me siento muy satisfecho de que me hayas invitado, sobre todo en este primer programa del año 2005.

OJM.- Así es. Para poder ver en perspectiva el presente y el futuro de nuestro país en este año.

NJLP.- Me conviene entonces comenzar saludando a los televidentes y felicitándoles por el nuevo año que estamos estrenando.

OJM.- Su Eminencia, para comenzar nuestra conversación sería bueno hablar de la Iglesia Católica y como es valorada por el pueblo dominicano.  El pasado diciembre, la firma encuestadora Gallup y Participación Ciudadana revelaron los resultados de una encuesta sumamente interesante y es que el 49% de la población dominicana forma parte de una organización religiosa y luego seguían en segundo lugar los partidos políticos con un 21%, después las comunidades barriales con 17% y así sucesivamente.  Si a esto le agregamos la encuesta Demos del 2004 que revela que la Iglesia Católica es la institución más admirada en nuestro país, con un 70% y en los últimos lugares están la Presidencia de la República y los partidos políticos.  Como Cardenal de nuestra Iglesia ¿Cómo usted valora esta percepción que tiene la ciudadanía dominicana sobre la Iglesia Católica?

NJLP.- Yo creo Orlando que esta percepción puede ser fruto antes que nada de un largo proceso histórico, la Iglesia está aquí presente desde hace prácticamente 500 años, la Arquidiócesis va a celebrar en el año 2011 los 500 años de su fundación por el Papa Julio II.  Es decir que esa presencia ha sido continuada a través del tiempo con sus crisis, naturalmente, porque después que se descubrieron las tierras de México y Sur América, ya la parte de la Española pasó a segundo plano, quedó como un lugar de tránsito a las naves que iban o venían para España, pero esto durante el siglo XVII, y XVIII, prácticamente fue abandonado.  Sin embargo hay que reconocer que la Iglesia ha hecho un gran esfuerzo en los últimos cien años o cincuenta años, Meriño fue el que trató de restablecer la jerarquía dominicana después de un período de varias administraciones eclesiásticas extranjeras.  Es decir que Meriño a partir de 1885 es el que restablece la jerarquía dominicana y él hace un gran esfuerzo con su prestigio como persona, era un gran orador, un hombre que también se esforzó por la Universidad de Santo Domingo y a partir de entonces ya, sobre todo en el siglo XX, la figura de Novel y a partir del año 1953, en que se crean las Diócesis de Santiago, La Vega y San Juan de la Maguana y en los últimos años las otras que ya conocemos, Higuey en el año 59 y en el 76 Barahona, en el 71 San Francisco de Macorís y Mao y las últimas que han sido Baní, Puerto Plata y San Pedro de Macorís.  Es decir que esta presencia de la Iglesia en todos estos años, no solamente por el hecho estrictamente religioso, cada vez que se crea una diócesis de esta un Obispo trata de que haya una presencia mucho más dinámica en todo lo que es el campo educativo, el campo de la salud, los servicios comunitarios, la organización comunitaria y yo creo que todo eso puede contribuir a que la gente tenga esa percepción favorable y por otra parte para mi más que un simple halago, es un tremendo compromiso, porque si la gente lo percibe así, estamos obligados a que esa percepción  se mantenga y sobre todo que el pueblo tenga derecho a esperar de nosotros los mejores servicios en cualquier nivel, los Obispos, los Sacerdotes, Diáconos, Religiosas y también todos los Diáconos permanente, que son muchos ahora, como también Ministros, Catequistas,  todos los distintos servidores de la comunidad que la Iglesia tiene.

OJM.- Su Eminencia, pero también es cierto que la Iglesia tiene una serie de retos y desafíos por delante, vemos como en España y algunos países Europeos algunos parlamentos ya han aprobado algunas legislaciones que en cierta medida rompen con las tradiciones y las enseñanzas cristianas, entonces la sociedad está frente a este reto.  ¿Cuál debe ser la respuesta cristiana ante estas amenazas que están aconteciendo, sobre todo en el viejo continente?

NJLR.- Orlando yo creo que estas últimas leyes que se van aprobando, que el Papa ha definido “una cultura de la muerte” tanto el aborto que ha sido mucho más generalizado, ahora también la eutanasia, igualmente matrimonio de homosexuales.  Todas estas leyes yo entiendo que en nada van a beneficiar a la humanidad, por ejemplo el tema de los matrimonios de homosexuales, yo entiendo que el que tenga esa tendencia se le respete en privado su forma de actuar y sus convicciones, pero llevar eso a categoría de matrimonio como que en nada favorece a la sociedad, yo entiendo que lo que es la institución divina del matrimonio la relación hombre con una mujer, eso debe ser siempre respetado, incluso he estado leyendo recientemente a propósito de esto de los matrimonios homosexuales niños ya criados por matrimonios de homosexuales que están presentando problemas en su conducta, por que se supone que no hay una ecuación normal.  La Iglesia ¿Qué tiene que hacer?

Pues sencillamente mantener una actitud de denuncia de estas cosas, yo entiendo que sería preferible que todo el que tiene propósitos que no son ciertamente los mejores en beneficio de la sociedad, muchas veces lo que se anda buscando es el favor de votos, simpatía de cierto sectores que han sido tradicionalmente, sino discriminados, por lo menos no cuenta con el favor mayoritario de la gente y  mayoritario de la gente y entonces con España pasa exactamente eso, pero los parlamentos se sienten con el derecho de hacer lo que ellos quieran, nosotros entendemos que no, deben haber unos principios que nadie puede traspolar y lo que es el derecho natural para nosotros siempre tiene que ser respetado porque ese derecho está escrito en el corazón de la persona humana.

OJM.- Cardenal a finales del año pasado, usted tuvo una iniciativa de celebrar una marcha por la paz y en contra de la violencia en nuestro país, en el mensaje que usted produjo con motivo de esa manifestación usted señaló que entre otras cosas a partir del 30 de enero la Iglesia Católica va a lanzar su tercer plan Pastoral y que esa es una respuesta digamos a toda esta necesidad que tiene nuestra sociedad de ir aglutinando las comunidades en torno a los valores cristianos.  ¿Qué de efectivo tiene este plan pastoral y qué acciones le siguen al plan pastoral?

NJLR.- En primer lugar el plan no es algo fortuito ni improvisado, llevamos tres años ya, a partir de enero del año 2001, en que nosotros empezamos todos los estudios previos, había primero que hacer encuestas, había que hacer censos parroquiales, había que hacer estudios en distintos niveles, primero para identificar la realidad real, la realidad concreta de nuestro país en aspecto político, social, económico, religioso, todo esto para antes de dar una respuesta pastoral saber qué es lo que tenemos.  Nos ha llevado tres años de muchos estudios muy seriamente y se han logrado identificar los problemas que irán siendo explicados cada uno de ellos en su momento.  La finalidad del plan sencillamente es frente a todos los desafíos que presenta la sociedad dominicana nosotros queremos entonces ver qué es lo debe hacerse por parte de la Iglesia y por parte de muchos otros actores de la sociedad, nosotros entendemos que tiene que haber aquí un profundo estudio, continuados  estudios y actualizando lo que nos han dado esas encuestas para ver realmente si el pueblo siente una satisfacción y acepta la respuesta que nosotros podamos darle pastoralmente.  ¿Qué es lo que el plan pretende en síntesis?  El plan de pastoral es un plan prospectivo, otras veces suelen ser plantes inmediatos sobre la realidad, simplemente al momento; nosotros estamos pensando en un plan prospectivo de años, o sea sentar las bases ahora de lo que debe ser la Iglesia Católica, específicamente la Arquidiócesis de Santo Domingo dentro de quince, veinte o treinta años, pero nosotros entendemos que hay que las bases ahora.  ¿De dónde partimos? Como dije de la realidad misma. No queremos hacer teorías, ni sentarnos en una habitación, partir de la realidad, ¿Qué es lo que piensa el dominicano? ¿Cómo se siente el dominicano?  Políticamente ¿Los hechos cómo se están percibiendo por el pueblo mismo?  Pero esto hay que estar atento a las señales que lanza el mismo pueblo en sus distintos niveles, tanto en la sociedad arriba, como la media, como la sociedad mas pobre estamos atentos a todas esas señales que puedan dar.  Entonces tratar de ver cómo el plan se va enfocando, enfilando hacia ese mismo indicio. El día 30 de enero vamos a hacer una gran manifestación, que no solamente es una manifestación religiosa, es una celebración popular, nosotros entendemos que la Iglesia es parte del pueblo, que tiene sus expresiones culturales, que tiene su forma de actuar, de pensar,  tiene sus fiestas.

Nosotros queremos interpretar eso y hacer ver como no estamos ajenos a eso y por eso antes de la celebración de la Eucaristía que seria, digamos el acto oficial de lanzamiento del plan, queremos tener una fiesta popular, hemos invitado a Artistas para que entonces ellos también expresen a su manera, eso va a ser fundamentalmente el arranque del plan, después lo que pretendemos es ir organizando esta gran Arquidiócesis con ciento ochenta y nueve Parroquias, osea la Arquidiócesis incluye, Distrito Nacional, Provincia de Santo Domingo con sus tres Municipios: Santo Domingo Este, Norte y Oeste y la Provincia de Monte Plata, entonces nosotros queremos todas esas Parroquias   organizarlas en sectores, sectores de unas mil personas cada uno y en cada sector habrá una serie de grupos que se reúnan semanalmente para orar, para encontrarse, para conocerse, porque una de las cosas que hemos descubiertos en estos estudios que se han hecho es precisamente el anonimato en que la gente vive, yo creo que es importante que la gente se conozca para que se traten y se quieran.

OJM.- Ahí estaremos el día 30 de enero, si Dios lo permite.  Su Eminencia, el Pontificado del Papa Juan Pablo II tiene un especial significado para la Iglesia, tengo entendido que es el segundo más largo de toda la historia y vemos como el Papa es un sobreviviente, una persona que imprime mucho ánimo a la vida y al mismo tiempo a pesar de su avanzado estado de edad mantiene siempre con mensajes de importancia llamando siempre la atención al mundo.  Vemos que en su mensaje con motivo de año nuevo, el Papa expresó que “el bien común exige respeto y promoción de la persona”  Luego hizo un llamado en torno a lo que debe  ser el papel de la Iglesia con respecto a la lucha contra la pobreza.  Usted sabe que todas las Naciones Unidas han establecido que para el 2015 debe haberse reducido más de la mitad los pobres del mundo…

NJLR.-…mil millones.

OJM.- Los mil millones de pobres que tiene el mundo.  A su juicio ¿Cómo usted valora este mensaje de año nuevo del Papa? ¿Cómo usted ve el tema social en nuestro país que es un tema pendiente? 

NJLR.- En primer lugar cualquier palabra de alabanza a Juan Pablo II será siempre pobre por todo lo que este hombre merece como reconocimiento a sus veintiséis años de pontificado. Indiscutiblemente que ha sido una voz muy autorizada para la humanidad durante todo el tiempo que lleva en el pontificado.  El mensaje a que tú haces referencia es el mensaje de la jornada de la paz “No te dejes vencer por el mal, antes bien vence el mal a fuerza de vino” que es una frase de San Pablo, la carta de los Romanos “La lucha contra el mal en cualquiera de sus manifestaciones”  También hace referencia como has dicho al tema de la pobreza en el mundo, que ha sido preocupación de él.  Si uno estudia el magisterio de Juan Pablo II en estos veintiséis años, se va a dar cuenta de como una parte de su magisterio está enfocado hacia la dimensión social que tiene que ver mucho con el tema de la pobreza, en repetida ocasiones como en el Jubileo y antes del Jubileo, hizo varios llamados a los países más ricos de que hicieran un esfuerzo por reducir la deuda externa de los países mas pobres, algo hicieron, pero muy discreto, muy poco.  Yo entiendo que la Iglesia tiene que ir delante, como este liderazgo que el Papa le ha impreso y ciertamente que es respetado y se ha visto en los grandes encuentros de líderes religiosos; como el invitó a todos los líderes Judíos, Musulmanes, Cristianos, Protestantes, Ortodoxos y se encontraron allá, incluso en el último encuentro que hubo el gran Rabino de Jerusalén dijo que él iba a estas cosas porque le gustaba el Papa.

Otros dijeron que si otra persona los invitaba no irían, que veían en él un hombre que merecía respeto y el reconocimiento de toda la humanidad, es decir que yo creo que en este sentido lo que el Papa viene diciendo y ojala que el mundo occidental lo oiga, creo que es fundamental porque estamos en un continente, América Latina es un continente muy señalado por la pobreza, o sea que de esos mil millones una buena parte le corresponde también a nuestra América, parte de África que es otro continente muy desconocido e ignorado y también muy explotado sobre todo por Europa que tiene su presencia allí colonizadora.  En este sentido ¿nuestra misión cuál debe ser?  Tenemos que trabajar seriamente Orlando, muy seriamente por identificar estos focos de perturbación que son la pobreza misma, se ha señalado incluso que todo este problema de la violencia se está generando mucho más en  estos sectores deprimidos, yo entiendo que la explicación puede ser precisamente esta, el echo de que una persona nunca ha tenido acceso a estudiar, ni a capacitarse para el trabajo, mucho menos trabajar, sin familia; o sea que es un conjunto de calamidades la que tiene, es un caldo de cultivo muy propicio para que la gente desencadenen mecanismos de defensa y de violencia.  La Iglesia siente la necesidad, nosotros estamos en las once Diócesis del país, a través de Caritas Dominicana que es una organización parte de Caritas Internacional, estamos llevando adelante una serie de obras en beneficio de la pobreza y estamos tratando de ampliar esto con ayuda internacionales, incluso sé que el mismo Gobierno Americano está interesado en ver como se llega a estos niveles más pobres en donde tenemos todas estas Parroquias que ya están funcionando  y ojala que esto se pueda hacer, yo creo mucho que como parte del combate contra la pobreza el tema de la educación es fundamental.

OJM.- Con el Cardenal López Rodríguez vamos a seguir conversando después en el próximo segmento.

OJM.- Estamos conversando con su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús López Rodríguez Arzobispo de Santo Domingo.  Su Eminencia el tema Haitiano, es un tema de suma importancia para nuestro país, Haití es una carga para República Dominicana pero al mismo tiempo…

NJLR.-…es una realidad que está ahí.

OJM.- Es una realidad pero al mismo tiempo hemos visto como en el último año se ha deteriorado la crisis política y Naciones Unidas ya tiene apostado una fuerza multinacional con el propósito de llevar la paz y el desarrollo, inclusive el viernes el Canciller de Brasil, en un reportaje de la prensa, ha dicho… ha llamado la atención de que la comunidad de naciones no debe olvidarse de Haití, a pesar del esfuerzo que se está haciendo para ayudar las devastaciones ocasionadas por el Tsunami en el Sureste Asiático, sólo Brasil tiene mil doscientos soldados en Haití.   A su juicio ¿cómo usted ve  actualmente las relaciones dominico-haitianas? ¿Usted entiende que el Gobierno dominicano debería ser más dinámico en la política exterior sobre este tema?

NJLR.- Yo entiendo Orlando que la realidad de Haití no la podemos desconocer, es parte de la isla, aunque sean dos república distintas en muchos aspectos; distintas en cultura, distintas en lengua, en condición también social y organizacional.

O sea que hay una realidad allí que preocupa mucho y justamente como fruto de ese deterioro a que hace referencia, deterioro tanto político como social en todas las organizaciones de Haití.  En este sentido yo veo muy bien el esfuerzo que está haciendo Brasil como líder en América Latina, un país líder (sin duda que lo es) para que se lleve entonces una respuesta a esa realidad haitiana.  Yo personalmente creo que hay que continuar luchando para que esto sea llevado adelante como un gran esfuerzo de la comunidad internacional, siempre lo he creído, me ha resultado extraño que países como Francia, la misma Canadá, Estados Unidos, como que hayan dejado un poco las cosas de mano, deberían de hace un esfuerzo mayor, un mayor esfuerzo más sostenido en beneficio de una nación que realmente ha llegado a un niveles increíbles de pobreza, de insalubridad y de cultura.  En este sentido es una responsabilidad no solamente de la República Dominicana, el Presidente Fernández ha hecho un esfuerzo en los últimos cónclaves internacionales o cumbres de jefes de estado, ha hablado repetidas veces sobre el tema de Haití y tengo entendido que el Gobierno está haciendo un esfuerzo por recabar fondos internacionales en beneficio de Haití, yo entiendo que eso es lo que habría que hacer hace ya tiempo.  De hecho hace ya varios años que yo,  hablando con varios empresarios dominicanos,  les planteaba también esto mismo, que una forma de que nosotros detuviéramos el éxodo de haitianos hacia República Dominicana era fomentar el trabajo allá.  Se muy bien, estoy conciente que tal vez la situación quizás  no ha favorecido esto, pero una inversión de capital dominicano en Haití, indiscutiblemente que podría favorecer esto, tengo entendido de que si hubiera garantía, condiciones humanas de seguridad para las inversiones sería muy beneficioso.  Una forma de que el país ayudara a Haití, a parte de que la comunidad internacional que es mucho más amplia y tiene mucho más recursos que nosotros pudieran serlo.  Pero no podemos descuidar el tema haitiano, es una realidad que queramos o no estamos en la misma isla y por consiguiente la República Dominicana no podrá evadir nunca la cuota que le corresponde en este caso.

OJM.- Su Eminencia el tema de la gobernabilidad es un elemento importante para el desarrollo económico, social y político de país, hemos visto como la Iglesia Católica desde el año 1985 viene jugando un factor muy importante con la mesa del diálogo nacional y la concertación, siempre estos elementos importante en lo que ha sido la trayectoria de la Iglesia Católica en la democracia reciente de nuestro país.  ¿En el año 2005 la Iglesia Católica continuará su papel de mediación entre los diversos actores de la vida nacional?

NJLR.- La Iglesia Católica siempre está dispuesta al servicio, de hecho como has señalado, yo recuerdo aquellos diálogos en que yo participé en Jarabacoa en el año 85.  Siempre ha actuado cuando los actores se lo piden, si los actores creen que podemos ofrecer un servicio lo hacemos con mucho gusto y ojala que sea fructuosa esa intervención.  Es decir que en el año 2005 si hay necesidad y los actores continúan creyendo que la Iglesia puede hacerlo pues entiendo que si, de hecho ya hace varios años que la Conferencia del Episcopado Dominicano declaró a la Universidad Pontificia Madres y Maestra como el espacio donde la Iglesia podía moderar en sus diálogos, ya dependerá entonces de los actores…

OJM.-…que ha hecho un trabajo muy importante inclusive a final del año pasado el presupuesto, el Tratado de Libre Comercio, el impasse que hubo con los Ayuntamientos…

NJLR.-…yo creo que ha habido una serie de intervenciones muy felices que hay que reconocerlo, específicamente el caso de Monseñor Agripino Núñez, es un hombre que tiene un carisma especial para eso que otros no tenemos, específicamente yo.  No tenemos otro esa capacidad para escuchar, para recomponer cuando las cosas se descomponen, lo admiramos y bendito sea Dios que le dio ese carisma y se lo ha reconocido el país entero, en ese sentido yo entiendo que continuaremos dando ese servicio, Monseñor Agripino nunca actúa inconsultamente, tanto a un servidor como a Monseñor Ramón de la Rosa el Presidente de la Conferencia Episcopal, siempre nos informan del paso que se está dando, nosotros hemos dejado el asunto en sus manos y nos desentendemos, nosotros de una forma intervenimos también con consejos, orientaciones en base a lo que él nos consulta.

OJM.- Su Eminencia otro aspecto importante que un preceptor que juega un papel importante dentro de la sociedad es el sector privado.  Ya vimos que el año pasado fue un año sumamente difícil, culminó con un aumento salarial justo, y algunas que otras reformas que pueden en cierta manera solicitar el sacrificio de todos los dominicanos.  En esta coyuntura:

¿Qué papel usted cree que debe jugar el sector privado?

NJLR.- Ante todo Orlando, plena conciencia de lo que estamos viviendo, personalmente estoy convencido de que el país saldrá adelante, puede salir adelante, no soy un hombre pesimista ni mucho menos, yo siempre he estado en actitud de luchar, trabajar para que el país se recomponga.  En este sentido el Gobierno tendrá que tomar sus decisiones, las que quiera o que le impongan, o sea que hay una serie de realidades que no es asuntos de que nosotros queramos o no, ustedes entran acá si cumplen con estas obligaciones, en cuanto al sector privado yo entiendo que también.  El sector privado sobre todo el que conoce más el mundo internacional y creo que hay que establecer diferencias entre gente que se estableció ya hace tiempo con sus criterios y sobre todo los hijos de estos empresarios, que han estudiado fuera del país, conocen otra realidad, conocen como se está organizando el mundo empresarial, conocen también porque han estudiado eso en Universidades de mucho prestigio internacionalmente, como es que el mundo de la economía se esta presentando y se va perfilando y aparte de eso la realidad de la globalización que se impone en el mundo entero, nadie podrá desconocer esa realidad en República Dominicana si queremos llevar el país adelante.  Por consiguiente entiendo que el sector empresarial mantenga su actitud de apertura de comprensión del fenómeno y de saber que hay muchas cosas que se nos están exigiendo y que por consiguiente a todos nos tocará una cuota de sacrificio si es que queremos tener una República Dominicana mejor.

OJM.- Claro que si.  Con el Cardenal López Rodríguez vamos a seguir conversando después de la pausa sobre otros temas de interés nacional.

PAUSA

OJM.- Continuamos nuestra conversación con Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo.  Su Eminencia el día 7 de enero celebramos el día del Poder Judicial, usted fue que presidió la misa…

NJLR.-…hace varios años.

OJM.- Hace muchos años.  El Poder Judicial en el 2005 tiene innumerables desafíos por delante, no solamente la implementación del Nuevo Código de Procedimiento Penal, también hay casos importantes que tienen que decidir la suerte de los mismos caiga quien caiga y siempre respetando los debidos procesos de ley ¿En su juicio cuál es el desafíos que tiene el Poder Judicial?

NJLR.-  Justamente en la Homilía del día 7 yo hacía referencia a esto.  Primero la novedad de la nueva cede de la Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría General de la República, después también el recién estrenado Código de Procedimiento Penal, pero decía también y apropósito del Código hacia el señalamiento de que ha habido voces que ya están quejándose un poco del Nuevo Código, pero yo señalaba que más que el Código son los hombres y mujeres que deben interpretarlo y aplicarlo y por esto también insisto, no me cansare de decirlo, hace falta que jueces y abogados estudien el Nuevo Código, esto es una novedad Jurídica en el país por consiguiente el que no esté familiarizado con esto fácilmente se expone a incurrir en un procedimiento no correcto, es decir que a lo mejor se deje llevar de ciertas novedades que introduce el Nuevo Código pero no tiene en cuenta para evitar un desacierto, o sea que en ese sentido yo creo que la Suprema Corte de Justicia debe continuar insistiendo en que los Jueces hagan el esfuerzo por  estudiar, tengo entendido que la misma Escuela de la Judicatura ha hecho el esfuerzo por ofrecer cursos de actualización, que todo el mundo los tiene que hacer, yo también los hago de vez en cuando.  Los desafíos que tú señalas en cuanto a la justicia dominicana en el año 2005, bueno hay una serie de hechos que están descubriéndose, entiendo que ciertamente esto es delicado para el país y se va a necesitar entonces hombres y mujeres de una gran capacidad, de un gran valor y también de una entereza.  Yo leí el texto de las crónicas donde se le dice a los Jueces ustedes actúen con mucha seriedad porque ustedes están representando a Dios en el juicio, el juicio no es de ustedes, es el Señor que los envía a juzgar y en el Señor no hay complicidad, no hay soborno y hay limpiedad, por consiguiente hay que tratar de someterse a esto.  En ese sentido creo que se van a necesitar muchos hombres y mujeres, que por cierto no faltan ni tienen porque faltar, hay muchos hombres y mujeres capacitados.  Yo creo que también que sería el momento de que la juventud dominicana también se sienta… los que tienen vocación de Derecho, que se vaya dando oportunidad de irse familiarizando con todos estos temas porque hay que reconocer que después de cierta edad obviamente la persona no tiene capacidad para el trabajo, para deliberar, sin duda ninguna que está la ventaja de la experiencia que no se improvisa, pero entiendo que si que hace falta que la justicia dominicana continúe por el sendero que le han puesto y ojala que todos estas novedades, comenzando por las nuevas Sedes de la Procuraduría General de la República, pues continúen estimulando a Jueces a ver como este Nuevo Código de Procedimiento Penal se pone en práctica de alguna manera.

OJM.- Su Eminencia en América Latina la democracia parece que está en crisis, recientemente en Perú hace unos días hubo una intentona militar que fue felizmente frustrada, pero es un ejemplo de que a que punto está la democracia en América Latina.  Como hombre de la Iglesia ¿cómo le preocupa a usted lo que está sucediendo en América Latina en sentido general con la fragilidad de los sistemas democráticos?

NJLR.-  Voy a hacer un breve análisis contigo Orlando, sobre el tema de la democracia en América Latina.  Hace cincuenta años y más el problema eran los regímenes militares, aquí tuvimos uno por 31 años.

Hubo un deseo para mi muy sentido, mi familia también fue víctima de Trujillo, o sea que había que buscar la libertad superados esos regímenes militares.  Poco a poco los países fueron saliendo de estos regímenes. Te voy a decir con toda franqueza que la democracia no ha resuelto el problema, no es que vivamos ciertamente en la represión militar pero la pobreza continúa ampliándose en América Latina, por consiguiente creo que la crisis y la decredibilidad en la democracia no es en el sistema de por si, sino que se han demostrado incapaz quienes la han representado o la han puesto en marcha, la han implementado; no han permitido que estos países vean una solución real a sus problemas de insalubridad, de pobreza , de educación.  O sea que todo esto es una pena, yo creo que hay está en el fondo del sentido de frustración.  Por otra parte yo he hecho referencia públicamente en una reunión que participé en Bogotá patrocinada por el CELA, el Consejo Episcopal Latino Americano que yo presidí por cuatro años hasta el año 95, ahí se dio un dato muy curioso de que más de 50% de Latinoamericanos aceptarían otro sistema que no fuera la democracia con tal de que le resuelvan sus problemas, eso es muy peligroso por que yo entiendo que habiendo vivido este continente tantas dictaduras, desde México hasta Argentina, que nos digan “nosotros no excluimos otro sistema con tal de que nos den respuestas reales”  Yo creo que ahí está el problema Orlando, tenemos que hacer un gran esfuerzo por vivir en libertad, yo no creo en dictadores, ni de una banda ni de la otra, ni de derecha ni de izquierda, no creo en eso, yo estoy con la consigna de que solamente en la libertad el ser humano consigue su realización personal y la libertad es un atributo que Dios a dado al hombre, Dios es un ser libérrimo, por consiguiente nos ha hecho a todos hombres y mujeres libres, por consiguiente yo creo que la democracia debe hacer mayor esfuerzo por acreditarse frente a todas las poblaciones de nuestra América y demostrar que sí que es posible vivir en condiciones mucho mejores de las que estamos, pero para eso hace falta tomar medidas muy serias en el tema de la corrupción administrativa, el que haya sanciones en quien haya incurrido en hechos, delinquido en cualquier manera o hechos de corrupción, que se da en el sector público y también en el privado.  Yo entiendo que  hay que tratar de ver como se hace un gran esfuerzo por que el pueblo vea que es posible y tenemos capacidad para controlar lo que está sucediendo.

OJM.- Dentro de ese propósito de restablecer,  restaurar y de darle mayor credibilidad al sistema democrático ya hemos visto que para combatir ese escepticismo, que tiene gran parte de la sociedad frente al sistema de los partidos políticos, ya la sociedad reclama por una renovación democrática y de liderazgo dentro de los partidos políticos, con el propósito de acercar más ese liderazgo a la ciudadanía y también de tener un ejercicio ético y moral de las políticas públicas.  Como Cardenal, como  Arzobispo, como hombre de la Iglesia ¿Cómo usted describiría a un político renovado en este siglo?

NJLR.- Permíteme antes que todo  decir una cosa públicamente. Yo he recibido recientemente la visita de líderes jóvenes de dos partidos políticos que me han pedido orientación quieren hablar conmigo porque ven con preocupación sus respectivas parcelas políticas, entonces yo los escuche y les dijo yo los felicito porque entiendo que el liderazgo dominicano en todos los niveles tiene que empezar a renovarse, yo entiendo que… La iglesia católica qué es lo que hace, pues una persona que llega a los 75 años renuncia y viene otra persona distinta, entiendo que esto es beneficioso para todos y yo quisiera ya que tú estas hablando de líderes justamente en el programa el que todos los partidos políticos empiecen a darle oportunidad a la gente joven.

Que llegue sangre nueva, porque de lo contrario entonces se instala una gerontocracia en estos partidos que ya son prácticamente inamovibles, entiendo que hace falta la gente joven que se siente con vocación a la política debe entonces acceder y asumir su responsabilidad, pero también que le den oportunidad de hacerlo  en este sentido, tanto en los cuadros de dirigentes como en las candidaturas  que se vea gente que tienen la capacidad para ejercer un liderazgo y que puedan ellos ir en beneficio de la misma población.  ¿Cuáles serían las condiciones de un líder?  Para mí el líder tiene que tener madera por naturaleza, se discute mucho si los poetas, los oradores y líderes se hacen o nacen, yo creo que todo aquel que tiene una capacidad natural para algo pues la tiene, el que no la tiene pues difícilmente se… o sea que primero capacidad para ejercer el liderazgo, segundo buena formación, tercero una persona que tenga contacto con los grupos, con la población en sentido general, porque de lo contrario no va a percibir que es lo que la gente piensa; después una trayectoria de absoluta moralidad, una persona que tenga una hoja de servicio muy diáfana frente a toda la población.  Los que tienen sus orígenes religiosos, pues también, porque yo entiendo que la dimensión religiosa puede ser altamente beneficiosa para una persona, el que no tenga esta, bueno ojala que por lo menos honestidad natural tenga; una gran coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, una gran actividad a favor de sectores mucho mas necesitados; o sea que supone una gran versatilidad el liderazgo, cualquier liderazgo, el religioso, el político, el económico.  Entiendo que por ahí viene la respuesta a tu pregunta.

OJM.- Bueno Cardenal no hay mejor forma para terminar este programa que con esa reflexión final y decirle que en lo que respecta a la nueva generación de políticos dominicanos estamos comprometidos con el adecentamiento y estamos comprometidos con una nueva forma de hacer política en nuestro país, con cercanía a la ciudadanía y escuchando siempre el latido del pueblo.  Cardenal muchas gracias por haber estado en nuestro programa de hoy, de verdad ha sido un privilegio el contar con usted y esperamos que los amigos televidentes hayan aquilatado las reflexiones de su Eminencia en nuestro programa de hoy, será hasta la próxima entrega de Líderes. ¡Muchas gracias!

NJLR.- Gracias a ti Orlando y gracias a todos los amigos televidente por estar en sintonía con nosotros.

OJM.- ¡Gracias!

Comentarios cerrados.