Un envio del blog

Claves de la política

Enviado en 19 abril, 2005 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Dicen los expertos de la comunicación que las frases aparentemente brillantes, para ser eficaces, deben responder a un concepto previamente elaborado. Cuando la frase es sólo eso, un tentador escorzo en el vacío, puede que siga siendo brillante, pero no resultará eficaz; y si quien la pronuncia es un político, tiene muchas probabilidades de resultar peligrosa.

Cuando en la década del noventa, el Dr. José Francisco Peña Gómez expresó, que el PRD era el partido que más se parecía al pueblo dominicano, estaba haciendo comunicación de la buena: una formulación atractiva para transmitir un concepto potente. No sólo enunciaba una verdad sociológica, sino que, en realidad, mostraba la idea clave de la estrategia con la que, en su momento, el PRD, entonces en la oposición, recuperó la mayoría electoral. Corresponderá, ahora, una vez culmine el proceso convencional, reivindicar ese concepto como eje principal de lo que será el nuevo PRD.

Dejadas de lado las ensoñaciones vanguardistas de algunas corrientes de la izquierda clásica, hoy ya sabemos que la vanguardia social está en la propia sociedad. Que es la sociedad la que señala el camino a los gobernantes, y no al revés. Que si la tarea principal de un partido en una democracia moderna es transformar los impulsos sociales en proyectos políticos coherentes, la de una gobernante es gestionar la voluntad social mayoritaria de forma honrada y eficiente.

Quizás a algunos nostálgicos de una cierta épica del liderazgo esto les sepa a poco. Pero a mí me parece una tarea hermosa en una sociedad democrática madura e informada; es decir, en una sociedad que sabe lo que quiere y que necesita de la sumatoria de voluntades para el cambio.

En cualquier caso, se comparta o no esta idea, esa es la clave explicativa principal de lo que deberá hacer la nueva dirección del PRD: recuperar su credibilidad y proponer políticas públicas que sean cónsonas con los valores, criterios y aspiraciones al sentir mayoritario de la sociedad dominicana de hoy.

En realidad, no es tan difícil saber qué es lo que la gente siente y desea. Normalmente basta con tener los ojos y los oídos abiertos y evitar la vieja tentación de confundir tu mundo con el mundo.

No se necesitan grandes estudios sociológicos para saber que la mayoría de los dominicanos quieren una sociedad menos desigual, y con más oportunidades de empleo, educación, salud y vivienda. La brecha que existe entre los conectados y los desconectados de las tecnologías de la información y la comunicación debe ser acortada. Que los dominicanos esperan que la economía se dinamice como una forma de poder desarrollar sus respectivas actividades diarias.

La nueva dirección del PRD estará consciente de su responsabilidad, y sobre todo, de su compromiso con una política social activa con crecimiento económico, políticas a favor de la mujer y la juventud, educación e innovación tecnológica, claves esenciales para el bienestar colectivo.

El autor es abogado.

Comentarios cerrados.