Un envio del blog

JFPG, líder inolvidable

Enviado en 10 mayo, 2005 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hoy 10 de mayo se cumple el séptimo aniversario del sentido fallecimiento de José Francisco Peña Gómez, líder máximo del PRD y constructor de la democracia moderna de nuestro país. La fecha es propicia para reflexionar sobre los aportes fundamentales de JFPG en el proceso de institucionalización y modernización de la nación.

La historia moderna de República Dominicana puede dividirse en tres períodos: El primero, desde 1961 hasta 1978. El segundo, desde 1978 hasta el 2000. Y el tercero período que va desde el 2000 hasta nuestros días. En estos tres períodos, el liderazgo de José Francisco Peña Gómez ha sido clave para la democracia.

En la primera etapa (1961-1978), su presencia contribuyó a conducir al PRD en las luchas a favor de la democracia, en la reivindicación de la vuelta a la constitucionalidad en 1965, en la defensa de los derechos humanos ante los abusos cometidos en contra de miles de dominicanos que por diferencias ideológicas enfrentaron a los gobiernos de turno. Peña Gómez se constituyó en la voz de la defensa del pueblo.

Ya en la segunda etapa (1978-2000), Peña Gómez llevó al poder al PRD durante los períodos constitucionales de (1978-1982, 1982-1986), bajo los mandatos de Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco. Hay que reconocer que el peso específico de Peña Gómez contribuyó a la apoliticidad de las Fuerzas Armadas, a la vuelta de las libertades públicas y a la alternabilidad en el poder. Fue también en esta etapa, en la que Peña Gómez, construyó nuevamente al PRD, colocándolo en la primacía de las simpatías nacionales. Solo la maldad política impidió que fuera electo Presidente de la República en 1994.

No obstante las iniquidades de la política criolla, Peña Gómez se colocó por encima de los intereses personales, y contribuyó con la gobernabilidad del país, al auspiciar la reforma constitucional de 1994 que conllevó a que se celebraran elecciones presidenciales en 1996. Con serias dificultades en su salud, Peña Gómez se sacrificó, una vez más, por la unidad del PRD, cuando en 1998, decidió presentarse como Candidato a Síndico del Distrito Nacional. Murió cabalgando en el caballo de campaña, y en honor a su memoria, el PRD obtuvo una victoria contundente en las referidas elecciones congresuales y municipales.

En la tercera etapa (2000-al presente), Peña Gómez no está físicamente, pero sí espiritualmente. El PRD, con Hipólito Mejía, llegó al poder (2000-2004), y convirtió en realidad las iniciativas de JFPG como la ley de seguridad social, la ley monetaria y financiera, y otras reformas estructurales.

Su presencia se respira en todas las reuniones del PRD, en ruta hacia la Convención del 5 de junio. Las nuevas generaciones del PRD estamos comprometidas con reivindicar la memoria histórica de JFPG para presentar un nuevo contrato social al país, que esté fundamentado en el gobierno compartido que tenga como eje central: primero la gente. Honremos siempre su imperecedera figura, máximo líder y patriota.

El autor es abogado.

algunos comentarios

Actualmente existe 1 de ellos
  1. click here 1 mayo 2012 Para 21:11 pm enlace permanente

    I admired your wonderful writing. first class contribution. I hope you produce many. I will continue reading


respuesta