Un envio del blog

Entrevista a la Dra. Delia Ferreira Rubio

Enviado en 28 agosto, 2005 Para 2:57 pm Escrito por en Entrevistas

ORLANDO JORGE MERA, entrevista esta semana a la doctora Delia Ferreira Rubio, quien nos visita desde Argentina a propósito de una invitación organizada por The National Democratic Institute, quien es una experta en varios asuntos de tipo políticos, sobre todo en el caso de la ética y la política, así como en el tema de financiamientos políticos, entre otros.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Delia Ferreira Rubio (DFR)
Nacional Democratic Institute (NDI)

LA INTRODUCCION:
¡Bienvenidos a Líderes! Una de las principales debilidades que tiene el sistema democrático en la República Dominicana es la falta de transparencia en los partidos políticos sobre todo en las tomas de decisiones, así como en los niveles de participación de los militantes en lo que tiene que ver con todas las fuentes de información a los fines de tomar una decisión. De igual manera, una de las debilidades del sistema de partidos políticos en nuestro país es la falta de aplicación de los estatutos en términos de las normas disciplinarias que tienen que regular y normar la vida política de los partidos políticos en nuestro país. Recientemente, hemos visto incidentes de sangre en los que han fallecidos dominicanos, dirigentes pertenecientes a partidos políticos, a propósito de lo que es la práctica que hemos visto, que es conocida como el trampujismo. Esto es, los dirigentes de un partido político que de buenas a primera se pasan a otra organización política sin que sean normadas o sancionadas este tipo de actuación. De ahí es que, a propósito de la renovación que han tenido los principales partidos políticos del país, se ha tomado una vez más el discurso de la ética, el discurso de querer moralizar la actividad política en la R. D., como una forma de diferenciarse de lo que han sido las conductas tradicionales de los políticos en nuestro país. Por eso es que se hace necesario entender que los partidos políticos tienen que presentarle a la nación una nueva forma de conducta de liderazgo político nacional, un liderazgo transparente, un liderazgo más cercano a los ciudadanos y que sobre todo el país tenga la posibilidad de acceder a todas las fuentes de información que son las bases de decisiones de los partidos políticos en la República Dominicana. Por eso en el programa de hoy queremos tocar como tema principal la democracia, la transparencia y los partidos políticos desde la óptica de la vinculación de la ética con la política. Para tales fines, vamos a tener como invitada especial a la doctora Delia Ferreira Rubio quien nos visita desde Argentina, y quien es una experta en asuntos políticos, y quien visita la RD invitada por los jóvenes que han hechos cursos en The National Democratic Institute de Estados Unidos que tiene acuerdos con participación ciudadana y con los tres partidos políticos del país. Con la doctora Ferreira vamos a convencer de la importancia que tiene la ética en la política, así como también el tema crucial del financiamiento de los partidos políticos, y sobre todo, para ir construyendo una noción de ciudadanía cercana a los partidos políticos, como ente que tienden a ayudar en la transformación del Estado moderno de nuestro país. Le invitamos entonces, en el próximo segmento a presenciar la entrevista que haremos a la doctora Delia Ferreira Rubio.

LA ENTREVISTA:

OJM.- Como habíamos anunciado nos complace tener en el programa de hoy la presencia de la doctora Delia Ferreira Rubio, quien nos visita desde Argentina en la República Dominicana a propósito de una invitación organizada por The National Democratic Institute. Como ya dije anteriormente, la doctora Ferreira es una experta en varios asuntos de tipo políticos, sobre todo en el caso de la ética y la política, así como en el tema de financiamientos políticos, entre otros. Muchas gracias Doctora Ferreira por corresponder con nuestra invitación. Y vamos a comenzar esta conversación con un tema que tiene trascendencia, y es lo que está pasando en América Latina respecto a la crisis de confianza que existe en los partidos políticos. Ya usted nos señalaba en una conferencia que tuvo recientemente que el latino barómetro ha establecido que los partidos políticos están en la escala más baja de los niveles de confianza de los ciudadanos respecto a otros, por ejemplo la Iglesia Católica, como siempre, está en la primera posición. ¿A qué usted atribuye esta crisis de confianza?

DFR.- La crisis de confianza se debe a varios factores, uno de ellos la percepción de la ciudadanía de que la política en general y los partidos políticos en particular son sectores afectados por grandes niveles de corrupción y esto genera esta percepción de deshonestidad en la política, un alejamiento de la gente respecto de los partidos. Por otra parte existe lo que yo llamaría las promesas insatisfechas, es decir las grandes expectativas que la ola de democratización produjo en Latinoamérica han sido defraudadas en parte por gobiernos que no han logrado satisfacer mas allá del partido político al que pertenezcan, las verdaderas necesidades de la sociedad, entonces la sociedad percibe a los partidos políticos y a los gobiernos como ineficientes para dar respuestas a las, quizás excesivas expectativas que tenían puestas en la democracia. Eso genera es ruptura de lazos entre representantes y representados que es fundamental reconstruir para fortalecer a los partidos que son las instituciones básicas de la democracia, sin partidos políticos no hay democracia. Por lo tanto es una tarea de todos y en beneficio de la sociedad reconstruir y modernizar a los partidos políticos para que purguen esos vicios de deshonestidad o corrupción y se transformen en verdaderos actores eficientes de la política social al servicio de la gente.

OJM.- Parte de lo que deben hacer los partidos políticos en la actualidad para reconstruir y recuperar ese espacio dentro de la confiabilidad del electorado, es lo que tiene que ver con las normas de conducta internas respecto al funcionamiento de los partidos, la actuación de sus dirigentes, la rendición de cuentas. ¿Qué papel juega entonces la ética con la política, en pos de moralizar la política?

DFR.- Sin duda alguna en función de ese diagnostico al que nos referíamos antes una de las repuestas que se está viendo como una tendencia en general en Latinoamérica es la aprobación de reglas y mecanismos de acción de rescaten los valores éticos fundamentales sobre los que se puede construir una relación política. No hay relación política sobre la base de la mentira, el fraude, el ocultamiento y la representación de intereses espurios, entonces las reglas que los partidos se puedan dar a su interior a través de la sanción de códigos de ética, que establezcan la obligación de rendición de cuentas, de transparencia en el financiamiento, de seriedad en la preparación de la información de las diligencias, sin duda redundaran en una renovada confianza de la ciudadanía en los partidos, siempre y cuando, amén de la renovación de las normas, haya un verdadero compromiso de los dirigentes políticos hacia en restablecimiento de estos valores fundamentales como guía de su acción política, es decir, debe haber normas y discurso, pero compromiso con la acción concreta, voluntad de poner en marcha estas reformas.

OJM.- En el caso particular de la percepción que existe de que los políticos son deshonestos, corruptos ¿Qué mensaje usted les enviaría a los dirigentes políticos para romper esa percepción? Porque en realidad en la clase política de nuestro país hay exponentes serios, exponentes responsables, pero ciertamente hay que contrarrestar esa percepción que existe.

DFR.- Los partidos políticos como instituciones deben hacer una gran labor de comunicación real de cuales son los valores que imperan en la vida partidaria, porque hay mucha gente en la política en su país y en el resto de Latino América que trabajan seriamente, que se han formado, que se han preparado. Algunos no llegan a las instancias de dirigencia partidaria porque una elite del partido, una cúpula de dirigentes mantiene cerrado el acceso, otros logran llegar. En cualquier caso un partido que realmente tenga compromiso con una reforma de la política, con una nueva forma de hacer política, debe mostrarle a la sociedad de lo que es capaz y de que hay gente valiosa en los partidos que está trabajando seria y eficazmente, ese es un déficit de comunicación de los partidos. Lo que aparece de política en los diarios, en los medios en general, es la patología de la política, la discusión estéril, la ineficiencia, la pelea interna, en lugar de la discusión de políticas públicas o temas que interesen a la gente, pero hay mucha gente que está trabajando bien en los partidos, entonces los partidos deben mostrarle eso a la sociedad.

OJM.- Con la doctora Ferreira vamos a seguir conversando en el próximo segmento sobre la iniciativa que la ha traído a ella aquí y es el hecho de que los partidos tienen que tener, aprobar y aplicar códigos de conducta ética. Sigan con nosotros.

OJM.- Estamos conversando con la doctora Delia Ferreira Rubio, quien es experta en asuntos políticos y quien nos visita desde Argentina. Doctora Ferreira qué le trae a la R. D. en esta oportunidad.

DFR- Hemos venido en esta ocasión como parte de un programa de seguimiento del IDI Instituto Demócrata Interamericano, de seguimiento a los líderes dominicanos que han participado en un programa de formación de líderes que el instituto organiza para Latino América y luego el instituto lo que hace es un seguimiento de apoyo a los programas concretos que esos líderes quieren implementar en sus respectivo país. En este caso hay un líder del PRD, un joven dirigente que se propuso establecer para su partido unas reglas de ética, es decir un Código de Ética, entiendo que sería el primero de los partidos en R. D., es un paso muy importante y por lo que he podido…

OJM.- Usted se refiere al compañero Juan Carlos Guerra, quien es vicepresidente de nuestro partido el PRD y quien resultó electo vicepresidente producto de la cuota que le corresponde a la juventud que es el frente juvenil de nuestra organización.

DFR.-…exactamente. Así que hemos hecho en estos días un seminario sobre Ética y partidos políticos, ha estado presente la dirigencia en pleno, la nueva dirigencia que ha subido en el partido, se ha abierto un compromiso con esta renovación de la política, así que ese ha sido el motivo concreto de la visita esta vez.

OJM.- En el conversatorio que usted sostuvo con la alta dirección del PRD, usted utilizó una expresión que me llamó poderosamente la atención cuando habló de que “hay que construir a la ciudadanía” me gustaría que usted pudiera enfatizar un poco más qué hay detrás de esta expresión.

DFR.- La idea es que no hay democracia sin demócratas, no hay democracia sin ciudadanos convencidos de que la democracia es un sistema valioso de organización de la vida social, que tiene restricciones, que tiene reglas de juego, en el que todo debemos admitir que las leyes gobiernan para todos y no para algunos sectores si y para otros sectores no. Entonces los ciudadanos deben estar interesados en la cosa pública, no en vano nosotros tenemos un sistema republicano de Gobierno, todos los latinoamericanos somos república y eso significa que el Gobierno es Gobierno de todos y eso significa que todos deben estar interesados, conscientes, informados sobre lo que pasa en la política. Una cosa frecuente en Latino América es encontrar siempre disparidad en la población, que por un lado exige participación, pero cuando uno le pregunta ¿Usted participa en política? no tengo tiempo, eso me aburre, no estoy preparado. Política es todo, no es sólo participar en un partido político o ser funcionario, política es interesarse por los asuntos públicos, por el desarrollo de la democracia, por el respeto de las libertades y en este sentido es imposible lograr un ciudadano que se comporte de esa manera, sino formamos ciudadanos, sino construimos ciudadanía, esa es una tarea que debe hacerse desde el hogar y desde la escuela. Es una tarea a largo plazo que significa crear cultura democrática, un respeto a esas instituciones y a esos valores, una valoración de que la democracia es una forma de garantizar la libertad de las personas.

OJM.- A propósito de valores, entonces los partidos políticos tienen que tener sus valores, sus principios sobre los cuales basar su plataforma política. Ya como usted apuntó anteriormente el PRD se convertiría en el primer partido político que adoptaría un Código de Ética de sus miembros ¿Cuáles deberían ser los elementos comunes, las características de un Código de Ética?

DFR.- Los Códigos de Éticas tienen un contenido variable que incluye normas que se refieren a la vida interna partidaria, reglas de actuación, reglas de destinación de autoridades, procedimientos para las tomas de decisiones, procedimientos para la selección de los candidatos, transparencia en el financiamiento de las campañas, democratización en el sentido de integración y participación de los sectores sociales en el partido político, abrir causes de participación. Todo eso sobre las base de aceptar que las reglas son válida y rigen para todos y que los resultados de la aplicación de esas reglas tienen que ser aceptadas por los miembros del partido, no es cuestión de decir, vamos a democracia interna y si no me gusta el resultado me voy formo otro partido y dejo de apoyar al que a resultado electo. Estas reglas deben ser las mismas que tenemos para la democracia general, al interior del partido. Segundo un gran bloque de normas; las competencias del partido en función de Gobierno, en función del ejercicio público de la autoridad en el Gobierno o en la oposición. Los candidatos y miembros del partido deben rendir cuentas al partido sobre su acción de Gobierno. Otro punto complicado es el relativo a la disciplina trans-partidaria o al fenómeno del transfugismo que se da sobre todo en países como Brasil, personas que cambian…

OJM.- Y aquí también en R. D…

DFR.-…en la misma legislatura, entran por un partido, son electos por un partido, después se cambian a otro, después a otro y eso genera desazón en la ciudadanía que no sabe bien a quien ha votado, o quien está detrás de la persona por quien ha votado. Todo esto debería ser regulado por los Códigos de Ética partidaria, esto siempre en el marco de lo que son las reglas generales constitucionales y las que rigen los procesos electorales y el funcionamiento de los órganos de Gobierno Nacional. Otro capítulo es cómo va a actuar el partido en la competencia con los demás partidos políticos por las candidaturas públicas, por los cargos públicos. Obviamente en algunos países en lugar de recurrir a Códigos de Éticas partidarias está sección o este aspecto de la competencia política, está regulado por Códigos de Éticas generales a veces dictadas por una ley, otras veces que surgen de acuerdos de los propios partidos políticos. Los más exitosos Códigos de Ética de competencia electoral, son aquellos que han surgido del consenso de los actores que iban a participar en la elección, porque está comprobado que uno se compromete más con aquellas reglas que colaboran para elaborar. La otra sección, por su puesto, es lo relativo a quién va a aplicar las reglas de conducta o de disciplina o de ética partidaria, y qué sanciones le van a corresponder. En este sentido el órgano de aplicación debe ser independiente de cualquier corriente interna para que no se utilice el Código de Ética como una forma de acallar a la oposición dentro del partido y el procedimiento debe ser ágil y efectivo, los partidos deben saber reaccionar en tiempo a las distintas situaciones que se le producen y no dejar que esos procesos sean sumamente largos hasta que la ciudadanía se olvide de lo que pasó con ese dirigente y entonces se de la imagen de que el partido nos eficiente.

OJM.- Volvamos otra vez hacia el fenómeno del transfugismo, que afecta tanto a los partidos políticos, les afecta en sus niveles de credibilidad ante la ciudadanía. En su experiencia como conocedora de las leyes electorales de América Latina y el Caribe ¿Cómo se ha logrado solucionar este problema en otros países?

DFR.- La tendencia es a general cierto compromiso por parte del Legislador de permanecer en la bancada por la que ha resultado electo…

OJM.- Perdón, Legislador o Alcalde…

DFR.-…si cualquiera que esté en un cargo en representación de un partido político, en un cargo electivo. Particularmente esto se ve en los órganos deliberativos que son los órganos colectivos, los Consejos Municipales o las Asambleas Legislativas o el Congreso de la Nación. Una opción ha sido el compromiso personal de permanecer en esa bancada hasta la terminación del mandato. En otros casos se ha negado normas constitucionales, a nivel constitucional, que le asignan al partido la propiedad de las bancas, de los curules, de los sitiales. En algunas constituciones cuando se incorpora esta propiedad de las bancas para los partidos, eso supone que una persona que desoye la política directiva del partido o que dice irse de un partido, pierde automáticamente su banca, porque la banca está para él en función de…

OJM.-…permítame aclarar algunos conceptos para los amigos televidentes. Cuando usted se refiere a banca, se refiere a la curul, a la posición que ocupa el funcionario electo a nombre de un partido. Esto es para fines de aclarar a los amigos televidentes.

DFR.-…muchas gracias. Esas son algunas de las medidas que se toman. En Brasil hay una iniciativa de…

OJM.-…es decir que pertenece al partido, en el momento en que un funcionario electo decide irse a otro partido izo facto pierde la condición…

DFR.-…eso por ejemplo existe en algunas constituciones de Argentina a nivel estadual, en Brasil hay algún proyecto que apunta a que un candidato deba definir porque partido va a participar y una vez que ha definido eso con un tope que les marca el Código Electoral Nacional, no puede cambiar de partido. Hay una especie de compromiso oficial de permanecer y competir a través de ese partido y después si gana el mandato permanecer representando ese partido. Son formas de garantizarle a la sociedad cierta coherencia con la acción y el discurso de campaña de un candidato.

OJM.- Porque se vota por el compromiso del partido.

DFR.- Sobre todo en sistemas como el nuestro en Latinoamérica, donde los partidos son el vehículo de acceso a los cargos públicos, en muchos de nuestros países hay monopolio de las candidaturas. De manera tal que ese es el cause y esa es la etiqueta, digamos la marca, que las personas reciben en la oferta electoral. Cuando los partidos ofrecen, están ofreciendo la cara de un candidato, la acción de un candidato y también una marca partidaria que representa una tradición y una historia.

OJM.- Bien. Con la doctora Ferreira Rubio vamos a seguir conversando en el próximo segmento.

OJM.- Estamos conversando con la doctora Delia Ferreira Rubio, experta de Argentina en asuntos políticos y electorales. Doctora Ferreira usted ha escrito una obra sobre el financiamiento en los partidos políticos y de ella me voy ha permitir extraer una parte, me gustaría que conversáramos sobre la misma. En su obra sobre financiamiento de los partidos políticos usted señala lo siguiente: “el secreto sobre las fuentes de los recursos económicos de los partidos y candidatos y el misterio sobre la utilización de estos fondos, representa un serio reto a los principios democráticos. En efecto la falta de publicidad permite que ingresen recursos de dudosa legitimidad o incluso ilegales, que impide al poder público y sobre todo a la ciudadanía un conocimiento efectivo de quien está detrás de cada partido o candidato” A nadie escapa doctora, la influencia que está teniendo el narcotráfico, el lavado de dinero; inclusive hasta recursos provenientes del terrorismo, en el financiamiento de los partidos políticos, me refiero en el plano mundial. ¿Qué hay que hacer para aunar en pos de una mayor transparencia sobre este tema crucial?

DFR.- Mire ese es un tema central de la agenda democrática en todos los países. No hay país, por más desarrollado que tenga su sistema normativo, que esté exento de algún escándalo, lo sucedido en Alemania con Helmut Colt es un ejemplo y en Italia. Países que tenían una legislación muy desarrollada, o sea que los problemas pueden existir, el tema es que estos países reaccionan rápidamente porque son eficientes para descubrir los desvíos y para sancionar a quienes no cumplen las leyes. Cuando yo le digo que esto pone en peligro los principios de la democracia misma, me refiero a que si la democracia es como hemos dicho, un sistema de representación de la ciudadanía, no puede transformarse en un mecanismo de representación de algún interés en particular solamente, entonces el funcionario público, es funcionario público, no es empleado del financista de la campaña, no debe admitir que tiene un dueño que está imponiendo las políticas públicas, porque eso es alterar la esencia misma de la democracia. Los ciudadanos, por otro lado, deben contar al momento de votar con la información adecuada que les permita conocer de los candidatos algo más que la sonrisa del afiche de campaña o el slogan publicitaria que el director de campaña ha fijado para esa ocasión y saber quién está financiando un político, es saber un poco cuán coherente es su discurso, cuál es la conexión entre lo que dice y quien está detrás de ese discurso y después este mismo conocimiento le permite valorar la acción de Gobierno, saber si está tomando una medida equis porque es algo bueno para ciudadanía o el bien común o porque se lo ha impuesto alguien que financió su campaña. Yo siempre cuento la anécdota del partido verde, el partido ecologista, pasadas unas elecciones un grupo de investigación descubrió que el principal financista del partido verde para esa elección había sido un laboratorio químico condenado por la contaminación del rió Rin en Europa. Entonces yo pregunto si los integrantes del partido verdes francés hubieran sabido quien estaba financiando esos candidatos antes de votarlos, ¿los hubieran votado? Probablemente no, porque eso lo que demostraba era una falta de coherencia entre el discurso del político y el dinero que aceptaba.

OJM.- y ese es el caso de países desarrollados, pero imagínese en los países en desarrollo, la influencia que tiene el narcotráfico. ¿Cómo le preocupa a usted?

DFR.- En Latinoamérica se han tomado una serie de iniciativas que apuntan a normal, a controlar, a regular en materia de financiamiento, prohibiendo ciertas fuertes, prohibiendo financiamientos de fuentes anónimas, prohibiendo financiamientos superiores a montos determinados en el intento de que no hay un solo financista que se convierta en el dueño del candidato, sino que haya una financiación dispersa en pequeños aportantes, que obviamente hacen mucha menos presión sobre el candidato. Yo creo que en materia de financiamiento la clave es la transparencia, más que crear una serie de restricciones y limites que después no tenemos como controlar. En Perú por ejemplo, una de las viejas leyes, establecía que cada candidato en una lista legislativa a nivel nacional, estadual y municipal, debía hacer una rendición de cuentas, eso supuso que al organismo electoral llegaran diez días antes de la elección doce mil balances, eso es imposible de controlar. Entonces se cumplía la ley pero el objetivo central no se podía cumplir por una cuestión práctica. Yo creo que lo más importante es transparentar, es decir declarar el origen de los fondos, en ese sentido me parece más valiosa la experiencia Británica, por ejemplo, que establece muy pocos límites pero una obligación absoluta de transparencia ¿Usted quiere donar? Tiene que decir que es, a quien le dona y cuanto le dona y la ciudadanía entonces puede tener elementos para valorar al candidato, su coherencia de discurso, su acción de Gobierno después. Esto no es cuestión de tapar a la ciudadanía con una información irrelevante, sino darle la información relevante.

OJM.- A propósito de transparencia, en el caso particular de la R. D., es la ley electoral la que dispone que los partidos políticos se financien con recursos del Estado, dinero público que aporta cada contribuyente y cada partido político según la ley, tiene que en cada cierto período de tiempo depositar por ante la Junta Central Electoral los informes de sus estados financieros. Pero no existe todavía una verdadera transparencia de los manejos de los ingresos que reciben los partidos políticos, inclusive del dinero que viene por parte de la Junta Central Electoral. Yo le pregunto a usted ¿En su experiencia en América Latina, en el Caribe o el mundo, existen ya partidos políticos que transparentan sus finanzas en el Internet?

DFR.- Sin duda. Hay algunas leyes que exigen esa transparencia en Internet, la ley dice debe poner en Internet la información, por ejemplo en el caso de Argentina, México, ya en Brasil mismo está regulada la obligación. Hay otros países donde los partidos hacen de la transparencia un principio ordenador de su campaña y entonces aunque no existe la obligación ellos asumen a través de sus Códigos de Éticas la obligación de transparentar. Internet es la herramienta para hacer eso hoy, es la forma menos formar y burocrática que le permite a un ciudadano saber realmente lo que está pasando. Tradicionalmente las primeras reglas eran presentarlo a un organismo de control, presentar balance, pero esos balances quedaban en el organismo de control y acceder a eso suponía contratar un abogado que se presentara, presentar escritos, etc. Si las cosas están en Internet el ciudadano, el periodista, la ONG, los otros partidos competidores pueden acceder a esta información transparentarla, utilizarla, analizarla.

OJM.- Bueno yo le puedo informar que en lo que respeta al Partido Revolucionario Dominicano estamos ya dándole los toques finales a lo que va a ser la página web de nuestra organización, en la que vamos a tener el tema de la transparencia financiera, por que como son públicos no hay porque ocultarlo, de manera que el ciudadano pueda tener acceso de los cheques, de los contratos, las ordenes de compra; porque al final del día todos nos debemos a los ciudadanos y pienso que el Internet ofrece esa herramienta importante para mantenernos más de cerca de la ciudadanía.

DFR.- Sin duda. Me parece una iniciativa de primer orden y además va en la línea de lo que están haciendo los partidos en Latinoamérica.

OJM.- Por otra parte y apropósito de su visita en la R. D., usted ha visto en su visita que los tres partidos políticos han tenido procesos de renovación de sus liderazgos políticos. Si usted pudiera analizar en términos generales de lo que el ciudadano común tiene en su percepción, frente a los políticos tradicionales, de aquellos que son los políticos, digamos renovados ¿Qué usted cree que el ciudadano le pediría al político tradicional que cambiara? Y ¿Qué usted que le diría al político renovado?

DFR.- En primero lugar yo creo que le pediría coherencia entre la el discurso y la acción, entre el discurso y la conducta, que la ciudadanía quiere ver dirigentes que dicen algo y se comportan en su vida personal incluso de conformidad a esos valores y principios, entonces, primera cosa coherencia. Segundo, veracidad, muchos políticos tradicionales creen que ha la ciudadanía se le conquista hoy con el discurso fácil y que la ciudadanía está dispuesta a creer cualquier discurso de campaña. La ciudadanía está descreída, entonces hay que ser coherente y hay que hacer promesas que se puedan cumplir y cuando el político hace promesas, debe también plantear cómo va a disminuir la promesa, cómo va a dar educación, cómo va a mejorar la salud pública, como va a reordenar los recursos públicos para poder atender esos fines. No es cuestión de decir, con la democracia se come, se educa y se vive, es cuestión de decirle cómo va a ser. Obviamente en el fondo tiene que haber una tarea de honestidad, transparencia, compromiso real con la situación del país y no estar en una especie de torre de marfil alejada de la ciudadanía, porque en realidad si uno quiere representar a alguien, tiene que conocer de qué se trata.

OJM.- Y en el caso particular de su visita aquí, qué le ha parecido los contactos que ha hecho con la dirigencia de los diferentes partidos. Sabemos que ha estado en contacto también con el movimiento Participación Ciudadana. ¿Qué apreciación tiene? Se que hace unos cuatro o cinco años estuvo en la R. D. ¿Cómo ve los partidos políticos actualmente?

DFR.- Yo creo que se ha avanzado en el sentido de consolidar por lo menos los procesos electorales como procesos libres de fraudes y transparentes y eso es el puntas pie inicial para consolidar una democracia. Veo una juventud muy interesada en la participación en política, desde las ONGS o desde los partidos políticos, todo es hacer política en el sentido grande del término política con mayúscula y veo que la dirigencia de los partidos políticos está formada por gente muy joven. En ese sentido me parece que hay una apuesta al futuro y un gran caudal de participación que puede significar una diferencia sustancial entre lo que ha sido la política tradicional en Latinoamérica y una verdadera renovación, no un discurso de renovación. Una verdadera renovación y modernización de los partidos políticos.

OJM.- Yo quería decirle que tenga usted la seguridad de que hay una nueva generación de políticos en la R. D., que estamos comprometidos en presentarle al país una nueva forma de conducta de liderazgo políticos y concientes de que por encima de nuestras diferencias políticas, por encima d todo ello, tenemos que trabajar por un proyecto de nación, por una agenda nacional de desarrollo y en ese sentido le agradezco sobre manera sus expresiones en este programa, porque pienso que tienden a contribuir precisamente a que los partidos políticos trabajen por ser más transparentes, más cercanos a los ciudadanos y que con ello podamos fortalecer nuestra democracia. Quiero darle las gracias y ojala podamos tenerla en la R. D. en el futro cercano.

DFB.- ¡Muchas gracias!

OJM.- Amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.

Comentarios cerrados.