Un envio del blog

Más que disculpas

Enviado en 23 agosto, 2005 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

La comunidad internacional se estremeció por los hechos terroristas acontecidos en Londres el pasado mes de julio. De manera particular, el atentado del 22 de julio llamó poderosamente la atención cuando Scotland Yard, el prestigioso organismo de inteligencia y seguridad de Inglaterra, informó que el Jean Charles De Menezes, ciudadano brasileño, había sido muerto en la estación del metro de Stockwell (sur de Londres) por ser sospechoso de tener relación con los terribles atentados de la capital británica.

Hace algunos días, en un acto de transparencia que revela que aún cuando las informaciones de interés nacional no sean favorables a quienes gobiernan deben ser hechas públicas, un informe de la Comisión Independiente de Quejas a la Policía ha revelado que la muerte del brasileño fue un error de la policía.

Originalmente se había señalado que De Menezes saltó las barreras de la estación y huyó por las escaleras, desoyendo las advertencias de la policía, siendo muerto con ocho disparos. También se dijo que el fallecido llevaba un abrigo sospechosamente abultado e inusual en verano.

La verdad fue y es que el brasileño entró a la estación de metro con un billete e incluso se detuvo a coger un periódico gratuito. En otras palabras, no hizo nada sospechoso. En cuanto a su vestimenta, no es cierto que llevara un abrigo, pues tenía una camisa, según los datos publicados en el informe de la Comisión.

Estos nuevos datos han despertado una polémica en torno a Scotland Yard y cuestionan más que nunca la política de tirar a matar‚ justificada por los servicios de seguridad británicos como parte de su lucha antiterrorista en caso de que esté en peligro la población.

Este hecho lo refiero a propósito de lo que vivió el municipio de Piedra Blanca el pasado 16 de agosto cuando, producto de la insensatez e intolerancia política, cuatro dominicanos perdieron sus vidas. Mientras en los países desarrollados, se pierden vidas por la política de tirar a matar‚ en los países en desarrollo, se pierden vidas por la inmadurez política. Estos hechos requieren más que disculpas.

La diferencia radica en que en Londres, se investiga y se establecen responsabilidades, sin importar quién o quienes estén involucrados. En Piedra Blanca, la administración de justicia tiene el desafío de demostrar su fuerza institucional y sancionar a todos los que, directa o indirectamente, son responsables de tales hechos, sin banderías políticas. Y más que eso. Hechos como este contribuyen a que la democracia dominicana se oxide, y que no se repitan jamás. Reivindiquemos el respeto a las reglas de la democracia, respetando la libre expresión de la soberanía popular. Hagamos un compromiso por el respeto mutuo y la tolerancia. Así, tendremos más democracia, basada en la responsabilidad que cada ciudadano asuma en el ejercicio de sus derechos fundamentales.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta