Un envio del blog

Entrevista al Padre Luís Rosario

Enviado en 11 septiembre, 2005 Para 3:00 pm Escrito por en Entrevistas

ORLANDO JORGE MERA entrevista esta semana al Padre Luís Rosario, con el cual conversa sobre la Iglesia Católica y la Pastoral Juvenil, así como los jóvenes dominicanos que participaron en la 20ava. Jornada Mundial de la Juventud en Alemania.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Luís Rosario (LR)
Jornada Mundial de la Juventud.
Rafael Gómez (RG)
Yolanda (Y)

LA INTRODUCCION.
Bienvenidos a Líderes. El pasado mes de agosto se celebró en Alemania la 20va. Jornada Mundial de la Juventud, auspiciada por la Iglesia Católica, y que contó con la presencia de su Santidad el Papa Benedicto XVI. En ese evento que reunió a más de un millar de jóvenes de todo el mundo, de la República Dominicana estuvo una delegación integrada por más de dos mil dominicanos, y contó también con la presencia de Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, así como del Padre Luís Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil. En este evento se trataron temas de interés para toda la humanidad, pero de manera fundamental, tener esa visión cristiana frente a los diferentes problemas que nos aquejan a todos los seres humanos, en un mundo caracterizado por una sociedad post moderna que promueve las drogas, promueve enfermedades tan terribles como es el SIDA, los problemas de la planificación familiar, entre otros. Es necesario hacer una pausa para hacer una reflexión en torno a la necesidad de tener una actitud cristiana ante estos diferentes problemas que nos aquejan a todos los dominicanos. Por eso en el programa de hoy vamos a tener la presencia del Padre Luís Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil en la R. D., así como la participación de algunos de los jóvenes que participaron en representación de nuestro país ante esta Jornada Mundial de la Juventud. Con ellos vamos a conversar sobre sus experiencias en Alemania, así como también su visión respecto a los diferentes problemas que le aquejan a la sociedad dominicana, y también vamos a hablar con ellos su parecer en torno a la renovación de la clase política de nuestro país. Les invito entonces, a compartir en el próximo segmento la entrevista que le haremos al Padre Luís Rosario, así como también a parte de los jóvenes que participaron en la 20ava. Jornada Mundial de la Juventud.

LA ENTREVISTA

OJM.- Como habíamos anunciado nos complace tener en este segmento del programa la presencia del Padre Luís Rosario, quien es coordinador de la Pastoral Juvenil en la R. D. El Padre Luís Rosario estuvo acompañando a más de 2 mil dominicanos que participaron el 20ava Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Colonía Alemania, con la presencia de Su Santidad el Papa Benedicto XVI. Padre Rosario muchas gracias por corresponder con nuestra invitación.

LR.- Muchas gracias, también para mi es un placer estar acompañando este programa que en tan corto tiempo ha abierto un camino tan especial, yo creo que de gran acogida en nuestra población.

OJM.- Muchas gracias. Padre Rosario, usted estuvo en el evento la 20va Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Alemania recientemente, en agosto pasado. ¿Qué motiva a la Iglesia a celebrar este tipo de Jornadas Mundiales y cada qué tiempo se realizan?

LR.- La inspiración de la Jornada brotó del Papa Juan Pablo II en torno al Año Internacional de la Juventud, que fue en el año 1985. El Papa, con ese corazón joven que le distinguía, convocó a la juventud y se dio cuenta de que realmente había allí una posibilidad de intercambio, de diálogo, de encuentro con la juventud y de sintonía, empatía digamos, con la juventud. Eso dio origen a que en el año 1987 el Papa convocara nuevamente para Buenos Aires Argentina y el resultado fue excelente, y recuerdo que yo estuve en ese año 1987 en Argentina, Buenos Aires y de aquí de R. D. participamos un joven, un servidor y el Cardenal de la R. D. Nicolás de Jesús López Rodríguez, estuvimos presente y desde ese momento la R. D. siempre ha estado presente en las Jornadas Mundial de la Juventud, de la cual hemos celebrado la Vigésima Jornada Mundial de la Juventud, ya ahora no con la presencia del Papa Juan Pablo II, sino con el Papa Benedicto XVI, se tenía cierto reparo, digamos así, no digo desconfianza, pero había una especie como de incógnita o de… no se sabía que iba a suceder con la Jornada, también porque el Papa falleció hace poco y naturalmente introducirse dentro de ese mundo que ya estaba formado, al nuevo Papa quizás le iba a ser un poco difícil. Sin embargo, ahí se volcó una cantidad grandísima de jóvenes, más de los que se esperaban. Se esperaban unos ochocientos mil jóvenes de todo el mundo y en la celebración final de clausura había alrededor de un millón quinientos mil jóvenes y con la misma actitud festiva de respaldo, de seguimiento, con que se celebraba cuando estaba el Papa Juan Pablo II. De manera que fue algo extraordinario, para mi fue un enriquecimiento personal muy grande y fue una forma de recordar mis años de estudios en Alemania, porque yo estudie cuatro años en Alemania.

OJM.- ¿Cada qué tiempo se realiza la Jornada?

LR.- La Jornada… el Papa Juan Pablo II, estableció que se realizara o se celebrara cada año, pero no a nivel internacional. Mientras el estuvo bien de salud se celebraba cada dos años a nivel internacional, pasaron por ahí Buenos Aires, Paris, Manila, Santiago de Compostela, Toronto, una serie de ciudades de todo el mundo, naturalmente que tiene que haber unas condiciones necesarias como para que se pueda acoger una cantidad tan grande de jóvenes. Nuestro deseo sería que en la R. D. también se pudiese realizar, pero naturalmente es muy difícil. Entonces cada dos años se realizaba, ya cuando el Papa comenzó a estar un poco delicado de salud… estamos viendo algunas de las imágenes de la Jornada, ya concretamente en este momento en Bon, porque la Jornada se celebró en tres grandes ciudades cercanas, Colonia, Bon, Dusseldorf, y finalmente concluyó en Colonia. Pues cuando estaba un poco más enfermo, decía, la pospusieron he hicieron que fueran tres años, ya no dos años y ahora el Papa Benedicto XVI ha establecido que la próxima Jornada va a ser también dentro de tres años, es decir en el año 2008.

OJM.- ¿Dónde será?

LR.- En Sydney Australia, un poco lejos de aquí, esperamos que vayas también, tú eres Joven.

OJM.- ¿Cómo estuvo compuesta la delegación dominicana?

LR.- La delegación dominicana fue muy variada, nosotros la Pastoral Juvenil…

OJM.-… se habla de que participaron alrededor de 2 mil personas.

LR.- Efectivamente. Nosotros, la Pastoral Juvenil, organizó una participación de unos cuatrocientos jóvenes, pero hubo también la participación de jóvenes de los Estados Unidos, es decir, dominicanos que están en los Estados Unidos, en una cantidad muy significativa. Igualmente hubo personas jóvenes y un poco menos jóvenes de las comunidades neocatecumenales de la R. D., así como también de otros grupos de las distintas congregaciones que se hicieron presentes allí en Colonia. Fue una participación, yo diría bastante significativa, aunque en ese número tan grande de un millón quinientos mil jóvenes, naturalmente que quedaba pequeña, pero yo creo que la experiencia fue tan hermosa y dejó impacto, sobre todo en los sitios donde estuvieron los dominicanos y dominicanas, por ejemplo en la ciudad de Essen, previo a la Jornada Mundial de la Juventud que comenzaba el día 16 de agosto hasta el 21, hubo una semana de compartir con jóvenes alemanes, concretamente en la ciudad de Essen. Se dice que los alemanes son muy secos, muy reservados, personas con cara muy seria, sin embargo cuando los jóvenes nuestros se estaban despidiendo de las casas, porque fueron hospedados en casas en la ciudad de Essen, las lagrimas, no solamente en forma simbólica, sino lagrimas que se podían tocar y parpar hasta recoger, eran evidentes y la gente estaba realmente muy contenta de que los dominicanos y dominicanas jóvenes hubiesen estado en sus propias casas, se derrocharon en atenciones y fue algo… yo creo que los jóvenes que están aquí presentes en esta mañana, en este día nos pueden decir también sobre sus propias experiencias en este contacto.

OJM.- Eso quería decir, que con nosotros está una representación de parte de la delegación dominicana que estuvo en la 20ava. Jornada Mundial de la Juventud y aquí hay un joven que se llama Rafael Gómez, que ha participado en cuatro Jornadas Mundiales. Quería preguntarle a Rafael cuál ha sido su experiencia en esta Jornada, tú has participado en cuatro, tres de ellas me imagino que bajo el Pontificado de Su Santidad Juan Pablo II, y esta con el Papa Benedicto XVI. ¿Qué nos puedes decir de tu experiencia en esta última Jornada Mundial?

JOVENES NARRAN SUS EXPERIENCIAS.

Rafael Gómez (RG).- Siempre la vivencia de una Jornada Mundial de la Juventud te marca de una manera diferente, te trae emociones diferentes, porque los frutos del Señor son así, son incalculables. Nuestra experiencia en esta Jornada es que cada Jornada siempre tiene su vivencia particular y ahora tal como decía el Padre, la emoción de los mismos alemanes, el contagio de nosotros los dominicanos, nuestra música, nuestra forma, nuestra cultura, o sea llevarle un poco de eso a un pueblo que quizás no es tan abierto como nosotros, eso a uno lo marca mucho y a todo joven que participa en una Jornada Mundial de la Juventud. Yo creo que es el acontecimiento más grande que registra el mundo y un joven de fe que vive esta experiencia queda marcado para toda la vida, porque juntarse con jóvenes de otra latitud del mundo, compartir la misma fe, compartir la misma experiencia, compartir la alegría como signo del amor del Dios, yo creo que es algo extraordinario que marca a uno, independientemente de cualquier parte del mundo donde uno se encuentre.

OJM.- A tú lado está Yolanda. Yolanda tuvo una participación muy importante en esta Jornada según tengo entendido, que estuvo muy de cerca del Papa Benedicto XVI. ¿Cuál fue tú experiencia?

Yolanda.- Bueno la experiencia fue muy buena, más que buena fue una experiencia especial. Fue un grupo llamado Grupo Internacional de Liturgia 2005, es un grupo que estaba formado por 180 personas de 70 países distintos, entonces el Papa quiso acompañarse de estos jóvenes para lo que era servicio del altar y también para acompañarlo en los distintos lugares donde él se iba a encontrar. Entonces tuve la oportunidad de estar en las misas de apertura, trabajar en las misas de apertura, también estar junto a él en el barco donde él hizo el recorrido por Colonia, desfilar junto a él cuando iba desde la estación del barco hasta la Catedral, todo con mí traje típico dominicano y sosteniendo la bandera dominicana también, éramos dos personas las que representábamos, Any Fernández, de Santiago y una servidora. La experiencia fue interesante en distintos aspectos, interesante en el aspecto del compartir, porque en ese grupo era como tener un pedazo de cada país y el intercambio cultural, el compartir la misma fe, no importando la cultura, el país o el idioma, era bastante importante y a parte de eso la experiencia de formar parte de un grupo que estaba cerca de Benedicto, cuando tú ves miles de personas, un millón y pico de personas queriendo estar cerca de él, tú te sientes en realidad especial y la vivencia fue impresionante y hasta incontable.

OJM.- Que bueno. Vamos a seguir conversando con el grupo de los jóvenes que están aquí presentes, en el próximo segmento. Pero antes vamos a ver este interesante reportaje que preparó la periodista Ángela Medina, que estuvo en la 20ava. Jornada Mundial de la Juventud. Ella es productora del programa Voces que se transmite por el canal Televisa, canal 41 y aprovechamos esta oportunidad para agradecerle a ella que nos permita reproducir en este programa, parte de ese interesante reportaje.

OJM.- Estamos conversando con el Padre Luís Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil en la R. D., así como con parte de los jóvenes que participaron en la 20ava. Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Colonia Alemania. Hemos visto antes parte del reportaje de la periodista Ángela Medina, a quien nuevamente le agradecemos su amabilidad al permitirnos reproducirlo en nuestro programa. Vamos a conversar ahora con Amaury. Amaury estuvo participando en esta Jornada ¿Cuál fue tú experiencia, qué pudiste sacar de estos días pasaste en Alemania?

Amaury.- Que te puedo decir, yo soy parte de la delegación que fue allá de la R. D. y pertenezco a la Casa de la Anunciación de aquí y la Parroquia San Judas Tadeo de Naco, y tuve la suerte de estar dentro de lo que era una Eucaristía allá, porque yo soy Ministro de Comunión aquí, ellos me dieron la oportunidad aunque no se nada de Alemán, pero me dieron la oportunidad de estar presente y de ver que tipo de fe y participar de lo que era la organización, estar ahí con lo que eran parte de los líderes, los organizadores de la ciudad de Essen, básicamente la Parroquia de San Bonifacio allá. La experiencia es algo que hay que estar allá, es algo que hay que vivirlo para poder expresar bien lo que uno siente exactamente. Muchas de las cosas que se vieron allá fueron como las diferentes personas de los países sin importar los idiomas tenían la comunicación del amor, la comunicación de Dios y eso es algo que definitivamente viene de los sentimientos más profundos que el Señor ha puesto en cada uno de nuestro corazón.

OJM.- Muchas gracias, por favor pásale el micrófono a Otoniel. Otoniel cuéntame de tú experiencia. ¿Dónde dormían ustedes?

Otoniel.- Yo particularmente en casas de campaña. Me tocó trabajar como voluntario allá, entonces los que estaban en el grupo mío dormíamos en un campamento al lado de un lago impresionante, bellísimo, rodeado de patos y conejos silvestres, dormíamos en casas de campaña.

OJM.- ¿A qué Parroquia perteneces?

Otoniel.- A la Parroquia Divino Niño, que está en los alrededores del Faro a Colón. La experiencia como han dicho los que me han precedido es impresionante y casi no hay palabras para describirla, pero siempre quedan pinceladas o retratos que se pueden manifestar. Por ejemplo el primer día de trabajo como voluntario era en una de las celebraciones de apertura a lo que era la Jornada Mundial de la Juventud en si, no estuvimos en el encuentro pre Jornada, sino ya en la Jornada en si. Ese día tocaba trabajar en la organización de la participación de los peregrinos y la entrada a uno de los campos de celebraciones, un campo de fútbol grandísimo y al lado entonces había un espacio con una pantalla gigante preparado. Al principio veíamos el trabajo sencillo porque era simplemente decirles a las personas “mira la entrada es esta”, “por ahí la salida”, “debe ir acá”, “debe ir allá”. Porque luego, finalmente, cuando veíamos miles de personas que se acercaban a preguntar ¿Dónde es la entrada? ¿Cuál es el acceso? Entonces veíamos lo interesante y lo importante que era ese trabajo, ya como reflexión decíamos “nos tocó quizás el mejor trabajo” que era servirle de guía a miles de personas, que si no hubiésemos estado ahí o de no haber sabido qué era lo que íbamos a hacer, no hubiesen llegado al lugar que querían llegar esas personas. Servimos quizás como una pequeña luz en esa inmensidad.

OJM.- Muy bien. A tú derecha está Julio. Quisiéramos saber a qué Parroquia perteneces y cuál fue tú experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud.

Julio.- Mi Parroquia es San Pedro Apóstol. Mi experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud, ya yo no quisiera decir como muchos otros, que es inenarrable. Me gustaría tratar de retratarla con un par de frases que salieron de la familia que me acogió en su casa, o sea para mi es el impresionante el hecho de ver como una familia que no te conoce, que está a miles de kilómetros de distancia y que tiene una cultura cien por ciento diferente, abra las puertas de su casa para que tú, entres como un miembro más de la familia y hoy en día cuando me escriben al correo electrónico siempre terminan diciéndome, de parte de tu familia Alemana y ya me consideran como uno más de su familia. Algo que yo creo que retrata un poco lo que fue la experiencia de todos, de mi propia familia salió la frase de que en Alemania nunca se había un evento tan grande, eso me lo dijeron ellos en los primeros días que estábamos allá. Nosotros dominicanos, de un país pequeño, vamos a Alemania a ver cosas impresionantes y creemos que allá vamos a ver todo lo que aquí apenas nos soñamos. Los mismos alemanes se sorprendieron de este evento, de algo tan grande que estaba pasando y cada uno de nosotros saliendo de sectores populares como salgo yo, hacia Alemania, fuimos allí y fuimos parte de esa gran cosa que sucedió que convocada por Juan Pablo II, se ha ido convirtiendo en una bola de nieve y ha hecho grandes cosas. La Jornada Mundial de la Juventud es un espacio privilegiado para el intercambio cultural y de fe, es una forma de que los seres humanos nos entendamos mejor cada día, y de que podamos cambiar miles de actitudes negativas que existen en el mundo entero. Y la segunda frase que quería retratar es ya una frase que recibí también por correo electrónico que una semana después de haber pasado la Jornada Mundial de la Juventud me escribía mi familia Alemana y me decía “Ya fuimos hoy a la ciudad y no encontramos la magia que había durante la Jornada Mundial de la Juventud, no hay personas bailando y cantando en las calles, no hay lo extraordinario que había cuando ustedes estaban aquí” Creo que esa frase puede retratar de cierto modo la gran experiencia que ha sido para todos los participantes esta 20va. Jornada Mundial de la Juventud.

OJM.- Yo quería aprovechar ahora con el Padre Rosario. En Colonia el Papa Benedicto XVI afirmó una expresión que me llamó poderosamente la atención y que quisiera que reflexionáramos sobre ella. El Papa dijo que el hombre debe optar entre el camino que sugieren las pasiones o el que indica la estrella que brilla en conciencia. ¿Qué pudiéramos entender de esta afirmación?

LR.- Tiene un significado muy especial, sobre todo cuando el Papa habla de la estrella, porque toda la Jornada Mundial de la Juventud giró en torno a lo que es el acontecimiento del Nuevo Testamento, de la visita de los Magos de Oriente a Jesús que había nacido en Belén, precisamente conducidos por la estrella. Fue la estrella la que condujo a los Magos de Oriente a visitar a Jesús en el Pesebre y a adorarlo, eso estaba escrito en el evangelio de Mateo Capítulo 2, Versículo 2. ¿Por qué el Papa Juan Pablo II escogió ese tema y ese lema para la Jornada? Precisamente porque el mismo lugar que él escogió que fue la ciudad de Colonia, tiene una Catedral Gótica lindísima que está dedicada precisamente a los Magos de Oriente, evocando esa visita de unas figuras que nosotros conocemos todos y que incluso hemos asociado a lo que es llevar un regalo a los niños sobre todo, entonces el Papa quiso escoger como lema de la Jornada “Hemos visto la estrella y hemos venido a adorarle” De manera que esa estrella nos va indicando el camino donde está Jesús. Al decir el Papa esa expresión que has señalado, nos indica el camino de la barbarie, el camino del sin sentido o el camino de Dios, que significa el camino de la humanidad. Porque Dios nos acerca a cada uno de nosotros y como señalaba Julio, es la forma también por la cual los seres humanos podemos entendernos cuando tenemos a Dios en el corazón, cuando vemos la estrella y adoramos al Señor que significa también conocer la dignidad de cada uno de los seres humanos.

OJM.- Padre viendo la extraordinaria participación de dominicanos en esta Jornada Mundial de la Juventud, ya usted señalaba que sólo la Pastoral Juvenil envió cuatrocientos, pero de diversas fuentes participaron prácticamente dos mil dominicanos. Usted que tiene muchos años al frente de la Pastoral Juvenil ¿usted ha visto un crecimiento de los jóvenes trabajando en la Iglesia, participando en las labores de la Pastoral Juvenil en comparación con años atrás?

LR.- Yo diría que la juventud siempre es nueva y renovable. En ese sentido cada generación trae sus propios problemas, dificultades, etc. Y la Pastoral Juvenil yo siempre la he señalado como la pastoral de la provisionalidad, en el sentido de que es provisional la atención que la iglesia da a la juventud, porque la juventud también es provisional, es un tiempo en el cual los jóvenes, muchachos y muchachas están en una edad determinada y por lo tanto merecen la debida atención. La Pastoral Juvenil también es la Pastoral de la provisionalidad en el sentido de que tiene que enseñar a la juventud a vivir en clave de provisionalidad la vida, despegándose de tantas cosas, viendo el dinero, viendo el poder, viendo tantas cosas negativas, viendo todo lo que sucede alrededor de uno con sentido de provisionalidad y señalar donde está lo verdadero seguro en la vida, que es el encuentro con Dios, el amor de Dios, etc. Esa tragedia humana que el Papa señalaba también en la expresión que antes analizábamos, de apartarse del camino de Dios y tomar el propio camino de la barbarie, como sea señalada, la vivimos en cada generación. Entonces en cada generación la respuesta de la juventud es diferente, yo creo que la juventud siempre ha respondido al llamado que se le hace para seguir las cosas buenas, para seguir el camino del bien, para seguir a Dios, para humanizarse y al mismo tiempo para evangelizarse, creo que ha habido también un camino de desarrollo en lo que significa los contenidos, así como también la participación, pero debo confesar de que necesitamos más jóvenes que se involucren en el trabajo por la juventud. Porque la Pastoral Juvenil es un trabajo que se realiza en la Iglesia con los mismos jóvenes, muchachos y muchachas, entonces necesitamos jóvenes líderes, animadores y en esa clave estamos trabajando, formando jóvenes, tratando de que esa sea nuestra prioridad, la formación de jóvenes para que trabajen por la juventud, como ya se había previsto en el año 1979, que los jóvenes se evangelicen, para que evangelicen también a los otros jóvenes.

OJM.- Con el Padre Luís Rosario vamos a seguir conversando en el próximo segmento sobre la Iglesia y la juventud.

PAUSA

OJM.- Estamos conversando con el Padre Luís Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil de la R. D. Y yo quisiera aprovechar este segmento final para que abordemos algunos temas que son propios de la vida post moderna y hay un tema que siempre ha existido, pero que ahora tiene mucha incidencia, y es las drogas en la juventud de nuestro país. Yo quisiera saber Padre qué está haciendo la Pastoral Juvenil para enfrentar estos temas, sobre todo con los jóvenes que están adscritos a la Pastoral Juvenil en las diferentes Parroquias, inclusive también temas que ahora la Iglesia está más abierta en la discusión, como es el VIH SIDA, el tema de la planificación familiar ¿Cómo está tratando esto la Pastoral Juvenil?

LR.- Esos problemas son parte de nuestra carpeta de trabajo incluso a algunos tratamos de darle solución, quiero decir enfrentar el problema, porque solución no es fácil de dársela; a través de programas que van dirigidos a esto, a atender esta situación. Pero yo puedo decir que todo el trabajo de la Pastoral Juvenil es un trabajo preventivo, porque en la medida en que el joven o la joven dentro de un grupo juvenil, que tenemos por todo el país, va profundizando en lo que es el sentido de la vida y sobre todo en la presencia de Dios, en esa misma medida se aleja del camino del mal y por lo tanto de los vicios. Tenemos también unos programas concretos, programas de prevención de VIH SIDA, venimos ya varios años largos trabajando en esto, programas de prevención de drogas, de uso indebido de drogas he incluso tenemos una casa para muchachos de la calle, palomos. Desde el año 1990 venimos trabajando con estos muchachos con resultados muy positivos, sin grandísimos recursos pero con resultados muy positivos y son muchachos que incursionan en las drogas, cuando no podemos los referimos a hogares Crea que nos ha estrechado la mano y ha sido colaboradora nuestra en ese sentido de atención a jóvenes con problemas de drogadicción. Es decir que toda esta problemática nosotros la queremos enfrentar, la enfrentamos y creemos que es parte sin duda muy importante de nuestras vidas porque tratamos de atender los medios específicos en los cuales se mueven los jóvenes de la Pastoral Juvenil y las situaciones criticas también en las cuales también se mueven y esta son situaciones criticas que sin duda nos preocupan a todos.

OJM.- Padre, otro tema que no puedo dejar pasar en este programa y tiene que ver con la juventud y la política. Usted ha visto que los tres partidos políticos principales de la R. D. han celebrados procesos de renovación de sus dirigencias. ¿Qué opinión le merece a usted este proceso que ha habido de renovación y en la que hay ya personas que pertenecen a una nueva generación de políticos?

LR.- Me parece muy importante y te felicito a ti también que esta dentro de este mundo de la política con mucha decencia. Cuando veníamos en el vehiculo resaltaba esa opinión positiva que tengo sobre tu persona y creo que realmente puede ser un aporte muy positivo para nuestro país que necesita ver renovada la imagen del político y de la política y yo creo que se ha dado prácticamente en todos los partidos. Necesitamos una nueva visón, una nueva cara, un nuevo rostro de la política, porque con la política vamos a trabajar todo el tiempo, es el pan nuestro de cada día y necesitamos de una u otro forma, aunque tengamos formas diferentes de enfrentar lo que es la realidad política, pero eso es parte de la vida y el ser humano no puede vivir sin la política. Entonces necesitamos que haya una renovación, porque la imagen del político o de la política en general se había deteriorado y todavía esa mancha está ocultando el verdadero rostro de la política que debe ser un rostro positivo de aporte a la vida social, al entendimiento mutuo de la sociedad. Yo creo que eso ustedes pueden hacerlo y pueden hacerlo los jóvenes que están aquí presente que tienen un campo abierto, no solamente en el futuro, sino también en el presente, en ese sentido todos los que quieran entrar al PRD ya saben y a otros partidos políticos. Yo creo que es importante que la juventud descubra esa dimensión que es parte de la vida.

OJM.- Yo quería aprovechar y preguntarles a los jóvenes aquí presentes ¿Qué esperan ustedes de la clase política dominicana? En un mundo donde hay muchas desigualdades y hay pocas oportunidades ¿Qué esperan ustedes de la clase política? Vamos a ver Amauris.

Amauris.- Yo pienso que ahora los nuevos político así como tú, que el Padre acaba de resaltar, y yo también resalto, y te apoyo porque hay que ver nuevas caras en el ambiente político, y pienso que nosotros como jóvenes líderes debemos dar el ejemplo de lealtad a nuestro pueblo, ejemplo de que nosotros podemos aunque no somos un país desarrollado, llegar a ser un país desarrollado y gracias al progreso y con apoyo de lideres como los que hemos tenido en el pasado, pues creo que de la juventud pueden salir nuevos líderes y buenos líderes para nuestro país.

OJM.- Y Yolanda qué opina. Yolanda me acaba de decir que el Papa le regaló un rosario.

Yolanda.- Si y pude saludarlo también, fue muy especial. Qué le puedo pedir a un político que no se le haya pedido antes, simplemente un poquito de memoria. La suficiente memoria para recordar dos cosas, primero quienes han sido los que han facilitado que ellos estén en una posición pública y segundo porqué han sido elegidos o para qué han sido elegidos. Quizás eso es lo único que yo le pediría y creo que eso es algo que muchas veces cuesta y que le ha costado a muchos políticos y para los nuevos, principalmente los jóvenes que se atreven a asumir posiciones de liderazgo, yo les pediría eso solamente, memoria.

OJM.- Rafael ¿Qué opinión tienes?

Rafael.- Yo creo que en nuestro país se avecina un nuevo aire en sentido político para la juventud en sentido general, creo que estos nuevos tiempos para los políticos principalmente lo que se quiere es una especie de coherencia sobre lo que dice y hace, básicamente eso. Y yo creo que en nuestro país van a haber nuevos cambios y los jóvenes políticos están tomando conciencia sobre eso y va a haber una clase política madura que es la que va a ayudar a nuestro país a salir más o menos hacia donde queremos. A salir de un país subdesarrollado, como decía mi compañero, a un país desarrollado.

OJM.- Julio ¿Qué opinión tienes?

Julio.- Se ha mencionado varias veces un nuevo rostro, me gustaría ver un nuevo rostro pero que esos nuevos rostros traigan nuevas esencias, que sean personas sinceras, que lo que prometan de verdad se lo cumplan al pueblo. Yolanda decía que recuerden por quienes y por qué están ahí y quizás en el trabajo en el que nosotros realizamos resaltamos mucho el vivir un estilo de liderazgo que nosotros promovemos. Es un liderazgo al estilo de Jesús Cristo, a la manera de Jesús Cristo. Jesús Cristo el líder por excelencia estuvo todo el tiempo dispuesto a dar la vida por aquellos a quienes vino a servir. Si los políticos en algún momento llegaran a entender esto y estuvieran dispuestos, no a dar toda la vida y a dejarse clavar en una cruz, pero por lo menos que den un porcentaje de su vida, que den de lo que ellos son, no de algo que tienen porque lo consiguieron de buena o mala manera, sino que den de lo que ellos son, que estés dispuestos a dar vida aunque sea en parte, aunque sea en cinco minutos diarios por los que los ayudaron a llegar ahí, yo creo que el país sería excelente.

OJM.- Muy buena reflexión. Otoniel, palabras finales.

Otoniel.- El que habla al final tiene mayor ventaja porque resume todo lo que se ha dicho anteriormente. La clase política del país lo que le pediría yo sería coherencia en el sentido de lo que promete y en el sentido de lo que cumple y en los compromisos que asume. Asumen ciertos compromisos para llegar al poder o a una posición de poder, entonces la coherencia seria en el sentido de que el poder simplemente para servirse, porque ya con tener el poder tiene suficiente, es para servirlo. En ese sentido saldríamos del subdesarrollo que más que económico es un subdesarrollo mental. Mental de los que estamos debajo, que siempre elegimos y reelegimos personas que hacen lo mismo y también de los que están allá que hacen lo mismo que han hecho los anteriores, entonces luego que se van seguimos en la misma patología. Seria eso simplemente.

OJM.- Yo quería agradecer al Padre Luís Rosario su presencia aquí, así como la de ustedes y quiero concluir con esta pequeña reflexión. Los medios de comunicación en la R.D. normalmente nos mandan muchas informaciones, que en ocasiones son de todos los problemas que tenemos todos los dominicanos, pero este programa de hoy ha querido resaltar el hecho de que en R. D hay muchos jóvenes preparados, muchos jóvenes líderes en sus diferentes áreas, como los que aquí han estado presentes. Jóvenes de carne y hueso, que su único objetivo es en de trabajar por sus diferentes comunidades y que quieren tener una mejor R. D. y que por encima de todas las cosas está Dios que es el ente superior que nos vigilia a cada uno de nosotros y que nos exige un comportamiento adecuado, ético, ante cada una de nuestras actividades. Yo quería darle las gracias a cada uno de ustedes por la presencia en nuestro programa. Ya los amigos televidentes han podido palpar la magnifica delegación que estuvo en la 20va. Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Alemania, y darle las gracias al Padre Luís Rosario, y que usted sepa Padre que este programa siempre va a estar a la disposición de ustedes ¡Muchas gracias! Y a ustedes amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.

algunos comentarios

Actualmente existe 1 de ellos