Un envio del blog

Entrevista a Juan Clá Días

Enviado en 18 diciembre, 2005 Para 4:36 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera entrevista esta semana a Juan Clá Días, Presidente General de la Asociación Internacional de Derecho Pontificio los Heraldos del Evangelio, con el cual conversamos acerca del sentido de la navidad, sobre la necesidad de llevar una vida espiritual y también acerca de la obra extraordinaria que realizan los Heraldos del Evangelio en todo el mundo.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Juan Clá Días (JCD)LA INTRODUCCION:
Bienvenidos a Líderes. La humanidad a comienzos del siglo XXI se esta caracterizando por constantes conflictos en el ámbito político, social y económico inclusive caracterizado también por catástrofes naturales, y si a esto le agregamos el hecho incontestable de que estamos viviendo por una carestía de los valores morales que tradicionalmente han caracterizado a la sociedad, esto nos lleva a pensar respecto a la necesidad de recurrir a otros elementos que nos puedan ayudar a sobrevivir cada una de las cargas que tenemos que llevar desde el punto de vista moral, y también en el que hacer diario de nuestras propias vidas. La vida santa, la santidad, recurrir a Dios como ser supremo que nos gobierna desde lo más alto del cielo representa el aliento que necesitamos todos para poder superar nuestra propia existencia. De ahí es que este programa se está transmitiendo en el cuarto domingo de adviento. Nos estamos preparando todos para la llegada de la navidad, y hemos decidido hacer un paréntesis a todos nuestros propios quehaceres diarios para presentarles a ustedes un programa sumamente especial y particular. Hace unos días nos trasladamos a Sau Paulo, Brasil, para tener una entrevista con el Presidente General de los Heraldos del Evangelio, Asociación Internacional de Derecho Pontificio, que representan lo que a nuestro juicio es el Apostolado del Evangelio en este siglo XXI, una entidad que tienen una devoción por la Eucaristía, la Virgen y el Papa, su santidad, y que constituyen uno de los alientos esperanzadores para jóvenes, mujeres, hombres que buscan en Dios una respuesta a las diversas dificultades que tenemos todos los seres humanos. Nosotros entendemos que los Heraldos del Evangelio constituyen un ejemplo digno de humildad, de amor y de paz a la que nosotros queremos que los amigos televidentes puedan hoy día tener una visión de una manera de tener una vida santa apegados a los principios y postulados de la Iglesia Católica, en la República Dominicana así como más de 50 países del mundo los Heraldos del Evangelio tienen poco más de 4 años y cada día que pasa han venido concitando el amor, el aprecio de todos los feligreses a los cuales han tenido acceso, las visitas de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima constituyen una de sus principales características así como también un extraordinario coro de música gregoriana, que representan verdaderamente una visión tradicional de lo que es la Iglesia Católica. En este sentido en el programa de hoy vamos a presentarle el resultado de nuestro viaje a Sau Paulo, así como también una interesantísima entrevista con el Padre Juan Cla Días, quien es el Presidente General de la Asociación Internacional de Derecho Pontificio Los Heraldos del Evangelio. Con el conversamos sobre el sentido de la Navidad, sobre la necesidad de llevar una vida espiritual, y nos habla mucho sobre la obra extraordinaria que realizan los Heraldos del Evangelio en todo el mundo. Les invito a compartir con nosotros este programa especial en esta época de adviento, época de Navidad, propicia para reflexionar sobre los diferentes problemas que aquejan a la humanidad, que aquejan a la ciudadanía y que su solución está en encontrar, conversar y hablar con Dios. Les invitamos en el próximo segmento a compartir con nosotros un reportaje que hemos hecho sobre los Heraldos del Evangelio, y luego la entrevista que le hemos hecho al Padre Juan Cla Días.

LA ENTREVISTA:
OJM.- Es para mi un honor tener en el programa de hoy la presencia del Padre Juan Cla Días, mejor conocido como Padre Juan, quien es Presidente General de los Heraldos del Evangelio, Padre Juan muchas gracias por corresponder con nuestra invitación.

JCD.- A mi me encanta también estar aquí, sobre todo estar aquí con una persona que causa mucha admiración, que es usted, y me alegra poder decir unas palabras para sus televidentes.

OJM.- Muchas gracias Padre Juan, quisiera comenzar esta entrevista preguntándole sobre los orígenes de los Heraldos del Evangelio ¿Cómo nacen los Heraldos?

JCD.- Los Heraldos nacen de la Iglesia Católica, porque es un movimiento que desde hace mucho se viene constituyendo, desde más o menos la mitad de la década del 50 del siglo pasado, ó sea tiene ya 50 años más o menos, y nace más por propósito de un grupo de jóvenes que estando en la escuela se dan cuenta que tienen buenas voces y empiezan a cantar y desde ahí empieza entonces el desarrollo de los Heraldos, porque la juventud, uno se equivoca mucho juzgando que la juventud es hecha para las aventuras locas y enteramente fuera de los rieles, la juventud quiere heroísmo, y yo, y muchos otros jóvenes amamos mucho el heroísmo hasta el punto en que yo me metí en el ejercito, yo fui paracaidista porque me encantaba el heroísmo pero en determinado momento estos jóvenes se dan cuenta que el heroísmo, lo que se dice heroísmo es la virtud es la santidad.

OJM.-Y desde entonces los Heraldos han ido sembrado muchas semillas en diversos puntos del mundo ¿Actualmente en cuáles países los Heraldos tienen presencia? ¿En cuantos países?

JCD.-Estamos ahora redondamente hablando 57 países…

OJM.-…57 países…

JCD.-…57 países, 5 continentes.

OJM.-Y ¿Cuál es el carisma que tienen los Heraldos? ¿Qué es lo que los mueve para llevar ese mensaje de Dios?

JCD.-Cada movimiento tiene su carisma, tiene su atracción, tiene su empeño y el empeño, el carisma de los Heraldos es el deseo, claro que uno tiene que tener grandes deseos, el deseo es formar el mundo, hacer un mundo todo hecho de paz, de virtud, todo hecho de belleza, el carisma esencial de los Heraldos se encuentra en la bondad y en la verdad, una bondad cualquiera, es una bondad, de hecho la mejor bondad que ahí, la verdad también, cualquiera, la verdad con v mayúscula, v larga y mayúscula, verdad, ¿Qué es la verdad y la bondad en su plenitud? Dice San Thomas de Aquino que la bondad en su esplendor y la verdad en su esplendor también son la belleza, belleza es esplendor de la verdad, esplendor de la bondad, belleza es Dios, cuando se trata de la esencia, de la esencia de la bondad, la esencia de la verdad, la esencia de lo bello uno puede decir Dios, entonces lo que quieren los heraldos es un mundo hecho de bello, es un mundo hecho de bondad, es un mundo hecho de verdad, pero de tal manera que la gente ponga su atención y su intención en Dios, porque uno tiene que entrar en contacto con Dios, porque Dios, si Dios tuviera pies estaría hasta la punta de los pies deseando entrar en contacto con los hombres, y la mejor manera de entrar en contacto con los hombres que tiene Dios es a través del bello.

OJM.-Padre Juan unos de los desafíos que tiene la Iglesia Católica en este comienzo del siglo XXI, es la necesidad de integrar a más jóvenes en lo que es la religión Católica, jóvenes que perciben que la sociedad materialista les promueve mayor posibilidades de éxito que lo que le garantizaría una vida espiritual, una vida santa ¿Qué opinión tiene sobre eso?

JCD.-Mire este es un desafió no solamente de la Iglesia Católica, es un desafió de la humanidad, es un desafió de la historia, y tanto la Iglesia, tanto la historia, tanto la humanidad, están en un momento realmente crucial, es un momento importantísimo para el futuro de la humanidad, el futuro de la iglesia, el futuro de la historia, porque la juventud ya ha probado de todo y ha buscado la felicidad por todos los sitios, es más o menos como alguien que ha perdido su sombrero en el Teatro y lo busca afuera porque esta más claro, pero no lo va a encontrar porque si ha perdido el sombrero en el teatro, puede encontrarlo afuera pues esta adentro, y así también es el mismo problema es la misma situación que uno encuentra en el cruce histórico en que nos encontramos, porque buscar la felicidad donde ella no se encuentra es una locura, porque diría alguien muy lógico que es evidente que cuando uno busca algo donde no está, no lo encuentra, y esa es la experiencia que ha tenido la juventud hasta ahora y la humanidad también, buscando la felicidad donde ella no se encuentra. La felicidad consiste en adecuar la vida, adecuar los movimientos, adecuar la inteligencia a una finalidad, si el martillo fuera capaz de felicidad, su felicidad estaría cuando se sintiera golpeando un clavo, un gato si pudiese ser feliz como es el hombre se sentiría feliz cuando esta en las tejas, y con toda libertad moviéndose de un sitio al otro, si el martillo fuera cogido por alguien y fuera usado como si fuera un serrucho el martillo se quedaría muy infeliz porque no es para eso que fue creado, y el gato si fuera usado para poner un clavo en la pared se quedaría loco, porque la felicidad esta en cumplir la finalidad, hombre es creado por Dios para Dios, no es para otra cosa, y mientras el hombre busque la felicidad en lo que sea y que no sea Dios no la va a encontrar, y en este momento la humanidad afligida por todos los dramas, afligida por todas las crisis, por todos los problemas y la juventud cansado, exhausta en buscar la felicidad donde no está, se está poniendo el problema, será ¿Qué la felicidad no está en Dios? Y nosotros tenemos mucha facilidad de hacer nuestro postulado y hacer con que los jóvenes comprendan lo que somos, porque nosotros somos un instrumento de Dios para hacer con que la gente encuentre su felicidad.

OJM.-Muy buena reflexión, con el Padre Juan vamos a seguir conversando en el próximo segmento pero antes vamos a presentarles algunos testimonios de jóvenes que pertenecen a los Heraldos.

VTR JOVENES OPINAN JOVENES QUE PERTENECEN A LOS HERALDOS

OJM.- Casualmente una de sus respuesta fue que uno de jóvenes que hacían canciones, les gustaba cantar iniciaron esta gran obra que usted hoy preside, precisamente permítame hacerle una pregunta sobre las canciones, los cantos de los Heraldos que son muy bellos y que ciertamente son un estilo digamos tradicional de la Iglesia Católica, pero sin embargo hay que decir que son canciones que no atraen a la juventud, al joven de hoy día ¿Qué me pudiera decir entorno a los cantos de los hidalgos?

JCD.- Hay un critico de arte muy famoso del siglo pasado, Ingles, que fue un hombre que conoció mucho el arte, y el decía que la buena obra de arte la verdadera obra de arte, goza de la puerilidad de las cosas del espíritu, si uno coge un vino que es para tomarlo, así que uno lo tiene ahí en la bodega, un vino que ha salido hace poco, uno lo toma, pero si encuentra un vino de 50 años, que fue muy bien puesto en la bodega y lo abre siente un perfume espectacular, y un aroma y un sabor de primera, así también la verdadera obra de arte, no es muy antigua, muy anciana, muy vieja, no, jamás queda vieja, queda con más gusto, queda con más…, el tiempo le da más sabor, más atracción, hay algunas músicas, algunas melodías que son hechas para el momento, estas no se pueden guardar pues se van, pero hay músicas y hay obras de artes, y son echas para la historia, y estas por más que uno quiera hacerlas desaparecer jamás lo conseguirá, y así como Dios es eterno hay músicas a mi juicio que son eternas, y que uno las oirá en la eternidad delante de Dios, y esto es lo que pasa con el Gregoriano, el Gregoriano es un cántico, son composiciones hechas para atravesar los siglos y permanecer en la historia, yo creo que cuando venga el fin del mundo nosotros oiremos en las ultimas horas, en los últimos momentos oiremos Gregoriano, porque el Gregoriano fue hecho para permanecer y así muchas otras muchas músicas que a los Heraldos les agradan mucho sin despreciar jamás las músicas del momento que son buenas.

OJM.- Padre Juan… otro aspecto que llama la atención de los Heraldos es su vida organizada, la disciplina que imponen a todas sus actividades, si me pudiera conversar un poco sobre ¿Qué significa la disciplina en las actividades de los Heraldos?

JCD.- Es que sin disciplina uno no consigue llegar enteramente donde quiere, si una persona quiere ser médico, quiere atender a la gente en sus enfermedades tiene que cursar una universidad de medicina y tiene que someterse a las disciplinas médicas, si uno quiere construir un previo tiene que pasar por una escuela de ingeniería, y tiene que aprender a hacer los cálculos para hacer perfectamente un previo, en todos los campos donde se quiere la cumbre tiene que haber disciplina, si uno ve el evangelio y se encuentra con las figuras extraordinariamente espectacular, fuera de lo común que es Jesucristo, Jesucristo Dios y hombre, uno percibirá que ahí ya esta la disciplina, una disciplina perfecta, lo que debe ser hecho el lo hace, y lo hace con un empeño extraordinario y nosotros también, Heraldo del Evangelio, si no tuvieras una disciplina evangélica, una disciplina universitaria, una disciplina que pusiera a los jóvenes enteramente en sus aspiraciones, porque una cosa es querer una cosa, otra cosa es queremos un objetivo o otra es unirse en los riele en los caminos que lleva el objetivo, y uno tiene que interpretar lo que quiere el joven, si quiere ser ingeniero tiene que entrar a la facultad de ingeniería, si quiere ser santo tiene que entrar en una facultad de santidad y tiene que someterse a las disciplinas de la santidad, entonces tiene que disciplinarse, no hay caso.

OJM.- Padre Juan a propósito de Jesús ahora en Navidad, en diciembre conmemoramos el nacimiento de nuestro señor, el mundo está convulsionado, realmente catástrofes naturales han provocado grandes desastres en toda América central, hemos visto la costa sur de Estados Unidos ser afectada por un terrible huracán, pero aparte de esto vemos la extrema pobreza que está viviendo gran parte de la humanidad, se percibe una baja en la escala de valores de las sociedades más desarrolladas, a propósito de navidad ¿Qué reflexión pudiéramos hacer frente a estos desafíos que tiene la humanidad?

JCD.- El hombre fue creado en el paraíso y tenía una vida muy feliz en el paraíso, sin catástrofes, sin terremotos, sin Tsunamis, sin nada, pero hubo en determinado momento una serpiente que dice a Eva coma el fruto y seréis iguales a Dios, ser igual a Dios, y Eva lo comió porque quería ser igual a Dios y Adán también lo comió, y en la humanidad hay una sed muy grande de ser igual a Dios, los hombre quieren ser iguales a Dios, y estas catástrofes ya las conocemos en el antiguo testamento, es el diluvio, conocemos la torre de Babel, y tanto en una como cualquier otra situación el hombre quería ser igual a Dios, y este momento que conmemoramos la navidad del niño Jesús nosotros tenemos la oferta más generosa que ha hecho Dios para nosotros, él Dios se hace hombre y nos dice yo me he hecho hombre para que pudieres ser Dios, pero hoy vengo a extraer esta sed que tienen en sus interiores, la sed de ser igual a Dios, yo me hago igual a ustedes, soy hombre, para que ustedes sean igual a mi que soy Dios, y este es el drama, es que los hombres unos quieren la invitación que nos hace el niño Jesús y otros no lo quieren, no quieren esta invitación y quieren ser iguales a Dios por su propia fuerza y por su propia capacidad, y este es el desastre, mientras la humanidad no entienda el mensaje de la navidad que es un mensaje de paz, que es un mensaje de orden, que es un mensaje de armonía, que es un mensaje de disciplina, como invitando a todos para que sean iguales a Dios, mientras el hombre no entienda eso, que podemos hacer, son los desastres de la naturaleza y son los castigos todos, venganzas que la propia naturaleza impone al hombre para que se ponga en su sitio, este es el problema que aceptemos el mensaje que nuestro señor Jesucristo nos trae, la paz, la tranquilidad del orden, esta es la realidad, la tranquilidad del orden viene penetra en nuestras alma desde que nosotros mirando al niño Jesús le decimos, señor penetrad en mi alma yo quiero ser Dios, pero quiero ser por el camino verdadero aceptando, el sobrenatural, aceptando la invitación verdadera que me hacen, aceptando ser santo, si la humanidad fuera santa, todo listo, la naturaleza se queda enteramente arreglada.

OJM.- Con el Padre Juan vamos a seguir conversando en el próximo segmento sobre otros temas de interés que tienen que ver con los Heraldos del Evangelio.

PAUSA

OJM.- Estamos conversado con el Padre Juan Presidente General de los Heraldos del Evangelio. Padre Juan en el último segmento usted nos hablo sobre el significado de las navidades, me gustaría saber ¿Cómo celebran los Heraldos la Navidad en sus respetivas cedes en las diversas partes del mundo donde se encuentran?

JCD.- Navidad así como otras fiestas durante el año tiene una peculiaridad, y es que Dios que es muy generoso, yo diría un error adoctrinar diciendo generoso, Dios se llama generosidad, y el quiere dar todo, y quiere dar todo a nosotros, quiere darse así mismo, y el quiere que la humanidad pueda participar de las gracias que tuvieron aquellos que estaban en el pesebre cuando nació, y quiere que durante los siglos, los niños, toda Navidad sea una conmemoración de aquella fiesta, pero él reparte, él hace con que las gracias todas las que él ha dado a la humanidad en aquel momento, sea también participada por nosotros en el año 2005, y que lo cual nosotros vamos a recibir las mismas gracias que han recibido los que estaban junto a él en el pesebre cuando nació, Maria, José, los pastores, los Reyes Magos y todos los que han tenido la gracia de estar ahí con él. De manera que nosotros buscamos en Navidad las mismas gracias, que han recibido hace 2000 años los hombres en el pesebre, y por eso la conmemoramos con una misa en varios sitios del mundo, nosotros tenemos allá en San Pablo una catedral, y en esta catedral nosotros tenemos una misa del gallo con el cardenal y en otros sitios del mundo tenemos la misa de media noche, pero además nosotros hacemos también que en nuestras cedes se elijan, se trabaje, se conformen, se elaboren un pesebre para la gente que quieran llegar a sentirse en el ambiente de la ruta en Belén, y puedan de una manera muy especial participar de las mismas gracias, porque uno debe crear las condiciones psíquicas, las condiciones materiales, las condiciones concretas para que la providencia de las mismas gracias, y delante del pesebre con movimientos con luces, pesebre muy especial, ahí entonces la gente recibe las gracias que han recibido Maria, José, los ángeles, los pastores, los reyes, por eso aprovecho si me permite a invitar la gente a conocer Belén, el pesebre que tenemos aquí en nuestra cede en República Dominicana…

OJM.-…en Santo Domingo…

JCD.-…en Santo Domingo, en la ciudad de Santo Domingo, les invito a sus televidentes porque yo creo que van a lograr mucho con una visita así y les va a gustar muchísimo.

OJM.-Padre Juan, para yo hacer este programa consulte con algunos jóvenes que forman parte de los Heraldos en Santo Domingo, le pregunte que ustedes les gustaría preguntarle al Padre Juan, y la pregunta mayor, el mínimo común de todas las preguntas fue ¿Cuándo el Padre Juan ira a Santo Domingo? ¿Cuándo será eso realidad?

JCD.-A mi gusto yo iría ayer, ahora… uno tiene que aguardar la oportunidad, uno tiene que ser como una nube que bajo el soplo del Espíritu Santo se mueve para todos los sitios. Santo Domingo es una ciudad que me encantó cuando la conocí, sabe que allá está el primas de América, el cardenal primas de América, que yo lo conocí un hombre muy interesante, y sabe que ahí está la cede de la Iglesia para América, la primacía de las Iglesias en América y poder constatar la historia toda de los edificios, y la historia toda de esta ciudad y de este país, para mi fue una verdadera maravilla, y por eso muchas y muchas veces me viene a la memoria los momentos felices que he pasado en Santo Domingo y me vienen las ganas de volver, yo no sé cual es el calendario de la providencia, pero yo se cual es el calendario deseoso de mi corazón, es estar en Santo Domingo ahora, pido a la providencia que me dé esta oportunidad, y pido que recen para que pueda llegar a Santo Domingo lo antes posible.

OJM.-Una última pregunta que tiene que ver con el valor de la familia, usted sabe que muchas familias en todas partes del mundo están pasando momentos muy difíciles, la integración familiar, lo que es la raíz de la sociedad, está profundamente cuestionada en esta sociedad de principio del siglo XXI, sin embargo vemos que los Heraldos así como otras asociaciones de la fe Católica realizan una labor extraordinaria, en términos de resaltar los valores familiares de resaltar la integración familiar, si me pudiera concluir con una reflexión entorno a la importancia de la familia y sobre todo a llevar los valores cristianos en esta sociedad tan convulsionada.

JCD.-Bien, es un tema muy, muy importante de hecho yo conozco una familia de República Dominicana constituida por Don Orlando y Doña Patricia, una familia muy bien constituida y ¿Por qué se constituyen buenas familias y hay otras que no están enteramente ajustadas? Uno tiene que constituir familias según moral Católica, una vez que hay evangelio el primer milagro que hace Jesús es una familia, son las bodas de Cana y María interviene por primera vez en la historia, su historia públicamente en un matrimonio, y la familia es para Jesús para Maria algo de gran importancia de mucha importancia, y el hace este milagro porque la madre le pide, verdad, pero la madre le pide a causa de los jóvenes que estaban en casa de él ese día. La moral Católica es muy bien explicitada en materia de matrimonio, el matrimonio no debe ser hecho por pura razón sentimental, el matrimonio debe ser llevado adelante, además de los sentimientos tiene que tener claro que el matrimonio visa la prole, visa los hijos, y la educación de los hijos, y uno tiene que comprender que es hecho para santificar al otro, si el marido sabe perfectamente que su obligación es cuidar de la santificación de su señora, de su mujer, y poder crear una atmósfera de perfección, lo mismo se pasa con la mujer, si la mujer tiene como objetivo santificar al marido, y los dos se unen para santificar los hijos, ahí nosotros tenemos una repetición de la sagrada familia, José queriendo santificar más nuestro señor, imposible pero lo quería, María queriendo santificar más a José, los dos queriendo mantener la santidad de Jesús, esa es la vida de la familia, la sagrada familia, y mi consejo como sacerdote, como persona de experiencia, es que las familias se unan con el objetivo sobrenatural, con el objetivo de llegar a la perfección de la santidad, la santidad no es para un religioso solamente, el religioso claro hace votos para llegar plenamente a la santidad, pero la santidad es hecha también para los que constituyen familias, la familia debe ser santa y la base de la sociedad espiritual es la familia, cuando la familia es santa, entrega después hijos santos a la iglesia, hijas santas a las iglesias, serán sacerdotes, serán religiosos, serán monjas, serán personas de ambos sexos que se entregarán a la santidad, en esta navidad del 2005 uno tiene que pensar en los problemas de la familia, la familia está en crisis porque también la familia no encuentra más el camino verdadero, el rumbo verdadero de la santidad, si se llevan bien los dos rumbo a la santidad los hijos siguen detrás.

OJM.-Padre Juan yo quiero agradecerle su amabilidad de habernos dedicarnos tiempo para compartir con nosotros en esta entrevista, creo que sus opiniones y comentarios, van a ayudar a contribuir no solamente a que se conozca más la obra de los Heraldos del Evangelio, sino a lo más importante, y es que los ciudadanos y las familias sobre todo puedan tener una mayor vida cristiana con los valores que nos enseñó siempre nuestro señor Jesucristo, muchas gracias Padre Juan y a ustedes amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.

Comentarios cerrados.