Un envio del blog

Lecciones aprendidas

Enviado en 10 enero, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

El 2006 fue recibido por los dominicanos con aumentos en la tarifa eléctrica y en una cantidad considerable de los productos de consumo diario, sin que esto mereciera del gobierno una explicación responsable. El afán de obtener mayores ingresos para el primer semestre de este año, en perjuicio de la mayoría de los dominicanos, hizo que el gobierno mantuviera la comisión cambiaria, en adición a la reforma tributaria, lo que ha provocado los referidos aumentos, ocasionando fuertes reacciones en los supermercados y colmadones, incluyendo los estadios de béisbol.

Indudablemente que este fue siempre el denominado ‚Plan B‚, que consistía en aplicar la comisión cambiaria siempre que el Congreso Nacional no satisficiera el interés oficial, aún cuando está consciente de que la comisión cambiaria es un impuesto ilegal. Oportuno es advertir que la situación actual hubiese estado más grave, si el Congreso Nacional, en un esfuerzo realizado por la oposición política, no hubiera actuado, como en efecto hizo, reduciendo considerablemente los impuestos que pretendía aplicar el presidente Leonel Fernández. Ahí radica la importancia en mantener el equilibrio entre la fuerza política que hoy esta en el Poder Ejecutivo y la mayoría política que hoy esta en el Congreso Nacional. Es lo que los constitucionalistas norteamericanos llaman los checks and balances‚ o los contrapesos del poder.

Esto es lo que está en juego para las elecciones de mayo de 2006, en las que, no hay dudas de que los dominicanos mantendrán ese equilibrio democrático en el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, y también en los ayuntamientos del país, con la oposición controlando mayoritariamente estas dos ultimas instancias. Esto nos conminará, como es el deseo de diversos sectores de la vida nacional, a que, a partir de las elecciones del 16 de mayo, los partidos políticos, suscriban el pacto político para sentar las bases de la modernidad y el desarrollo del país en el Siglo 21.

Hace unos días, viendo el canal de televisión francés, ví una entrevista con el primer ministro, Dominique de Villepin. Hablaba de Francia y de Europa, de política y de economía, de ideas y proyectos, del pasado y del futuro. Esto es precisamente lo que la sociedad dominicana está reclamando de sus gobernantes.
Los problemas que agobian hoy a los dominicanos son la estabilidad en el empleo, la calidad de los servicios públicos, la vivienda, la seguridad ciudadana, la inmigración, la integración social y la lucha contra la pobreza. De eso hay que hablar, por más que nos quieran decir lo contrario.

Un buen amigo mío, aficionado a los axiomas políticos, ha formulado el siguiente: cuando un partido político que ha gobernado una vez pierde las elecciones, necesita una segunda derrota, aún más contundente, para empezar a enterarse de lo que le está pasando. Los perredeístas aprendimos esa lección en su día. La lección le tocará al gobierno en las elecciones de mayo de 2006, como ocurrió en 1998.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta