Un envio del blog

Elecciones en Haití

Enviado en 07 febrero, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hoy se celebran las elecciones presidenciales en Haití, acontecimiento de particular importancia para nuestro país. Estas elecciones fueron pospuestas en más de tres oportunidades, y hay que esperar que el proceso transcurra sin mayores novedades, que se respeten los resultados emanados de la soberanía popular, y que Haití comience nuevamente el tránsito hacia la democracia.

En diversas etapas de mi vida he estado en Haití. Recuerdo que la primera vez fue en el 1976, cuando mis padres me llevaron, conjuntamente con otros amigos de la familia en Santiago, a conocer Haití, específicamente Cabo Haitiano. Me recuerdo perfectamente de la fortaleza conocida como la Citadelle, que fue construida por Henri Christophe, en 1807.

Luego, tengo recuerdos de la visita oficial que hizo mi padre, siendo Presidente de la República, al entonces presidente Jean Claude Duvalier, en 1985.

Después, en el 2002, realicé una visita a Puerto Príncipe para iniciar conversaciones sobre las telecomunicaciones entre ambas naciones. Ya para este año, se percibía el clima de tensión que se vivía en la capital haitiana bajo el gobierno del presidente Aristide.

A finales de 2005, volví a Puerto Príncipe, pero esta vez a sostener encuentros y entrevistas con algunos candidatos a la presidencia y con los representantes de Naciones Unidas en esa hermana nación. Fue una experiencia muy interesante.

En cada una de estas visitas, observé las grandes desigualdades que existen en Haití, la extrema pobreza, la falta de institucionalidad, y la concentración de la riqueza en una minoría. Lo que sí ví muy positivamente es la capacidad de trabajo de la mayoría de la población haitiana, que, a pesar de todas las dificultades, despierta todos los días en la búsqueda de nuevos horizontes.

El país más pobre del hemisferio tiene el gran desafío de iniciar la reconstrucción económica e institucional. Que quien resulte electo en estas elecciones sea capaz de ofrecer confianza y atraer a los miles de haitianos que están en nuestro territorio para que puedan formar parte del capital humano de esa nación hermana, debe ser el principal deseo de los dominicanos de buena voluntad. Sin embargo, la comunidad internacional, de manera especial, Estados Unidos, Canadá, Francia y la ONU tienen que asumir el compromiso de coadyuvar a la solución haitiana, la cual no puede ser una carga exclusiva de la República Dominicana.

Los dominicanos tenemos que apostar a que Haití supere la prueba de hoy, que es crucial, por el bien de nuestra nación. Y dado que las relaciones con Haití es un tema de interés nacional, el proyecto de Nación que está siendo elaborado por el PRD tiene una propuesta de la política exterior y migratoria para que, independientemente de quien nos gobierne, se implemente.

Como bien dice el lema de una camiseta que tenía un joven hace unos días en las calles de la ciudad, Give Haiti a chance (demos una oportunidad a Haití). En estas elecciones, Haití se esta jugando su presente y su futuro. Esperaremos lo resultados.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta