Un envio del blog

Los valores de la Gran Alianza Nacional

Enviado en 28 febrero, 2006 Para 9:10 am Escrito por en Ponencias

Discurso de Orlando Jorge Mera , Secretario General del Partido Revolucionario Dominicano.
28 de febrero de 2006, Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, Santo Domingo, D.N.

Señoras y Señores:

Es para mí un momento muy especial el que vivo hoy con ustedes. Hemos llegado aquí después de superar varias etapas a lo interno de nuestra organización. Por lo que doy gracias a Dios.

Como dominicano, que nací, crecí y me desarrollé en el Partido Revolucionario Dominicano, me siento hoy sumamemente orgulloso de esta organización política que, a través de sus 66 años de historia, ha estado presente en los momentos estelares de la vida nacional, haciendo aportes a nuestra democracia, y de manera muy particular, concertando y forjando acuerdos electorales como el Acuerdo de Santiago en 1974 y el Acuerdo de Santo Domingo en 1994. Todos con el sello de nuestro líder máximo, Dr. José Francisco Peña Gómez.

Independientemente de que en cada proceso electoral, el PRD ha formalizado acuerdos electorales con otras fuerzas políticas, no cabe duda de que la convocatoria a este gran acto marca un hito en la historia política nacional.

Al PRD, que resultó de la renovación democrática acontecida a mediados del año del pasado, le ha correspondido esta responsabilidad histórica. El PRD que ha sabido combinar sabiamente la juventud y la experiencia. Caras nuevas, ideas nuevas, pero el mismo compromiso con los valores de siempre. La justicia, la igualdad, la libertad, la solidaridad, la fraternidad. Los valores por los que tantos perredeístas dieron la vida en importantes episodios de nuestra historia.

Este acto está dedicado a ellos, a las mujeres y a los hombres de nuestra organización, que se sacrificaron por la democracia dominicana.

Soy, por lo tanto, un privilegiado de haber vivido uno de los procesos de reencuentro político más fructífero de que se tenga memoria. Como parte de una nueva generación comprometida con el bienestar del país, nuestra organización ha construido y está construyendo esta Gran Alianza Nacional con el Partido Reformista Social Cristiano.

Propicia es también esta ocasión para expresar, en nombre del PRD, eterna gratitud hacia aquellos cientos de reformistas que se la jugaron por la vida y la integridad de los perredeístas, en diversos momentos de la vida nacional, como si fuéramos uno más de ellos.

Por tal razón, quiero expresar mi reconocimiento a las direcciones de ambos partidos por haberse colocado a la altura de las circunstancias históricas. La alianza de la socialdemocracia y la democracia cristiana en República Dominicana, siguiendo la tendencia internacional, construirá una mejor Nación.

Y es que los países no se prometen: Se construyen. Porque soy padre de familia y profesional, sé que se construyen como un hogar: con amor y perseverancia. Con valores cristianos. Y también con imaginación.

En el último año, he recorrido por las ciudades y los campos, y muchos dominicanos me han contado sus sueños. Por eso tengo claro, la República Dominicano que imagino. El país, del presente y del futuro, el que todos anhelamos y queremos.

Un país donde nadie esté condenado a vivir en la pobreza.

Donde todo ciudadano pueda tener un trabajo, y todo trabajo sea digno.

Donde toda escuela sea como el mejor colegio privado.

Donde los niños no estén en las calles sin la debida protección.

Donde nuestros abuelos y nuestros padres reciban no solo buenas pensiones, sino el respeto que se merecen.

Donde un agricultor pueda vender sus productos aquí o en cualquier mercado del mundo.

Donde los jóvenes puedan conquistar la tecnología, aprender idiomas, conocer otros países, emprender, dar rienda suelta a su creatividad.

Donde ningún dominicano pueda temer a su vida por falta de seguridad ciudadana.

Donde no solo se construyan viviendas, sino que barrios acogedores. Con plazas, jardines, lugares para practicar deportes, para el arte y la cultura.

Donde preservemos el medio ambiente.

Donde ninguna madre sola sea discriminada, o no pueda trabajar porque no tiene con quién dejar los niños.

Donde las mujeres ganen lo mismo que los hombres por igual trabajo.

También anhelo un país con servicios públicos de calidad, dedicados a servir a las personas.

En definitiva, quiero que entre todos construyamos un país acogedor, con mayor igual de oportunidades para todos.

Señoras y Señores, nada de lo que me imagino puede ser realidad sino es con el concurso de las fuerzas vivas de la Nación, en particular de las organizaciones políticas. Esta Gran Alianza Nacional es el primer paso hacia la construcción de una mejor República Dominicana.

Para ello, obtendremos un triunfo categórico en las elecciones de mayo. La República Dominicana espera una Alianza fuerte, unida. Estoy seguro que lo vamos a lograr. En las elecciones de mayo, demostraremos, una vez más, que somos mayoría, y que esa mayoría será puesta al servicio de los mejores intereses para construir el proyecto de Nación.

La llave del presente y del futuro está en nuestras manos. Tomémosla.

Y juntos, vamos a ganar.

Muchas gracias.

algunos comentarios

Actualmente existe 1 de ellos