Un envio del blog

Cosas importantes

Enviado en 23 mayo, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hablemos más de las cosas importantes: del amor, de las mujeres y de los niños, de la familia. ¿Es su Santidad el Papa Benedicto XVI el que habla? ¿O el presidente George Bush, acaso? No. Es el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en su último discurso anual a la nación, en el que declaró que‚ el más grave problema del país‚ es la pérdida, desde 1993, de 700 mil habitantes por año. Para mitigar esta crisis demográfica, Putin anunció una serie de medidas de apoyo a la mujer y a la familia.

La reflexión de Putin me hizo hacerme la siguiente pregunta: ¿Cómo está el tema de la familia en República Dominicana? La cantidad de niños y niñas que están abandonados en la calle, o realizando trabajos ilegales, o siendo explotados comerciales, es alarmante; la paternidad irresponsable está siendo una característica visible a juzgar por la cantidad de demandas en los juzgados; la deserción escolar, esto es que de cada diez niños solo cuatro terminan la escuela, es sumamente grave; y la natalidad fuera del matrimonio es alta en comparación con años anteriores.

Basta con visitar los principales barrios de la ciudad de Santo Domingo, o de Santiago, o visitar los municipios apartados del sur profundo para darse cuenta de esta realidad. Se trata de un fenómeno que es viene como resultado del proceso de globalización que ha estado viviendo el mundo, del cual no escapa el país.

Frente a estos cambios se habla mucho y con grandes hipérboles sobre la ‚crisis‚ de la familia. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en los países desarrollados, donde el tema suscita una vasta literatura especializada, es sorprendente lo escaso de la investigación sistemática en ciencias sociales sobre este tema en el país, salvo algunas publicaciones excepcionales. En efecto, por ejemplo, el gobierno dominicano gasta cantidades millonarias en publicidad oficial, y sin embargo, no invierte en la preparación de un estudio serio sobre lo que está ocurriendo con la familia.

Esa misma indolencia no se reproduce en la mayoría de los dominicanos. Si se mira a las encuestas, una inmensa mayoría estima que la familia es muy importante en su vida, otorgándole mucha más relevancia que a los amigos y el trabajo. En esta sociedad del riesgo‚ la familia se ha transformado en un refugio emocional, económico y hasta físico. Esto va en contra de la idea según la cual el individuo moderno se encumbraría sobre las ruinas de la familia. Esta noción‚ que viene de la Revolución Francesa‚ es la que ha inspirado a la ideología progresista, que se ha interesado más en promover la emancipación del individuo de la familia que en comprender su participación en la familia.

En otros países, la familia está en el centro de los debates sobre cómo reformar los sistemas de bienestar. Como política de Estado, sin embargo, todavía no está entre las cosas importantes en el país, salvo la labor excepcional de determinadas instituciones no gubernamentales. Espero que esto, pronto, sea revertido.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta