Un envio del blog

Estilo de gobierno

Enviado en 20 junio, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

El informe publicado la semana pasada por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, sobre la lucha contra la pobreza en la República Dominicana, que aportó la cifra de que 42 de cada 100 dominicanos viven en la pobreza, no mereció una posición oficial del gobierno ni de los organismos estatales encargados de trazar las políticas públicas en esta área.

Lo mismo sucede con el DR-CAFTA, negociado y firmado por el gobierno anterior, y ratificado en la actual gestión por el actual Congreso Nacional. Voces autorizadas del oficialismo señalan que está todo listo para la entrada en vigencia el próximo 1 de julio, cuando otros funcionarios afirman que el gobierno todavía tiene pendiente tareas importantes para cumplir con los requisitos exigidos para que el Tratado entre en vigor, lo cual fue confirmado por voceros autorizados del gobierno norteamericano.

Sobre el subsidio al gas licuado de petróleo, en la campaña electoral, el gobierno afirmó que no tocaría este subsidio. Sin embargo, terminadas las elecciones, el gobierno anuncia que eliminará este subsidio, lo que afectará a la clase media y a las clase más pobre del país.

No abundaré sobre el clima de inseguridad que vive la sociedad dominicana ni sobre la crisis del sector eléctrico ni sobre los problemas que afectan a la educación y a la salud públicas, pues sobre esto me he referido en artículos anteriores. En cada uno de estos casos, la posición del gobierno no ha sido clara y contundente.

En el fondo, muchos cuestionamos el estilo de gobierno. Pero, ¿qué es el estilo de gobierno? El estilo es el modo en que el Ejecutivo ejerce sus atribuciones y su liderazgo, pero es más que eso. Parafraseando a Aristóteles puedo decir que es bueno el estilo que ayuda a que la sociedad procese su agenda de manera estable y productiva, pese a la diversidad de intereses. Un buen estilo de gobierno es quizás el principal activo de una sociedad democrática; sin él las energías ciudadanas se dispersan. Por eso hay que evitar buscar ventajas a costa del otro.

El estilo del Presidente es importante, dada la amplitud de sus atribuciones y el nivel de su apoyo político. El estilo presidencial puede variar, y en el país, tenemos varios ejemplos. Pero hay límites dados por la calidad del aparato público en articular los aspectos técnicos, políticos y comunicacionales de las políticas en su origen, diseño, gestión y evaluación.

Los partidos políticos son parte esencial del estilo de gobierno, y más los que estamos en la oposición, que tenemos el sagrado deber de mostrar que somos la alternativa, y por lo tanto, debemos comenzar construyendo nuestra propia identidad aprovechando las diversas oportunidades que se nos presentan diariamente.

Quedan dos años y dos meses al actual gobierno, con un estilo que ya ha quedado en evidencia. Entonces, desde la oposición, empecemos a contarles a los dominicanos todo lo que pensamos y todo lo que haríamos a partir de ser, nueva vez, opción de poder, con una visión diferente e incluyente.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta