Un envio del blog

¿Dónde esta el norte?

Enviado en 01 agosto, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Siempre ha estado muy de moda recurrir a frases o proverbios chinos. Uno de sus líderes de la China moderna, Den Xiao Ping, acuñó la siguiente frase: No importa el color del gato, lo que importa es que cace ratones. Esta frase ilustra la preponderancia del pragmatismo por sobre las ideologías en el diseño de políticas públicas.

En efecto, los resultados exhibidos por los países que han adoptado un enfoque de esta naturaleza‚ incluida la propia China‚ ilustran cuán acertada es esta visión. En el caso dominicano, cuantas veces se ha impuesto la concertación hemos tenido resultados muy satisfactorios. Basta con señalar el impacto que significó la entrada en vigencia del nuevo Código de Trabajo que transformó las relaciones laborales en el país. De igual manera, la aprobación de la Ley de Seguridad Social significó un ejemplo de madurez de la clase política nacional.

Los auspiciosos resultados que se han cosechado en años recientes son un claro reflejo de los efectos del consenso que en la práctica ha prevalecido, en cuanto a situar la capacidad de emprendimiento del sector privado como eje motor del crecimiento y desarrollo, con un aparato estatal concebido para actuar desempeñando un papel eminentemente subsidiario.

Sin embargo, la realidad es que existe actualmente una evidente pérdida de dinamismo y de potencial de crecimiento de la economía dominicana, producto de la implementación de una política económica propia del espejismo. El gobierno ha sido incoherente en las políticas públicas, pues, hoy más que nunca, esas políticas apuntan a una mayor participación del Estado en la economía, tal como se compruebe con la magnitud del actual déficit cuasi-fiscal.

Un sector del gobierno quiere el DR-CAFTA, pero otro sector no lo quiere. Un sector del gobierno quiere inversión extranjera, pero otro no la desea. Un sector del gobierno quiere competitividad, pero otro no la incentiva. Un sector del gobierno quiere transparencia, pero otro, con sus hechos, ofrece un panorama sombrío. En definitiva, no hay claridad. El resultado práctico es que se ha perdido el norte.

En el campo de la competitividad, por ejemplo, la propuesta del gobierno es insuficiente, no tanto por falta de profundidad o por ausencia de otras iniciativas‚ que ciertamente las hay, sino que fundamentalmente por carecer de un relato que muestre su decisión de avanzar con convicción de una determinada dirección.

En este confuso cuadro está surgiendo cada vez con mayor claridad la voz de los que apuntan a fortalecer la noción del Estado de Bienestar, en el marco de una economía cada vez más rígida. Se teje así una combinación que puede conducir a una peligrosa parálisis, tal como lo muestra la experiencia de las economías europeas más tradicionales, que día tras día pierden posiciones frente a países más flexibles y con mayor capacidad de innovación. La frase de Den Xiao Ping tal vez sea una fuente inspiradora para que el gobierno busque el norte en vísperas de cumplir dos años en el poder.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta