Un envio del blog

Entrevista al Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez

Enviado en 20 agosto, 2006 Para 5:19 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera entrevista esta semana al Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez, destacado jurista dominicano y experto en derecho constitucional quien sobre la Asamblea Constituyente o una Consulta Popular.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Juan Manuel Pellerano Gómez (JMP)
Virtudes Álvarez (VA)
Ramón Almánzar (RA)

COMO LO DIJO:
“habría que celebrar elecciones para elegir a los miembros de la Constituyente”.
“Eso resulta interesante, el referéndum es una institución muy utilizada en otros países”.
“aquí la vida vale una guayaba podrida”.
“y lo que el Gobierno ha hecho con el plan de seguridad ciudadana ha sido algo efectivo”.
“el Recurso de Amparo ha venido a ser en los últimos tiempos una especie de ejercerlo si no existen otros recursos establecidos en la ley”.
“Fue bajo la vigencia de la ley de 1914, una tabla de salvación en muchísimos casos que vivían dormidos en los tribunales”.
“La lucha contra la corrupción ha tenido tradicionalmente en el país una impunidad, se está logrando algo, se han dado algunos pasos de avance”.
“el Habeas Corpus, prácticamente ha desaparecido de la legislación, a menos que los operadores, que son los tribunales, entiendan que lo mismo que hicieron los tribunales bajo la ley de 1914 siguen vigentes todas las causas que justifican un recurso de Habeas Corpus”.

INTRODUCCION:
Bienvenidos a Líderes. A principios de este mes de agosto, a propósito de una convocatoria de parte del Presidente de la República, Dr. Leonel Fernández Reina, a los diferentes partidos políticos de la Nación, asistí en representación del PRD, conjuntamente con una comisión al Palacio Nacional, a una reunión convocada por el Presidente Fernández para discutir e intercambiar ideas sobre las reformas que debe hacerse a la Constitución de la República Dominicana. En la referida reunión, el Presidente de la República expuso su punto de vista de cómo debe hacerse la reforma a la Constitución. Sorprende y asombra, que el Presidente Fernández, a propósito de haber obtenido la mayoría en el Congreso Nacional, haya cambiado su posición original respecto a que la Constitución de la República debía modificarse a través de una Asamblea Constituyente, en efecto, recordarán que en las jornadas del Diálogo Nacional del año 1996 al 2000, una de las principales conclusiones de ese diálogo fue que la Constitución de la República se modificara a través de una Constituyente, posteriormente en el último consenso que se arribó, tanto los partidos políticos, como la sociedad civil organizada, a través del Diálogo Nacional fue en el 2001, a propósito de una comisión que designó el entonces Presidente Hipólito Mejía, esa comisión concluyó, en el sentido de que debía producirse una modificación a través de una Asamblea Constituyente, el Presidente de la República cuando era candidato a la presidencia le ofertó a la Nación a través del Programa de Gobierno 2004-2008 del PLD, titulado “Por una República Dominicana con Progreso Económico, Democracia Real y Equidad Social”, le ofertó al país como parte de sus propuestas que la Constitución debería reformarse a través de una Constituyente. En ese sentido en la página número 32 del Programa de Gobierno del PLD se lee lo siguiente; Estrategias: “Propiciar la Asamblea Constituyente compuesta por miembros libremente electos por la ciudadanía, como un órgano de amplia base popular, que sea, por ese mismo una genuina expresión de la democracia”, página 32, Programa de Gobierno 2004-2008. Yo creo que la clase política dominicana tiene un gran reto por delante, y es el de mantener los niveles de credibilidad ante el electorado, y el PLD ofreció que haría una reforma constitucional a través de una Constituyente, por lo tanto no puede ahora producirse un cambio de opinión sólo por una cuestión puramente política, por el hecho de que el PLD obtuvo mayoría en el Congreso Nacional en estas elecciones. Mayoría que es bueno aclarar, que para reformar la Constitución de la República a través de una Asamblea Revisora se requiere una mayoría calificada, esto es las dos terceras partes de la matrícula de la Asamblea Nacional compuesta por Senadores y Diputados, y por lo tanto el PLD deberá contar con el respaldo de la oposición, esto es del PRD y del PRSC, por lo tanto en el debate está el tema de cómo modificar la Constitución de la República Dominicana, nosotros entendemos que la Constitución de la República Dominicana debe reformarse a través de una Asamblea Constituyente, por lo tanto únicamente habría que modificar los textos de la Constitución que establecen la metodología de modificación de la misma, y celebrar una Constituyente con participación popular, esto es a través de elecciones en las que los partidos políticos, la sociedad civil, y las organizaciones, y personas independientes, puedan ser postuladas para que en una elección legítimamente el pueblo dominicano pueda tener una expresión, a fin de hacer las transformaciones que requiere la ciudadanía, e inclusive pudiera establecerse que esos trabajos de la Constituyente con posterioridad sea sometido a un referéndum para que la mayoría del pueblo dominicano apruebe o no el referido trabajo. Yo pienso que la clase política del país tiene que respetar sus compromisos, y el Presidente Leonel Fernández, tiene que rectificar a propósito de lo que le ofertó al electorado nacional, no es lo que está diciendo producto de una actual coyuntura política, que necesariamente nos tiene a nosotros que recordar que las reformas constitucionales que lamentablemente se han hecho en el país, han correspondido a coyunturas políticas del momento, y es bueno hacer la rectificación necesaria, de que en el caso del PRD no se condujo de la mejor manera al momento de propiciar reformas constitucionales coyunturales, y que le corresponde ahora diferenciarse del pasado, y diferenciarse del PLD, y aunar esfuerzos conjuntamente a otras organizaciones políticas y a otras organizaciones de la sociedad civil que están reclamando que la reforma sea a través de una Constituyente. Por eso en nuestro programa de hoy vamos hablar sobre las ideas y criterios a tomar en cuenta en una reforma constitucional, y contaremos con la gratísima presencia de un destacado jurista dominicano, el Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez, con quien conversáremos sobre si lo prudente es una Asamblea Constituyente o una consulta popular como ha expresado el Gobierno de la República Dominicana. Les invitamos en el próximo segmento a compartir con nosotros está interesante entrevista.

LA ENTREVISTA:
OJM.- Le doy la bienvenida en nuestro programa al Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez, destacado Jurista y experto en Derecho Constitucional, entre otras materias de nuestro país. Muchas gracias Dr. Pellerano por corresponder con nuestra invitación.

JMP.- Gracias a ti Orlando por haberme invitado, a mí me resulta de mucho placer venir a tu programa.

OJM.- El placer es nuestro. Con el Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez vamos a hablar sobre los aprestos que existen en el país para reformar la Constitución de la República. Y me gustaría, en primer lugar, que habláramos sobre saber la oportunidad o no, de iniciar este proceso en estos momentos, el Presidente Leonel Fernández, como se sabe, a designado una comisión de juristas con el propósito de modificar la Constitución dominicana y adecuarla según su entender a las necesidades de la República Dominicana en el siglo XXI, de igual manera a sostenido reuniones con representantes de partidos políticos y de diversos sectores de la vida nacional. Mi primera pregunta sería, ¿Usted cree que ya llegó el momento de modificar la Constitución de la República Dominicana?

JMP.- Bueno, fíjate, la modificación de la Constitución de la República es un hecho político, y bastaría que los actores políticos lo entiendan así para que sea, claro, la opinión del Presidente de la República pesa mucho, y ha obtenido, podríamos decir, una gran aceptación en el gran público dominicano, no solamente en los intelectuales y políticos, si no en el pueblo en general, el pueblo dominicano es un pueblo constitucionalista, y le agrada hablar de la Constitución y mucho más saber que le consignen en la Constitución algo que piensa, y entonces el problema es otro, el problema no es semántica, es un problema de poder, pero ya, yo podría decir que el momento es propicio, porque hay cierta forma, cierto calor, clamor, sobre la modificación.

OJM.- En ese sentido, me recuerdo cuando usted estuvo en nuestro programa, cuando nos honró con una primera entrevista, usted señaló que lo importante en la República Dominicana, no es que se modifique la Constitución, si no que se aplique, ¿Repetiría usted ese mismo concepto o habría algún tipo de mensaje oculto a través de esa afirmación?

JMP.- No, las cosas siguen siendo igual. Las letras de la constitución, en cierta forma, no es que carezca de relevancia, porque indiscutiblemente que la tiene, y tiene mucha relevancia, y es importante porque además, la Constitución además de ser un documento de poder en el Estado, es un documento jurídico, y es necesaria la expresión correcta de sus conceptos, de los derechos que consagra, por ejemplo, para que los mismos puedan tener mayor efectividad. Pero yo creo que el problema de la constitución, ojalá que pudiéramos conseguir un buen texto que satisfaga a todos, pero es un problema de poder de quienes gobiernan el Estado, esto es un problema de los actores del poder, más que de la letra de la Constitución, porque, dicen por ahí que dos abogados juntos discutiendo, hay tres opiniones, entonces siempre habrá posibilidad de interpretar de una manera u otra el mismo texto, y ser objeto además de una interpretación, pero va a depender mucho, y yo confío realmente de que así será, de que el ejercicio del poder se haga lo más cercano, no solamente a las letras de la Constitución, sino a la teoría que siempre encierra la Constitución. La Constitución ha tenido desde 1844 la consagración de un régimen democrático, que ha variado, que ha desaparecido, el régimen democrático, ¿Por qué? por un ejercicio mismo del poder, por los tiranos que hemos tenido en la República, pero, siempre la Constitución habla de una República, nunca la Constitución dominicana ha consagrado una dictadura, ni una tiranía, aunque tuvimos a Trujillo, Pedro Santana, Lilís. Entonces, es importantísimo el tema de la Constitución pero más importante que eso es el ejercicio del poder.

OJM.- Usted ha dicho que el pueblo dominicano es constitucionalista, recientemente la Gallup publicó una encuesta en la que señala que el 71% de los dominicanos aprueba que se reforme la Constitución de la República, sin embargo la pregunta que habría que hacerse es ¿Hasta que punto participaría el pueblo dominicano en la reforma de la Constitución?

JMP.- Yo lo veo muy difícil, porque la mayoría del pueblo dominicano, es necesaria reconocerlo, es un pueblo ignorante, ignorante en los derechos que tiene, ignorantes de hasta donde puede llegar y que significado en si tiene la Constitución, sin embargo hay muchos políticos en el país, hay intelectuales, hay podríamos decir, muchas personas, que piensan, que pueden saber y olfatear hacia donde se extiende la democracia en el mundo moderno, y hasta cuando se debe consagrar ese derecho, que sea provechoso su ejercicio por el pueblo.

OJM.- Es decir, que en principio por una falta de mucho conocimiento, de divulgación de los que son los derechos consignados en un texto constitucional se haría un poco más difícil que el pueblo dominicano se involucre en la participación del proceso, sin embargo, lo veremos más adelante hay diversas vías en las que la población podría participar, ya sea a través de una constituyente, o de habla de consulta popular, hay una experiencia, la experiencia de la Unión Europea, de la Constitución de la Unión Europea, a propósito de los referéndum que se han hecho, que han involucrado a nacionales de esos países, pues, da un cierto parámetro para la discusión.

JMP.- Yo te diría que sí, hay algunas nuevas instituciones que han sido incorporadas a muchas constituciones, pero para mi… qué entiende el pueblo dominicano ordinario sobre la democracia, aquí ha hecho falta algo, que son las escuelas democráticas. Hasta ahora ningún Gobierno se ha interesado en llevar la enseñanza democrática a las aulas, no solamente las aulas públicas, sino en todos los sectores y comunidades, y eso no es que invente algo, si no que las escuelas democráticas existen, existen hace más de un siglo en los EEUU y en todos los países democráticos del mundo, sobre todo en los países de grandes democracias del mundo occidental, tienen escuelas democráticas, y hay una cantidad de biografías y de textos para enseñar.

OJM.- Y entonces, cuando usted señala que el pueblo dominicano es constitucionalista, porque recordemos que lo hemos llevado a la práctica, el pueblo dominicano se tiro a las calles en el 65 para defender la constitución.

JMP.- Por eso te lo digo, no solamente por el hecho del 65, si no que al pueblo dominicano le gusta votar, pese a la disminución que hubo en las últimas elecciones, al pueblo dominicano le gusta ganar, que gane su líder, entonces va y votó, y tiene entonces algo ahí, que se presenta en todo la historia dominicana, es la fuerza social que representa Constitución. La Constitución ha provocado una serie de golpes de Estado para implantar otra Constitución, lo mismo que golpes de Estado para restituir anterior, y el año 65 es la muestra más palpable, cuando surge el movimiento “Vuelta a la constitucionalidad sin elecciones”, y eso no fue el pronunciamiento que hizo Juan Bosch allá en Torre Molino con un grupo que fue a visitarlo, si no que eso caló y caló tanto que hubo un movimiento armado, un movimiento armado en que tomó parte gran parte de la población…

OJM.-…es decir que es un antecedente importante…

JMP.-…sí, sobre todo cuando el grito fue “Vuelta a la constitucionalidad sin elecciones”.

OJM.- Muy interesante ese antecedente. Con el Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez vamos a seguir conversando en el próximo segmento, pero antes vamos a ver está opinión que nos tiene la dirigente política Virtudes Álvarez, del MIUCA, que nos cuenta su visión de cómo debe hacerse la reforma Constitucional. Veamos.

VTR VIRTUDES ALVAREZ

VA.- El MIUCA, y el Partido Comunista del Trabajo, hemos insistido desde el 1989, es decir antes de que naciera el MIUCA, cuando estábamos en el proceso de constitución, en la necesidad de una reforma constitucional, para hacer de la Carta Magna un instrumento que sintonice con lo que es la realidad de la sociedad dominicana hoy, y desde ese momento hasta hoy hemos sostenido, hemos propuesto la idea, de una Constituyente a través del voto popular, por eso decimos que el proceso de reforma constitucional debe atravesar, vivir dos momentos, el primero es el de modificación de los artículos, del 116 al 118, que establece como se modifica la propia Constitución de la República, Asamblea Nacional Revisora, es la figura existente hasta este momento, entonces estamos proponiendo e insistimos en que la Asamblea Nacional Revisora, se limite en este momento a modificar sólo los artículos 116, 117 y 118, para introducir la figura de una Constituyente electa por voto popular, y que en un segundo momento, una vez establecida esa reforma, de que ya no será la Asamblea Revisora, sino que será una Asamblea Constituyente electa por voto popular, a partir de ese segundo momento, entonces, vamos a modificar los demás contenidos de discusión, iniciando por el articulo 55 de la Constitución de la República que confiere tantos poderes al Presidente de la República, que lo convierte casi en un monarca, tanto poderes que puede, incluso, intervenir otros poderes del Estado, como el Poder Judicial y el Poder Legislativo. En el caso de los Ayuntamientos, el Poder Municipal, que la Constitución de la República confiere autonomía política, financiera y administrativa, y sin embargo el Presidente de la República es quien nombra, paradójicamente el Presidente del Consejo Municipal del Desarrollo. Por eso insistimos en que es necesario insistir en la propuesta de la Constituyente por voto popular, y aguarla la fiesta a los que están propugnando sobre una supuesta consulta, que de consulta ya estamos bastante, y además que es otro mecanismo de manipulación, una herramienta política de participación para un asunto técnico, tan importante para la vida nacional como lo es la Carta Magna, por una vocación democrática y participativa.

PAUSA

OJM.- El último consenso que se hizo en la República Dominicana sobre la reforma constitucional en el país, a propósito de una comisión especial que nombró el entonces presidente Hipólito Mejía, y que estuvo coordinada por el Monseñor Agripino Núñez Collado, en su calidad de Coordinador del Diálogo Nacional, este consenso estableció que el mecanismo para hacer la reforma constitucional sería para hacer la reforma constitucional sería a través de una constituyente, que dicho sea de paso también, fue el mecanismo que está contenido en la página 32 del Programa de Gobierno del PLD presentado al electorado en las elecciones de mayo del 2004, este tema de la constituyente, es interesante pero al mismo tiempo complejo. Me gustaría entonces Dr. Pellarano que podamos, en primer lugar, para que los amigos televidentes puedan entender, ¿Qué es una constituyente? Y ¿Cómo se aseguraría la participación popular en la misma?

JMP.- Creo que deberíamos comenzar en precisar como se reforma la Constitución, realmente la Constitución se reforma como ella dice, en los artículos 118 y siguientes, si mal no recuerdo, se señala como comienza con la aprobación de una ley por el Congreso donde se señale la necesidad de la reforma constitucional, y se precisen los artículos que serán modificados, y lo ideal, aunque no siempre se observa eso, es que señalen un proyecto de los textos a modificar, eso significa que la modificación la va hacer el Congreso Nacional, si se le invita a ir, pero si la reforma tiende a establecer primero el procedimiento de la reforma de la Constitución, o sea, modificar la Constitución en cuanto a su forma de modificarse, entonces habría que, la Asamblea Revisora actual, deliberar sobre ese punto, y establecer el nuevo mecanismo de cómo modificar la constitución, que sería la forma más popular y común, por una Asamblea Constituyente.

OJM.- Dr. Pellerano, una pregunta para edificación de los televidentes, para celebrar esa Asamblea Revisora que modifique el mecanismo, a su vez de modificación de la Constitución, ¿Se requiere de una mayoría simple o de una mayoría calificada de los legisladores que están presentes en la Asamblea Nacional?

JMP.- No. La mayoría calificada que la propia Constitución establece, porque la Constitución se va a modificar, entonces, importa poco que sea algunos de los textos relativos a la organización del poder, o simplemente, en ese caso sería a la forma de modificar la Constitución.

OJM.- Creo que la Constitución habla de que son las dos terceras partes de la Asamblea Nacional, por lo tanto habría que contar con las fuerzas necesarias para hacer la Asamblea Revisora.

JMP.- Por eso te dije ahorita, que la modificación es un hecho político, y las fuerzas políticas tienden a estar de acuerdo para que la modificación se produzca.

OJM.- Entonces celebrada la Asamblea Revisora se modifica la modalidad en que debe de ser enmendada o adoptada una nueva Constitución ¿Cómo se insertaría y cómo se llevaría a efecto la figura de la Constituyente?

JMP.- Sí. Sólo la Constituyente podría variar en su forma, si en la modificación de la Constitución se consigna como debe ser, si simplemente se dice cambiar la forma actual por una Constituyente y se deja ahí, sin más precisiones, entonces eso se resolverá con el sistema dominicano de los partidos políticos, que es el sistema que la Constitución consagra, entonces los partidos políticos se avocarían a presentar a la JCE los representantes que ellos van a tener, eso va de acuerdo a la misma forma en que se elijan los Legisladores, y entonces se elegirían una cantidad X…

OJM.-…es decir que habría que celebrar elecciones…

JMP.-…habría que celebrar elecciones para elegir a los miembros de la Constituyente.

OJM.- Y usted señala que la Constitución podría también establecer otro tipo de modalidad, cabe decir que representantes de la sociedad civil pudieran tener derechos de postular candidatos.

JMP.- Indiscutiblemente que sí, eso abriría entonces algo nuevo que en el derecho constitucional actual dominicano no existe, digo algo nuevo, y es importante, porque en el sistema actual de sóla participación de los partidos políticos, la Constituyente si no se abren las puertas para que otras fuerzas políticas y sociales puedan participar, sería la misma cosa, carecería de relevancia porque los partidos políticos, acabados de celebrar unas elecciones y podríamos prever como va a estar la composición de la próxima Constituyente.

OJM.- Es decir, que sería saludable innovar, incluyendo la posibilidad de que los miembros de la sociedad civil o los independientes pudieran también postularse.

JMP.- Sí. Y es importante, porque en nuestro sistema de democracia actual el hombre solo, tú, yo, los que estamos aquí no valemos nada, para poder tener una posición política definida, para poder tener una exigencia a los organismos del poder tendríamos que convertirnos en partidos o en movimientos políticos, y entonces eso requiere tiempo, sobre todo tiempo, dinero, mucho dinero, y a competir entonces con el poder de los partidos políticos tradicionales, que es mucha organización que tienen, muchos años penetrando en el pueblo dominicano.

OJM.- Entonces Dr. Pellerano, la Constituyente, podríamos decir, es un medio en el cual se garantizaría una expresión legítima de la ciudadanía en la modificación de la Constitución.

JMP.- Siempre y cuando no resulte cicatera, la forma en que se abra la puerta, si se abre, bueno en el anteproyecto, ese que tu señalas, se debatió, yo estuve en algunas sesiones pero luego me retiré por algo que no me gustó, pero se discutía hasta donde podría, como se podría lograr la representación de otros organismos distintos a los partidos políticos, y ahí estaría el centro y el éxito, podríamos decir, abriendo el abanico de la próxima constituyente.

OJM.- Sí. Yo pienso que en ese consenso del 2001 se estableció un por ciento de las candidaturas a las organizaciones de la sociedad civil, y yo creo que es saludable y abriría mayor las posibilidades para que los dominicanos y las dominicanas puedan participar legítimamente en ese proceso, que existe una expresión popular.

JMP.- Si se llegara a ir a la Constituyente, ese sería un documento que valdría la pena sopesar.

OJM.- Ahora bien, Dr. Pellerano, el Presidente Fernández ha tenido un cambio de visión de cómo reformar la constitución, en su Programa de Gobierno estableció claramente que favorecía una Asamblea Constituyente, y en aquella jornada del Diálogo Nacional, del 96 y el 2000, también favoreció que se hiciera una constituyente, y lo mismo está en el consenso del 2001, sin embargo, actualmente el Presidente plantea que lo puede hacer la Asamblea Revisora a través de un sistema de consultas populares, que no está bien claro de cómo sería está modalidad pero preveo que es que en cada uno de los municipios del país, se hagan presentaciones y diálogos, sobre lo que se llevaría a la reforma constitucional para que sirva de un elemento de retro alimentación de los diversos sectores de la vida nacional, él plantea un pacto político que sea aprobado por la Asamblea Revisora a través del sistema de consultas populares. ¿Usted tiene algún criterio formado sobre esto?

JMP.- Te voy a ser sincero, no, no me he puesto a cavilar sobre esos aspectos, tiene así, de primera impresión cosas atrayentes, abre el abanico de los participantes, es decir no lo abre sólo a las instituciones de la sociedad civil, si no que podríamos decir que lo abre al gran número, ahí eso choca con que el gran número no va a participar, porque el gran número no tiene idea de que se trata, pero si, para eso están los líderes, para eso están los lideres de los movimientos para poder explicar, y mover, y entonces no podría haber algo que no de una participación mucho mayor de personas, que la participación con los grupos de la sociedad civil.

OJM.- Es decir, que hay que explicar un poco mejor la metodología de cómo se haría.

JMP.- Sí, sí, la idea tiene atractivos, todo es un problema de explicar que es lo que se quiere, como se llagaría ahí, y eso los que estarán involucrados en la modificación de la Constitución, que son básicamente los partidos políticos, pues, podrán sopesarlo, y deberían consignarse, en la ley de reforma de la constitución, no como un mecanismo previsto de la Constitución misma, sino como un mecanismo posible, o sugerido, y que sea entendido que puede llegar a una solución con mayor apoyo popular.

OJM.- Volviendo al caso de la Constituyente, favorecería usted que se hiciera la Asamblea Constituyente a través de la elección con la participación popular, pero que al mismo tiempo se incluyera la figura del referéndum, como una forma de que después que terminen los trabajos de la Constituyente sea sometido a un referéndum, para así ya obtener la ratificación o no de la mayoría del pueblo dominicano sobre los trabajos de la Constituyente.

JMP.- Sí. Eso resulta interesante, el referéndum es una institución muy utilizada en otros países, recuerda, la entrada de los países europeos a la Unión Europea fue precedida de un si o un no que se le preguntaba al pueblo, el problema del referéndum es lo lacónico de la consulta, generalmente están en unas posiciones de un si o un no, porque ya un referéndum con más posiciones a tomar podría ser sumamente complicado.

OJM.- Muy interesante. Con el Dr. Pellerano Gómez vamos a seguir conversando en el próximo segmento, pero antes veamos la opinión que nos tiene Ramón Almánzar, presidente del Partido Nueva Alternativa, sobre su visión de cómo reformar la constitución. Veamos.

VTR RAMÓN ALMANZAR

RA.- El Partido Nueva Alternativa comparte la necesidad de que modifiquemos la Constitución, la que tenemos es de 1966, para otra sociedad, hoy la sociedad es diferente y requiere un nuevo ordenamiento general, legal, ¿Cómo debe hacerse? Por una Constituyente, con participación popular, en consecuencia rechazamos la propuesta del presidente de la República de una Consulta popular, la consulta no obliga al legislador a tomar en cuenta las cosas que se están decidiendo, debemos elegir un grupo de hombre y mujeres que exclusivamente tengan la misión de modificar la Constitución de manera honorífica, por el tiempo que requieran, aquí hubo constituyentes que duraron 156 días, es decir no podemos presionar para que en el marco de politiquería, y por intereses particulares y de grupos de modifique la Constitución. Hoy nosotros necesitamos un nuevo texto, que sea garantía de todos los derechos ciudadanos, pero sobre todo que coloque a República Dominicana en un nuevo siglo. Por eso lo justo, lo correcto, es que sea por una Constituyente con participación popular, donde se exprese la sociedad, la sociedad de hoy no es la sociedad del PLD, del PRD y el PRSC, eso sería altamente injusto, entonces tenemos que permitir que todos los sectores, porque las organizaciones que somos minorías, y que no tenemos representación congresual, podemos estar ausente de eso, claro que no, debemos tener participación los sectores productivos, los sectores ecológicos, los sectores sindicales, las iglesias, no sólo las católicas, si no también las evangélicas, todo lo que tiene que ver con el sector femenino, que es determinante en la vida nacional, el sector juvenil, el mundo de los estudiantes, es decir, lo justo es que nosotros pensemos en que todos los sectores que inciden en la vida nacional, tengan de alguna manera alguna representación, y eso no puede ser del Congreso constituido, que por demás su elección fue muy cuestionada, el PLD incluso tiene la mayoría, si permitiéramos que sea ese Congreso vamos a tener la Constitución que el PLD decida, y no es justo, si nos vamos a dar la Carta Magna para los próximos 25, 30, 40 años, está Constitución de ahora tiene 40 años, entonces no podemos jugar con eso, y debemos abrir, República Dominicana necesita una democracia más abierta, y la propuesta del señor Presidente es una democracia cerrada, porque nos está diciendo “consultemos” pero que resultó que aquí hay muchas consultas, aquí hay 13 propuestas concluidas, incluyendo 4 de cuatro universidades, incluso el mismo proceso que el Gobierno desarrolló con el decreto 4-10, 2001, que dirigió el propio Agripino Núñez Collado, en consecuencia esa propuesta de modificación, Constituyente con participación popular, con los siguientes contenidos más o menos, modificar el artículo 55, crear nuevos poderes, como el Poder Electoral, el Poder Municipal, crear la rendición de cuentas de manera institucional, crear los referéndum revocatorio y referéndum consultivo, para que el pueblo sea quien realmente tenga el poder, y pueda, en determinados momentos, destituir a los funcionarios que se coloquen de espaldas a los intereses colectivos de la Nación. Debemos dar un nuevo texto, pero un texto que modernice, pero que sobre todo ponga en manos del ciudadano las principales decisiones que se tomen en el país, sólo así pudiéramos tener un texto que tal y como dijo La Salle, no sea un pedazo de papel sino que sea un instrumento para el desarrollo y un instrumento para la defensa de los derechos humanos y ciudadanos.

PAUSA

OJM.- Estamos conversando con el Dr. Juan Manuel Pellerano Gómez, destacado jurista dominicano, y un tema de destacado interés para la ciudadanía es saber cual es el estado de derecho actual que vivimos en la República Dominicana, y en ese sentido Dr. Me gustaría preguntarle ¿Cómo usted ve el estado de las instituciones públicas del país? ¿Cómo usted ve la garantía de los derechos de los dominicanos ante los tribunales, y si tiene algún criterio formado sobre los avances que hemos tenido desde el punto de vista institucional?

JMP.- Fíjate, yo creo que debería comenzar por decir que la Constitución no la defiende nadie, si alguien comete un delito aparece un policía y se lo lleva preso, ¿Quién viola la Constitución?, sobre todo desde el poder. No hay nadie que lo persiga. Entonces, la Constitución es algo que existe, pero que para formase el estado de derecho conforme lo prevé la Constitución de la República y las leyes, es un problema de tipo cultural, entonces tiene que haber valoración de persona a persona, tiene que haber respeto a los derechos del otro, pero todavía más, tiene que haber respeto a algo esencial para toda sociedad, que es respeto a la vida, y aquí la vida vale una guayaba podrida, vasta con alguien quiera quitarte el celular que tienes en la mano, te da un tiro, y se lo lleva, y después no pasa nada.

OJM.- Pero el Gobierno ha implementado un plan de seguridad ciudadana.

JMP.- Eso es otra cosa, pero no tiene nada que ver el plan de calidad ciudadana, con la concepción que tenemos los dominicanos del valor de la vida, porque eso es una cosa que viene de viejo, y lo mismo que con el respeto a los derechos del otro, y lo que el Gobierno ha hecho con el plan de seguridad ciudadana ha sido algo efectivo, hoy la prensa informa que de acuerdo de las estadísticas que se llevan en el Instituto de Patología Forense, ha disminuido la cantidad de gente en más de un 60%, hay que felicitar al Gobierno por eso, es imprescindible que se mantenga, pero eso no resuelve el problema de la violencia nacional, el problema de la violencia nacional hay que olerlo, buscarlo más en el fondo, más en sus causas, esto que tomó el Gobierno era la medida de emergencia, se debe perseverar en ella, pero se debe buscar la manera de atacar las causas profundas de la delincuencia dominicana, donde hay un factor en algunos casos de hambre.

OJM.- Entonces ¿Cómo está la garantía de aquellos que se le imputan crímenes o delitos ante la justicia?

JMP.- La justicia ha mejorado, ha mejorado visiblemente, sobre todo la justicia penal ha pasado de una justicia lenta, e interminable en los procesos, a una justicia rápida que a veces se va de la mano de tan rápida, hay una estadística que señala que con la implementación del Código Procesal Penal, se ha eficientizado la labor de los tribunales en más de un 68%.

JMP.- Sí, sí, es cierto, pero todavía hay que mejorar muchas cosas, indiscutiblemente que las investigaciones tienen un tiempo determinado, el procedimiento se hace rápido, en dos fases ante el tribunal penal, y podríamos decir que se imparte justicia más rápidamente, lo que a veces pasa es que algunas de las vías de recurso, como es la apelación y la casación, se han convertido prácticamente casi inexistentes, hay jurisdicciones que han entendido que han entendido que todos los recursos de apelación son inadmisibles, no obstante a que se invoquen medios fundamentados en violaciones a derechos consagrados por la Constitución, en cuestiones de tipo constitucional, y pasan, los declaran inadmisibles y luego la Suprema Corte de Justicia, la cámara penal, le planta el mismo sello, entonces, la dificultad no es del código, para mí el código tiene cosas que hay que modificar, pero hay un problema básico de la justicia penal que está en los operadores del sistema.

OJM.- Es decir en cuanto al Ministerio Público…

JMP.- Esa combinación, Ministerio Público-Jueces, hay Jueces muy cuidadosos, muy buenos, hay otros que no lo son, y entonces se está haciendo indiscutiblemente una labor increíble, la está haciendo hace varios años la Escuela Nacional de la Judicatura, la está haciendo básicamente en el inicio de este Gobierno, La Escuela de Ministerio Público, que está haciendo, no solamente preparando y revisando la capacidad de los que existen, si no que están estableciendo los parámetros para remozar todo el Ministerio Público, y convertirlo realmente en un profesional permanente.

OJM.- Dr. Pellerano, ¿Usted cree que una futura reforma del Poder Judicial debería contemplar la posibilidad de poder establecer una sala constitucional en la Suprema Corte de Justicia?

JMP.- Yo creo que sí. Yo creo que el problema, hay cuestiones constitucionales que son difíciles de plantear, ahora mismo, después de haberse inaugurado con bombos y platillos el Recurso de Amparo, fallan las jurisdicciones civiles de primera instancia, esos jueces civiles huyen de tomar posición frente al problema, a veces político que se plantea con un Recurso de Amparo, y entonces el Recurso de Amparo ha venido a ser en los últimos tiempos una especie de ejercerlo si no existen otros recursos establecidos en la ley, o no ha estado apoderado otro tribunal, y si llegamos ahí, matamos al Amparo, el recurso de Habeas Corpus, bajo vigencia de este nuevo código de este nuevo código, que es otra cosa, y esa es otra de las barbaridades que tiene. Fue bajo la vigencia de la ley de 1914, una tabla de salvación en muchísimos casos que vivían dormidos en los tribunales.

OJM.- ¿Y ahora bajo el nuevo código?

JMP.- Bueno, bajo el nuevo código para poder recurrir en Habeas Corpus hay tres causales solamente, y prácticamente va a ser imposible hacer un Habeas Corpus, porque basta con que el caso sea posible pedir una medida de rectificación de algunas de las providencia provisionales dictadas por el juez…

OJM.-…es decir que se ha restringido totalmente el Habeas Corpus…

JMP.-…el Habeas Corpus, prácticamente ha desaparecido de la legislación, a menos que los operadores, que son los tribunales, entiendan que lo mismo que hicieron los tribunales bajo la ley de 1914 siguen vigentes todas las causas que justifican un recurso de Habeas Corpus, admitido por la jurisprudencia, porque el nuevo código dice que nada más hay tres, y entonces, esa son las únicas tres, o existen todas las otras que la jurisprudencia agrego, que son como 14, entonces, hay un problema de, vuelvo y repito, de los operadores y de los operadores, sin sensibilidad social , que se llevan de que está es la ley, y como está es la ley, y la ley dice así, pues eso es, eso es lo que hay, y por eso es que declaran inadmisibles muchísimos recursos de apelación, y por eso reclaman inadmisibles muchísimos recursos de casación penal.

OJM.- Dr. Pellerano, un tema que es también importante abordar con usted, tiene que ver con otro aspecto, sobre la lucha contra la corrupción, el ordenamiento legal que existe en el país, el Departamento de Prevención de la Corrupción es al final del día un instrumento de segunda o tercera categoría dentro del Ministerio Público, han fracasado algunos intentos de establecer un ordenamiento autónomo para poder avanzar en la lucha contra la corrupción. ¿Qué usted opina sobre esto?

JMP.- La lucha contra la corrupción ha tenido tradicionalmente en el país una impunidad, se está logrando algo, se han dado algunos pasos de avance, y yo confío en que las nuevas corrientes, las nuevas ideas, en los nuevos ímpetus, podríamos decir, de los nuevos legisladores, ayuden a crear bajo la acción efectiva del Ministerio Público la represión de la corrupción, si no se frena la corrupción, esto sería, una frase de tu padre; “Convertiríamos al país en un acto de delincuentes”, entonces, hay cosas a mejorar, y yo confío en que lo lograremos.

OJM.- Dr. Pellerano, yo quiero darle las gracias por haber participado con nosotros en nuestro programa. Sus opiniones vienen a enriquecer este debate, en primer lugar sobre la reforma de la Constitución, y en segundo algunos de los señalamientos que usted ha hecho sobre la necesidad de fortalecer el estado de derecho en nuestro país, usted que es un estudioso, pues, nos prestigia nosotros en el programa de hoy, y por lo tanto queremos reiterarles las gracias.

JMP.- Orlando, las gracias debo yo dártelas a ti.

OJM.- Gracias. Y a ustedes amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.

Comentarios cerrados.