Un envio del blog

Metamorfosis constitucional

Enviado en 22 agosto, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Estrategias: Propiciar la Asamblea Constituyente, compuesta por miembros electos libremente por la ciudadanía, como un órgano de amplia base popular que sea, por eso mismo, una genuina expresión de la democracia‚ (Programa de Gobierno 2004-2008, Partido de la Liberación Dominicana, pág.32).

Esta fue la promesa que le hizo al electorado dominicano el entonces candidato presidencial Leonel Fernández para las elecciones de mayo de 2004. La mayoría de los dominicanos votaron por el presidente Fernández para que cumpliera con las promesas de campaña.

Ahora resulta que el presidente Fernández ha cambiado de opinión, pues favorece que la reforma constitucional, auspiciada por el gobierno, sea conocida y discutida por el actual Congreso Nacional, como Asamblea Revisora. Es lamentable que el presidente Fernández, por razones de conveniencia política, cambie de posición, pues la clase política nacional no puede continuar conduciéndose bajo los esquemas del pasado.

En la campaña electoral del 2004, el candidato presidencial del PLD favorecía la Constituyente, porque el PLD estaba en minoría en el Congreso Nacional. Hoy, con los resultados de las elecciones del 2006, ahora que el PLD tiene mayoría en el Congreso Nacional, aunque no la mayoría calificada para producir la reforma constitucional, se olvida del contenido de la página 32 del Programa de Gobierno. Definitivamente, el PLD no quiere la Constituyente.

Parte del escepticismo que tienen los ciudadanos hacia la conducta de la clase política es precisamente el de no cumplir con las promesas electorales. El pacto que se ofrece en la campaña, que no es otro que el Programa de Gobierno, no se cumple cuando se llega al poder. Quienes están comprometidos con una nueva forma de hacer política tienen que, con su conducta, no incurrir en las prácticas que son rechazadas por los ciudadanos al momento de valorar a los políticos.

Como bien señala el PLD, ‚los últimos cambios efectuados en la Constitución -1994 y 2001 ‚ fueron impulsados por razones y conveniencias del momento, antes que por reclamos de amplios sectores de la sociedad‚. Ciertamente, hay que convenir que las modificaciones constitucionales han correspondido a las situaciones políticas del momento, por lo que, reconozco que el PRD no se condujo de forma correcta al promover la reforma constitucional del 2001, al margen del consenso arribado al seno de la Comisión Especial de Reforma Constitucional creada mediante el Decreto No. 410-01.

Haciendo la rectificación correspondiente, el PRD, al igual que otras organizaciones políticas y de la sociedad civil, propugna por que la modificación de la Constitución, sea a través de una Constituyente con participación popular, previa enmienda del mecanismo de modificación constitucional. Queremos una Constituyente, amplia y abierta, con participación de la población en la elección de los constituyentes. Sobre este tema, continuaré en otras entregas.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta