Un envio del blog

Cuestión de visión

Enviado en 02 octubre, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hace 60 años, Harry Truman expresó que ‚la diferencia entre un político y un estadista es que el primero piensa en la próxima elección y el segundo, en la próxima generación‚. Ciertamente, los graves problemas que enfrenta el país, muchos de ellos que vienen de muchos años atrás, se debe a que la clase política no ha sido capaz de producir un pacto político que siente las bases de un compromiso a largo plazo para la solución de los mismos.

Tomemos el caso de la deuda externa del país. Tradicionalmente, la oposición y el gobierno siempre se han culpado los unos con los otros respecto a quién ha sido el que más ha endeudado al país. El debate, interesante por demás, no debe exclusivamente circunscribirse a ello, sino que, al tratarse de compromisos a largo plazo, necesariamente se trata de una carga sumamente pesada que será responsabilidad asumirla por una generación de dominicanos que no tuvo participación alguna en la toma de decisión que comprometió el presente y el futuro del país. Hay que tomar decisiones valientes antes de que sea demasiado tarde.

Según las cifras del Banco Central, al 31 de diciembre de 1962, la deuda externa global era de US$37.30 MM; al 31 de diciembre de 1978, US$987.40MM; al 31 de diciembre de 1982, US$2,634.90; al 31 de diciembre de 1982, US$2,634.90; al 31 de diciembre de 1986, US$3,687.00; al 31 de diciembre de 1990, US$4,499.12; al 31 de diciembre de 1994, US$3,946.42; al 31 de diciembre de 1996, US$3,807.31; al 31 de diciembre de 2000, US$3,682.12; al 31 de diciembre de 2004, US$6,379.70; y al 31 de diciembre de 2005, US$6,775.50.

El servicio de la deuda externa, que ha ido creciendo de manera acelerada en lo que va del presente año, debido a que el presidente Leonel Fernández promulgó este año una cantidad significativa de préstamos internacionales, representa el 6% del PIB, y que para el 2007 se habrá cumplido el período de gracia de la reestructuración de la deuda y que el gobierno deberá pagar US$300 millones de dólares.

¿Qué es lo que ha sucedido? Que el gobierno no ha priorizado ni racionalizado el gasto público y el creer que todo se puede financiar con endeudamiento público. Pasó desapercibida en el gobierno la advertencia que hiciera el Secretario Técnico de la Presidencia, el pasado 23 de julio, cuando señaló que ‚el país ha llegado a un punto en donde cualquier nuevo endeudamiento conllevará cancelar viejos endeudamientos a fin de garantizar la sostenibilidad de la deuda pública. De lo contrario, el país caerá nuevamente en crisis.

A este escenario, hay que agregar la deuda del Banco Central por el rescate de los tres bancos quebrados, cuyo monto ha crecido a más de US$5,000MM, y es por tal razón, que el gobierno está planteando un plan de recapitalización del Banco Central, y algunos voceros oficiales ya han hablando de una nueva reforma fiscal, aviso que hay que recibirlo con reservas.

La política es acerca de servicio público. No sigamos comprometiendo el futuro de los jóvenes. Cuestión de visión.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta