Un envio del blog

Austeridad es la solución

Enviado en 14 noviembre, 2006 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Al agradecer al Príncipe Felipe el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, Bill Gates, filántropo y fundador de Microsoft, afirmó que ‚el mundo ha globalizado su economía, pero no ha globalizado la atención que se ofrece al pueblo. En otras palabras, todavía la globalización no ha cumplido con su objetivo de beneficiar al pueblo.

Ciertamente, el modelo de desarrollo económico que ha generado la globalización está hoy día ante un profundo desafío. Y es en la capacidad de saber si los países compromisarios de los Objetivos del Desarrollo del Milenio, estarán en condiciones de poder cumplir con las metas de reducir la pobreza, y crear más oportunidades de empleo, educación, salud y vivienda. No basta con los anuncios que recogen buenas declaraciones de voluntad.

Tomemos, el caso dominicano. En menos de dos años, el gobierno del PLD ha realizado dos reformas tributaries que han generado más de 56,000 millones de pesos, y como ciudadano, me pregunto hacia donde se han invertido estos recursos, toda vez que los hospitales públicos son una calamidad, el suministro de energía eléctrica es un desastre, las escuelas públicas están pasando una situación muy difícil, y la criminalidad y la delincuencia han crecido con todas sus secuelas.

A pesar de las promesas presentadas al país el 16 de agosto de 2004, el gobierno no ha podido presentar soluciones a largo plazo, y lo que se percibe es una inmediatez en la búsqueda de estas soluciones, que, en la mayoría de los casos, se han ido en foros, seminaries y conferencias, que se han quedado en palabras, y no en hechos.

Al contrario, el PLD plantea ahora, por tercera ocasión, una nueva reforma tributaria, sin haber dado la más minima demostración de austeridad. Veamos: el gasto corriente creción en un 25% con relación al año pasado; los sueldos se elevaron en un 19%; los servicios personales , 83%; las erogaciones en materials y suministro, 39%; la publicidad, 130%; y los viáticos, 80%.

Una tercera reforma tributaria implicaría introducir impuestos que perjudiquen, no solo a los sectores productivos nacionales que deberán enfrentarse a la entrada en vigencia del DR-CAFTA, sino que las clases más pobres y la clase media, totalmente reducida, no podrá soportar más cargas a las que ya tienen que pagar.

Ante esta situación grave, el PRD ha planteado que el país no necesita nuevos impuestos, y que aplicando una real y sincera política de austeridad, el gobierno se ahorraría más de 30,000 millones de pesos. Con esta propuesta, el subsidio al gas licuado de petróleo, tan sensible para los sectores menos pudientes, permanecería intacto, solo habría que transparentarlo más para que le lleguen a quienes realmente lo necesitan.

La señal de austeridad tiene que venir desde la más alta expresión de la voluntad política en el país. Y hoy, martes, es una gran oportunidad para comenzar a enviar señales diferentes.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta