Un envio del blog

La Constituyente

Enviado en 20 febrero, 2007 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

El presidente Leonel Fernández inscribiría su nombre en la historia de la democracia dominicana si auspicia que la modificación a la actual Constitución de la República sea por medio de una Asamblea Nacional Constituyente. Con ello, se colocaría por encima de sus propios intereses partidarios, y permitiría que todos los dominicanos legitimaran la nueva Carta Sustantiva del Estado.

La posición originaria del presidente Fernández era justamente la de favorecer una Constituyente. Así lo plasmó en las páginas 32 y 33 del Programa de Gobierno que el PLD le ofreció al electorado nacional para las elecciones de mayo de 2004: ‚Propiciar la Asamblea Constituyente, compuesta por miembros electos libremente por la ciudadanía, como órgano de amplia base popular que sea, por eso mismo, una genuina expresión de la democracia.

Esta posición varió con los resultados de las elecciones congresuales del 2006, en las que el PLD obtuvo mayoría legislativa. Sin embargo, oportuno es recordar, desde ya, que, de intentar celebrar una Asamblea Revisora para modificar la Constitución de la República, como aspira el presidente Fernández, si asisten las representaciones legislativas del PRSC y del PRD, el PLD no tendría los votos necesarios para lograr tal objetivo.

Durante las reuniones celebradas la semana pasada entre el gobierno y la oposición sobre este tema, quedó muy claro que, si bien el diálogo es importante, las diferencias son evidentes: El gobierno desea que la modificación constitucional sea por medio de la Asamblea Revisora; mientras que la oposición exige una Constituyente.

Oportuno es recordar que la Constituyente ha sido siempre el consenso en todas las propuestas de reforma constitucional, incluyendo el último esfuerzo que fue en el 2001. Quienes no ha actuado conforme a este consenso han sido quienes han ejercido el poder, buscando siempre hacer reformas constitucionales que responda a coyunturas muy particulares. El PRD ha rectificado valientemente la conducta exhibida en el 2002, y por eso, hoy estamos, conjuntamente con otras organizaciones políticas y sociales, a favor de la Constituyente, como la vía más democrática y legítima.

Inclusive, los resultados preliminares de la Consulta Popular para la reforma constitucional arrojó un dato sumamente revelador: El 62% de los consultados coincidió en que la reforma constitucional debe hacerse mediante el mecanismo de la Asamblea Constituyente. Es decir, que aún el propio método utilizado por el gobierno, coincide con el deseo de la mayoría.

Participara o no, el PRD en la Consulta Popular, este amplio porcentaje no iba a variar. Es que contra el designio del pueblo, no hay fuerza humana que haga cambiar su destino: La mayoría de los dominicanos quiere una Constituyente.

El trabajo extraordinario que ha realizado la Comisión de Juristas para la Reforma Constitucional será un insumo fundamental para los legisladores que, por su propia autonomía, apoyarán la Constituyente para producir la transformación más profunda que adecuará al Estado dominicano al Siglo 21.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta