Un envio del blog

Santiago y sus servicios médicos

Enviado en 05 marzo, 2007 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Así se titula la segunda edición del libro de la autoría del Dr. Rafael Cantisano Arias, puesto a circular la semana pasada en la sede del Colegio Médico Dominicano. A pesar de la apretada agenda que impone la función política que actualmente desempeño, asistí a este significativo acto, pues siento profundo respeto y admiración por el autor, ejemplo digno del profesional de la medicina.

El Dr. Cantisano me conoce desde antes de yo nacer, pues vivió constantemente las complejidades del embarazo de mi madre, en un momento en que todavía la ciencia no estaba tan avanzada para el tratamiento de la diabetes. Él conformó, conjuntamente con mis dos tíos, Dres. Raúl Martínez Bonelly y Pedro Jorge Blanco, ambos ya idos a destiempo, el triángulo médico que constante y permanentemente asistieron a mi madre tanto en los embarazos que culminaron con los nacimientos de mi hermana, Dilia, y del suscrito, respectivamente. A Dios y a ellos el agradecimiento eterno.

Desde entonces, es tío Rafael o el Dr. Cantisano Arias, padre de una gran familia, de profunda sensibilidad humana y social, estudioso e investigador, y austero como el que más. Todavía conserva el jeep marca ‚Land Rover‚, del año 1970, color verde olivo, con capota blanca. Pero, por encima de todas las cosas, su capacidad de preservar y superar los obstáculos que le ha presentado la vida, y su humildad, son los valores que más admiro de él. Muchos recuerdan que, en medio de la revolución de 1965, prestó servicios médicos en diferentes hospitales de la ciudad de Santo Domingo.

Es muy difícil que de las familias tradicionales de Santiago, sus hijos no hayan pasado por su consulta médica. Inclusive, todavía, ofrece consultas médicas gratuitas, cada semana, en su segunda ciudad, La Isabela. ¡Un ejemplo de trabajo y de dedicación!

Por todas estas razones, este libro me llamó poderosamente la atención. Primero, su compañero de siempre, el Dr. Pedro Jorge Blanco, había escrito un libro en el que recopilaba sus artículos de opinión, bajo el nombre ‚De la Ciencia Médica‚, por lo que tenía especial interés en saber la temática que abordaba ahora en esta obra el Dr. Cantisano Arias. Y segundo, sabía de la capacidad investigativa del autor, pero no sabía que esta obra había sido originalmente publicada en 1962, por lo que, haber realizado toda esta investigación médica y bibliográfica antes de terminar la dictadura, debió haber sido una tarea heroica.

Como bien señalada el prologuista, Dr. Guarocuya Batista del Villar, ‚esta obra merece una tesis y el que se pierda su lectura no sabrá nunca la verdadera historia de la hidalga de los 30 caballeros‚. En efecto, temas como la salubridad, las epidemias, el curanderismo, los diversos hospitales de Santiago y las biografías de los principales médicos de Santiago son la esencia de este libro.

Felicito muy sinceramente al autor de la obra, así como a su esposa, Tía Teresita, y a sus hijos, Josefina, Nicolás, Finín, Panchy, Mary, José Vicente y Rita, quienes estoy seguro que, hoy como siempre, están orgullosos de su padre. Invito, pues, a la lectura de este aporte bibliográfico a la historia de la medicina nacional.

El autor es Secretario General del PRD.

respuesta