Un envio del blog

A partir de mañana

Enviado en 03 mayo, 2007 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

A partir de mañana, uno de los dos precandidatos del PLD, Leonel Fernández o Danilo Medina, se convertirá en Candidato Presidencial para las elecciones de mayo de 2008. Uno de ellos resultará electo en unas elecciones primarias caracterizadas por el uso desmedido de los recursos del Estado.

Con este agravante, el PLD tiene el desafío de celebrar en orden unas primarias internas que vienen precedidas por el ejemplo de apertura y transparencia que fue la elección, en el seno del Partido Revolucionario Dominicano, de Miguel Vargas como su Candidato Presidencial.

El PLD está obligado a garantizar el orden y la transparencia en sus elecciones primarias, porque el pueblo dominicano está atento a la jornada y no espera menos.

Independientemente de quien resulte ganador de este certamen interno, el Candidato Presidencial del PLD tendrá que enfrentar los profundos cuestionamientos que hace todo el país a la gestión de gobierno peledeísta. Tendrá que explicarles a los dominicanos y a las dominicanas lo que ha hecho el actual gobierno del PLD con el mandato que la voluntad popular puso en sus manos.

Deberá rendir cuentas y dar la cara por el incumplimiento de las promesas electorales contenidas en el programa de gobierno que le presentó al electorado dominicano para el período 2000-2004. Triste será el papel del candidato presidencial del PLD cuando intente comparar sin éxito lo prometido con lo cumplido por su gobierno.

La brecha entre promesas y resultados es muy grande. El PLD y su candidato deberán explicarle al país el dispendio en el gobierno, y en áreas no prioritarias, cuando prometió en campaña reducir el gasto público en un 20%.

El PLD y su candidato deberán explicar porqué no se ha invertido en educación el 4% del PIB según dispone la Ley General de Educación; porqué no han hecho las inversiones adecuadas en salud pública o porqué no han combatido la corrupción, que en su gobierno se ha elevado a los niveles más altos de la historia reciente, como bien lo percibe la población, conforme las últimas encuestas.

La mayoría de los dominicanos, que se creó grandes expectativas con las falsas promesas de este gobierno en el 2004, desea un cambio que esté basado en el cumplimiento de los compromisos que se asuman en este trayecto electoral hacia mayo de 2008. Ese cambio, lo representa Miguel Vargas y un PRD renovado y decidido a respetar la palabra comprometida.

respuesta