Un envio del blog

Entrevista a Productores de Cine

Enviado en 10 junio, 2007 Para 6:53 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera entrevista esta semana a Ángel Muñiz, destacado productor de cine de nuestro país, productor de “Nueva Yol”, y Alfonso Rodríguez destacadísimo productor del país, productor de “Yuniol”. Con ellos habla sobre la visión que tienen acerca de la evolución que ha tenido el cine, los desafíos que tienen en todos los diversos renglones, sobre todo el de la piratería, y la ausencia de salas de cine en todo el territorio nacional. También conversa con tres destacados inversionistas locales, Manuel Corripio, José Miguel Bonetti, y René Fortunato.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Ángel Muñiz (AM)
Alfonso Rodríguez (AR)
Manuel Corripio (MC)
José Miguel Bonetti (JMB)
Rene Fortunato (RF)
 
COMO LO DIJERON…
“No puede ser que de repente una industria tan importante como la del cine sea gerenciada por una oficinita de tercera categoría de una Secretaría de Estado de Cultura, A.F.
 
“Qué habría que hacer para que el cine dominicano crezca? Bueno, hay varias vertientes, una es aumentar la cantidad de salas, es lamentable que hay mucho pueblos del interior, y ciudades importantes sin cine, en segundo lugar, habría que mejorar la calidad el personal que trabaja en el cine “.  M.C.,
 
“…y donde hay problemas es cuando las cosas no funcionan económicamente, siempre se quiere buscar una excusa al por qué no funcionó, pero cuando funciona para eso nadie necesita excusas”

A.M.
“no podemos saltar de comedia inmediatamente a algo muy  dramático, pero yo creo que los pasos se están dando” J.M.B.
 
“No vamos a negociar la creación del Instituto Dominicano del Cine, no la vamos a negociar, porque de ceder ante eso estaríamos poniendo la iglesia en manos de Lucero”. R.F.
 
INTRODUCCION:
Bienvenidos a Líderes. A los dominicanos nos encanta disfrutar del cine, sobre todo cuando las películas son producidas por dominicanos, por eso en el programa de hoy vamos a tener una entrevista muy especial y muy particular con personas a quienes admiramos, me refiero a dos destacados productores de cine de nuestro país. En primer lugar contamos con la presencia en nuestro programa de Ángel Muñíz, quien es un destacado productor de cine de nuestro país, pionero en lo que ha sido la última etapa fructífera del cine dominicano, con su película “Nueva Yol”, y Alfonso Rodríguez, destacadísimo productor del país, y quien recientemente acaba de exhibir su última producción, “Yuniol”. Con ellos vamos hablar sobre la visión que tienen sobre la evolución que ha tenido el cine, los desafíos que tienen en todos los diversos renglones del que hacer, sobre todo el desafió de la piratería, y la ausencia de salas de cine en todo el territorio nacional. También vamos a tener dos entrevistas con dos destacados inversionistas locales, que han aportado a la industria cinematográfica, que creen en la producción nacional del cine, me refiero a Manuel Corripio y a José Miguel Bonetti, y por último vamos a contar con la opinión del Presidente de la Asociación Dominicana de Productores Cinematográficos de nuestro país, ADOCINE, el señor René Fortunato. Con todos ellos vamos hablar sobre la necesidad de crear un marco legal que fomente la industria cinematográfica. En definitiva el tema central de nuestro programa en el día de hoy es ¿Dónde estamos en la industria cinematográfica al día de hoy,  y hacia dónde vamos en esta área tan fundamental para lo que será el futuro de la economía de nuestro país? Les invito, por lo tanto, en el próximo segmento a compartir con nosotros estas interesantes entrevistas.
 
LA ENTREVISTA:
OJM.- Como habíamos anunciado me complace tener en nuestro programa de hoy a dos destacados productores de cine de nuestro país, dos personas que cuentan con nuestra admiración, me refiero a Alfonso Rodríguez y Ángel Muñiz, personas muy conocidas por la televisión y por los amantes del cine de nuestro país. Muchas gracias por haber correspondido con nuestra invitación. Vamos hablar sobre el cine y en este primer segmento quisiera que habláramos sobre la evolución que ha tendido el cine en nuestro país, la calidad de las películas dominicanas. Como ustedes bien saben a partir de la caída de la dictadura de Trujillo es cuando comienza propiamente a hablarse de los inicios del cine dominicano, en el año 70 tenemos a un Jean Luís George, que con una película que tiene un título sumamente atractivo, ” La Serpiente de la Luna de los Piratas”, en el año 72, que ganó un premio en Francia, luego en el año 88 con “Pasaje de Ida”, también se lanza la creatividad del cine de nuestro país, obviamente que el año 95 yo diría ya que con “Nueva Yol”, ya lo que es la calidad y la comercialización del cine dominicano comienza una etapa que pienso es en la que estamos actualmente. Quisiera en primer lugar Ángel, preguntarte, ¿Cómo tú valoras la evolución que ha tenido el cine dominicano en términos de su calidad?
 
AM.- Bueno, para mí es un poco cuesta arriba de la calidad, por la página que va la industria en este momento, yo creo que nosotros estamos pagando la cuota que pagan todos los países del mundo donde se ha hecho película, y para la primera película, yo te podría decir a ti la medida en que ya no se considera loco alguien que dice que va hacer una película. Cuando yo dije que iba hacer “Nueva Yol”, no es como ahora que se dice; “Vamos hacer una película”. Yo creo que en esa medida la industria crece, porque bueno, ya se puede hablar de hacer una película como algo normal, pero al momento de que se hace esta película, “Nueva Yol” hasta ahora, para hablar ya del comercio del cine, yo creo que han pasado muchas películas que no les han gustado a la audiencia, yo quiero utilizar, no buena o mala, si no le gustó o no le gustó a la audiencia, independientemente de que una película como es el caso reciente de Alfonso, le gusta a la audiencia, pero se descubre cuál es la audiencia de la película, pero en mi caso yo entiendo que la audiencia responde a las películas, responde a la promoción, al entusiasmos que se le cree, y ahí se define cuál es el público para qué genero y cuál es el genero para qué público, al que el público responde en mayor cantidad, que al final de cuenta es lo que hace el mercado.
 
OJM.- Producir una película, Alfonso, debe ser una tarea extraordinaria, de mucho esfuerzo y sacrificio, involucra varios elementos, guión dirección, la edición, la música, la fotografía, y luego entonces toda una cadena que tiene que ver con la distribución de la película, en los últimos años se han producido más de 36 largometrajes, entre documentales y películas. Como productor, y más recientemente en tu última producción, ¿Cómo están los recursos humanos nacionales que pueden servir al momento de producir una película?
 
AR.- Mira, yo te los valoro como de muy buenos, aquí hay mucha gente que tiene mucho talento en muchas áreas, tanto en el elenco artístico, como el equipo técnico, los sonidistas, directores de fotografía, yo creo que tenemos recursos humanos para hacer películas, y muy buenas, lo que pasa es que nosotros todavía estamos en la etapa, como todas las industrias que nacen, donde realizar tu trabajo no es lo más difícil, de hacer una película lo más difícil no es hacerla, es conseguir el dinero y después recobrar el dinero, ahí es donde está la mayor dificultad. Lógicamente conseguir el dinero ha sido por orden de gravedad, lo más difícil, yo me acuerdo de los cuentos de Ángel para convencer a sus socios para que le dieran dinero para hacer “Nueva Yol”, me acuerdo de Ángel bien incomodo porque el que pone un dinero y una cantidad de dinero igual con la que puede hacer un edificio de apartamentos y venderlos, ponerlo en un película y como bien dice Ángel, darle ese dinero a un “loco”, que en esa época éramos locos todos; “mira este loco quiere hacer una película con 20 millones que yo puedo hacer una edificio”. Esa es la parte más importante que yo creo que hemos desarrollado, que de repente con los frutos de las películas que se han hecho, con el fruto de lo que ha hecho Ángel, porque yo siempre lo hablo, pero nunca lo había hablado frente a él, lo que hizo Ángel Muñiz con “Nueva Yol” y con esos primeros intentos que fueron éxitos comerciales,  es el primer escalón de esta escalera, porque desde que todo el mundo vio esa fila de gente, y todo el que sabe matemática básica te decía cuántas personas entraron allá, eso deja más que hacer un edificio de apartamentos, entonces a partir de hay fue que la primera parte, la más difícil, conseguir el dinero, la pudimos superar, entonces ya al contrario, ya había más gente de la cuenta que quería invertir su dinero en películas. Pero entonces entramos a la otra etapa, recobrar el dinero, vender la película, o poder hacer un mercado, combatir la piratería, hacer la película, ya yo creo que aquí habemos un grupo de personas que ya hemos hecho bastante trabajo, y que ya yo creo que lo más difícil no es hacer la película, obviamente siempre está el factor gusto, que   le guste o no le guste a la gente eso uno no lo sabe, pero por lo menos las películas de hoy en día están saliendo con una calidad técnica buena y con un rigor cinematográfico bueno, pero lo difícil es recobrar el dinero, porque es que ahora mismo para recobrar el dinero en este país la película tiene que ser un fenómeno, y no todos los días tú escribes y haces un fenómeno.
 
OJM.- Ciertamente que la inversión, la parte económica es fundamental al momento de producir y distribuir una película, sobre todo, como tú señalas, la rentabilidad, y en ese sentido tuve la oportunidad de conversar con un inversionista local muy apreciado por todos los dominicanos, Manuel Corripio, a quien le preguntamos sobre, ¿Cómo ha sido la inversión que ha hecho el sector privado en el cine dominicano y cuáles serían los cambios que habría que hacer para hacerlo más atractivo a los propios inversionistas?
 
VTR MANUEL CORRIPIO
 
MC.- A uno de los temas que ahora se le está dando mucha importancia es el mercadeo de una película, hay que llevar gente a los cines, y el tema de llevar gente a los cines implica una inversión que todo presupuesto debe contemplar como mínimo un 30% de su inversión en mercadeo. ¿Qué pasa con el cine dominicano? Bueno, el cine dominicano ha venido mejorando en varias vertientes, la primera, hemos sido muchísimos más precisos con los presupuestos, originalmente no se podía concebir una película con menos de 25 millones de pesos, hoy en día se puede producir con igual o superior calidad, con mucho menos dinero, lo cual le baja el umbral de punto de equilibrio a la película y la hace un negocio más interesante. ¿Qué habría que hacer para que el cine dominicano crezca? Bueno, hay varias vertientes, una es aumentar la cantidad de salas, es lamentable que hay mucho pueblos del interior, y ciudades importantes sin cine, en segundo lugar, habría que mejorar la calidad el personal que trabaja en el cine, no es solamente escribir una buena idea, se requiere buenos directores, buenos camarógrafos, buenos sonidistas, buenos editores, buenos músicos, buenos productores, en fin buenos realizadores, y eso requiere talento, y en tercer lugar el tema de la ley, que la ley no perciba un fin regulador si no también un fin estimulante, promotor de la industria, que yo creo que una vez sea aprobada la ley que cursa en nuestro Congreso, sin lugar a dudas será un efecto importante para traer capitales nuevos a está industria que lo necesita, y demostrar que es un buen negocio no sólo en el mercado dominicano si no en el mercado de exportación, el primer mercado de exportación importante para la República Dominicana es la diáspora dominicana, o sea, hacer películas de contenido para los dominicanos que viven en el exterior, y yo creo que como tercer paso sería trascender la frontera de los dominicanos y hacer un cine más universal.
 
FIN VTR MANUEL CORRIPIO
 
OJM.- Hemos escuchado la opinión de Manuel Corripio sobre los que serían los cambios necesarios para que la industria del cine de nuestro país pueda ser aun más atractiva, y quería preguntarte a Ángel… en tu experiencias con estas alianzas estratégicas con el sector privado nacional, ¿Cómo tú has visto el impacto que han tenido en tu propio entorno esas alianzas, ante lo que es una ausencia de un marco legal que permita fomentar la industria del cine en nuestro país, qué han significado estas alianzas estratégicas para la propia industria?
 
AM.- Bueno, yo siempre digo que más que haber hecho tres películas, creo que uno de mis mayores logros en la industria es haber involucrado a Manuel Corripio y convencerlo, porque mi visita donde Manuel fue para conseguir patrocinio, y me dijo; “Ángel y cómo es el negocio, vamos hablar”, entonces conversamos el negocio y Manuel ve un potencial, aunque como él bien señala con cosas que mejorar. Yo te podría decir que desde mi punto de vista yo pudiera ser un tanto el más aventajado, porque he tenido la suerte o como se le podría llamar, de que mis tres producciones han sido exitosas, y donde hay problemas es cuando las cosas no funcionan económicamente, siempre se quiere buscar una excusa al por qué no funcionó, pero cuando funciona para eso nadie necesita excusas.  Yo estoy hasta el momento muy bien, mi única diferencia hasta el momento es el asunto de los porcentajes en las salas de cine. Yo creo que las salas de cine en nuestro país deben ajustar los porcentajes que dan, porque en el caso de la película de Alfonso, una gran película, una buena película, no puede ser que para que una película sea exitosa se tenga que pasar del medio millón de personas al cine, yo creo que las salas de cine beberían contemplar que una película que lleve 250 mil personas al cine ya esa película debe dejar beneficios, siempre que se haga sobre el marco de los 15 ó 20 millones de pesos, una serie de requisitos, pero no es lo mismo la comedia, no es lo mismo decir “Sanky Panky” que decir “Yuniol”, o decir “Perico Ripio”, en el ánimo de la gente.   Yo dije cuando me entrevistaron que Alfonso me había quitado un poco el miedo de hacer dramas, aunque la película de Alfonso es una comedia dramática, Alfonso demuestra que se pueden enfrentar los hechos más directamente, en una película elaborada en la base del drama más solidamente que en la comedia, sin embargo la gente tienen que responder, y ese genero de películas tiene que estar asegurada en las salas de cine.
 
OJM.- Alfonso, ¿Tienes alguna reacción sobre este tema, sobre todo vista tu última experiencia con “Yuniol”, en términos de las alianzas estratégicas que has hecho con el sector privado para apoyarte en este proyecto?
 
AR.- Obviamente ha sido un gran beneficio, desde que Manuel se interesa en el negocio y de una manera u otra yo involucro a José Miguel Bonetti y a Domingo Bermúdez, para que hagan un trío, no solamente por el dinero que puedan aportar si no por los medios de comunicación que tienen, que si nosotros le pasamos factura a la promoción que se le da en los medios de esas tres personas, pues la película hubiera salido como en 100 millones de pesos, es un aporte,  ellos no sólo ponen en dinero liquido, si no que aportan probablemente el 95% de los medios que hay en este país. Comparto lo que dice Ángel, yo creo que debe haber una media en el sentido de que, y óyeme, estamos discutiendo 5% que debería inclinar para la producción, porque es el ejemplo que yo siempre digo, todas las canciones y todos los discos de Juan Luís Guerra son buenos, excelentes, pero nada más hay un “Bachata Rosa”, una fenómeno, que vendió 11 millones de copias de ese CD, Juan Luís no ha vuelto hacer 11 millones de copias en ventas, no quiere decir que sus producciones musicales antes y después de bachata rosa sean mejores o peores, porque un fenómeno es algo que le llega a una parte muy pequeña del público y es un colectivo enorme, entonces, por qué la gente compró 11 millones de copias de “Bachata Rosa” y no compró eso del “El Costo de la Vida “, siendo una producción mucho más madura en el sentido de la autoría, probablemente Ángel Muñiz va estar marcado para toda su vida por “Nueva Yol”, no importa que haga una película con Spielberg el año que viene, y siempre le van a decir que él es el de “Nueva Yol”, porque eso fue un fenómeno, lo de “Nueva Yol” fue un fenómeno que yo creo que ni el sabía las proporciones que iba a tener, esos fenómenos no se aprenden, ni se enseñan, entonces no puede ser que una película dominicana tenga que ser un fenómeno para que deje dinero, yo estoy de acuerdo con Ángel en eso.
 
OJM.- Compartimos totalmente tu apreciación. Con Alfonso Rodríguez y Ángel Muñiz vamos a seguir hablando en el próximo segmento sobre los desafíos que tiene la industria del cine en nuestro país.
 
PAUSA
 
OJM.- En el segmento anterior estuvimos conversando sobre la evolución del cine dominicano, sobre la calidad de su contenido, así como también las alianzas estratégicas que se forman entre el sector privado y los productores de cine. Ahora me gustaría que abordáramos parte de los desafíos que tiene la industria cinematográfica de nuestro país, y yo diría que el principal desafió que tiene nuestra industria es uno que es muy recurrente, que es el de la piratería, el de cómo los amplios recursos, muchos sacrificios, se ven desvanecidos cuando desaprensivos copian el producto original, lo venden a precios viles y a través de toda una cadena delictiva que existe por muchos años en la República Dominicana, yo se Ángel que tú has sido una persona que ha reivindicado ese derecho que tienes para que se aplique la ley en nuestro país. Me gustaría saber tu opinión, ¿Cómo se está combatiendo la piratería y como está afectando a la industria del cine?
 
AM.- Bueno, yo agradezco hace, como la ultima vez que hicimos un enfrentamiento lo que nunca he hecho ni siquiera con mi carrera, que es guardar los videos, periódicos, todos los enfrentamientos que tuve con el Jefe de la Policía , incluso en vivo en un programa de televisión el Jefe de la Policía llamó, y yo le dije que yo no confiaba en el trabajo que estaban haciendo, y bueno, el tiempo me ha dado la razón. Ya no es un mochilero, es un bulto que le cubre todo el cuerpo, lleno de DVD. Yo lo único que pienso que es que la solución rápida para la piratería, que deja más de 25 millones de pesos mensuales, sin contar lo que le deja al mochilero sin contar al pirata, en perjuicio de nosotros, porque la base de la piratería es el DVD, el DVD entra al país controlado por Aduanas, donde se produce el delito, el cuerpo del delito es un DVD que no se fabrica en el país, esto es una isla, tienen que entrarlo por 4 lugares . Este país no consume 500 mil DVDs mensuales en blanco, y el país no lo consume, le puede preguntar a cualquier empresa grande y no lo consumen, la piratería del DVD se está permitiendo por un problema político, esa es mi opinión.
 
OJM.- Alfonso, ¿Tienes algo más que agregar?
 
AR.- Sí, tú lo juntas y son 30 mil votos entre mochileros y familiares de mochileros, imagínate tú que esta es la única industria donde los dueños del producto fabrican el producto lo promueven y lo vende otro, y ese otro lo vende sin fabricarlo, y sin el costo de promoción y las autoridades son hacen nada.
 
AM.- Un detalle, y perdóname que te interrumpa, el Presidente de la República Dominicana en su último discurso hecha para atrás unos impuestos que le ponen a las bebidas alcohólicas, quizás porque vieron que la reducción de la venta del producto era menos los beneficios que lo que cobraban, ahora yo le pregunto al Presidente de la República , a Impuestos Internos, lo que dejaría la cantidad de DVD que aquí se venden, lo que dejarían en impuestos, si se vendieran legalmente, o por lo menos quienes los están vendiendo ilegalmente, estamos hablando de cerca de 100 millones de pesos al mes, ese dinero, el 16% de 100 millones, que son 16 millones de pesos mensuales el Estado tampoco lo recibe, por qué no recibirlo a través de nosotros, porque yo quiero vender ahora DVD,   voy hacer mi próximo proyecto en DVD, porque mientras no me ponga de acuerdo con los dueños de cine voy abrirme, con todo el derecho que me asiste, al nuevo mercado, yo voy a vender DVD, pero yo tengo que pagar impuestos, entonces ya yo de esos 100 pesos lo primero que puse fue el ITBIS, yo lo tengo que pagar, pero ellos no lo pagan, esos son votos, se están cambiando todas esas familias que viven, que yo lo siento mucho, pero bueno, a esa gente tienen que buscarle trabajo, no permitir que mediante una venta ilícita de un producto esa persona se beneficien.
 
OJM.- A propósito de piratería y lo que representa como desafió para la industria, vamos a escuchar lo que nos opina otro inversionista importante de la República Dominicana, José Miguel Bonetti. Veamos lo que él nos opina.
 
VTR JOSÉ MIGUEL BONETTI
 
JMB.- El negocio del cine en nuestro país es un negocio relativamente nuevo, en años pasados se han venido haciendo un sin números de películas, algunas buenas otras no tan buenas, pero realmente como ocurrió en todos los lugares, el cine pasa por esos procesos, procesos donde los directores van aprendiendo, los inversionistas van aprendiendo y yo creo que estamos en esa etapa aquí. Recientemente hemos visto películas que son muy exitosas primordialmente del genero de comedia, últimamente, inclusive la última película que hicimos nosotros era una comedia con un poco de drama, y yo creo que esos son pasos de evolución que se van dando dentro de la madurez del cine en un país, al final, obviamente la gente tiene que ir a ver la película, por ende no podemos saltar de comedia inmediatamente a algo muy  dramático, pero yo creo que los pasos se están dando, las inversiones en cine son inversiones que perdonan, la película es un activo, es un activo que perdura posterior de haber estado en el cine, porque está la posibilidad de exhibición fuera, está el DVD, esta la televisión abierta, o sea que como inversión no es una mala inversión, el único riesgo real que existe ahí es el de la piratería que se ha venido haciendo grandes esfuerzos para controlar eso, pero todavía tenemos algunos casos como fue el caso de la película ·”Sanky Panky”, pero el gran riesgo de hacer este negocio, fuera de hacer la película con un presupuesto que está fuera de los rangos del país, el mayor riesgo es la piratería y tanto el Gobierno y todos los involucrados en el cine están haciendo un esfuerzo importante hacia ese tema.
 
OJM.- Hemos escuchado a José Miguel Bonetti, con sus opiniones sobre lo que está sucediendo en la industria del cine dominicano, y como ha venido evolucionando tanto con esta última producción “Yuniol”, en la que hay una combinación de drama con comedia. Y quería pasar a otro desafió. Tú hiciste referencia, Alfonso, anteriormente, en el país, en Santo Domingo hay unas 79 salas de cine, combinadas en los grandes centros comerciales, donde hay unos 12 centros comerciales que tienen sus sales de cine, y en el interior del país solamente hay unas 36 salas de cine, están San Francisco de Macorís, Santiago, La Romana , Puerto Plata, Higuey, Bavaro, y el único cine municipal, que está en Baní, que es propiedad del ayuntamiento de Baní, ¿Cómo afecta la ausencia de salas de cine en el territorio nacional a la rentabilidad propia de la industria cinematográfica?
 
AR.- Bueno, eso es un tema que se ha comentado mucho y lamentablemente eso es un tema que va ligado con el esfuerzo que se haga a la piratería. Ahora mismo los únicos centros de proyección cinematográfica que pueden dejar un buen beneficio son los que están en los pueblos más grandes, porque al final de cuentas, el esfuerzo o no el esfuerzo, que se haya hecho en la piratería se hace solamente con las películas dominicanas, no   con las películas extranjeras, y yo siempre lo he dicho, las película extranjeras son extranjeras pero la traen dominicanos, entonces las salas de cine se comen el hueso sin carne cuando no hay películas dominicanas, para poder subsistir eso deben de poder traer películas extranjeras y que dejen buen dinero, pero aquí las películas extranjeras antes de que salgan en el cine ya la tienen pirateadas. Y piratería se le hace a las extranjeras y a las dominicanas porque las extranjeras las traen dominicanos.
 
OJM.- Muy brevemente quería que me dieras tú opinión sobre un desafió que yo sé que tú tienes mucha experiencia Ángel, es con la exportación de las películas dominicanas hacia las comunidades donde residen dominicanos, Europa, EEUU, ¿Es fácil o es complicado exportar la película dominicana?
 
AM.- Yo te podría decir que es fácil, quizás necesitemos más tiempo para explicártelo, pero en qué medida es fácil, en qué los cines están disponibles porque tú puedes conseguir 40 ó 50 salas de cine, el problema es que nosotros no podemos poner dentro de nuestro presupuesto la inversión en la publicidad al mismo tiempo en que la tenemos que poner aquí, o por lo menos 15, 20 ó un mes después, porque entonces ocurre lo mismo, si esperamos que los cines nos den el dinero de aquí para poder invertirlos fuera y no sabemos cuales son los resultados, es como hacer dos películas porque es muy costoso hacerlo, los cines están ahí, la publicidad se puede hacer, los dominicanos son muy fieles van a ir a los cines pero nosotros no podemos poner en presupuesto los 400 ó 250 mil dólares que puede costar, en la Costa Este donde tenemos mayor presencia de los dominicanos o Madrid y Barcelona donde hay una gran presencia, no podemos, volarnos en el presupuesto. Están ahí las estructuras pero nosotros tenemos que garantizar que el producto se venda antes de poderlo tirar allá, y no hemos podido lograrlo porque tenemos los problemas que tenemos aquí de venta. Con relación a la cantidad de cine, fuera de aquí tú negocias un porcentaje con una cadena de cine, porque allá tú abres en 3 mil cines, entonces tú dices; “dame el 50% las primeras 3 semanas”,   pero como tú llenaste el país de películas entonces tú puedes recuperar tu inversión, pero aquí nosotros no podemos negociar un 50% con los dueños de cine con tan pocas salas como esas, si tuviéramos 300 salas de cien, ahí si porque en las primeras tres semanas se puede recuperar la inversión, además ser rápido, cuanto estoy ganando para irme para afuera, aquí no porque como son pocos cines tú tienes que esperar 4 meses, y es un tiempo que tiene el pirata para irse adelante.
 
OJM.- Muy interesante, con nuestros distinguidos invitados Alfonso Rodríguez y Ángel Muñiz, hablaremos en el próximo segmento sobre la creación de la estructura legal que fomente la industria del cine en nuestro país.
 
PAUSA
 
OJM.- Recientemente ha estado en el debate público el proyecto de ley que sometió el Presidente de la República , Dr. Leonel Fernández,  al Senado de la República Dominicana para fomentar la industria cinematográfica, han sucedido algunas discrepancias públicas en torno a lo que el Presidente de la República envió, respecto a lo que ha sido la posición de los productores de cine de nuestro país. Y en ese sentido vamos a escuchar ahora la opinión que nos tiene el Presidente de la Asociación Dominicana de Profesionales de la Industria Cinematográfica de nuestro país, René Fortunato, en torno a lo que es  la posición de ADOCINE sobre este proyecto de ley. Veamos.
 
VTR RENE FORTUNATO
 
RF.- Es más importante lo que no se ve que lo que se ve. Lo que se ve es que estamos discutiendo porque sin un instituto o una dirección general,   y eso no se queda ahí, detrás de esta discusión está una concepción de que función debe jugar el cine en la sociedad dominicana, si es un espectáculo de feria, o una ilusión de un grupito de ilusos que están reunidos en un café para hacer películas, o si es una industria que se va a colocar a la vanguardia del desarrollo económico y social de este país, eso es lo que está en juego ahí. Entonces, la concepción que nosotros levantamos y defendemos, que no es que la creamos el otro día, si no que venimos la mayor parte de los años de nuestras vidas trabajando en esto, es la concepción que asuma la cien como un fenómeno que incorpora en si el negocio, la cultura y la difusión de la nacional en territorio internacional, que es un concepto más amplio, es convertir al cine en el buque insignia de la flota que lancemos al mar a conquistar nuevos mercados y a promover este país como se debe, eso sólo se puede hacer con una entidad descentralizada, institucionalmente hablando, con recursos propios, y que pueda diseñar la política cinematográfica, o sea, todo lo que tenga que ver con el cine, el cine no es sólo hacer la película, como hay algunos que piensan por ahí, el cine no es sólo; “dame dinero para hacer una película”, el cine implica hacer la película, el público, la distribución y la difusión   internacional, o sea es todo el proceso que implica trabajar con el público, es un aspecto que no concibe la propuesta de los señores de cultura, discriminan al público, es excluyente, la nuestra no, la nuestra es una postura que incluye la gente, que incluye trabajo con el mercado, organización del mercado abriendo más salas, trabajo con el público, enseñando el arte del cine, esto es arte y negocio, como estamos convencidos de que esta es la mejor vía para desarrollar la industria del cine de nuestro país. No vamos a negociar la creación del Instituto Dominicano del Cine, no la vamos a negociar, porque de ceder ante eso estaríamos poniendo la iglesia en manos de Lutero, sabe que quiere decir eso, que los beneficios de esa ley por lo cual nosotros hemos luchado tantos años,  estaría controlados por un grupo de burócratas, sean estos o los que vienen, que para acceder a esos fondos habría que pasar por su cedazo, por eso no vamos a negociar el Instituto del Cine y vamos a ir hasta las últimas consecuencias con esto.
 
FIN VTR RENE FORTUNATO
 
OJM.- Hemos escuchado la opinión de René Fortunato, en su calidad de Presidente de ADOCINE, me parecería a mi que la principal discrepancia radicaría en cuanto al organismo que regularía y administraría lo que sería el sector, y ustedes plantean que sea el Instituto Dominicano del Cine que va a estar integrado por una parte mixta, una parte el Estado y parte de la representación privado. ¿Cuáles son los objetivos que persigue crear este Instituto Dominicano de Cine?
 
AR.- Bueno, yo te diría que las regulaciones que tenga que ver con todo el negocio del cine, donde una vez la ley aprobada con una serie de intensivos fiscales se va a manejar mucho dinero, entonces eso hay que manejarlo de una manera independiente. No puede ser que de repente una industria tan importante como la del cine sea gerenciada por una oficinita de tercera categoría de una Secretaría de Estado de Cultura, que como es una de las principales, entonces no puede ser que toda esta industria del cine esté regulada bajo los políticos que estén de turno. Pero yo te diría más que nada porque no imitamos las cosas que han funcionado bien. Si para las telecomunicaciones INDOTEL ha sido un diamante dentro de toda este huracán social que vivimos, inclusive ahora acaban de hacer lo mismo con aeronáutica, porque no podemos hacer lo   mismo con el cine, porque tenemos que hacer patrones que no han funcionado, cuando ya tenemos caminos donde podemos caminar y que si han funcionado, porque aquí nadie puede decir nada del INDOTEL y que en INDOTEL hay mafia, y que en el INDOTEL hay amiguismo, igual lo acaban de hacer con aeronáutica, por qué en el cine no podemos hacer lo mismo, por qué siempre tenemos que tratar de empezar las cosas por lo caminos que tienen muchas piedras, cuando ya sabemos que hay un camino que no tienen tantos hoyos. En este país los institutos funcionan, los patronatos funcionan.
 
OJM.- Es decir que lo que se plantea es que la entidad que regule el sector sea una entidad descentralizada, con autonomía financiera, como son los organismos que tú acabas de señalar. Alfonso te hago la siguiente pregunta con el perdón de Ángel porque se que ha estado activo con este tema de la ley. Ustedes visitaron el Senado de la República , tuvieron una reunión con el Presidente del Senado, ¿Cuál ha sido la actitud del Senado ante la posición de ADOCINE, y qué expectativas tienen ustedes ahora que el proyecto de ley está en el Senado?
 
AR.- Mira, nosotros tenemos muchas expectativas, y nosotros tenemos una confianza razonable de las personas que están involucradas en la comisión de cultura que están manejando este asunto de la ley. Yo creo el señor Domínguez Brito, Pared Pérez, hay otros Senadores que ahora se me escapan, aunque no son parte de la comisión pero hay otros Senadores que se han integrado. Yo creo que en última reunión y creo que fue la primera que tuvimos en el Senado, había un ambiente muy abierto a que nosotros tenemos razón, este es un sector de la vida nacional tan importante, pero tan débil en su contextura, porque da pie a lavado de dinero y da pie a evasión de impuestos de una manera muy fácil, entonces, si no tenemos regulaciones claras, si no tenemos gente del sector controlando el sector, por qué los cineastas no pueden manejar el cine, eso es lo que yo no entiendo, pero yo tengo fe, y creo que con las personas que componen esa comisión se va a llegar a un consenso de que un Instituto como INDOTEL, como el nuevo Instituto de Aeronáutica Civil es la mejor manera de manejar el cine.
 
OJM.- Claro, y nosotros desde aquí reclamar que se haga con transparencia, y que ojalá que el Senado de la República se anime a convocar vistas públicas para que todas las personas interesadas  sobre este tema, que es tan fundamental para lo que debe ser la República Dominicana para este siglo XXI, hay que estar concientes de que las transformaciones que tenemos que hacer como país está también la de adecuar nuestra propia economía y reconocer que la industria cinematográfica en nuestro país tienen un gran potencial que todavía no hemos explotado, y ojalá que el Senado de la República lo haga con total transparencia.
 
¿Quieres hacer un comentario adicional Ángel?
 
AM.- Bueno, yo con relación preferiría mantenerme un poco al margen, yo me he salido, yo no hablo mucho, y en este proceso de la ley hay que hablar mucho y yo en eso soy medio embromón.
 
OJM.- Correcto, pues déjame ir haciéndote una última pregunta para ir concluyendo. ¿Cómo tú visualizas la industria cinematográfica, aprobada la ley de cine, podríamos nosotros convertirnos en una meca del cine en el Caribe?
 
RF.- Bueno, yo creo que sí, no sólo por la cantidad de dominicanos que a lo largo de tantos años  han migrado, por las razones que sean, han creado mercados. Yo siempre he dicho que yo hago películas para dominicanos y extranjeros contagiados por lo dominicanos. Yo creo que eso es un gran mercado, y no sólo eso, si no también el atractivo que es para millones de personas, o sea que yo en 10 años veo a las películas dominicanas compitiendo, tenemos grandes temas que todavía no se han tratado y lamentablemente ya se están armando muchos proyectos con relación al baseball, con relación a una serie de cosa, pero al final de cuentas yo creo que sí, que una película dominicana que venda nuestra cultura, lo que hemos sido, va a ser una película de alto interés para la comunidad universal.
 
OJM.- Yo quiero darle las gracias a ustedes, Ángel y Alfonso, por haber compartido con nosotros este programa, porque queremos expresar nuestra admiración hacia ustedes por el trabajo encomiable que realizan, yo pienso que en la cultura dominicana se enriquece cuando toda las áreas que tienen que ver con nuestras conductas sociológicas, con todos los aspectos y componentes que tiene   la vida y la composición social dominicana, son traspasadas a lo que es la industria el cine en nuestro país, y animarlos a ustedes. En esta lucha pueden contar con nuestra solidaridad y esperamos que en un futuro cercan podamos, nuevamente, compartir la experiencias que se tiene en la industria cinematográfica ahora que estamos al comienzo de este siglo XXI. Muchas gracias, y esperamos compartir con ustedes en otra ocasión, y a ustedes amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.
 

Comentarios cerrados.