Un envio del blog

Entrevista sobre los envejecientes en R.D.

Enviado en 15 julio, 2007 Para 6:56 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera entrevista esta semana a la Dr. Rosy Pereira, Geriatra y Directora del Instituto del Abuelo, al señor Simón Bolívar Terrero, Coordinador de la Red Dominicana “Por una vejez digna”, y al Dr. Mayobanex Torres, Presidente de la Sociedad Dominicana de Geriatría y Gerontología, para con ellos conversar sobre las políticas públicas a favor de los envejecientes, la aplicación de la Ley de Seguridad Social, y la visión que tiene la sociedad dominicana acerca de los envejecientes.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Rosy Pereira (RP)
Simón Bolívar Terrero (SBT)
Mayobanex Torres (MT)

COMO LO DIJO:
“debemos tomar lo que son todos los planos, cambiar las políticas de salud, dejar de pensar en lo que es la salud preventiva, en pensar en posibilidades de transformación de la salud, en lugar de una salud para curar enfermedades, debe ser una salud pensada justamente en lo que debe ser la parte de prevención”

“pensar en que teníamos una tasa de mortalidad infantil de unos 74 por 1000, y que hoy anda en aproximadamente 34 por 1000, eso es sumamente importante”

“la esperanza de vida que por los años 50 estaba en 50 años, y que hoy día estamos hablando de que tenemos una esperanza de vida de unos 74 años”

“cuando usted incluye la política con esa sola visión, política, dentro de un tema social, puede desvirtuarse, se ha desnaturalizado”

“El sistema de seguridad social es tan interesante, ojalá se pueda consensuar, y se pueda iniciar y se pueda mantener que es lo principal, pero por Dios, vamos a ver cómo nosotros podemos meter la parte de envejecientes”

“actualmente hay 32 hogares, en estos no contamos los que son patrocinados por el sector privado, pero hay unos 32 hogares que aglutinan a unos 2 mil envejecientes”

“alrededor del 5% de la población de más de 60 años necesita asistencia, es decir que el 95% de las personas mayores de 60 años de por si son auto validos”

“RP.- Para mi la “vejez” es la parte más libre de la vida, porque es cuando uno ya terminó con todos los compromisos de los estudios, de los hijos, del trabajo, y uno puede dedicarse a hacer lo que uno quiera”

“SBT.- Para mi la “vejez” es un estado de la vida, yo no le veo la gran diferencia pese a que pueden haber cambios en el ser humano, cambios de carácter biológicos”

LA ENTREVISTA:
OJM.- Según el estudio de la CEPAL, titulado; “Escenarios Futuros de las Políticas de Vejes en la República Dominicana”, y preocupados por la situación de los envejecientes en nuestro país, hoy vamos a tener una conversación con tres destacados profesionales de esta área, puesto que el tema de la vejez en la República Dominicana nos debe preocupar a todos, independientemente de las categorías sociales o de las banderías políticas a las que los dominicanos tenemos el legítimo derecho de pertenecer. Están con nosotros, y es para mí un alto honor que hayan aceptado nuestra invitación, la Dr. Rosy Pereira, Geriatra y Directora del Instituto del Abuelo, el señor Simón Bolívar Terrero, Coordinador de la red dominicana “Por una Vejez Digna”, y el Dr. Mayobanex Torres, Presidente de la Sociedad Dominicana de Geriatría y Gerontología. Muchas gracias por haber correspondido con nuestra invitación. Agradecemos sobremanera que este programa lo estemos dedicando a un tema tan sensitivo para la población dominicana, y me gustaría comenzar esta discusión sobre la situación de los  envejecientes en nuestro país  hablando un poco de las estadísticas demográficas de la nación, y en ese sentido Dr. Pereira, quisiera preguntarle sobre el crecimiento que ha tenido la población envejeciente en la República Dominicana, de unos 9 millones de habitantes, ya el 8% de la población supera la edad de los 60 años. ¿A qué usted le atribuye este crecimiento de la población envejeciente de nuestro país?

RP.- Gracias por la invitación Orlando. Se le atribuye a diferentes factores.  Definitivamente queramos o no, estamos siguiendo la tendencia mundial del crecimiento vegetativo de la población envejeciente, eso es por una parte, por otro lugar nosotros tenemos que la situación de salud de todos nuestros países ha ido mejorando, si nosotros pensamos que disminuimos la mortalidad infantil y materna, auque todavía nosotros tenemos que ajustar, porque todavía a nosotros se nos salta, pero hemos disminuido la mortalidad infantil y materna, eso significa que más gente va a vivir más tiempo, recordemos que los primeros años de la vida son los años más frágiles, donde muere la población, y nosotros todavía no hemos llegado a los términos de otros países, donde las incidencias del VHI han hecho estragos como para llevarnos a nosotros una generación, debido que nosotros tenemos más agua, hemos ido ampliando los acueductos del país y ha llegado más agua potable a las poblaciones más alejadas de las ciudades, hemos mejorado nuestra situación de salud, y la gente se ha ido educando en lo que es la prevención de enfermedades, porque se han creado una serie de organizaciones que junto con las iniciativas que tiene el Estado dominicano han ayudado y han contribuido con eso.

OJM.- ¿Entonces a esas causas se le atribuye el aumento población?

RP.- Sí, no sólo en nuestro país, si no en todos los países del hemisferio, particularmente Latino América y el Caribe.

OJM.- Bolívar, teniendo en cuenta esta realidad, de que tenemos un alto porcentaje de la población dominicana que es envejeciente, esto obviamente tiene que significar un cambio de las políticas públicas del Estado, un cambio de actitud del Estado hacia un segmento poblacional que es sumamente sensible para todos los dominicanos. Me gustaría saber desde tú punto de vista si el Estado, y en esto tenemos que hablar como Estado, porque la vejez tiene que ser enfrentada con una política de Estado, independientemente de quien este gobernando. ¿El Estado ha entendido ese cambio que tiene que dar para que podamos tener mayor protección hacia los envejecientes?

SBT.- Bueno, el panorama es un poco complejo y difícil, es como para nosotros tomar decisiones y pensar en acciones que puedan, de manera real, repercutir y puedan tener el efecto que nosotros esperamos, si tomamos algunos parámetros latinoamericanos y del caribe, se dice que existen alrededor de 50 millones de personas mayores de 60 años en América Latina y el Caribe actualmente, y que para el 2025 estaremos por uno 100 millones, y que para el 2050 este número de personas se duplicará, entonces eso nos dice a nosotros que realmente la situación del envejecimiento en nuestro país no es una situación sencilla, es como para que desde ahora el Estado empiece a tomar decisiones y a decidir políticas al respecto. Las políticas actuales en términos de vejez identificadas en el país, creo que nosotros tenemos una sociedad totalmente formada por una población joven, no solamente es el caso nuestro, y no sólo es el caso nuestro, si no también el caso de varios países Latino Americanos, entonces esto implica que este momento debemos tomar lo que son todos los planos, cambiar las políticas de salud, dejar de pensar en lo que es la salud preventiva, en pensar en posibilidades de transformación de la salud, en lugar de una salud para curar enfermedades, debe ser una salud pensada justamente en lo que debe ser la parte de prevención, que incluso es mucho más reflectiva en todos los planos. En los aspectos sociales, en los aspectos de seguridad social, los aspectos de bienestar de las mismas personas, en los aspectos de ingresos, porque son los tres aspectos con los que mayormente hemos identificado, con mayor dificultad y que se expresan en la población de las personas mayores, la inseguridad, los ingresos, el acceso a los servicios de salud. Son aspectos  y son cosas que deben necesariamente tomarse en cuenta, y que en lo que respecta a las políticas actuales de los Estados, deben tomarse en cuenta, no se está planificando la sociedad en función de esa perspectiva que hemos venido definiendo pese a que hemos alcanzado algunos logros, si la sociedad no entra hoy en vejez es porque hay indicadores que han sido avanzados, que es el caso, por ejemplo, de la fecundidad, pensar de que en los años 50 estábamos hablando de unos 7.4 hijos por familia, hoy día estaríamos hablando de alrededor de 2.7, eso es un paso importante por eso la sociedad envejece, pensar en que teníamos una tasa de mortalidad infantil de unos 74 por 1000, y que hoy anda en aproximadamente 34 por 1000, eso es sumamente importante, la esperanza de vida ha crecido producto de las mismas situaciones que explicaba la Dr. Pereira, la esperanza de vida que por los años 50 estaba en 50 años, y que hoy día estamos hablando de que tenemos una esperanza de vida de unos 74 años, eso también es un factor importante, es como para tomar esos desafíos. Frente a esos desafíos se dio  la segunda “Asamblea Mundial Sobre el Envejecimiento”, en el 2002, que después en Chile se logró desarrollar unas líneas estratégicas que habría que ver hasta donde en nuestro país las hemos venido asumiendo, realmente no se vislumbra, entonces es necesario que pongamos atención a este fenómeno, a este aspecto, o sea, son desafíos importantes que la sociedad nos impone y que tenemos necesariamente que sentarnos a discutir y a desarrollar líneas de políticas, líneas de políticas que trasciendan el marco del clientelismo, del paternalismo,  porque es que la acción trasciendo a esta situación.

OJM.- Justamente eso que tú señalas, ese diagnóstico que realizas sobre los desafíos y los retos que tiene nuestro país sobre el tema de las políticas a favor de los envejecientes es lo que me motiva hacerle la siguiente pregunta al Dr. Torres, ¿Cómo está el servicio de atención de salud pública hacia los envejecientes, cómo se están manejando los hospitales de nuestro país al momento de atender a los envejecientes?

MT.- Bueno, lo primero es que te tengo que dar las gracias por esta iniciativa, yo creo que es importante que se empiece a pensar en el envejecimiento en nuestro país, y todo va ligado a las preguntas anteriores. Rosy decía que hay un crecimiento sostenido que se está dando a nivel mundial, pero también en República Dominicana, Bolívar decía que no se están tomando medidas, y eso va a traer como consecuencia una crisis social en República Dominicana, precisamente porque al no tomarse las  medidas de salud, y las medidas a nivel de Estado se va a producir un vació desde el punto de vista de la salud y la prevención del envejeciente en la sociedad. Nosotros tenemos ahora mismo una cantidad de hospitales, trabajen o no trabajen, se está dando un servicio de salud, pero en esos hospitales usted se dará cuenta que hay probablemente entre un 70% de esa población que está interna tiene sobre 60 años, pero no hay servicios establecidos de geriatría ni de gerontóloga, no hay áreas especifica para trabajar con esos pacientes, donde haya un apoyo familiar, un apoyo nutricional, un apoyo social, entonces todo eso va a traer como consecuencia, o sea, ¿Qué es un envejeciente?, es un individuo que tiene una cronicidad alrededor, es un individuo que pasó de los 60 años, que tiene diabetes, que tiene hipertensión, que tiene desnutrición, o sea, es un conjunto de enfermedades que hay que tratarlas como un solo, y hay precisamente entrar los geriatras, los gerontólogos, con la ayuda de los psiquiatras y de los neurólogos, pero ese sistema no se soporta no lo tenemos en los hospitales de salud publica, entonces no se está visualizando la situación de que necesitamos eso, o sea, que vivimos en una sociedad para jóvenes, dirigida para jóvenes, con todo un engranaje para jóvenes y nos olvidamos de que vamos a envejecer, entonces yo pienso que si no se toman las medidas correctivas, y se empiezan a poner en práctica a las cosas que tenemos y a darle vigencia a lo que seria la plataforma de sostenimiento para ese envejecimiento, que ya pasó parte de su vida creando una sociedad, y creando instituciones que hoy tenemos, que no se le reconoce, porque se le han olvidado en todos los aspectos, en el aspecto de salud, en el aspecto de seguridad social, en el aspecto de desnutrición, en el aspecto de privilegios en estudios, que otros países ya superaron esa etapa, va aparecer prontamente una crisis de institución, y una crisis de Gobierno, de estado, porque llegará un momento que la crisis será tan grande desde el punto de vista de salud que no va haber forma de resolverla.

OJM.- Bueno, sobre ese tema que ha tratado, las debilidades institucionales que genera un sistema que no atiendo prioritariamente todo un conjunto de elementos, porque privilegia determinados componentes de la sociedad, sobre ese tema vamos hablar en el próximo segmento, respecto a las reformas que se han hecho en la República Dominicana para tener un sistema jurídico que proteja a los envejecientes y las debilidades y fortalezas de este sistema con estos distinguidos invitados que hoy nos honran en nuestro programa.

PAUSA

OJM.- En el segmento anterior hicimos un diagnóstico sobre la situación de los envejecientes de nuestro país, y ahora me gustaría que abordáramos esta problemática que está viviendo este importante segmento poblacional desde el punto de vista institucional, y resulta que desde el año 1998 se promulgó la Ley 352, que establece un sistema de protección a los envejecientes, recordemos que para el año 1998 nuestro país no había aprobado la ley que crea el sistema de seguridad social, sin embargo es importante que conozcamos la opinión de los distinguidos expertos que hoy están con nosotros, sobre las fortalezas y las debilidades de las reformas institucionales que ha hecho nuestro país, y me gustaría preguntarle a la Dr. Pereira, ¿Qué ha pasado desde que se promulgó la ley del año 1998 y cuál es la situación en términos del ordenamiento jurídico que está establecido para normar y regular todo el tema de las políticas públicas, por ejemplo saber quién es la entidad que norma y establece estas políticas, hasta saber si se está cumpliendo con toda la normativa legal vigente?

RP.- Antes de pasar a desarrollar ese tema, ya que usted mencionó que definitivamente no estaba creado el sistema dominicano de seguridad social cuando se promulgó la ley, quiero acotar que una ley lo que hace es que complementa la otra, porque el sistema dominicano de seguridad se fundamenta en dos acciones, la acción de la pensión y la cobertura de la salud, pero eso no es todo para la vida de un envejeciente, entonces la Ley 352-98, que es la “Ley de Protección a las Personas Envejecientes” contempla no sólo salud e ingresos, si no que contempla otra serie de factores como son utilización de tiempo lúdico, educación, lo que es adquisición de viviendas, lo que son las disposiciones donde el individuo se sienta protegida de sus familiares, de su entorno, o sea, hay legislaciones, y por eso es que al crearse ese organismo rector de esa ley, se tuvo que contemplar desde la Secretaría de Trabajo, el Instituto Dominicana de Seguridad Social, la Secretaría de Salud Pública, la Secretaría de Estado de Educación y Cultura, toda una serie de estamentos que vienen a complementar lo que sería le vida de un ser humano, en este caso la población envejeciente de la República Dominicana. ¿Qué ha pasado con la Ley?, se promulga en el 1998, después que duramos dos años elaborándola, sometiéndola a las diferentes instituciones que conformaban la red, tanto gubernamentales como no gubernamentales, y además a la población envejeciente para que ellos nos dijeran sus prioridades, que ellos consideraban que eran cosas fundamentales para ellos tener una mejor calidad de vida, se promulga en el 1998, después de esa batalla, pero vimos que cayó en el vacío, después de promulgada se hizo una sola reunión y se constituyó el Consejo, el Consejo es presidido por el Secretario de Salud Pública y Asistencia Social, se queda el Consejo, que incluye a todas las instituciones que mencionamos y una representación de los adultos mayores, una representación de las organizaciones no gubernamentales, una representación del colegio Médico, e inclusive pusimos una representación de lo que era la prensa, los medios de comunicación, porque considerábamos que esos son fundamentales para que las políticas públicas puedan arrancar, se promueven y arrancan por medio de la presión que se ejerce a través de los medios. La ley cae en un limbo, se promulgó pero no se implemento, porque recuérdense que cada ley tiene un reglamento que es la que la hace operativa, pero sin embargo nosotros no teníamos ese reglamento y es elaborado en el año 2004, donde se somete al Poder Ejecutivo, por el grupo de instituciones que conforman la red, en una alianza estratégica con el Fondo de Población, y se promulga el 21 de octubre de ese mismo año.

OJM.- ¿Qué ha pasado desde entonces?

RP.- Bueno, la ley contemplaba perfectamente lo que debía hacerse, debía nombrarse una persona que fuera la que autorizara la puesta en ejecución de la Ley, por un período no mayor de 6 meses, esa persona que iba a tener un rango, inclusive se le dio un rango de Secretario de Estado, de modo que pudiera tener ascendencia dentro de las diferentes secretarías, eso cuando nosotros vimos que ya íbamos a cumplir el año comenzamos a presionar y mandamos una carta al Poder Ejecutivo para que eso ya definitivamente se iniciara, se inicia pero se inicia coja, porque le dan ese período de 6 meses a una persona, y yo digo a una persona con responsabilidad, con un criterio simplemente político no un criterio técnico, que supiera y que conociera lo que estaba pasando con la población envejeciente y con lo que era la ley , y al hacerse eso se desvirtúa todo, cuando usted incluye la política con esa sola visión, política, dentro de un tema social, puede desvirtuarse, se ha desnaturalizado, eso ha traído como consecuencia que lo que se creo como el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente, aunque se ha reunido en varias ocasiones, existe una especie de tirantez entre lo que es el organismo rector. Se hicieron dos organismos rectores paralelos, uno lo fundó la persona a la que se le dio la motorización de la ley y otro que era el que estaba en Salud Pública que era el verdadero, porque como la ley lo dicta; “El Secretario de Salud Pública llama a todos los integrantes del consejo y los integra”, entonces en estos momentos existe el CONAPE, pero nosotros no vemos que la Ley se cumple en la medida en que lo establecen sus artículos.

OJM.- Bolívar, en la red, que actualmente la Organización Alas Dominicana que tú presides, es la que representa actualmente a la red en el consejo creado por esta Ley. ¿Tienes algún comentario o sugerencia respecto a cómo ha estado marchando el organismo rector de políticas a favor de la vejez en nuestro país?

SBT.- Si, mira la red es el consorcio del conjunto de organizaciones que trabajan con el tema de la vejez y que estamos vinculados a la vejez, la red es un espacio de coordinación, y Ala Dominicana es quien coordina en este momento la red, sin embargo no somos quienes estamos participando directamente en el consejo, en el CONAPE, porque hubo por consenso la designación de una persona para que nos representara, un poco como forma de distribuir responsabilidades internas, sin embargo el consejo ha operado en dos o tres ocasiones, se logró, como decía Rosy, después de esos 2 espacios que se crearon se logró una especie de consenso y ya hoy día tenemos un consejo en el que incluso se ratificó la Directora Ejecutiva actual del consejo y se ha seguido trabajando. Nosotros logramos recientemente hacer algunas reuniones con los representantes del consejo, interactuar, y de ahí sacar algunas estrategias y ver si juntos podemos definir y marchar hacia un proceso de definición de líneas que puedan realmente favorecer a la vejez y tomar en cuenta ese desafió del que hablábamos hace un rato, porque nuestra preocupación en estos momentos es que solamente estamos viendo al grupo de personas mayores que necesitan ayuda, eso es cierto, ese es un público que está ahí, que hay que atenderlo, que hay que buscar la forma de cómo garantizarle la vida, de cómo puedan tener acceso a la comida, cómo puedan tener acceso a la salud, es correcto, de manera digna hay que buscarse, ahora hay que ir un poquito más allá, y la ley como tal le da una responsabilidad al consejo en la línea de definir estrategias de políticas, de establecer acciones que trasciendan el marco de  lo que nos referíamos hace un rato, del aspecto del clientelismo, que trasciendan ese marco, acciones que puedan ver un poco más allá, y pensar en cómo nosotros podemos articular la participación de esta población, aprovechando el caudal de conocimientos.  Recuerden que la población mayor de 60 años en este momento es una generación forjada sobre la base de una serie de principios cívicos y morales, por qué no aprovechar ese caudal, por qué no aprovechar la experiencia de este público, por qué no enfocar políticas claras que pudiésemos de alguna manera darles mayores niveles de integración y de participación, por qué no tomar medidas tan importantes como el Hospital de Cardiología, el Hospital de la Diabetes, más del 60% del público que asiste a esos hospitales son mayores de 60%, y no hay un servicio de geriatría ni de gerontóloga especializado.

OJM.- Es decir que hay un conjunto de desafíos que están pendientes por cumplir al amparo de esta ley del año 1998. Y en ese sentido quería preguntarle al Dr. Torres, como dijimos al comienzo, la Ley de Seguridad Social es un complemento ahora de está ley del año 1998, porque la Ley de Seguridad Social con el tema de las pensiones establece un régimen no contributivo hacia este segmento de la población.  Desde su punto de vista la Ley de Seguridad Social, aunque apenas estamos en la etapa incipiente que tiene que ver con el seguro familiar de salud, pero en el caso de las pensiones ya la Superintendencia de Pensiones tiene un conjunto de normativas que a puesto en vigencia, me gustaría saber, ¿Desde su punto de vista la Ley de Seguridad Social contempla un conjunto de beneficios y que tenemos esperanzas de que se puedan cumplir para los envejecientes de nuestro país?

MT.- Mira, una de las cosas que nos preocupó a las personas que estamos envueltos en los quehaceres diarios de la vida de los envejecientes en este país, fue la Ley de Seguridad Social, porque yo pienso que podría ser uno de los mayores y mejores logros del país si se lleva a cabo, si se pone práctica y si se desarrolla como debería desarrollarse, pero cuál fue la preocupación, precisamente que la ley contempla que el último que debe entrar al proceso de seguridad social es el envejeciente, cuando debió haberse empezado como parte principal, porque la mayoría de los envejecientes de este país, ni tiene trabajo, ni tienen seguridad de ningún tipo, y las pensiones son mínimas, entones, si hay una Ley de Seguridad Social que lo que está buscando es la universalidad, la protección, porque no ponerlos dentro del grupo inicial, para quitarle un peso social a la familia, cuando a un paciente envejeciente va a una consulta que tiene que pagar, porque acuérdense que el cuadro de la República Dominicana en cuanto a la seguridad de salud, el trabajo que han hecho las ARS no incluían a los envejecientes dentro de sus procesos de coberturas, entonces, ese dinero que se paga para mantener la salud de un envejeciente, ya sea visitas medicas, internamientos, medicamentos, eso sale del bolsillo de la familia, que es un dinero que debería implementarse en el bienestar de esa familia, entonces la Ley 8701 contempla una serie de cosas, vamos a entrar de una forma progresiva, pero no entonces no consideran que los envejecientes no pueden entrar, son los últimos, después de 5 ó 6 años de establecida la ley es que se contempla la posibilidad, ahora nosotros logramos que por una disposición que los papas de los contributivos puedan ser incluidos pero siendo pagados por ellos mismos, o sea, yo puedo meter a mi papá en el programa básico de salud, pero yo tengo que pagar por ello, independientemente de lo que yo tengo que pagar tengo que pagar por el. El sistema de seguridad social es tan interesante, ojalá se pueda consensuar, y se pueda iniciar y se pueda mantener que es lo principal, pero por Dios, vamos a ver cómo nosotros podemos meter la parte de envejecientes, porque si no yo vuelvo al principio, se va a crear una crisis de salud, una crisis de institucionalidad y una crisis de Estado con relación al servicio de los envejecientes en nuestro país.

OJM.- Muchas gracias, su opinión es sumamente importante porque proviene de una persona que diariamente eso es justamente lo que está viviendo, de la necesidad que tiene, que el Estado en términos generales asuma que hay un sector de la población que no puede ser discriminado ni excluido de un conjunto de conquistas que tienen otros segmentos de la vida nacional. En ese sentido vamos a escuchar antes de la pausa las carencias económicas y de servicios que presentan algunos envejecientes que el programa ha entrevistado.

VTR OPINION DE LOS ENVEJECIENTES

PAUSA

OJM.-   Estamos conversando sobre las políticas a favor de los envejecientes, y me gustaría que abordáramos algunos temas puntuales, en primer lugar con la Dr. Rosy Pereira, quisiera conocer de ella el diagnóstico que está pasando en los hogares que acogen a los envejecientes, actualmente hay 32 hogares, en estos no contamos los que son patrocinados por el sector privado, pero hay unos 32 hogares que aglutinan a unos 2 mil envejecientes, de entrada veo una sobrepoblación en tan poca cantidad de hogares, de estos tenemos entendidos que 14 son hogares diurnos, es decir que los ancianos van a estos lugares a desayunar a pasar el día y luego duermen en sus respectivas viviendas, y hay unos 18 hogares que reciben una subvención del Estado dominicano, pero en el Presupuesto General de la Nación está consignada una partida del Gobierno para estos hogares. Tenemos entendido que en el último presupuesto hubo una reducción sustancial de esta subvención. Me gustaría conocer un poco, ¿Cómo ha impactado la subvención en los hogares que reciben a los envejecientes de nuestro país?

RP.- Sobre todo en aquellos hogares que tienen atención 24 horas, los vamos a diferenciar de lo que son hogares de días o centros diurnos, todo el mundo sabe lo que ha significado el aumento de la vida para todos nosotros, imagínense ustedes esas personas que no es solamente la comida, es la atención total, incluyendo medicamentos para todas esas personas que están residiendo en los hogares, y tenemos que hacer una diferencia, de esos 18 hogares que hay que no son centros diurnos, hay 4 que son 100% de Salud Pública, eso significa que reciben además de la subvención el nombramiento de todo su personal, pero siempre de manera precaria, es decir, la subvención que se da no es suficiente para cubrir todas las necesidades, de forma extraña, conociendo nosotros las dificultades que hemos tenido con el aumento de los costos de la canasta familiar, en el presupuesto de este año la subvención de esos centros geriátricos fue reducida de un 25% a un 40%, le cortaron a todo el mundo, eso ha significado que todos los servicios que se vendan a esos centros asistenciales se hayan deteriorado de una manera muy evidente, y si nosotros decimos de esos 4 que son de Salud Pública que no podríamos decir de lo que ha pasado con los otros 14 que son iniciativas comunitarias, que siempre ha sido menos, porque ellos tienen una asignación presupuestaria muy pequeña y su desenvolvimiento está en lo que ellos pueden recolectar de las comunidades.

OJM.- En estos hogares, Dr. Mayobanex, ¿Cuáles son las principales enfermedades que afectan a los envejecientes en nuestro país?

MT.- Nosotros como nación y como país no estamos exentos de lo que sucede en el mundo, nosotros tenemos las enfermedades cardiovasculares, que son las principales, ahora hay un gran problema que se ha agregado y es la obesidad, la otra es el sedentarismo, no hacer ejercicio, esas son dos cosas que contribuyen a que aumenten los problemas cardiovasculares, tenemos en este país una que se llama diabetes, que es la principal causa de ceguera a nivel mundial, pero que en República Dominicana es muy avanzada, y hay una que no se menciona mucho como enfermedad que es la peor de las enfermedades, que nosotros tenemos la experiencia porque la vemos todos los días, Rosy sabe de eso y Bolívar también, que se llama “soledad”, en este país y en el mundo entero los envejecientes que no tienen un apoyo familiar, precisamente por precariedades sociales y de medio ambiente, sufren de la soledad, el hecho de que usted llegue a una edad que tenga que retirarse ya sea por edad, ya sea por envejecimiento prematuro, por enfermedades, por desnutrición, ya sea porque usted no es de ese partido y le quitaron la posición, ya sea por la razón que sea lo sacan de su medio social entra en un proceso de vació, porque ya los hijos se fueron, y generalmente los hijos muy modernos ni siquiera piensan en sus padres, entonces empiezan a vivir una nueva etapa que se llama “soledad”, y esa enfermedad que se llama “soledad” es la más difícil de tratar porque es una enfermedad que lo que necesita es soporte familiar, soporte del medio y generalmente en este tipo se sociedades esto no se da. Entonces dentro de todo ese contexto de enfermedades, que no es una, generalmente se acompañan una de otra así tenemos como yo decía hace un rato el “crónico”, el paciente que es diabético, hipertenso, que tiene dolores articulares por la artritis se le agrega esa enfermedad que se llama soledad que es la más difícil de tratar.

OJM.- Bolívar, ¿Usted cree que viendo lo que se ha dicho aquí, que la percepción que tiene la sociedad sobre los envejecientes en términos de su inserción a un conjunto de derechos que tiene en la sociedad no es la correcta?

SBT.- Bueno, yo quisiera agregar sólo una pincelada breve, y lo voy a incluir dentro del tema de la enfermedad, que la peor enfermedad que hay en el país cuando hablamos de personas mayores es un asunto de ingreso, más cuando decimos que el 64% de las mujeres mayores de 60 años ejercen factura del hogar, y si nos vamos a los hombres el 88% ejerce la factura del hogar, paradójicamente más del 30% no tiene ningún ingreso, entonces ese es uno de los grandes problemas que tienen las personas mayores. Aquí yo pienso que lo que tenemos que mejorar en términos de la percepción de la gente respecto a las personas mayores, es que casi siempre que hablamos de envejecientes nosotros nos situamos en ese 5%, según estudios, alrededor del 5% de la población de más de 60 años necesita asistencia, es decir que el 95% de las personas mayores de 60 años de por si son auto validos, es decir que pueden desarrollar por si mismos actividades de la vida diaria, entonces tú no puedes pensar solamente en ese segmento de la población que el Estado tienen la obligación de pensar en ellos, entonces tú tienes que pensar en ese otro público, por tanto es un público que como estamos hablando de integración, de inclusión, es necesario que la sociedad pueda ir cambiando la percepción y la idea que tiene respecto a este público y saber que tenemos que construir una sociedad para todas las edades, una sociedad para que la gente pueda tener niveles de participación activos, entonces es necesario ir rompiendo con los estereotipos e identificarnos con una sociedad que va con una tendencia hacia un proceso serio de envejecimiento y que necesitamos mayores niveles de inclusión de las personas mayores en todo el ámbito de la sociedad.

OJM.- Para ustedes que son expertos en esta materia tan importante, para que los dominicanos podamos entender que alcanzar una determinada edad, lejos de sentirse excluido, al contrario debe tener el ambiente propicio y necesario para tener un conjunto de oportunidades que la misma sociedad tiene que patrocinar. La palabra “vejez”, Rosy, ¿Qué debería realmente significar este término?

RP.- Para mí la “vejez” es la parte más libre de la vida, porque es cuando uno ya terminó con todos los compromisos de los estudios, de los hijos, del trabajo, y uno puede dedicarse a hacer lo que uno quiera. Pero también significa un reto, y sobre todo en nuestra sociedad, donde las personas mayores deben buscar su espacio mantener su espacio.

OJM.- Bolívar.

SBT.- Para mi la “vejez” es un estado de la vida, yo no le veo la gran diferencia pese a que pueden haber cambios en el ser humano, cambios de carácter biológicos, y cambios producto de la misma percepción que tenemos, pues pueden tener un impacto en lo social, que también es un factor que es necesario tomarlo en cuenta, sin embargo para mi la vejez es un estado de la vida, tú puedes escaparte de cualquier cosa menos de envejecer, es por eso que un médico de Santiago decía; “Si la gente asocia a la vejez con una enfermedad, pues esta era la peor de todas, porque conduce inevitablemente a la muerte, sin embargo todos queremos llegar a viejos “

OJM.- Muy interesante, Dr. Mayobanex.

MT.- Decía mi mamá que no existe vejez, que existe un proceso de oxidación y ella lo relacionaba a que decía que cada individuo tenía mentalmente, si no un espejo en frente, una juventud interna. Entonces yo veo al país, yo ni siquiera lo veo como vejez, la palabra vejez a mi no me preocupa, yo lo veo como proceso de envejecimiento y lo preocupante es, y creo que ha llegado el momento de que ese grupo de envejecientes de este país empiece a tomar el “toro por los cuernos”, yo pienso que los envejecientes en nuestro país podrían ser una diferencia en cuanto a lo político, en cuanto al desarrollo de las leyes, en cuanto a la experiencia acumulada que tienen, que no se está utilizando, yo soy de los que creo que hay que empezar un movimiento que sea capaz de aglutinar esa gente, poner toda esa gente en conjunto a pensar y a producir para el país, para que se continúen las instituciones que ellos crearon, y entonces que podamos darle un poquito de más calidad en los años vividos.

OJM.- Bueno, yo quiero darle las gracias a ustedes tres por haber correspondido con nuestra invitación. Hemos querido en este programa transmitir nuestra preocupación sobre la necesidad que tenemos todos como país de propiciar un mejor ambiente para los envejecientes de la República Dominicana, y decirles a ustedes que este programa se pone a la disposición de ustedes para que en un futuro podamos repasar un conjunto de avances que haya tenido el tema de la protección de los envejecientes en nuestro país, y reiterarles que hay una nueva generación de políticos en la República Dominicana que está conciente de que no podemos seguir propiciando un actual modelo de exclusión, si no uno de inclusión, donde estén todos los sectores del país y uno de ellos es el de los envejecientes, porque hacia allá vamos todos y hacia allá tenemos que propiciar, para los que están en ese estado actual de sus vidas un ambiente de paz, de desarrollo, que les permita hacer lo que ellos quieren hacer, sentirse útiles para  nuestra sociedad. Muchas gracias a ustedes por haber estado con nosotros y a ustedes amigos televidentes será hasta la próxima entrega de Líderes.

Comentarios cerrados.