Un envio del blog

Peña Gómez y la Justicia

Enviado en 11 agosto, 2007 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

La Suprema Corte de Justicia celebró el pasado 2 de agosto el décimo aniversario de su instalación, fecha que fue motivo para hacer un balance de lo que ha significado para la sociedad dominicana tener un Poder Judicial, independiente e imparcial. Es indudable que todo el país celebra los logros alcanzados por nuestro sistema judicial.

Estos logros le pertenecen a todos los dominicanos, sobre todo a aquellos que, en su momento determinado, supieron colocarse por encima de las diferencias políticas, para sentar las bases de lo ha sido el sostén de la justicia dominicana: la reforma constitucional de 1994, la cual permitió la selección de la actual Suprema Corte de Justicia, a través de la conformación del Consejo Nacional de la Magistratura.

Esta reforma constitucional tuvo una estampa, y fue la del Dr. José Francisco Peña Gómez, quien a pesar de haber sido víctima de maniobras mezquinas que le impidieron obtener el poder en el 1994, fue capaz, gracias a su capacidad visionaria, de dejar de lado esas diferencias políticas, y pactar una reforma constitucional que abrió el camino hacia lo que es hoy el Poder Judicial dominicano.

Atrás terminó la época en que los jueces eran designados por la voluntad de los políticos de turno, y dio paso a una revolución en el sistema de designación de los jueces con la Ley de Carrera Judicial, que recibió el respaldo de la mayoría legislativa que en ese momento representaba el Congreso Nacional, esto es la del PRD.

Tuvieron una destacada participación en la agenda legislativa a favor de la justicia, distinguidos/as legisladores del PRD, como Milagros Ortiz Bosch, Milton Ray Guevara, Ramón Alburquerque, José Rafael Abinader, José Antonio Najri, Ivelisse Prats Ramírez de Pérez, Hugo Toletino Dipp y Vicente Sánchez Baret, entre otros destacados senadores y diputados.

Este era la voluntad del Dr. Peña Gómez. Su legado nos resulta aleccionador y enriquecedor. De ahí es que, desde su muerte en el 1998, el PRD ha tenido una participación crucial en todas las reformas judiciales.

El PRD es respetuoso de la independencia, imparcialidad y autonomía del Poder Judicial. Apoyamos ‚la primera ola‚ de reformas, y apoyaremos ‚ la segunda ola‚ de reformas que ha propuesto el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Magistrado Jorge Subero Isa. Nuestro compromiso también de cumplir fielmente con la Ley que otorga autonomía presupuestaria y administrativa. Que, en definitiva, rija el imperio de la ley. No solo en palabras, sino en hechos.

respuesta