Un envio del blog

Entrevista a Claudio Caamaño

Enviado en 05 septiembre, 2007 Para 4:23 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera sostiene una interesante conversación con el ex guerrillero Claudio Caamaño en la que habla de su libro sobre la guerrilla que fue protagonista y algunos aspectos de la Revolución del 65 que eran desconocidos.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Claudio Caamaño (CC)

COMO LO DIJO:
“Mi motivación mayor es presentar al pueblo la obra histórica de mayor trascendencia para la patria y la dominicanidad que se ha escrito en el último siglo”

“Pienso que la forma de mantener una mala educación tiene razón en mantener nuestro pueblo en la ignorancia, para que la clase dominante cada cuatro año se recicle en el poder”

“Lo que más se conoce en nuestro país es el robo, el desfalco…funcionarios, militares y policía, civiles…criminales, ladrones, desfalcadores”.

“Cuando Fidel Castro se refirió a nosotros, y mencionó por sus nombres algunos combatientes, recuerdo que Caamaño dijo: ¡Este cohete, que es lo que se está metiendo Fidel Castro con nosotros!

“El pueblo moría con Juan Bosch en la boca ¡Juan Bosch! ¡Juan Bosch! Y   ¡Constitución Constitución!  Esos eran los dos grandes slogan,  y los dos grandes motivos de lucha”.

LA  ENTREVISTA
OJM.- Es indudable que la gesta de 1965 marco la historia de nuestra Nación, y  aunque yo no había nacido en esa época, hemos podido aquilatar la calidad humana de quienes en esa gesta decidieron estar del lado de la democracia, de la defensa de la constitucionalidad. En ese sentido Líderes se siente complacido de tener hoy a un invitado muy especial; Claudio Caamaño. El fue combatiente   de la guerra civil del año 1965 y otros episodios históricos de los cuales ha sido protagonista clave para la vida moderna y las luchas por la democracia en nuestro país.

CC.- Gracias a ustedes por haberme traído, me siento muy a gusto con usted aquí.

OJM.- Muchas gracias Don Claudio. Usted, recientemente, ha puesto a circular la obra  circular esta obra que son sus memorias; “Caamaño: Guerra Civil de 1965, Tomo I”. ¿Por qué tardó 42 en publicar estas memorias?

CC.- Hay muchas razones por las cuales duré tanto tiempo acumulando datos. En ningún  momento pensé hacerlo tan tarde, pero ahora estuve más motivado que en años anteriores, porque nuestro país ha ido cayendo en un hoyo en donde la moralidad ha ido desapareciendo en todo el territorio nacional, que no es sólo de este Gobierno, éste la profundiza pero viene de todos los gobiernos que hemos tenido desde la Guerra de Abril, y que viene deteriorando las condiciones de nuestro país, de nuestro pueblo. Lo que más se conoce en nuestro país es el robo, el desfalco…funcionarios, militares y policía, civiles…criminales, ladrones, desfalcadores. Tenemos acá un Estado desde el punto de vista de la justicia nacional,   que no funciona, donde la impunidad pernea  todos los estamentos nacionales y es la que propicia y promueve la gran delincuencia que tenemos hoy en el país. Se traduce a los grandes niveles de inseguridad no solamente en la calle sino en su propia casa. Entonces yo sentí un año muy motivado para comenzar a escribir estas obras que de hecho estaban escritas. Este es el resumen de más de mil doscientas páginas. Estimo que con esto, es mi deseo y propósito, aumentar el   autoestima de las personas a nivel nacional, que cuando conozcan esto, verazmente cómo pasaron las cosas, no como no la hay llevado a conocer como política de Estado a través de la Secretaría de Educación, en que fue mutilado, desde cuando Balaguer, todos los hechos de abril, y los que no fueron mutilado al final desaparecieron casi tres años de historia nacional, desde el año 1963, del 25 de septiembre, hasta la toma de posesión del Presidente Balaguer como testaferro servil del Gobierno de Estados Unidos. La idea de esto libro tiene varios objetivo; El principal es que conozcan los hechos tal real y verídico como soy capaz de narrarlo, pero además que lo asuman como tal,   y conozcan que en RD no solamente grandes desfalco que se hacen de diferentes formas; los bancos, los dirigentes políticos, y los funcionarios, sino que sepan que aquí ha habido personas, a veces hasta muchachos, que   han arriesgado todo, incluyendo su vida, por legalizar, por mejorar, por dignificar la situación nacional.

OJM.- Narrar hechos históricos del que uno ha sido protagonista, como es el caso suyo, obviamente debe implicar el de abstraerse de un conjunto de emociones,  y de esas circunstancia que rodean el estar en el mismo epicentro de un acto. ¿Pudiera ser que tardará esos 42 años   para narrar esos acontecimientos por que las pasiones están más sosegadas en algunos estamentos de las Fuerzas Armadas involucradas?

CC:- Bueno yo pienso que 42 años es bastante tiempo, pero ahí hay una parte de mi emotividad  ante los hechos. Yo tengo, por ejemplo, en lo que yo escribía en el año 66 en Santiago de Chile, yo lo leo ahora y me doy cuenta que hay realidades producto de mi emotividad, o sea no el país sino yo. Esas emociones de aquello tiempo ya pudieron madurar un poco y me permiten expresarlo con mayor propiedad, yo no soy historiador ni pretendo serlo, pero si quería ser lo más objetivo posible al presentar estos hechos ante la historia nacional, sobre todos que han sido muy mentidos. ¡Claro yo no puedo negar que soy parte interesada en   esta narración!  Pero  trato de obtener  un equilibrio. Por eso no permití que nadie me ayudara bajo ningún aspecto porque no quería que el libro saliera con algunas influencias que no fueran las que yo quería expresar al país. Mi motivación mayor es presentar al pueblo la obra histórica de mayor trascendencia para la patria y la dominicanidad que se ha escrito en el último siglo

OJM.- Usted sabe que a partir al año 1965 la población dominicana ha crecido, somos uno 10 millones, y el 60% está integrado por jóvenes entre 15 y 35 años, en el caso mío no había nacido en el año 1965. Sin embargo en esta obra usted dice, muy claramente,   que narra los hechos tal como son, pero hay jóvenes que no vivieron esos hechos a diferencia de otros que si lo vivieron en carne propia. ¿Cómo explicarle a la juventud esos hechos de1 1965 de manera simple?

CC:- Este libro trato de motivarlo dentro de mi capacidad, de la importancia de que conozcan estos hechos. Primero lo narro de la manera más real posible un pasado histórico reciente que no conocen, y si lo conocen es de muy mala manera. Segundo….yo entiendo que nosotros tenemos que enfrentar los males del presente y no tenemos una base histórica. Yo quiero y pretendo, tengo grandes aspiraciones, grandes sueños, que esos dominicanos de los 15 a los 35, también de los 35 a los 55 que son víctimas de esa política estatal de desinformar a la población y mal educar, que son analfabetos funcionales. Entonces,  pienso que la forma de mantener una mala educación tiene razón en mantener nuestro pueblo en la ignorancia, para que la clase dominante cada cuatro años se recicle en el poder, y así el pueblo no tenga salida para exigir cambios y enfrentarse a su futuro.

OJM.- ¿Usted cree que al día de hoy se mantienen vivo los ideales de Caamaño por lo cual lucharon hombres como usted en el 65?

CC.- Mira se mantienen vivos en una minoría a nivel nacional. Nosotros perdimos la guerra realmente, y tuvimos una invasión masiva, no sólo en lo militar sino en lo  cultural, se destruyó nuestra cultura y se creo la cultura de las drogas,   del tráfico; eso no existía aquí, eso viene a raíz de la  guerra. Los norteamericanos creyeron que la guerra fría con Cuba, estando nuestro país   tan cerca de Cuba, pasaríamos a ser como ellos, lo que era irreal y falso, porque casi todos los militares de la Guerra, incluyéndome a mi éramos formado por Estados Unidos, como eran todos lo militares de siempre y todos los policías de siempre. Pero ellos decidieron invadir el país ante la derrota del grupo golpista, que eran serviles, que dependían de los Estados Unidos y que los dirigía en ese momento Elías Wessin, y nosotros no éramos dependiente   de ellos, y había que destruirnos a nosotros, destruir al pueblo que hizo esa lucha, y destruir la cultura nacional y crear una nueva.

OJM.- Déjeme decirle Don Claudio que ese esfuerzo que realizaron hombres como usted, no ha sido en vano. Yo creo que independientemente de lo que se pueda pensar. Yo pienso  que hay muchos dominicanos (as) que en su gran mayoría   reconoce el esfuerzo extraordinario por el rescate de la constitucionalidad en el año 1965. Vamos a escuchar ahora un fragmento de la alocución del Coronel Caamaño en el parque de la independencia, después de la guerra civil.

VTR/ CAAMAÑO EN EL PARQUE INDEPENDENCIA.

OJM.- Don Claudio, luego de ver las imágenes, ¿Qué tipo de recuerdo o emociones le provoca la voz del Coronel Caamaño?

CC.- Eso es muy emocionante  para mí, como es natural. Pero hay una cosa muy importante: Usted decía ahorita que gran parte sigue los ideales de Caamaño, pero no   es cierto, ellos no conocen a Caamaño. A Caamaño lo conocen una minoría privilegiada a veces circunstancialmente. Pero con este libro y el que viene yo quiero presentarle a Caamaño al país, al país de hoy. Porque el país de ayer fue tan mentido, que llegamos a un extremo. Entonces hoy yo pretendo que los dominicanos de hoy conozcan a Caamaño, pero el Caamaño del 65 que ha sido mentido y tergiversado. Las cosas que nadie a dicho sobre la lucha del pueblo, ni muchos la conocían, pero era tanto el terror que impuso Balaguer que casi nadie se atrevía a hablar de ellas, porque estas cosas costaban la vida. Y usted o era comprado… muchos participantes de la guerra fueron comprados,   y otros fusilados desde el punto de vista de su mentalidad hacia la lucha del pueblo, y los que no fueron comprados fueron asesinados. Aunque quedan muchos sobrevivientes todavía por diferentes formas, pero… fue toda una estrategia que inició Estados Unidos y lo aplicó Joaquín Balaguer para que hoy no haya una referencia real a eso, que nos sirva para luchar en el presente que es lo que yo pretende con estos textos.

OJM.-Vamos a seguir conversando después de la pausa sobre esos temas y otros de interés nacional con Claudio Caamaño, autor de la obra “Caamaño, Guerra Civil 1965″

PAUSA

OJM.- Estamos en un proceso de una revolución democrática, en la que se pretende introducir   una series de reformas institucionales, políticas para que podamos tener un mejor país. Y yo le pregunto Don Claudio: ¿Usted cree qué nuestro país está hoy en ese proceso de la llamada revolución democrática?

CC.- Sí. Como que no, está en ese proceso, pero está limitada a la clase dominante. Las grandes masas del país, pobres y muy pobres no participan en este proceso. Es una democracia que no es despueblo y para el pueblo, donde la clase dominante domina por encima de la miseria de nuestro pueblo. Son sofismas que se hacen,   bastantes burlescos, los actuales dirigentes sobre la situación nacional. Por ejemplo nuestro Presidente Leonel Fernández, expresó que los problemas de las escuelas no los puede tapar porque desborda la sensibilidad nacional, en donde la escuela está en el suelo, y él achaca esto a las deudas externa e interna que se dieron el Gobierno pasado y eso impide la inversión en la educación, salud y otros servicios, y eso para mi es una burla dolorosa y grosera a nuestro país, y a nuestro pueblo porque se hacen inversiones enormes en otros lugares, y siempre perjudican a los más pobres, y eso es una escuela que viene de Balaguer. Siempre se habla de los pobres, pero los pobres no es más que un pretexto para seguir engañando a nuestro país. Entonces la juventud, que usted mencionó hace un rato, y que nos preocupa tanto a nosotros no es culpable de lo que pasa, ellos son víctimas de toda una política estatal para mantenerlo en ignorancia donde están. Balaguer emprendió el desmembramiento de la cultura nacional, para crear una cultura que se adapte al Gobierno de Estados Unidos y la clase dependiente de ellos. Entonces esto ha deformado y aplastado nuestro desarrollo social, político y económico. Entonces estamos muy deformados en todo nuestro crecimiento, que ha sido en un gran volumen de habitantes y también un crecimiento enorme en el Banco Central de recursos económicos pero esos beneficios no llegan al país. Entonces tenemos las excusas así de que la deudas impiden que se interesen en invertir en lo que es la educación nacional, que es el factor más importante del desarrollo de un pueblo.

OJM.-Ciertamente es así Don Claudio; la educación es la herramienta fundamental para el desarrollo de nuestro país, y claro que este no es el momento para analizar las declaraciones del Presidente Fernández pero obviamente que no se corresponden con la realidad de los ingresos recibidos en este Gobierno en estos tres años, que superan con creces todos los ingresos recibidos en   toda la historia  de la democracia reciente en nuestro país. Lo que sucede es que la educación, lamentablemente no es una prioridad en las actuales circunstancias.

CC.-  Ni es ¡perdóname!  Ni ha sido nunca.

OJM.- No no no, nunca ha habido una política de Estado en cuanto a la existencia de una verdadera y clara, coherente educación para todos, en términos de que podamos pactar  para solucionar una agenda pendiente que independientemente de quien esté gobernando se pueda implementar. Pero hablando de lo que usted me decía anteriormente de cómo el clima, el ambiente nacional, vemos que crea en ocasiones algún nivel de desesperanza. Recientemente una encuesta   señaló que el 17 % de los dominicanos quisiera ir fuera del país. Ese es un indicador de los niveles de desesperanza, de la falta de expectativas positivas hacia la situación nacional.   ¿Cómo le preocupa a usted ese por ciento dominicanos que ya hoy día prefieren irse fuera del país?

CC.- Es preocupante que una parte tan grande de la población, más de un 50% tenga sus expectativas,  sus esperanzas en resolver su problema de vida en una salida de la patria, del país. Y esto tiene dos factores: Lo malo que está el país, y también, como a través de la educación nacional se ha deformado el sentido que tenga el dominicano de su responsabilidad ante la Patria, su Nación su familia, entre nosotros, ante todo. Hemos ido desbaratando, además de la miseria, que no haya esa fijación, ese cariño, ese deseo de luchar aquí. Veo en la prensa de personas que pagan hasta 100 mil pesos a un timador que lo deja en un bote y lo deja abandonado por ahí.   Y la verdad que una persona con sentido común mucho más arraigado a su pueblo con mucho menos que eso emprende un negocio que le permita vivir aquí también como se vive fuera. Pero tenemos esa tendencia que ha sido dirigida a que los dominicanos, “lo criollo es malo y lo bueno es lo extranjero”. Es muy lamentablemente que esto pase porque una gran cantidad de personas, un 57%   que no solamente tiene sus esperanzas en el extranjero, sino que ya no pretende luchar por mejorar la situación nacional.

OJM.- Por eso es que libros como este tienden a contribuir,  primero a edificar sobre una gesta tan  importante, y segundo a rescatar determinados valores que son importantes para uno poder entender por qué estamos donde estamos y qué debemos mejorar para que las cosas cambien en nuestro país. Con Don Claudio Caamaño vamos a seguir conversando en el próximo segmento.

PAUSA.

OJM.- Estamos conversando con Claudio Caamaño combatiente de la guerra civil de 1965 y otras guerras más. Don Claudio en su obra este primer  tomo de la guerra civil de 1965,  quisiera preguntarle: ¿Hasta que época hasta que momento de la guerra de abril llega este primer tomo?

CC.-  Este primer tomo llega donde determina la guerra civil,  que es el 29 de abril en horas de la tarde,  cuando enfrentamos a las tropas norte americanas que intentaron entrar a la ciudad de Santo Domingo desde San Isidro y desde el puerto de Haina. Entonces ahí se inicio un enfrentamiento con los  Norte Americanos y ya cambió la calidad, y los dominicanos serviles que estaban en desbandada para servir a los Estados Unidos, entonces los enfrentamos a los dos; tuvimos combatiendo durante casi 7 meses. Pero este libro llega hasta que comienza la guerra patria.

OJM. – Es decir que el término Guerra Civil llega hasta el 29 de abril de 1965…

CC.- …en la tarde…

OJM. – en la tarde…

CC.- Si.

OJM.- Otra pregunta. En la página 353 es donde se describe claramente todo el objetivo, el objetivo de la gesta,  cuando usted dice: “el regreso de Juan Bosch a la presidencia de la República es la máxima motivación para la lucha del pueblo”.

CC.- Si. Muy correcto.

OJM.- Es decir ese era el objetivo fundamental…

CC.- Fundamental…

OJM.- …de la guerra de 1965, que Juan Bosch volviera al poder…

CC:- Con la Constitución de 1963.

OJM. – Con la Constitución del año 1963, ¿Es correcto?

CC:- Correcto.

OJM.- Ese era el objetivo…

CC:- El pueblo moría con Juan Bosch en la boca ¡Juan Bosch! ¡Juan Bosch! Y  ¡Constitución Constitución!  Esos eran los dos grandes slogans,  y los dos grandes motivos de lucha. Y el pueblo se hizo  matar y  mató, y vivió una lucha tremenda en base a esos dos principios.

OJM.-Otra pregunta. En ese momento el mundo estaba dividido en dos grandes bloques; el de Estados Unidos, y el de la Unión Soviética. ¿Es cierto o no que ustedes representaban una facción… digamos comunista que en su momento quería alzarse con el poder para luego establecer relaciones con otras naciones hermanada con la Unión Soviética, digamos Cuba?

CC:- Esa es una falsedad completa. Yo recuerdo que el día 30 de mayo de ese año, no el día 1ro de mayo de ese año, Fidel Castro, desde Cuba, dedicó ese día a nosotros los dominicanos, y nos pusimos a oírlo…Caamaño, Bonaparte, y Yo, fuimos a fumar y oírlo, fumábamos mucho en ese tiempo, el programa; cuando Fidel Castro se refirió a nosotros y mencionó por sus nombres algunos combatientes, recuerdo que Caamaño dijo: ¡Este cohete! Que lo que se está metiendo Fidel Castro con nosotros. Caamaño era totalmente ajeno a ningún tipo de trama que no fuera la Constitución,  y Bosch a la presidencia. Claro que si nosotros enfrentamos a los norteamericanos, Fidel Castro apoya nuestro movimiento porque estamos combatiendo a su enemigo. Entre nosotros no había ningún caso, ni idea, ni siquiera participaba ningún dirigente de izquierda con la dirección militar. Hubo un encuentro fortuito entre Caamaño, yo, José Israel Cuello, y Domínguez, y ahí nació una documentación muy falseada de ese encuentro que fue totalmente accidental, pero no hubo…claro como los Norteamericanos vienen aquí con el propósito de restaurar su institución de dominio, expoliación del país en ese momento, entre ellas que éramos comunista, que vinieron a salvar vida Norteamérica; que no murió uno solo tampoco. Llegaron decir que Ernesto Guevara (El Che) que estaba desaparecido en esos momentos, después supe que estaba en África, había salido en un submarino cargado de armas, de instructores, de combatientes, ¡un submarino enorme! Eso lo decían los norteamericanos, Llegó a decirlo Lindon Jonson. Es decir que hubo todo tipo de mentira para encubrir el verdadero propósito; que era que el país con su levantamiento, con la mira de traer de nuevo la legalidad a la Nación con la Constitución del 63 y Bosch a la presidencia, había roto a los militares y a las clases golpistas que había excluido el país de la democracia y legalidad.

OJM. Don Claudio cómo se explica la vinculación de muchos profesionales a la lucha desde Santiago, no necesariamente desde el punto de vista militar sino intelectual.

CC.- Porque las aspiraciones, son personas que eran de otro partido, las aspiraciones de la Nación estaban bien expresadas en la constitución del 63 y Juan Bosch. Por qué? Porque el gobierno que surge del golpe de Estado a Juan Bosch es un Gobierno represivo, ladrón, corrupto, criminal, que hunde nuestra Nación. Entonces todo queríamos cambiar esto. ¿Y qué era lo mejor?   Lo mejor que conocíamos nosotros fueron los 7  meses de Juan Bosch, por eso tanta gente se vincula con los militares, inclusive perredeistas, se vinculan con los militares a luchar de nuevo por conseguir la democracia y la legalidad.

OJM.- Si tiene algún mensaje final en cuanto a ver como los dominicanos y dominicanas pueden adquirir esta obra.

CC.- Esta obra está en venta en las librerías de la capital y la distribuye la señora Virtudes Uribe…

OJM. -… Doña Virtudes

CC.- Doña Virtudes. La distribuye a las 6 librerías que ella entienda más importante en Santo Domingo. Se vende a 500 pesos,  tiene 372 páginas, todo el que la lee dice que es una obra magnífica. Pero estoy tratando de que llegue más barato al público, y sobre todo introducirla en el área de educación, y por este medio pido a la Secretaría de Ecuación que por favor lean el libro, que tiene tantas verdades que a veces son dolorosas, pero que vinculemos este libro de manera oficial a la educación nacional. Si no lo consigo así, yo buscaré los medios, la fórmula, de manera particular, de llevarlo a los profesores y los alumnos de todas las escuelas del país, pero quisiera que fuera a través del organismo oficial, ese es mi deseo que fuera así.

OJM.- Don Claudio quiero darle las gracias por haber estado con nosotros. Hay dominicanos que pueden tener diferencia con los que usted plantea en nuestro programa, pero pienso que este libro viene a contribuir  en la narración de uno de los hechos que ha marcado la democracia de nuestro país. Por lo tanto invitamos a que lo adquieran pues con ello están consolidando sus conocimientos sobre esta guerra. Antes de concluir nuestro programa permítame presentarle algunas imágenes que reflejan algunos momentos muy particulares de la guerra de abril,  y que retratan lo que vivió el pueblo dominicano en esos momentos.  Esa es una foto muy conocida, que trabajó el mundo, y estas otras imágenes reflejan el estado  que se vivió en nuestra Nación. ¿Qué usted opina?

CC:- Me siento muy emocionado. La primera foto es de Juan Pérez Terrero con la cual ganó el premio Pullizer. Luego fue escogida como una de las 100 imágenes más importante del siglo pasado. La segunda es la lucha de las mujeres protestando al abuso de las tropas invasoras. La mujer fue muy importante en la guerra, tan importante como los hombres y en ocasiones más, por eso lo destaco en este libro. La mujer participó en todos los aspectos, tanto en el frente de batalla como en el apoyo a los combatientes, y servir de enfermera. La última foto es Caamaño en el parque independencia donde se hicieron decenas de reuniones, y donde Caamaño explicaba a la población directamente el curso de la guerra.

OJM.- Don Claudio quiero darle las gracias nueva vez por haber estado con nosotros, e invitar a los televidentes, los que puedan hacerlo, que adquieran esta obra a los fines de ampliar sus conocimientos sobre la guerra de abril. Muchas  gracias por haber estado con nosotros en otra entrega más de Líderes.

Comentarios cerrados.