Un envio del blog

Deterioro institucional

Enviado en 06 octubre, 2007 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Un estudio reciente de la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, titulado ‚Visiones del Desarrollo en América Latina‚ (2007), analiza la relación que existe entre las instituciones políticas y el desarrollo económico.

Afirman los analistas Adam Przeworski y Carolina Curvale, en el mencionado estudio, que después de analizar el desarrollo de América del Norte con el de América Latina, concluyen que: Las instituciones políticas estables favorecieron el crecimiento; los efectos sobre el crecimiento de la existencia de instituciones políticas no dependieron de su dichas instituciones eran o no igualitarias; y lo importante para el crecimiento fue la estabilidad de las instituciones, y no la permanencia en sus cargos de unos gobernantes determinados‚.

Es indudable que los países con crecimiento económico sostenido, que distribuyen de manera equitativa su riqueza, son aquellos que tienen instituciones políticas estables y fuertes. En otras palabras, la institucionalidad es clave para el desarrollo económico.

La anterior reflexión está íntimamente vinculada al deterioro institucional que ha observado la República Dominicana en los últimos años, que queda evidenciada por la falta de transparencia en la mayoría de las actividades gubernamentales, la ausencia de la aplicación de la ley en múltiples áreas del gobierno, la desprotección que sienten los ciudadanos ante el Estado, la falta de rendición de cuentas de los servidores públicos y la falta de sanción a la corrupción pública y privada.

Esta debilidad institucional reflejada adicionalmente en un aparato burocrático estatal hipertrofiado, con duplicidad y triplicidad de instituciones públicas, provoca que no existan políticas con cohesión social, y por vía de consecuencia, que no se provean las condiciones necesarias para una distribución equitativa de la riqueza. Los más son más pobres, y los pocos acumulan grandes riquezas. Así definitivamente no podremos tener, como país, instituciones fuertes.

Por esto no debe sorprender que, a dos semanas de haber denunciado, con documentos ciertos y legítimos, que el Presidente Leonel Fernández ha endeudado el país por la suma de US$130 millones de dólares, sin la autorización del Congreso Nacional, ningún funcionario calificado del gobierno haya podido dar una explicación transparente de este grave signo de deterioro institucional.

El Presidente Fernández debe llevar su propia conducta al campo de la legalidad. De lo contrario, tendría razón quién afirmó que la Constitución es ‚un simple pedazo de papel.

respuesta