Un envio del blog

Entrevista a Frank Moya Pons y Pavel Isa Contreras

Enviado en 10 noviembre, 2007 Para 8:36 pm Escrito por en Entrevistas

Orlando Jorge Mera entrevista esta semana al historiador Frank Moya Pons, con quien habla sobre los procesos históricos de reconstrucción nacional; y con el Lic. Pavel Isa Contreras, quien es oficial a cargo del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas para la República Dominicana, y vamos a obtener de él su reacción respecto a las medidas referidas por el Presidente Leonel Fernández, en lo que tiene que ver con la asistencia humanitaria, que se está llevando a cabo en los refugios habilitados, a raíz de los daños que ha ocasionado la tormenta Noel en varios puntos de la República Dominicana.

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Frank Moya Pons (FMP)
Pavel Isa Contreras (PIC)

COMO SE DIJO:
“Modernamente los ciclones están empezando a llamar la atención de los académicos, de los historiadores, de los sociólogos también, porque los ciclones tienen efectos sociales, efectos económicos y producen a veces impactos políticos”

“…lo que esperan los científicos es que en los próximos 100 años la frecuencia y la intensidad de los ciclones deberá aumentar, o sea que siempre hemos tenido crecidas de
ríos.”

“…no había desgracias personales por que la gente no vivía en las cuencas, en los lechos de los ríos como vive ahora”

“nosotros deberíamos posicionarnos de tal manera que el país pueda producir, pase, lo que pase, por lo menos 100 o 125 millones de
árboles al año, y sembrarlos también; e ir cuenca por cuenca cogiendo la más críticas”

“Inundaciones van a seguir, pero sin árboles en las cuencas, difícilmente nosotros podamos prevenir los desastres naturales, que son a fin de cuenta desastres humanos”

INTRODUCCION:
OJM.- Históricamente la República Dominicana ha sufrido los embates de las tormentas, huracanes, ciclones, y fenómenos atmosféricos, que nos han golpeado como país. En cada uno de estos fenómenos que han dejado una secuela terrible de perdidas de vidas humanas, destrucción de infraestructuras viales, destrucción de casas, viviendas, y de la agricultura de nuestro país, entre otros, siempre han motivado la realización de planes de recuperación nacional, como referencia tenemos la secuelas que dejó el Huracán San Zenón en el 1930, y lo que esto significó para el entonces presidente recién inaugurado Rafael Leonidas Trujillo, para sembrar la base de lo que fue la Dictadura de Trujillo por más de 30 años.

Motivados por este fenómeno histórico, de cómo los acontecimientos de la naturaleza tiene un impacto en la vida histórica y política, económica y social de un país, pues vamos a tener una interesante entrevista con el historiador Frank Moya Pons, con quien abordaremos, desde el punto de vista histórico, como han impactado estos fenómenos en la República Dominicana, y además, aprovechando sus amplios conocimientos en materia de medio ambiente y recursos naturales, vamos a escuchar de las lecciones que nos han dejado todos estos fenómenos, y las cosas que debemos hacer para que cuando ocurran estos fenómenos, pues podamos evitar las pérdidas de vidas humanas que hemos tenido recientemente. Por otra parte en el segmento final vamos a tener una conversación telefónica con el Lic. Pavel Isa Contreras, quien es el oficial a cargo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en la República Dominicana, con quien vamos a obtener su visión respecto a la situación que están viviendo los refugios a partir de la distribución de la existencia humanitaria. Les invito por lo tanto a compartir con nosotros la entrevista que le haré al historiador Frank Moya Pons.

LA ENTREVISTA:

OJM.- Le doy la bienvenida en nuestro programa al historiador Frank Moya Pons. Frank muchas gracias por corresponder a nuestra invitación. Vamos hablar sobre una reciente publicación que contiene una ponencia a propósito de una conferencia que hubo en la universidad del estado de Luisiana, a raíz de analizar el impacto que tuvo el Huracán Katrina en el estado de Luisiana, de manera muy particular en la ciudad de Nueva Orleáns. Usted recientemente ha publicado una obra breve que se llama “El Ciclón de San Zenón y la Patria Nueva”. Y me gustaría Don Frank en primer lugar saber ¿Qué significó para usted esta experiencia que tuvo lugar en el estado de Luisiana, y que se realizó en el mes de junio del 2006? ¿Cómo fue esta experiencia y que se realizó ahí?

FMP.- Bueno, esta fue una conferencia especial que se hizo con un grupo de personas de diferentes extracciones, había académicos, había
administradores públicos, había ingenieros, había expertos en desastres, había un grupo de científicos en hidrológica o estenografía. Esta conferencia se realizó, para tratar de encontrar ejemplos y patrones, de reconstrucción previos al Huracán Katrina, que podrían servir de modelos o de guías para el diseño de las políticas, que tanto el estado de Luisiana, como el gobierno Federal de los Estados Unidos, estaban diseñando en ese momento para manejar la situación de esa ciudad; ya hacia casi un año que Katrina había arrasado con nueva Orleáns, y todavía habían grandes discusiones tanto en los niveles de la alta administración del estado, como en las familias, en los vecindarios, en las personas desplazadas, en los damnificados, y se necesitaban guías. Entonces, a mi me pidieron lo que ellos les llaman la Conferencia Magistral, una de las dos conferencias magistrales, que no son parte del seminario, si no que son una exposición en donde un especialista presenta un ejemplo, y en este caso escogimos el ejemplo del San Zenón; ¿Por qué San Zenón? Por que guardando las distancias y las escalas, y también el tiempo, San Zenón también arrasó con una ciudad, entonces ellos querían saber como fue. La otra conferencia magistral fue la reconstrucción de Alemania, y particularmente de Berlín, o sea, después que Berlín es arrasada también por los bombardeos ¿cómo se hace esa reconstrucción?…

OJM.- después de la segunda Guerra Mundial es decir…

FMP.- entonces se cogieron estos dos ejemplos, uno de una ciudad pequeña en el Caribe arrasado por un ciclón, y otra de una ciudad importante en un país desarrollado, que también estaba arrasado y que había que reconstruir.

OJM.- ¿Descríbanos un poco la República Dominicana de 1930 antes de la llegada del Huracán San Zenón?

FMP.- ¿Bueno, la República Dominicana en ese momento era una sociedad rural, en el ascenso de 1920 el 84% de la población vivía en el campo, la llamada ciudad eran pequeños pueblos de 8 ó 10 mil habitantes, Santo Domingo en el censo del año 1920 lo que tenía eran 26 mil habitantes, en el censo de 1935, quince años más tarde creo que son 116 mil. De manera, que para el 1930 Santo Domingo ronda según varios estimados de la época los 50 mil habitantes, una ciudad pequeña, más pequeña que cualquiera de los barrios. La ciudad de Santo Domingo en el año 30 lo que tenía era una 70 manzanas en la zona colonial, más las manzanas nuevas que salieron de las murallas terminadas y se extendían a una nueva ciudad, lo que se llama justamente ciudad nueva, pero que no llegabas más allá de lo que es hoy el Palacio de Justicia, y hacia el Norte, la ciudad tenía, pues los barrios más populares de Villa Francisca, Villa Consuelo, Borojól que le llamaban por donde está lo que le llaman El Timbeque, La Planta Eléctrica y San Carlos, que se había integrado a la ciudad hacia unos 20 años, porque hasta el año 1911 San Carlos es un municipio a parte. Fíjense, lo pequeña que era la ciudad, que San Carlos tenía su propio ayuntamiento, y se manejaba como una ciudad distinta, pero ya para el año 30 estaba integrado.

OJM.- Políticamente hablando Don Frank, en ese momento antes de la llegada del Huracán acabábamos de tener elecciones presidenciales.

FMP.- Si, las elecciones fueron el 16 de mayo de 1930, y el Presidente Trujillo tomo posesión el 26 de agosto, el ciclón ocurre el 3 de septiembre, luego el ciclón tiene lugar menos de tres semanas…

OJM.- menos de un mes…

FMP.- si a las tres semanas de él haber tomado posesión. Para un hombre de 38 años, un ejecutivo militar, acostumbrado a tomar decisiones. El ciclón fue un gran reto, obviamente, un gobierno nuevo que comienza con bastante ilegitimidad, por que fueron unas elecciones fraudulentas, donde él se impuso persiguiendo a la oposición, obligando a los partidos a retirarse, él fue solo. Hubo nada más una participación electoral de un 47% ó 49%, obviamente el ganó con la mayoría de los votos, pero el tenía que probar que realmente su liderazgo tenía valor, y puso en marcha toda una maquinaria de gestión tanto civil como militar. Hubo mucha ayuda externa, vino La Cruz Roja, el Gobierno Británico, el Gobierno Norteamericano, médicos puertorriqueños, el Gobierno Holandés, y se improvisaron unos hospitales de campaña que funcionaron muy bien, la ciudad se dividió. Esto es muy importante la logística, la ciudad fue dividida en cuarteles y a cada cuartel se le asignó una comisión civil, encabezada por un alto funcionario, que era el responsable de esto. Se creó una comisión de abastecimiento, en fin, era manejable la situación, pero muy difícil.

OJM.- Una pregunta Don Frank, en el caso de, estamos hablando para los amigos televidentes de un hecho que ocurrió en el año 1930, para aquellos que no estábamos vivos en ese momento ¿Qué daños ocasionó la tormenta? ¿Cuántas vidas se perdieron?

FMP.- ¡Ohhh mucho! El ciclón de San Zenón, es uno de los ciclones más letales, hasta ese momento, probablemente era el ciclón más
letal en toda la historia de El Caribe. Podemos hablar más adelante de otros ciclones, porque son muchos ciclones interesantes en El Caribe, pero para una ciudad de 50 mil habitantes, 400 mil muertos, y 19 mil heridos, que fueron lo que se registraron, estamos hablando de casi la mitad de la población que sufrió daños físicos, sin contar las viviendas. El estimado, más que estimado el conteo, por que realmente se pudo contar, la ciudad era suficientemente pequeña, fue que más del 70% de las viviendas fueron totalmente destruidas. En algunas de las fotos, uno se da cuenta de que la ciudad quedó desbastada, como alguien diría, obliterada, con excepción obviamente de los edificios coloniales, porque los edificios coloniales ya tenían 400 años sufriendo ciclones, están bien construidos de mampostería, en argamasa, en ladrillos, en piedra y tejas lizas bien compactadas, perdieron muchos sus ventanas, pero la ciudad colonial quedo incólume. Ahora lo que fue la Ciudad Nueva, y de esto también tenemos que hacer una acotación, fue muy destruida, por Ciudad Nueva tenemos que entender, la ciudad de los barrios, que fueron realmente los que más sufrieron de la parte alta de la capital, pero Gascue que comenzaba también como zona residencial, usted ve fotos de casa en Gascue de mampostería, así como otros edificios que se habían construido en bloques, que también fueron destruidos. Estamos hablando de un huracán que hoy le llamaríamos categoría 5, porque probablemente no habría otra forma de medirlo, fue
uno de los huracanes más grandes comparable probablemente a David.

OJM.- Tengo entendido que el Listín Diario que era el único periódico que circulaba en esa época, también sufrió, y duro unos siete o ochos días sin salir…

FMP.- claro, el ciclón fue el día 3, los periódicos, comenzando con el Listín estuvieron…

OJM.- aquí tenemos la portada del Listín…

FMP.- Ok, una de las portadas. El día 10 comenzó a circular una semana más tarde, después que limpiaron, pudieron recuperar. Todo el
tendido eléctrico se cayó, hubo que poner generadores que habían muy pocos, fue una situación muy difícil; y los dominicanos todavía mucha gente recuerda el ciclón.

OJM.- Don Frank para concluir en este primer segmento ¿Por qué usted asevera al igual que otros, que Trujillo aprovechó el ciclón San Zenón para entonces elegirse como el salvador, o creador de una patria nueva?

FMP.- Bueno, no es él exactamente, la labor de reconstrucción fue tan rápida y tan efectiva que ellos entendieron, o sea los políticos del
régimen, que esto les daba a ellos una oportunidad para demostrar la capacidad ejecutiva del nuevo presidente. Y entonces comenzó a través de los primeros discurso, comenzó a proclamarse que de estas ruinas había que crear algo nuevo, como efectivamente se creó, salió
una nueva ciudad. Pero en el año 35, un par de funcionarios: Ramón Emilio Jiménez y Emilio Espinosa, publicaron un libro que se llama “La Nueva Patria Dominicana” o “La Patria Nueva Dominicana”, que tenía como objetivo justamente demostrar que en esos 5 años de las
ruinas del ciclón había surgido un nuevo país, y esto es algo que se debate mucho, se debatió en su época esa federación no quedó sin ser
contestada, pero lo cierto fue que surgió un nuevo país.

OJM.- Muy interesante esta última acotación. Vamos a seguir hablando sobre el ciclón San Zenón, su impacto en la República Dominicana en 1930, y el proceso de reconstrucción del país. Me gustaría ahora preguntarle Don Frank para que me comente un poco, sobre los ciclones históricos que hemos tenido en la República Dominicana y en el área del Caribe.

FMP.- Son muchos, en 500 años después que hay historia escrita, hay muchos, yo voy a mencionar algunos obviamente, porque los primeros ciclones registrados con los cronistas españoles, son los que ocurrieron a partir de 1502 cuando llegó Ovando; de hecho
hay un ciclón que se registró mientras Colón estaba en la Isabela en 1493, no se le llama ciclón. Ahora a partir de 1502 que llegó Ovando hubo un ciclón devastador que azotó lo poco que había, porque no había ni siquiera ciudad, pero hay una descripción en la historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernando de Oviedo, de dos ciclones que según el dice los indios le informaron, los más viejos de los indios les informaron a los españoles que ellos nunca habían visto un ciclón como ese; y realmente fueron dos: uno en 1508 y en 1509. Los dominicanos que tengan curiosidad en leer esa descripción, pueden ir a ese libro, porque el también menciona otros ciclones de los años 10, de los años 20 y años posteriores. Después en el siglo XVII hay varios ciclones que azotan a la ciudad en 1660, 66, ahí
tuvimos una temporada de varios ciclones en la década del 60 en el sigo XVII, probablemente hubo en ese momento algo que ahora se conoce con el nombre de “El Niño”, como ocurrió 100 años más tarde, otra vez en la década de los 60 y los 70 en 1760 a 1770, en que todo El
Caribe fue muy azotado. Hay una bibliografía muy amplia sobre los ciclones en El Caribe que abarca más de 400 libros sobre ciclones. Hay dos muy clásicos: uno de un señor cubano sobre los ciclones en Cuba del siglo XIX hacia atrás, otro de un señor que se llama Agustín Millas que es muy importante, ese libro fue publicado por el servicio Meteorológico de los EE.UU. porque es una Biblia, el lleva todas las crónicas y registra ahí ciclón, por ciclón, año por año, los daños según las fuentes históricas que el pudo saldar. Modernamente los ciclones están empezando a llamar la atención de los académicos, de los historiadores, de los sociólogos también, porque los ciclones tienen efectos sociales, efectos económicos y producen a veces impactos políticos. Hay un libro reciente de un Historiador cubano que enseña en EE.UU. se llama Luís Pérez Junior, que se llama “Vientos de Cambio”, donde el dice y ahora contesto algo más de tu pregunta anterior, que en la historia de Cuba cada ciclón ha sido siempre un reto, del cual la respuesta que ha dado el pueblo y el gobierno cubano han servido para hacer que Cuba como ciudad y economía salga fortalecida. Hubo un ciclón histórico en El Caribe muy importante porque tuvo una característica similar a la de San Zenón, que el ciclón de San Siríaco en Puerto Rico en 1899, justamente en el momento en el que EE.UU. están ocupando la isla de Puerto Rico inmediatamente después, ese desbastó los cafetales arruinó la economía
campesina, pero le sirvió al gobierno militar de ocupación norteamericana, para tomar una serie de medidas y mantener en la misma posición militar, España había quedado derrotada en la Guerra Hispanoamericana, pero sirvió para marcar el inicio de una época, los puertorriqueños podrán no recordar la Guerra Hispanoamericana que trajo al ejercito Norteamericano, pero si recuerdan que la invasión norteamericana comenzó con San Siríaco. Como los dominicanos durante muchos años recordaban que Trujillo comenzó con San Zenón. Bueno, en la época de Trujillo hubo otros ciclones no tan devastadores como San Zenón, San Zenón era incomparable y no hubo así otro ciclón que pasara de nuevo por el centro de la ciudad con esas características hasta David. Sí, la tormenta Federico en el 79; pero antes de eso tuvimos a Jinés y Flora, en los años 60 que fueron muy destructivo todo el Sur del país, también Inés comienza con la llegada del presidente Balaguer al poder en el año 67, y luego tenemos otro ciclón que con el fue la llegada de otro gobierno que en el ciclón David con la llegada del presidente Guzmán. O sea, son coincidencias mucha gente quieren buscar sentido a lo culto también lo tenga aunque uno no lo comprenda, pero modernamente hemos tenido pues, George, Jenny cada uno con sus secuelas, la tormenta que destruyó gran parte de Jimaní, que esa tormenta ofrece elecciones muy importantes.

OJM.- Ahora Don Frank usted que ha hecho esta descripción de estos acontecimientos climáticos. No puedo dejar de hacer esta pregunta ¿Por qué suceden estoy fenómenos y que lecciones debemos nosotros de ir aprendiendo para evitar que cuando ocurran los daños nos sean tan palpables y vale la pena recordar que acabamos de sufrir el impacto de la tormenta Noel?

FMP.- Bueno, ¿por qué ocurren cuales fenómenos, lo ciclones o los desastres?

OJM.- Los ciclones.

FMP.- Los ciclones ocurren por una cosa que esta muy bien estudiada, las aguas del océano se calientan, el aire sube muy rápidamente eso se llama fenómeno de conversión, la rotación de la tierra produce en ese aire que sube hacia arriba, como por un canal inverso, produce rotación en el hemisferio norte contrario a las agujas del reloj, si tu observas la tina de tu baño, es bueno que los dominicanos hagan este experimento, llenen un poco la tina del baño y cuando quiten el tapón, van a ver que el agua normalmente gira y se va contrario a las agujas del reloj, si fuera en el hemisferio Sur giraría a favor de, entonces esa rotación, pues el ciclón no permanece estacionario, hay todo un régimen de viento, en el caso nuestro del caribe, los vientos alisios que viene del Nordeste al Suroeste, el ciclón empieza a desplazarse, claro ahora se sabe en adición a eso que hay una causa un poco más lejanas con algunas tormentas, no con todas y es que a veces en el desierto de Sahara, se calienta demasiado la temperatura, esas tormentas de aire caliente cuando entran al atlántico se refuerzan adquieren humedad justamente, eso es lo que es un ciclón desde el punto de vista climatológico, meteorológico.

OJM.- ¿Cómo se agrava la situación ahora con la cuestión del cambio climático?

FMP.- Eso esta en gran debate actualmente. Ho hay duda de que hay una correlación directa entre el aumento de la temperatura media del planeta, y el cambio climático en general, lo que no se puede determinar es cual ciclón esta siendo producido o será producido por el cambio climático, porque ciclones hemos tenido siempre, pero lo que esperan los científicos es que en los próximos 100 años la frecuencia y la intensidad de los ciclones deberá aumentar, y por lo tanto las consecuencias del cambio climático para regiones como El Caribe pueden ser
también muy significativas. Eso tiene situaciones económicas muy grandes, no solamente porque ellos piensan que puede aumentar el nivel del mar que está por verse, si no porque el Caribe depende mucho del Turismo y de la Agricultura, y un aumento de la frecuencia y de la intensidad de los ciclones puede significar perdidas económicas más frecuentes, y más trabajos para sacar estos países adelante.

OJM.- En el caso de las experiencias que hemos vivido históricamente las cosas que más llaman la atención son las crecidas de los ríos, y los desbordes que se producen con las consecuentes pérdidas de vidas. ¿Qué lecciones podemos tener de esto?

FMP.- Esta es una pregunta muy importante Orlando, porque crecidas de ríos siempre hemos tenido. Si uno lee al cronista español Bartolomé de las Casas cuando describe, él tiene una historia que se llama “Apologética Historia Sumaria de las Indias”, pero le dedica una parte muy importante a describir la ecología y el paisaje de esta isla, él habla de ríos que por lo que uno sabe hoy, tu te das cuenta que estaban ya sujetos a grandes crecientes como por ejemplo el Río Yuna, el habla del Río Yuna como un Río por donde se cruzaba, que es más o menos por donde se cruza hoy en la autopista Duarte, de un lecho muy ancho con muchas piedras, y él habla de grandes crecidas, o sea que siempre hemos tenido crecidas de ríos. Ahora, no había desgracias personales por que la gente no vivía en las cuencas, en los lechos de los ríos como vive ahora; eso por un lado. Pero también yo creo, que es lo más importante, las crecidas de los ríos tomaban más tiempo en ocurrir desde el momento en que comenzaba la tormenta, porque en esa época hasta un tiempo relativamente reciente, las cuencas de los ríos dominicanos estaban forestadas, estaban pobladas de árboles. Entonces yo creo que esto es una cosa que es quizás una de las principales lecciones que debemos aprender nosotros, es que cuando usted tiene una cuenca con árboles, hidrológicamente esa cuenca funciona como un brócoli. Yo me imagino que la gente sabe lo que es un brócoli, como un coliflor; tu hechas agua encima de un coliflor, de un brócoli sobre todo y el agua es absorbida durante bastante rato antes de empezar a percollar, si tu echas esa misma cantidad de agua en un lavamanos, el agua se va inmediatamente, entonces, una cuenca deforestada funciona hidrológicamente como un lavamanos, y una de las grandes tragedias que está ocurriendo en la República Dominicana, en Haití y en muchos otros países, en donde la cuencas de sus ríos han sido deforestadas, para sembrar, para sacar madera, han sido quemadas como son quemadas constantemente. Una de las grandes tragedias es que aquí nosotros estamos recibiendo agua, como en muchos grandes lavamanos, entonces una precipitación de media hora, te produce una creciente en media hora. Yo recuerdo que el Río Camú crecía y se metía en el pueblo, tanto que hubo que hacer un desvío, para que quitarle una curva y que el río no pasara por medio del pueblo, bueno, nosotros nos dábamos cuenta cuando el río iba a crecer, porque la crecida venía muy poco a poco, porque la cuenca del Camú era una de las cuencas mejor forestada que hay, avisaba, tomaba tiempo, ese gran brócoli de árboles, tomaba mucho tiempo saturarse, y cuando el agua comenzaba a bajar era cuestión de horas, a veces de 24 horas, y raras veces había desgracias. Hubo por ejemplo una tormenta muy parecida a esta en el año 1909 le llamaban “La Tormenta de San Severo”, donde llovió, según los viejos, 40 días, y 40 noches; y en el Cibao la gente vieja todavía recuerda eso, en mi pueblo se recuerda que se llevó gran parte del cementerio, hubo que hacer una pared de concreto armado, hubo que usar los rieles del ferrocarril para proteger el cementerio. Algo parecido ocurrió en Colombia. Gabriel García Márquez lo cuenta en “Cien años de soledad”, el gran diluvio de 40 días, y 40 noches también afecto, no sabemos si es la misma; pero creciente siempre ha habido, la diferencia es que ahora después de 80 años de deforestación continua, nosotros estamos viviendo en muchos lavamanos, que no dan tiempo de avisar cuando viene la creciente.

OJM.- Sobre esa afirmación que usted hace, que nos debe llamar a la reflexión que es lo que justamente hemos visto en los días recientes. Vamos a seguir conversando sobre otras lecciones que hemos podido aprender de estos fenómenos atmosféricos. ¿Qué
pudiéramos hacer para evitar que estos desbordes de los ríos puedan ocasionar las perdidas de vidas humanas, como hemos visto históricamente en estos fenómenos?

FMP.- Bueno, hay muchas cosas, yo creo que una muy importante y positiva, fue la que anunció anoche el presidente de la República, tratar de que no hayas más asentamientos en lecho de ríos, porque el que esta en el lecho del río, cuando el río crece se lo lleva. Eso en el corto o mediano plazo es una medida necesaria, no es fácil ejecutarla, pero poco, a poco se puede llevar a cabo. La otra que es de mediano y largo plazo, pero hay que comenzar ya, es la de restaurar y forestar cuencas. Mientras la República Dominicana no maneje sus cuencas, no será
posible evitar la repetición de estos desastres…

OJM.- Hay que reforestar entonces las cuencas…

FMP.- Pero, hay que reforestarla con millones de árboles, normalmente yo veo en la prensa no de ahora, de toda la vida desde los años 60, la gente que se toma foto, que van y que reforestan, sembraron 10 mil árboles aquí, sembraron 10 mil árboles allá, eso esta bien , eso educa, eso ayuda a crear conciencia de la importancia de la reforestación, pero eso es insuficiente, las cuencas se restauran y se reforestan con
millones de árboles, hay que producir centenares de millones de árboles ,y hay que tener entonces programas que trasciendas la duración de los gobiernos; si los dominicanos pudieran sacar una sola lección de este evento, quizás esa debería ser, que la restauración de cuencas es un programa que debe ser independiente de los gobiernos, que debe haber un compromiso nacional, para que los programas de reforestación se enfoquen en las cuencas, pero a la misma vez sean continuados, que no se interrumpan.

OJM.- ¿Para ese tipo de jornadas de reforestación, el país cuenta con la capacidad de poder sembrar esos millones de árboles o hay que buscar ayuda internacional?

FMP.- No, el país tiene, gracias a Dios, y a todo el proceso educativo y de entrenamiento que hemos tenido en los últimos 40 años después de la muerte de Trujillo, cuenta con una clase profesional de agrónomos, técnicos forestales, ecologistas, que saben perfectamente lo que tiene que hacer, y que saben producir árboles; además, en el país debe haber en este momento una capacidad instalada de producción de 34 a 38 millones de árboles al año, que no es suficiente, nosotros deberíamos posicionarnos de tal manera que el país pueda producir, pase, lo que pase, por lo menos 100 o 125 millones de árboles al año, y sembrarlos también; e ir cuenca por cuenca cogiendo la más
críticas, eso es más fácil decirlo que hacerlo, porque en esas cuencas hay gente asentadas, hay propiedad privada, no todo el mundo quieren que le siembre su tierra de árboles; es muy complejo, hay un ejemplo que yo una vez lo conversé con el Ministro de Agricultura de Taiwán, que Taiwán se parece mucho a la isla de República Dominicana ecológicamente, geográficamente o hidrológicamente, y fue el Ministro de Agricultura, no el de Medio Ambiente, el que se dio cuenta de que tenía de tener las montañas reforestadas, y en un plazo de un cierto número de años, ellos pudieron recuperar las cuencas más importantes, y hoy, a pesar de que Taiwán tiene los tifones, que son los ciclones del pacífico, Taiwán no tiene este tipo de problema que tenemos aquí en El Caribe. Así es que yo creo que esa es quizás la gran lección del largo plazo, claro, hay demasiados intereses agrícolas, ganaderos, sociales, regionales, con los cuales habrá que pactar, pero los
modelos están ahí. México tiene muy buenos modelos de restauración de cuencas, otros países también. Creo que es cuestión de comenzar y que halla un compromiso, que el que llegue no pare lo que hizo el anterior, a esos las generaciones que vienen lo van a agradecer y la verdad es que la República Dominicana podrá tener, entonces un manejo más humano de los huracanes, porque huracanes vamos a
seguir teniendo por el resto de nuestra historia, inundaciones van a seguir, pero sin árboles en las cuencas, difícilmente nosotros podamos prevenir los desastres naturales, que son a fin de cuenta desastres Humanos.

OJM.- Frank yo quiero darle las gracias por haber estado con nosotros, y pienso que los amigos televidentes estarán mejor edificados, a partir de escuchar sus conceptos sobre la protección, de la necesidad de proteger las cuencas, Don Frank gracias una vez más por haber estado con nosotros, y esperamos en un futuro cercano, pues, tener la oportunidad de volver a compartir con usted, sobre lo que a significado la historia de nuestro país en diversas vertientes.

SEGUNDA PARTE:
OJM.- El pasado jueves se dirigió al país el presidente Leonel Fernández anunciando un plan nacional de recuperación, a propósito de los daños ocasionados por la Tormenta Noel, en este plan el Presidente Fernández anunció un conjunto de medidas por uno 8,000 millones de pesos, para lograr esta recuperación. Vamos ahora a entrar en contacto por vía telefónica con el Lic. Pavel Isa Contreras, quien es oficial a cargo del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas para la República Dominicana, y vamos a obtener de él su reacción respecto a las medidas referidas por el Presidente Leonel Fernández, de manera muy particular, en lo que tiene que ver con la asistencia humanitaria, que se está llevando a cabo en los refugios habilitados a raíz de esta tormenta Noel. Pavel muchas gracias por haber aceptado nuestra invitación, y quiero preguntarte en primer lugar ¿Qué opinas sobre la propuesta del Presidente Fernández de hacer una plan de capitalización del Banco Agrícola, para asistir a los afectados, sobre todo a los agrícolas afectados por la Tormenta Noel? ¿Que opinas sobre la propuesta de este plan?

PIC.- Creo que es una respuesta adecuada, bien conocida, a uno de los grandes problemas que enfrentan los pequeños agricultores, que es lo ilimitados precios que tiene al mercado financiero y al crédito, entonces el Banco Agrícola, el Banco especializado del estado para proveer créditos especialmente a pequeños productores, que no podrían, en condiciones de mercado acceder al crédito. Y sin embrago, que pueden pagar, y en consecuencia pagan sus créditos de manera razonable, a tiempo, tiene una tasa de demora reducida, cuando no hay significativa crisis. Entonces, esto es un mecanismo que permite a esos pequeños agricultores recuperar la producción. Tiene dos ventajas: una, la primera ventaja es que las familias de hogares que dependen de la Agricultura, pueden iniciar la producción y tener un futuro, relativamente a corto plazo, especialmente si son producciones de ciclo corto, para llevar al mercado y recibir ingresos. Y lo segundo es que eleva la producción alimentaría en la República Dominicana, que resultó severamente afectada, cabe recordar que un dato de la Secretaria de Estado de Agricultura, unas 600,000 tareas de tierras, quedaron totalmente inutilizadas, la producción se perdió totalmente en todo el territorio nacional producto del paso de la Tormenta Tropical Noel. Por lo tanto, es urgente atacar estos dos problemas simultáneamente, proveer un medio de vida y restaurar un nuevo modo de vida de los pequeños productos que nos dan la producción alimentaría que se ofrece a todo el país.

OJM.- Pavel por otra parte ¿Cómo marcha la asistencia humanitaria en términos del suministro de agua, alimentación y algunas medidas que tiene que ver con la salubridad de los refugios que se han abierto a partir de los daños ocasionados a partir de la tormenta Noel? ¿Cómo tú ves que marcha esta ayuda humanitaria, y nos extraña que el Presidente Fernández en su discurso a la nación la semana pasada no abordo mucho sobre este tema?

PLC.- Nosotros en el PMA hemos estado insistiendo, quiero dejar esto dicho gracias por esta pregunta, en que todavía estamos en una emergencia, y que por lo tanto, la prioridad en este momento es todavía la asistencia humanitaria. Ciertamente hay que tener ya un ojo puesto en la recuperación, pero la fase de recuperación no ha llegado y estamos todavía con la urgencia de atender, con carácter humanitario y urgente a las personas afectadas, estén o no estén en refugios. Eso es un primer llamado que yo quiero hacer y recalcar sobre esto. No hemos pasado la fase de emergencia, y aunque el número de personas en refugio haya caído, eso no significa que estas personas no están severamente afectadas, de hecho lo que en muchos casos pasa es que se quedan alrededor de los refugios, procurando algún modo de vida, tratando de recuperar sus vidas, pero de manera muy precarias, y vuelven al refugio a ver que pueden conseguir allí pasa subsistir.

OJM.- Pavel que opina sobre, a propósito de lo que dices de la falta de de coordinación, en la tramitación y la distribución de las ayudas y donaciones en especie, que está recibiendo el país o que directamente llegan a los refugios, ¿Qué opinas sobre la propuesta de que algunas organizaciones no gubernamentales, las iglesias católicas, la iglesia evangélica, entre otras ONG, formen parte de un mecanismo de supervisión de estas ayudas?

PLC.- Bueno, primero se trata de coordinación, y cuando hablamos de coordinación hablamos de todo el sistema, todos lo factores, y la Secretaría de la Sociedad Civil tienen un rol central que jugar. Se dice, por ejemplo, que La Cruz Roja Dominicana, que es el principal actor de la sociedad civil, junto con las iglesias, en las respuestas humanitarias, primero tiene que ver una coordinación dentro del Estado, pero además de eso, del Estado con las relaciones de la Sociedad Civil , y luego también con las agencias internacionales, y luego con el sector privado, entonces aquí ha hecho falta una coordinación que vincule todos estos actores, que centralice la información, y que ofrezca la información de tal manera, que no dupliquemos esfuerzos, ni dejemos lo que es peor, la población en estado crítico desatendida, entonces, yo creo que es importante no sólo la supervisión, creo que la supervisión por parte de organismos sociales es muy relevante, pero un paso antes de la supervisión es la coordinación, la coordinación misma. Desafortunadamente el Estado dominicano, como muchos otros Estados
en América Latina y el Caribe, no tiene la suficiente confiabilidad, la gente tiene dudas respecto a su efectividad.

OJM.- Pavel por último me gustaría saber, tu opinión sobre la propuesta de reubicación, de las viviendas que están en las cuencas de los ríos, o al borde de los ríos, y del plan de construcción de viviendas para los damnificados ¿Qué opinión te merece?

PLC.- Yo he visto con muy buenos ojos el anuncio de la reubicación, sabemos que tienden hacer las mismas poblaciones la que siempre es afectadas por las riadas, por las inundaciones, en este caso en escala mayúscula, muy poco antes visto en el país, y sabemos que son los mismos puentes los que se caen, las mismas poblaciones se ven afectadas, son las mismas carreteras las que se ven bloqueadas, he visto con muy buenos ojos, la prioridad que se le ha puesto en la reubicación, para que no continúen viviendo ahí donde hay mayor vulnerabilidad. Hay personas que a pesar de la vulnerabilidad que esta población puede percibir, y haberla vivido en carne propia, pues es aquí donde esta su medio de vida, pues por ahí es donde pasa la carretera, pues ahí es donde pueden comprar y vender, es ahí donde pueden producir, es ahí donde han vivido una gran parte de su vida, no conocen otra forma de hacer vida, y de pensar en un futuro, forzados a vivir en una nueva localidad, entonces tiene que hacerse con mucho cuidado, lo he visto con buenos ojos, pero tiene que hacerse con mucho cuidado, tiene que tener la participación de la gente, no puede usar el autoritarismo, y tiene que basarse en un reordenamiento territorial, esto tiene que hacerse en coordinación con las autoridades sociales, con las autoridades locales, y con la población en general.

OJM.- Pavel muchísimas gracias por haber estado con nosotros, y esperamos estar en contacto contigo en un futuro cercano.

CONCLUSION:
OJM.- Hemos tenido a Pavel Isa Contreras, quien es el oficial a cargo del Programa Mundial de Alimentos, y que no has dado alguna informaciones de mucho interés en lo que tiene que ver, con la labor de asistencia humanitaria, que se está llevando a efecto en los refugios y en los sectores, afectados por el paso de la tormenta Noel. Esperamos vernos en el próximo programa Líderes.

Comentarios cerrados.