Un envio del blog

El embrollo de la Sun Land

Enviado en 09 febrero, 2008 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Cada vez que uno de los voceros del gobierno emite una declaración sobre el préstamo de los US$130 millones con la empresa Sun Land, compromete más la responsabilidad del presidente Leonel Fernández en este escandaloso caso. Las más recientes declaraciones del Secretario de Estado de Hacienda son una muestra de ella.

En efecto, el alto funcionario ha declarado que el ingeniero Félix Bautista, director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, “firmó los pagarés sin estar autorizado a firmar este tipo de documento por el poder que le dio el Presidente. El poder que le dio el Presidente es distinto a lo que hizo Félix Bautista” (Listín Diario, 7 de febrero de 2008).

Con estas declaraciones surgen más preguntas. ¿Es que acaso existe un Poder diferente al Poder No.106-06 de fecha 12 de mayo de 2006 que suscribió el Presidente Leonel Fernández a favor del Ing. Bautista para la suscripción de los 19 pagarés? ¿Es que el Presidente Leonel Fernández no estaba consciente de las consecuencias que tendría firmar el Poder que autorizó la suscripción de este Préstamo? ¿O es que entonces estamos en presencia de operaciones financieras paralelas que, ahora, se han querido formalizar para encubrir el préstamo original? ¿Qué pagos ha hecho el gobierno dominicano a cuenta de este préstamo?

Adicionalmente, de la lectura de la declaración pública del FMI, se desprende que el organismo internacional no tuvo conocimiento de esta deuda pública, al consignar que “lamenta la declaración de datos inexactos sobre atrasos externos en 2007, que condujo a adquisiciones en incumplimiento por parte de la República Dominicana según el Acuerdo Stand By y a una quiebra del compromiso según el Artículo VIII, Sección 5”. En otras palabras, el FMI reconoce la violación por parte del gobierno dominicano al contraer esta deuda, sin la aprobación del Congreso Nacional y a espaldas del acuerdo Stand-By.

Este caso afecta seriamente el crédito de la República Dominicana, reflejando la debilidad institucional. El Presidente Fernández al suscribir este poder, autorizó esta deuda, en violación a la Constitución de la República, sin ningún tipo de transparencia. Con su declaración pública, el FMI confirma lo que siempre dijo el PRD, en un hecho que nadie pudo cuestionar. Solo el gobierno, que siempre lo negó, incluyendo el Presidente Fernández, ha tenido que rectificar y emitir una serie de declaraciones que tendrán que ser conocidas y dilucidadas en la justicia.

En el foro judicial, la Suprema Corte de Justicia, como guardiana de la Constitución de la República, tiene un desafío que, sin lugar a dudas, pondrá a prueba la institucionalidad de nuestro país, al momento de decidir el recurso de inconstitucionalidad del cual está apoderada. En el ámbito de la responsabilidad penal, las declaraciones del Secretario de Estado de Hacienda, quien es solicitado como testigo, conjuntamente con otros altos funcionarios, deberán despejar el embrollo de la Sun Land.

respuesta