Un envio del blog

¡Sí podemos!

Enviado en 07 junio, 2008 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

La elección del Senador Barack Obama como candidato presidencial del Partido Demócrata cambia el curso de la historia en Estados Unidos de América. La Convención del Partido Demócrata en agosto será un hecho histórico: por vez primera, un representante de color será candidato presidencial, y seguro el próximo Presidente de Estados Unidos.

Desde lejos, siempre confié en que Obama ganaría el proceso a su competidora, Senadora Hillary Cinton, quien demostró su talante como demócrata a carta cabal. Estoy seguro que, en aras de la unidad partidaria, ella volcará todas sus fuerzas a favor del Candidato triunfador. La Senadora Clinton es una mujer de Estado, y su peso en la política norteamericana continuará más allá de estas elecciones.

Obama demostró ser “un hombre global en la era de la mundialización”. Un ciudadano del siglo XXI: su padre, nacido en Kenia y su madre, natural de Kansas, se conocieron en Hawai, donde nació Obama. Vivió en Yakarta, Los Ángeles, Chicago y llegó al Senado en noviembre de 2004. Seguidor de Abraham Lincoln y Martin Luther King, de extraordinaria capacidad de comunicación y oratoria, que lo inscriben en la historia estadounidense.

También trajo aires frescos y juveniles a una población americana que se cansó de más de lo mismo.

Los ocho años de la administración del presidente George Bush han servido para evidenciar cómo la más importante nación del mundo tiene sus propios retos y desafíos que superar: guerra, pobreza, miseria y crisis económica. Haber obviado la comunidad internacional, en el seno de la ONU, para la toma de decisiones claves de guerra, ha significado un alto costo para el Partido Republicano. La “Era de los Halcones” está concluyendo.

Y no sólo la guerra ha contribuido a exigir un cambio en a orientación de la política internacional norteamericana, sino que también la crisis económica exige decisiones valientes para crear mayores oportunidades. Ambos temas forman parte sus propuestas al electorado.

En su libro “La audacia de la Esperanza: reflexiones sobre cómo reclamar el sueño americano”, Obama aborda los distintos desafíos que enfrenta la sociedad norteamericana, y las peculiares circunstancias de su nacimiento como república federal. La división entre republicanos y demócratas o conservadores y liberales, no es en última instancia, sino la plasmación de ese equilibrio de fuerzas –checks and balances– que está en la base de todo el sistema político y constitucional americano: un sistema basado en un impuesto y forzado equilibrio de fuerzas, de pesos y contrapesos, que impide la predominancia de un poder sobre otro.

A partir de su elección como Candidato Presidencial, nada será igual a partir de ahora. Obama ha sido y es un ejemplo para muchos por múltiples circunstancias. ¡Sí se puede!

algunos comentarios

Actualmente existe 1 de ellos
  1. nootropic 2 mayo 2012 Para 14:41 pm enlace permanente

    This writing has inspired me to carry on working on my own blog


respuesta