Un envio del blog

Ejes de la reforma

Enviado en 14 junio, 2008 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

El pasado jueves, la Cámara de Diputados celebró las Vistas Públicas sobre el Proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas, iniciativa que tiene varios años en el Congreso Nacional. A propósito de nuestra participación en las referidas Vistas Públicas, compartiré algunas reflexiones sobre los ejes que debe contener la reforma electoral, tan necesaria a la luz de las lecciones vividas en las pasadas elecciones.

Esta reforma abarcaría tres ejes fundamentales: Por un lado, la Ley de Partidos, para organizar la vida partidaria; reformas para asegurar la ejecución de las decisiones de la Junta Central Electoral, y, por último, aprobar la Ley de Garantías Electorales con el fin de asegurar que los procesos estén rodeados del equilibrio y la igualdad y que el peso del Estado no se utilice a favor o en contra de uno de los mismos.

El primer eje de la reforma electoral es la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas. En ese sentido, hay varias iniciativas, entre ellas, la del Consejo Nacional de Reforma del Estado (CONARE), Participación Ciudadana y el proyecto que está conociéndose en la Cámara de Diputados. Cada iniciativa tiene sus particularidades, pero lo importante es que el proyecto que se conoce en la Cámara de Diputados sea enriquecido a través de las discusiones entre los partidos políticos, las organizaciones de la sociedad civil y los ciudadanos interesados en este tema. La propia JCE debería hacer sus planteamientos.

El proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas representa la oportunidad para fortalecer el sistema de partidos, y con ello, nuestra democracia. Es necesario que las actividades de los partidos, incluyendo su gestión financiera, sean totalmente transparentes, incluyendo las sanciones en caso de violación a las normas legales.

De igual manera, se hace necesario que el transfuguismo político que tanto daño le ha hecho al sistema de partidos sea sancionado. La experiencia de países como Chile, Argentina, España y Perú nos debe servir. La ley no puede ser indiferente ante esta realidad.

El segundo eje lo es la reforma a la actual Ley Electoral. Al margen de una serie de propuestas tendentes a la propia composición de la JCE, este proceso electoral evidenció la necesidad de que se cree la Procuraduría o Fiscalía Electoral con el fin de perseguir los delitos electorales, y asegurar la ejecución de las decisiones del tribunal electoral.

Por último, pero no menos importante, es el tercer eje, la Ley de Garantías Electorales, sobre la cual he tratado en artículos anteriores. El Estado no puede ser usado, sin control, durante los procesos electorales para favorecer o desfavorecer a partidos, sobre todo, con la reelección presidencial. La experiencia de Colombia es el principal referente.

La reforma electoral, bajo estos tres ejes, debe ser tarea inmediata y prioritaria para lograrla antes de las elecciones de 2010. En esa tarea, el PRD hará los aportes institucionales correspondientes para fortalecer y garantizar los derechos electorales al amparo de la Constitución y las leyes.

respuesta