Un envio del blog

¡Hagamos el cambio!

Enviado en 30 agosto, 2008 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Ante la nueva realidad electoral, la responsabilidad que tiene el PRD, como principal fuerza de oposición, es muy alta. Esta responsabilidad se acrecienta ante los problemas que afectan a los dominicanos. El PRD debe convertirse en la diferencia del PLD, aportando soluciones a la problemática nacional.

Para ello, lo prioritario es responder a las inquietudes que muchos ciudadanos nos preguntan en los diferentes ámbitos, muchas veces bajo las influencias mediáticas del PLD: ¿Es el PRD el partido de los dimes y diretes públicos? ¿Es que en el PRD priman los intereses personales o grupales por encima de los intereses nacionales? ¿El PRD solo persigue el poder por el poder?

No, el PRD no es nada de lo anterior. Es un partido que tiene profundos valores democráticos, y que está, hoy día, convencido de que es el momento de articular propuestas políticas que produzcan el cambio que el presidente Leonel Fernández no pudo lograr en los últimos 4 años, ni será capaz de hacerlo en este período constitucional, por cuanto hemos visto que está rodeado de “las mismas caras” desde 1996. No hay indicación positiva de que será lo contrario.

Por sólo citar un caso, si comparamos los gabinetes de Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco e Hipólito Mejía, con el de Fernández, fueron más jóvenes y de mayor respeto a la equidad de género, guardando la distancia de las épocas. Los gobiernos del PRD sembraron el motor del cambio político, económico y social, reconociendo con sentido autocrítico sus desaciertos.

Definitivamente, el PLD, en este período constitucional, ha afianzado su pacto con las fuerzas más conservadoras (que paradójicamente son minoría), y ejecuta la instauración de un modelo de sociedad que aumentará la brecha entre los muchos que nada tienen y los pocos que lo tienen todo. Todo agravado con una urbanización acelerada, abandonando la producción agropecuaria y los sectores productivos nacionales.

La actual coyuntura política exige un PRD cercano a los ciudadanos. Para ello, el PRD, como resultado del proceso de evaluación intervenido después de las elecciones de mayo, está en la obligación de presentarle -y estamos trabajando en ello- al país un proyecto político no centrado en individualidades sino en ideas y propuestas basadas desde la perspectiva del socialismo democrático. Será nuestra plataforma de políticas.

Un proyecto elaborado conjuntamente con los sectores que se identifiquen con nuestras preocupaciones, representará nuestra respuesta a la ausencia de cambio. Así, identificados nuestras respuestas a los problemas políticos, económicos y sociales, el PRD no se sustraerá de los debates.

Lo haremos con respeto, conscientes de las diferencias que nos separan del PLD, pero con alto compromiso ante la nueva realidad electoral. Así, provocaremos los cambios que este gobierno ha sido incapaz de producir y lograremos una sociedad con mayor equidad y más oportunidades.

respuesta