Un envio del blog

Sotomayor

Enviado en 30 mayo, 2009 Para 12:13 pm Escrito por en Artículos de opinión

La nominación de Sonia Sotomayor por parte del presidente Barack Obama como Juez de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos es un hecho que, hace apenas un año atrás, no se podía imaginar ni predecir. Que el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos nominará, no solo a una mujer, sino a la primera descendiente hispana, a tan alto cargo, es un hecho histórico, por sí mismo.

En toda su historia, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos ha tenido ciento once (111) jueces, de los cuales solo dos (2) han sido jueces de color. De ser aprobada por el Senado, Sotomayor será la primera juez hispana en ocupar esta posición.

El récord de Sotomayor es impresionante. En diez años que ha sido Juez de Corte Federal de Apelación, solo en tres oportunidades, sus decisiones han sido revocadas por la Suprema Corte de Justicia. Y, por otra parte, su propia historia personal es admirable. De trabajar con comunidades en el Bronx hasta llegar a ser Juez de la Corte Federal de Apelación, teniendo que vencer múltiples obstáculos, es digna de admiración y respeto.

Lo que presenciaremos desde aquí hasta probablemente el mes de agosto, es la mejor prueba de transparencia en el proceso de selección de un juez de la Suprema Corte de Justicia. O dicho de otra manera, tal como lo expresé en noviembre del año pasado, se pondrá a prueba los famosos “checks and balances”, que caracteriza a la democracia de Estados Unidos. El presidente nómina, pero el Senado ratifica la designación.

Obama cuenta con casi 60 votos en el Senado, por lo que no preveo ninguna sorpresa en la aprobación de Sotomayor. Sin embargo, presenciaremos los choques ideológicos entre conservadores y liberales ante distintas posiciones que haya asumido Sotomayor en sus decisiones judiciales o ante determinados temas de interés nacional. Las sesiones del Comité de Justicia del Senado, seguramente televisadas, atraerán toda la atención pública en una clásica lucha de poderes, pero que seguro, se impondrá la mayoría demócrata.

Así como Ronald Reagan, George H. Bush, Bill Clinton y George W. Bush nominaron a jueces a la Suprema Corte de Justicia, aunque, en algunos casos, hubo rechazo en el Senado a estas nominaciones, como fue el caso del juez Robert Borck, Obama ha iniciado este camino, y lo hará marcando su impronta. En una sociedad como la americana, en donde casi todos los temas políticos y públicos llegan a la Suprema Corte de Justicia, Obama inicia la recuperación de la mayoría liberal en el alto tribunal. Y lo hará con éxito.

Sotomayor ha entrado a los libros de la historia, y estará en la historia cuando sea juramentada como Juez de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, al final de este verano.

respuesta