Un envio del blog

Trasfigura

Enviado en 11 julio, 2009 Para 10:55 am Escrito por en Artículos de opinión

El economista Bernardo Vega ha escrito sobre los peligros y las consecuencias de una refinería de dos gobiernos, en clara referencia al hecho de que, concretizada la venta a Venezuela del 49% de las acciones del Estado dominicano en la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa), Refidomsa será administrada por dos gobiernos, el dominicano (51%) y el venezolano (el 49%).

El artículo de Vega me motivó a investigar las razones que llevaron a esa transacción, lo que nos retrotrae al momento en que el Estado decide comprar el 49% de las acciones de la Shell Company en Refidomsa. ¿Quiénes participaron en la licitación? Concursaron dos grupos de empresarios nacionales y una multinacional, Trafigura Beheer B.V. of Switzerland, empresa corredora de commodities, minerales y petróleo.

Esta empresa fue objetada por el gobierno venezolano, primer indicio de que la licitación sería un fracaso. Al ser vetada, quedaban dos grupos empresariales nacionales, y el Gobierno dominicano decidió anular la licitación, y comprar el 49% de las acciones de la Shell.

¿Cómo las compró? Luego de hacer una conciliación y compensación de deudas, el Banco de Reservas hizo un financiamiento para cubrir el pago. No está del todo claro, si ya el gobierno pagó este financiamiento, o si fue registrado en deuda pública. Esto no es extraño en este gobierno, pues ya hay precedentes.

A partir de ahí, primó la decisión de venderle el 49% de las acciones al Gobierno venezolano, por el peso geopolítico de Venezuela en los mercados del petróleo, y sobre todo por el crédito de Petrocaribe. Pesó más la consecuencia de negarse a vender las acciones al Gobierno de Venezuela que acudir a una licitación pública internacional. Lo demás, particularmente la explicación en rueda de prensa de que se hizo una venta de acciones conforme al Código de Comercio, son justificaciones para encubrir esta realidad.

respuesta