Un envio del blog

Japón

Enviado en 05 septiembre, 2009 Para 11:02 am Escrito por en Artículos de opinión

Japón ha electo mayoritariamente a un nuevo Parlamento, y por ende, a un nuevo gobierno. Los japoneses han electo al opositor Partido Democrático de Japón, y a su líder, Yukio Hatoyama, para que presida el nuevo gobierno, por vez primera desde 1955.

El Partido Democrático de Japón (PDJ) ha derrotado al oficialista Partido Demócrata Liberal (PDL), partido que sumió al Japón en años de nepotismo, corrupción y apego al poder. Los oficialistas se olvidaron de las reales prioridades en estos últimos años de gobierno, y Japón quedó también entrampado en la crisis económica, al extremo de que las desigualdades están a la orden del día.

En uno de sus discursos de campaña, Hatoyama describió claramente la situación, cuando expresó:

“Mi política está encaminada a la persona. Si un día gobernamos, queremos que se utilice el dinero del contribuyente en políticas importantes para el individuo, como el apoyo a la natalidad, la escolarización gratuita, la asistencia a los desempleados y el aumento de las pensiones”.

Interesante resulta observar cómo Japón, una de las principales potencias económicas del mundo, fue llevada a este nivel como consecuencia de los escándaos de corrupción, lo que motivó que el electorado decidiera producir el cambio. El pueblo japonés cansado de que el gobierno solo beneficiera a unos pocos, y no a la mayoría, tomó la decision, otorgando un voto de confianza al principal partido de oposición, que tiene una alta responsabilidad sobre sus hombros.

Por la vía democrática, los japoneses optaron por el cambio, con paciencia, con tranquilidad, pero con la fe puesta en la alternabilidad democrática. Una excelente lección de democracia al estilo nipón.

respuesta