Un envio del blog

PRD y reforma constitucional

Enviado en 20 septiembre, 2009 Para 3:00 pm Escrito por en Artículos de opinión

Depositado en el Congreso Nacional el proyecto de reforma de constitucional, elaborado por la Comisión de Juristas designada por el presidente Leonel Fernández, se inicia el camino hacia la reforma número 38 de la Constitución. Lo primero es que nadie puede negar que la República Dominicana necesita una nueva Constitución que ajuste y adecue toda nuestra “ingeniería constitucional” –utilizando la expresión de Giovanni Sartori– a la luz de los cambios que ha experimentado nuestra sociedad.

Lo segundo es que las fuerzas políticas con representación en el Congreso no pueden abstraerse de este debate. Ahora, cabe preguntarse ¿cómo hacerlo? La Constitución, hecha a la medida del ejercicio conservador y caudillista de Joaquín Balaguer, estableció un mecanismo de reforma fácil y simple, previsto en el artículo 118. Citando al jurista Julio Brea Franco, en nuestro país es más fácil reformar la Constitución que modificar el régimen monetario y financiero.

Según el artículo 118, una vez integrada válidamente la Asamblea Nacional, en atribuciones de Asamblea Revisora, “las decisiones se tomarán en este caso por la mayoría de las dos terceras partes de los votos”. Nótese que no se refiere a dos terceras partes de los presentes ni de la matrícula, mayoría exigida para otros asuntos de índole constitucional, como moneda y banca.

De ahí es que, el PLD, por sí solo, puede imponer la reforma a través de su mayoría en el Congreso. Pero, ¿es esto lo que conviene? ¿Debemos reeditar otras experiencias, incluso actuaciones del PRD que no estuvieron a la altura de las circunstancias? ¿Continuará la clase política colocando sus intereses por encima de los de la nación?

Fruto de esta realidad, y después del correspondiente ejercicio autocrítico, el PRD quiere una reforma constitucional a través de una Asamblea Constituyente, que fue lo pactado en el 2001. En esta ocasión, nuestra propuesta plantea una Asamblea Constituyente que esté compuesta por 50% de sus miembros que representen a los partidos políticos, y 50% de sus miembros que representen a las organizaciones de la sociedad. Estos miembros serían a título honorífico, lo que no representaría ningún gasto para el Estado.

Llevaremos al Congreso el anteproyecto que convoque a la Asamblea Nacional para enmendar el mecanismo de reforma de la Constitución. También lo compartiremos con las organizaciones de la sociedad a fin de lograr el más amplio consenso en la celebración de la Constituyente.

Este reencuentro del PRD con sus principios y valores también conlleva el rechazo total a la reelección presidencial y a la eliminación de la parte final del artículo 49 de la Constitución. Seis años después del 2002, llegó el momento de rectificar nuestros errores y asumir con dignidad y vergüenza la reivindicación de los valores democráticos expresados en el respeto a la mayoría del pueblo, que quiere alternabilidad y compromiso en la solución de los problemas nacionales.

respuesta