Un envio del blog

Cartas

Enviado en 24 octubre, 2009 Para 11:17 am Escrito por en Artículos de opinión

La noticia de que la Casa Blanca tiene un retraso en responder 25,000 cartas dirigidas al presidente Barack Obama llamó mi atención. Y es que resulta impresionante la cantidad de cartas, correos electrónicos, faxes y llamadas telefónicas que debe recibir un presidente, especialmente el presidente de los Estados Unidos de América.

En el caso del presidente Barack Obama, la situación es más compleja.

Según el Director de la Correspondencia Presidencial, Obama ha pedido personalmente leer y responder diez cartas del público al día.

Las cifras son extraordinarias: 65,000 cartas y 100,000 correos electrónicos semanales, y alrededor de 1,000 faxes y 3,500 llamadas telefónicas diarias.

Para manejar todo esto, se ha requerido de establecer una oficina especializada que distribuye y selecciona las cartas del presidente, y se asegura que cada una tenga una respuesta. El propósito es mantener al presidente informado de lo que sucede fuera de la burbuja de la Casa Blanca.

En un país como Estados Unidos de América, que tiene cultura de escribir cartas al presidente, sobre todo en los períodos de recesión económica o de guerra, resulta interesante la administración y el manejo de la respuesta. Y obviamente, está el toque personal y humano de la respuesta del presidente, que sabe que su comunicación impactará en el destinatario, que la colocará en un lugar muy especial en su hogar.

En mi conocimiento, en el caso dominicano, existe una oficina que se encarga de preparar la respuesta del presidente a las diferentes correspondencias que recibe del público.

Sería interesante que la Presidencia de la República Dominicana informara las estadísticas sobre este tema.

Sin embargo, no creo que en el Palacio Nacional se haya avanzado mucho en esto. Nos queda un largo camino por recorrer para humanizar la presidencia.

respuesta