Un envio del blog

Autopista Duarte

Enviado en 14 noviembre, 2009 Para 11:12 am Escrito por en Artículos de opinión

Al igual que miles de dominicanos, al concluir el pasado fin de semana largo, viví la experiencia de transitar por la Autopista Duarte, de norte a sur, es decir, de regreso a Santo Domingo, a primeras horas de la noche, y la verdad es que comprobé que la Autopista Duarte es un peligro público, especialmente cuando llueve y cuando es de noche. Es la vía donde más accidentes y muertes ocurren en la República Dominicana: El año pasado fallecieron 192 personas, y en el primer cuatrimestre del año, habían fallecido 32.

Y es que no tiene iluminación. Y claro, con el déficit de energía eléctrica que hay en el país, no es el momento para solicitar que la Autopista sea iluminada completamente, que sería lo ideal, pero en mi tránsito hacia la ciudad, observé que importantes trayectos de la Autopista, no tienen ojos de gato, y los que tienen, o ya no funcionan o los han sustraídos. Por el respeto a los ciudadanos, lo mínimo que puede hacer la autoridad, en este caso, la Secretaría de Estado de Obras Públicas, es reinstalar o instalar ojos de gato en los principales trayectos, rectas y curvas de la Autopista Duarte.

Es otro contraste de la ausencia de voluntad política: El gobierno se concentra en las grandes obras no prioritarias, en donde hay grandes préstamos, comisiones y contratas, y en un detalle tan pequeño, como el de hacer una licitación para colocar ojos de gato en la Autopista Duarte, con lo cual pudieran salvar muchas vidas, es obviado u olvidado, convirtiendo a la Autopista Duarte, de noche, en peligro público.

Los legisladores de las provincias que se benefician de la Autopista Duarte, sin banderías políticas, deberían encabezar un movimiento ciudadano para iluminar la Autopista Duarte.

Con ello, se haría un gran servicio a la ciudadanía.

respuesta