Un envio del blog

El debate

Enviado en 10 abril, 2010 Para 11:35 am Escrito por en Artículos de opinión

Hace más de un mes, recibí, en mi calidad de secretario general del PRD y de candidato a senador por Santiago, una comisión de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) con el fin de invitar a que los candidatos a senador y alcalde del Distrito Nacional y de Santiago participaran en los debates que esa asociación organizaría con los candidatos del PLD de esas demarcaciones.

Dentro del protocolo exigido estaba firmar una hoja de aceptación a las reglas del debate, la cual fue firmada por todos los candidatos del PRD, invitados a tan importante evento. Del lado del PRD, todo listo para debatir.

En esta semana, ANJE informó que los debates quedaban cancelados por la negativa del PLD a que sus candidatos participaran en los mismos, en una clara señal de que la política dominicana no logra dar señales de avance en términos de la discusión de propuestas. El PLD demuestra su falta de vocación al diálogo.

En países de instituciones democráticas fuertes y estables, los debates son una tradición, y constituyen una ventana para que los electores puedan comparar las diferentes propuestas. Sobre todo que, en el caso dominicano, los espacios de discusión de programas electorales son escasos, y la oportunidad que brindan instituciones como ANJE, es como una aguja en el pajar.

El PLD ha deslucido uno de los aspectos más trascendentales de la campaña electoral. Una razón más que evidencia su interés en que nunca se aprobará la Ley de Partidos Políticos, que institucionaliza los debates entre los candidatos. Quedan aún los foros programados por algunas Organizaciones No Gubernamentales y asociaciones empresariales que, aunque no son realizados bajo el esquema de los debates, permitirán la exposición de las distintas propuestas electorales. Ahí estaremos exponiendo nuestras ideas, con respeto a los demás.

respuesta