Un envio del blog

Transparencia Electoral

Enviado en 29 mayo, 2010 Para 12:05 pm Escrito por en Artículos de opinión

El sistema electoral dominicano ha reprobado su examen luego de concluir las elecciones del 16 de mayo. El gran reto y desafío, es adecuar y ajustar nuestro sistema electoral a la realidad del siglo 21, incrementando su nivel de transparencia y garantizando la credibilidad del voto, aprovechando al máximo el marco legal trazado por la nueva Constitución.

Así como en el 1994 se inició la reforma judicial que trajo resultados positivos, y que, incluso, estamos en el segundo piso de las reformas judiciales, hay que propiciar una profunda reforma al sistema electoral, que elimine las posibilidades de que los resultados electorales puedan ser distintos a los expresados en las urnas.

Y debe ser desde la A hasta la Z. Hay que hacer una revisión del proceso que sirvió al montaje, antes, durante y después de las elecciones. La selección de los funcionarios de los colegios electorales, la impresión de las boletas, la selección de los materiales, sellos y las valijas, el llenado de las actas, y los supervisores de la transmisión de los resultados a través de los “scanners”. En fin, cada uno de los elementos que integran el proceso electoral debe ser objeto de una revisión imparcial con el único fin de que se mejore y se transparente la democracia.

Igualmente, el órgano rector de las elecciones, la Junta Central Electoral, debe asimilar este proceso de revisión y adecuación. Debe comprender que la JCE está para servir a los partidos, no para confrontar a los partidos. Para dar respuestas a los reclamos que se ejercen por las vías legales.

Asimismo, la revisión debe incluir a los partidos. Este proceso ha dejado lecciones, que deben ser analizadas en las organizaciones para mejorar su nivel de participación.

Hay que despejar todas las dudas. Hay que hacerlo con más democracia. Con reformas profundas, para que en el 2012, tengamos transparencia electoral.

respuesta