Un envio del blog

José María Hernández

Enviado en 09 octubre, 2010 Para 11:32 am Escrito por en Artículos de opinión

En el mes de marzo, tuve el alto honor de compartir con don José María Hernández durante una visita que hice a su distinguida esposa, doña Sonia Guzmán. Recuerdo que, en medio del sabroso jugo de naranja , conversamos sobre distintos temas del quehacer nacional, sobre todo algunos aspectos referentes al desarrollo de Santiago.

Sus sugerencias y consejos fueron muy oportunos. Aunque nunca le traté cuando don José María era funcionario público durante el gobierno del presidente Antonio Guzmán, excepto en el saludo ocasional en algunas reuniones en donde acompañaba a mi padre, pues yo era un adolescente, siempre tuve un alto concepto de su hombría de bien. Mis primos, Juan Guillermo y Eliana siempre me resaltaron esta extraordinaria virtud.

Fue durante el ejercicio de doña Sonia como Ministra de Industria y Comercio, especialmente en su condición de Jefa de las Negociaciones del DR-CAFTA, en donde tuve la oportunidad de estrechar las relaciones de amistad con don José María y con ella. Debo reconocer que el presidente Hipólito Mejía nos encargó a doña Sonia, a Carolina Mejía y a quien suscribe, delicadas responsabilidades. Fue, en ese contexto, que conocí y traté, con mucha frecuencia a don José María, cuando, en algunas ocasiones, tenía que contactar a doña Sonia en su casa, lo cual siempre iba precedido de una conversación con don José María.

El miércoles pasado, junto a Miguel Vargas, presidente del PRD, expresé mis condolencias, a nombre de mi padre y de toda mi familia, a doña René, doña Sonia y a sus hijos. Don José María fue, es y será un símbolo del PRD, al igual que la familia Guzmán Klang. Paz a sus restos.

respuesta