Un envio del blog

Cólera y unidad

Enviado en 20 noviembre, 2010 Para 11:30 am Escrito por en Artículos de opinión

En poco menos de un mes, el cólera se ha cobrado en Haití más de 1,000 muertos y más de 18,000 afectados. Desde el primer momento, la OPS fue categórica en señalar que el cólera tomaría años en erradicarse nuevamente de la isla, toda vez que no se trata de una epidemia temporal. Era claro, entonces, que el cólera había venido para quedarse, en una alerta más del drama que vive la hermana nación.

El gobierno dominicano, através del Ministerio de Salud Pública, preparó el Plan De Contingencia Frente al Riesgo de Brote de Cólera en la República, que dispone, en uno de sus párrafos, lo siguiente: “En el primer mes de la epidemia a partir del primer caso detectado en territorio dominicano podemos tener entre 5 mil a 20 mil casos sospechosos de cólera, por lo que las medidas sanitarias deben ser rápidamente implementadas en los lugares de detección de casos y con una difusión masiva de las medidas de prevención”.

Definitivamente, que ya se han presentado los primeros casos, y luego de leer el referido Plan, tan bien redactado, mi pregunta es ¿qué tan preparado está el gobierno para su implementación? ¿Se han asignado los recursos necesarios para que el Plan funcione? ¿Qué tan eficiente es y será la necesaria coordinación multisectorial para lograr su objetivo?

El gobierno debe tener claro que nadie en territorio dominicano debería morir a causa del cólera. No hay razón para ello, siempre que se aplique efectivamente el Plan. Por eso, el gobierno debería cambiar sus prioridades en el corto plazo. Concentrarse más en destinar recursos para divulgar las medidas de prevención y apoyar a las autoridades sanitarias en esta ardua tarea. La comunicación estratégica es fundamental, y la entrega de los recursos necesarios.

Ante el cólera no hay ni debe haber banderías políticas. La respuesta debe ser de todos, unidos, como siempre lo ha hecho el pueblo dominicano en los momentos que se reclama la unidad por encima de las diferencias políticas. Al gobierno, por lo tanto, que asuma su responsabilidad de gobernar.

respuesta