Un envio del blog

Austeridad, ante todo

Enviado en 11 junio, 2011 Para 11:06 am Escrito por en Artículos de opinión

Todavía está muy fresco en la memoria el discurso del presidente Leonel Fernández en el que anunció el plan de austeridad el pasado marzo. En esa ocasión, el presidente anunció una reducción del 12% del gasto público. Luego de tres meses, el gobierno somete al Congreso Nacional una reforma tributaria que volverá a cargar a la población, que ya no aguanta más nuevos impuestos.

¿Qué calidad tiene el gobierno para imponer nuevas cargas si la “austeridad” solo se aplica en palabras, no en hechos? Esta nueva reforma tributaria obedece a que el gobierno ha mantenido el gasto público excesivo, situación que viene desde las elecciones de 2008 y luego las de 2010, en las cuales hubo abusivo uso de los recursos del Estado. El estado crítico de las finanzas públicas es resultado de esa conducta.

Lo correcto es que el gobierno retire del Congreso el “paquetazo”, y se acoja al plan de austeridad anunciado en marzo. A pesar de los acuerdos con los principales sectores afectados por la propuesta, los nuevos impuestos impactarán en quienes siempre cargan muy pesado: la clase media, integrada por los profesionales, los pequeños y medianos empresarios, las personas de bajos ingresos. Otro golpeo a los bolsillos del trabajador.

Si el gobierno necesita 9,000 millones para cubrir el déficit, según plantea el FMI, lo prudente es que, como ha advertido el PRD, reduzca el gasto público, excepto las partidas de educación, salud y programas sociales, en 3.24%, menos de lo anunciado por el presidente en marzo. Si el gobierno diera ese paso, estaría enviando una señal diferente en el manejo de la economía, en el que ha reprobado la materia.

Rectificar es de sabios. Ahorrarle al país una nueva carga impositiva sería extraordinariamente bien recibido. De lo contrario, nos esperan días muy difíciles. Por eso, austeridad, ante todo.

respuesta