Un envio del blog

Derecho a la protesta

Enviado en 09 julio, 2011 Para 10:40 am Escrito por en Artículos de opinión

Para el lunes 11 de julio está convocado el paro nacional auspiciado por un conjunto de organizaciones populares y sociales. Se trata del ejercicio legítimo del derecho a la protesta, que debe ser pacífica, sin alteración del orden público y la paz social.

¿Cuáles son las causas de esta convocatoria? Es indudable que la errada política económica del gobierno es la principal causante de las profundas insatisfacciones en amplios sectores de la población. Una política económica que ha provocado aumentos de impuestos, que ha generado alzas en la tarifa eléctrica, que ha ocasionado incrementos en los precios de los combustibles, y que ha aumentado el costo de la vida para la mayoría de los dominicanos.

La situación se agrava más por el creciente endeudamiento del gobierno, lo que a su vez aumenta el déficit del sector público. Es decir, el gobierno no solo se conforma con aumentar los impuestos, sino que quiere más recursos, lo cual lo hace con más endeudamiento. La voracidad del gobierno es evidente, sin que las autoridades del PLD emitan una sola señal de austeridad ante una situación de extrema gravedad. Al contrario, desde el gobierno, el único que debe sacrificarse, otra vez más, es el ciudadano de la clase media que paga sus impuestos y cumple sus deberes.

Ya la sociedad, en su conjunto, está cansada de continuar siendo sacrificada, mientras observa como funcionarios del gobierno exhiben una acumulación de riqueza, nunca vista en el país. Ni la corrupción pasada, ni la corrupción presente, puede tener cabida en el ejercicio de la política.

Las voces de las iglesias se han escuchado en respaldo al derecho a la protesta. Igualmente, distintas organizaciones de la sociedad civil. El PRD apoya los reclamos de las organizaciones convocantes, pero nunca respaldará la alteración del orden público.

El gobierno debe reflexionar ante esta jornada, expresión de la democracia. La protesta es justa y legítima, y sobre todo, debe ser pacífica.

respuesta