Un envio del blog

El gesto de Alan García

Enviado en 06 agosto, 2011 Para 10:29 am Escrito por en Artículos de opinión

Desde el pasado 28 de julio, Ollanta Humala es el presidente del Perú, luego de prestar juramento ante el Congreso Nacional. Y lo hizo en una ceremonia muy excepcional. El presidente saliente, Alan García, no participó en la ceremonia. A diferencia de lo que manda la tradición, Humala recibió la banda presidencial de manos del presidente del Congreso, quien la había recibido, minutos antes del Jefe de la Casa Militar, a quien García se la había entregado. Un hecho curioso e inusual.

Al igual que en nuestro país, la Constitución no obliga a que el presidente saliente esté presente durante la toma de posesión. Sin embargo, es parte de una tradición que aquí se ha mantenido aún en la transición de un partido a otro. El presidente Joaquín Balaguer le entregó la banda a Antonio Guzmán el 16 de agosto de 1978. Igualmente, el presidente Salvador Jorge Blanco le entregó la banda presidencial a Balaguer en 1986. Lo mismo hizo el presidente Leonel Fernández con Hipólito Mejía en 2000, y a la inversa, en 2004.

Siempre he favorecido el sistema norteamericano. El presidente saliente le da la bienvenida al electo en la Casa Blanca. Luego de un encuentro breve, el presidente saliente se despide y va al Congreso, donde aborda un helicóptero que lo lleva a su destino final. A seguidas, el presidente electo es recibido en el Congreso en donde toma juramento.

La razón argumentada por García fue que no quería exponerse a ser “abucheado” o “humillado” en el Congreso, como le ocurrió en 1990. Ciertamente, esos escenarios son utilizados para pasar factura, en un ejercicio bajo de la política. García, un político experimentado que ha sufrido fuertes persecuciones, prefirió ausentarse. Quizás, vale la expresión de que el Diablo sabe más por viejo que por diablo. Interesante lección.

respuesta